Archivo de la etiqueta: Proyecto Castor

Sonora pitada de un centenar de personas contra la planta Castor

FUENTE

Cerca de un centenar de personas se han concentrado este jueves en la plaza Parroquial de Vinaròs (Castellón), donde se ubica el Ayuntamiento y la iglesia Arciprestal, a las 20.00 horas en un nuevo acto de protesta en contra del proyecto Castor.

A la convocatoria, realizada por Internet por la Asamblea Ciudadana de Vinaròs, con el apoyo de otros colectivos, han llevado a cabo una “pitada popular” una hora antes del pleno ordinario del consistorio vinarocense.

Esta pitada ha sido convocada a raíz del informe del Instituto Geográfico Nacional (IGN) que vincula este proyecto con el prolongado episodio de movimientos sísmicos sufridos en el norte de Castellón y sur de Tarragona el pasado otoño.

Durante la concentración, se ha pedido el desmantelamiento de las instalaciones del proyecto, que no se pague la indemnización a Escal-UGS y la depuración de responsabilidades políticas.

La asamblea ha lamentado la “falta de sensibilidad hacia la problemática de los terremotos mostrada por los alcaldes de Peñíscola y Vinaròs que han preferido hacer campaña electoral a reunirse con los alcaldes de los pueblos afectados por Castor”.

Nuevo terremoto de 2,1 grados en las inmediaciones del almacén Castor

FUENTE

Alcanar. (Tarragona). (EFE).- Los sismógrafos han detectado un nuevo terremoto de 2,1 grados en la escala de Richter en las proximidades del almacén submarino de gas natural Castor, situado frente a las costas del Delta del Ebro y de la localidad castellonense de Vinaroz.

El seísmo se produjo a las 20.43 horas de ayer(14/04/2014) y se registró a una profundidad de unos 9 kilómetros, según ha informado el Instituto Geográfico Nacional, del Ministerio de Fomento.

El proyecto Castor, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar.

Los expertos consideran que la inyección de gas puede haber provocado la oleada de seísmos (más de 300) que se han producido en la zona desde comienzos del pasado mes de septiembre, la mayoría de baja intensidad.

El Ministerio de Industria ordenó el pasado 26 de septiembre(2013) el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona.

Expertos advirtieron sismicidad inducida por el hombre tras terremotos Lorca

03-10-2013 / 13:56 h EFE

La posible vinculación que la comunidad científica establece ahora entre los terremotos que afectan al Golfo de Valencia con la actividad del proyecto Castor de almacenamiento submarino de gas también se puso de relieve, con la denominación de “sismicidad inducida”, en el caso de los terremotos que devastaron Lorca en 2011.

En aquella ocasión varios expertos relacionaron la serie sísmica, que tuvo un terremoto principal de 5,1 grados en la escala de Richter, con la sobreexplotación histórica para el regadío del acuífero del río Guadalentín, que presenta las mayores tasas de hundimiento del terreno de toda Europa por extracción de aguas subterráneas.

Un equipo de científicos encabezado por el español Pablo González, de la universidad canadiense de Western Ontario, llegó a esta conclusión tras estudiar los datos obtenidos por satélite de la deformación del terreno causada por el seísmo, que les permitió recrear el movimiento de la falla.

Su estudio fue publicado por la revista Nature Geoscience indicaba que la pérdida de agua por la progresiva extracción subterránea para el suministro doméstico perturbó la corteza terrestre de la falla y produjo una fractura en la roca que indujo el terremoto.

En una línea similar, en el año 2011, el geólogo del Instituto de Geociencias de Madrid Miguel de las Doblas también hizo públicas las “innegables relaciones causa-efecto” entre la sismicidad destructiva del terremoto de Lorca y la sobreexplotación de origen humano del acuífero.

El científico puso entonces de relieve que en España no se había “tomado conciencia” del riesgo que supone la “sismicidad inducida” por actividades humanas como la extracción de petróleo, las inyecciones profundas de fluidos o gases, las excavaciones en canteras y el relleno de agua de los pantanos.

“Los terremotos están producidos por la mano del hombre”

ALMACÉN DE GAS EN EL DELTA DEL EBRO

Aunque el Gobierno haya evitado hasta el final vincular los terremotos ocurridos en el delta del Ebro con el proyecto de almacenamiento de gas ubicado frente a las costas de Castellón y Tarragona, casi nadie con algo de conocimiento en el tema parece dudar de ello a estas alturas. Expertos en geología y sismología, amén de los ecologistas, apuntan directamente sobre la cabeza de Escal UGS, empresa del grupo ACS y gestora del Proyecto Castor.

Los más de 350 movimientos sísmicos de baja intensidad registrados en alrededor de tres semanas en una zona donde, según los registros, suelen producirse aproximadamente 10 en todo el año, parecen datos suficientes para levantar la voz de alarma.

“Lo que está claro es que la inyección de gas está produciendo los terremotos, están provocados por la mano del hombre”, sostiene en conversación con Público el vocal del Colegio de Geógrafos español y experto en Riesgos Naturales, Jonathan Gómez Cantero. Varios técnicos del Ministerio de Industria acudieron ayer a la zona para inspeccionar las instalaciones de Escal UGS, determinar si existe relación con los seísmos y verificar que mantiene un cese temporal de su actividad tras una orden del 26 de septiembre del departamento que dirige José Manuel Soria. Tras la visita, el Ministerio dijo no poder precisar aún las conclusiones, aunque Soria ha adimitido esta mañana en una entrevista en Onda Cero que parece haber una “relación directa”, aunque, ha matizado, “no hay constancia científica”.

La empresa, por su parte, mantiene que la planta “está en perfectas condiciones” y que “todo el personal sigue en sus puestos de trabajo”, según un comunicado firmado por su presidente, Recaredo del Potro. Escal UGS “sigue las instrucciones del ministerio, para colaborar en el informe solicitado al Instituto Geográfico Nacional”, añadía.

Mariano Marzo, catedrático de la facultad de Geología de la Universidad de Barcelona, admite que los datos llevan a pensar en la causalidad entre las inyecciones de gas colchón y los temblores, aunque es prudente: “Quien tiene toda la información es la compañía, pero en base a lo que nosotros conocemos, es verosímil y no descartable en absoluto que exista una vinculación”, afirma a este periódico.

El más fuerte hasta ahora, de 4,2 grados, se produjo el martes, despertando el temor y las protestas de los vecinos de la zona. Durante la noche del miércoles, cuando se esperaba que la situación se estabilizara, se han registrado otros dos temblores más de 4,1 grados.  La semana anterior le habían precedido otros de magnitud 3,9; 3,6 y 3,2. El límite a partir del cual podrían producirse daños en infraestructuras y vivienda, afirman los expertos, se sitúa en los 4,5 grados. La pregunta ahora es inevitable: ¿Qué se puede esperar?

Podrían ir en aumento y también desaparecer, es prematuro prever una situación futura”, sostiene Marzo. El Colegio de Geógrafos apuntó a que la situación “podría tender a estabilizarse” después de la sacudida del martes.

 “Tenemos una situación no controlada y no hay forma de prever si vamos a tener un terremoto de 5 grados. Ahora se necesita una vigilancia constante y es fundamental tener a la población informada en todo momento”, dice Gómez Cantero, convencido de que si se siguen repitiendo, los terremotos podrían dañar las infraestructuras de la planta o causar desprendimientos submarinos que produjeran “oleajes anómalos”.

Los ecologistas de la zona son quienes primero advirtieron contra los posibles efectos del Proyecto Castor. Ecologistas en Acción ya pidió su paralización en unas alegaciones presentadas en 2008 por una serie de “irregularidades” en su tramitación y gestión. Según argumentaron en su día, el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto “minimizaba los riesgos” que se podrían derivar de la actividad.

“El estudio geológico que se hizo era de mínimos, pero el Ministerio y todos los agentes de información pública dijeron que estaba todo correcto”, denuncia Enrique Luque, miembro de la ONG en la zona de Vinarós.

El ministro de Industria aseguró que el proyecto cuenta con todos los estudios necesarios y que “no tiene constancia” de “algún estudio necesario que no se llevara a cabo”. Los aspectos técnicos, insistió, cerrados en 2011, contaron “con todas las bendiciones de los departamentos implicados”.

El Proyecto Castor no es el único almacén de gas que existe en España, pero en ninguno de los otros se habían registrado movimientos sísmicos de tal magnitud. Gómez Cantero sostiene que en el 99,9% de ellos, no obstante, se producen “microseísmos”. “Depende de tipo de materiales que se usen, de la roca o de la tectónica de la zona”, sostiene.

Su opinión es que en el caso del delta del Ebro lo más probable es que se haya “tocado” alguna falla y que eso explique que los terremotos se hayan seguido produciendo después de que la empresa haya cesado las inyecciones de gas.

La Generalitat de Catalunya, aunque no tiene competencias en el proyecto porque se ubica en Castellón,  ya ha anunciado que estudiará tomar medidas legales por la responsabilidad de los temblores. Izquierda Unida ha pedido la comparecencia en el Congreso del ministro de Industria y CiU, por su parte, ha pedido la comparecencia de los secretarios de Estado de Medio Ambiente y Energía para que den explicaciones.

El Proyecto Castor

El Proyecto Castor aprovecha un antiguo pozo petrolífero para almacenar gas en los huecos de las rocas porosas a unos 1.750 metros de profundidad bajo el mar. Cuenta con una inversión de 1.200 millones de euros y según sostiene la propia empresa, tiene una capacidad de almacenamiento para suministrar gas hasta un tercio de la demanda nacional. El gas, que llega desde la tierra a través de un gasoducto, baja a través del pozo y posteriormente es inyectado en las rocas. En España existen otros cuatro almacenes, tres de ellos (en Bizkaia, Huesca y Guadalajara) gestionados porla empresa Enagás. En consulta con este periódico, Enagás ha señalado que en el caso de sus almacenes la sismicidad “es cero” y que, en cualquier caso, no son comparables con el Proyecto Castor por diferencias en el tipo de estructura, la técnica de almacenamiento, etc

Cuando la mano del hombre hace temblar la tierra

FUENTE

Teresa Guerrero @ 05-10-2013 05:13

[Fotonoticia]

Madrid.- Al igual que ha ocurrido por el Proyecto Castor, otras actividades humanas generan terremotos, la mayoría de baja magnitud.

Hace un año el geólogo Miguel de las Doblas Lavigne advirtió que el proyecto de gas Castor causaría terremotos. “Ya entonces denuncié que era muy peligroso. Es absolutamente aberrante e increíble que se hayan gastado 1.400 millones de euros sin haber realizado antes un estudio de sismología previo”, asegura indignado el científico del Instituto de Geociencias de Madrid (CSIC-UCM).

Desde hace años, De las Doblas investiga la denominada sismicidad inducida, un término que los españoles han oído con frecuencia durante los últimos días a raíz de los cientos de terremotos que se han registrado en Castellón y que resume lo que los científicos saben desde hace décadas: que la actividad humana también es capaz de generar terremotos.

Y es que, al igual que es imposible evitar e incluso prever con cierta antelación los terremotos que se producen de forma natural, el hombre sí es capaz de generarlos. La mayoría son de baja magnitud pero, como en cualquier seísmo, su impacto y su capacidad destructiva depende de la zona en la que se produzcan.

“La sismicidad inducida por la actividad humana se lleva reconociendo en la literatura científica desde hace muchas décadas, y sin embargo en nuestro país parece que no se toma en serio esta evidencia que incluye el llenado de los embalses, el ‘fracking’, la inyección de CO2 en la corteza, las explotaciones de las canteras, las extracciones de hidrocarburos en yacimientos estructurales o agua en los acuíferos profundos, etc.”, explica.

Asimismo, señala que “en España fuimos de los primeros en reconocer la realidad de la sismicidad inducida, concretamente en términos de hidrosismicidad (relaciones entre el agua y los terremotos)”.

De las Doblas y otros científicos sostienen que la sobreexplotación del acuífero del Guadalentín contribuyó de manera decisiva a desencadenar los terremotos de Lorca de mayo de 2011.

Otro caso, más reciente, es el de la Loma de Úbeda en Jaén: “Explicamos la serie sísmica anómala de más de 2.200 terremotos (de octubre 2012 a abril 2013) como resultado de una combinación de la sobreexplotación de los acuíferos profundos para el riego de los olivares y las intensas lluvias (sin precedentes en los últimos 30 años) de finales del 2012 a principios del 2013″, afirma.

También la serie sísmica de la Sierra del Perdón (en Navarra), con unos 300 terremotos en dos meses, se ha vinculado a las fuertes lluvias.

Desde hace años llevamos alertando de que la construcción de pantanos o la extracción de agua de forma descontrolada puede producir terremotos“, recuerda Antonio Aretxabaleta, geólogo de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra y delegado del Colegio Oficial de Geólogos de España en Navarra, que asegura que sus propuestas no se han tomado en consideración. “Nos miran como bichos raros”, señala.

Por lo que respecta al Proyecto Castor, Aretxabaleta también cree que la seríe sísmica se debe a la inyección de gas. Según recuerda, Castellón es junto Valladolid y Vizcaya una de las provincias españolas con menor actividad sísmica: “Desde que existen registros históricos, hacia el año 1500 apenas se han registrado unos 70 terremotos en Castellón. En 15 días ha habido casi 400 terremotos”, afirma.

Llenado de embalses

“La sismicidad inducida es muy conocida, por ejemplo, la que se produce por el llenado de embalses. Cuando se introduce una masa de agua muy grande se puede romper el equilibrio tensional, es decir, el equilibrio de fuerzas en la zona y puede haber pequeños terremotos hasta que se vuelve a reestablecer el equilibrio”, explica Belén Benito, catedrática de Geofísica de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y coordinadora de un grupo de investigación en ingeniería sísmica en la Escuela de Topografía.

Benito considera que hay relación entre la inyección de gas del proyecto Castor y los terremotos de Castellón: “Cambias las condiciones del terreno y se puede producir una ruptura del equilibrio y que haya microterremotos. Si esos movimientos dan sobre una falla existente que pueda tener una cierta carga, pues las fallas se van cargando a lo largo del tiempo hasta que se produce un terremoto, puede provocar eventos mayores”, explica.

Joaquim Roset, ingeniero y geólogo de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona), afirma que “desde un punto de vista geológico se sabe que [la zona donde se desarrolla el Proyecto Castor] se trata de una zona de confluencia de dos grandes estructuras tectónicas, que tienen asociadas numerosas fallas, es decir, rupturas del terreno”, explica.

El profesor recuerda que cuando se explotó el yacimiento de petróleo que ahora se quiere utilizar para guardar reservas de hidrocarburos, “también hubo microseísmos de cierta intensidad, es decir, hubo sismicidad inducida por la extracción de petróleo”. Al quedar vacío, detalla, se fue llenando de agua de mar hasta que ahora se ha vuelto a sacar el agua para inyectar gas. Estos cambios han causado una variación en la tensión del terreno: “Para detonar una falla, entre otras causas es necesario que aumente la presión de fluidos. Puede ocurrir de forma natural (por llenado de agua o lluvia abundante) o artificial (por inyecciones de fluidos en las rocas o por depositar grandes masas de agua)”.

Una vez que se restablece el equilibrio, explica, deberían cesar los movimientos de tierra en Castellón: “En principio, una vez que se deja de meter presión en el depósito, es decir, de inyectar el gas, la tensión tenderá a anularse y es previsible que no haya más cambios”. Aunque matiza “que cuando se trata de terremotos es difícil hacer afirmaciones”, en su opinión “los seísmos deberían dejar de producirse en unos días o unas semanas”.

‘Fracking’

Aunque se trata de una técnica distinta, la inyección de gas del Proyecto Castor ha vuelto a poner en el punto de mira al ‘fracking’ o fracturación hidráulica, que consiste en extraer gas no convencional (‘shale gas’, o gas de esquisto o pizarra). Varias compañías planean poner en marcha en España esta técnica, que consiste en inyectar grandes cantidades de agua y productos químicos en el subsuelo.

Desde Shale Gas, la plataforma que aglutina a algunas empresas interesadas en el ‘fracking’, subrayan la necesidad de diferenciarlo de la inyección de gas que se lleva a cabo en el Proyecto Castor. “Sabemos que la sismicidad inducida es uno de los riesgos asociados al ‘fracking’, pero es muy leve y muy inferior a la de otras actividades industriales, como el llenado de embalses o la minería”, señala una portavoz.

En concreto, afirma que los datos científicos indican que la sismicidad inducida por ‘fracking’ ha sucedido en magnitudes bajas (inferiores a 3 en la escala de Richter), un riesgo que, sostiene, “se controlará con los estudios de impacto ambiental y la monitorización continua, antes, durante y después de que se comiencen los trabajos. El estudio previo es esencial para no perforar en una zona en la que haya una falla. Tenemos una tecnología muy avanzada y pondremos todos los mecanismos en marcha para que sea seguro”, señala.

El Ministerio de Industria ha concedido permisos de investigación a varias empresas para que exploren el potencial de esta técnica, aunque de momento no se ha perforado ningún pozo. El plazo mínimo para que comiencen los trabajos de explotación sería de 18 meses, según Shale Gas.

Por su parte, Belén Benito, científica de la Universidad Politécnica, explica que el ‘fracking’ produce terremotos de baja magnitud (de hasta 3 o 4) incluso en zonas sin actividad sísmica: “Se trata de extraer gas pero el efecto en la zona es el mismo que cuando se inyecta, porque alteras las condiciones elásticas y se pueden producir rupturas. Suelen ser terremotos pequeños. Ciertamente tiene un riesgo que hay que sopesar porque lamentablemente necesitamos nuevas fuentes de energía a no ser que estemos dispuestos a quedarnos sin luz”, señala. En su opinión, “es posible controlar el riesgo, evitando zonas donde haya fallas y realizándolo en áreas estables”.

“La microsismicidad existe tanto en los proyectos de inyección de gas como en la minería, la extracción de petróleo, los embalses de agua o el ‘fracking’, por eso hay que realizarlos en zonas estables”, coincide Rose

Sismicidad Inducida en la plataforma Marina Castor.

FUENTE

9/26/2013

SISMICIDAD RECIENTE INDUCIDA POR LA ACTIVIDAD HUMANA EN EL GOLFO DE VALENCIA AL ESTE DE VINAROZ (Miguel de las Doblas, IGEO, CSIC-UCM, 19 de septiembre de 2013)

SISMICIDAD RECIENTE INDUCIDA POR LA ACTIVIDAD HUMANA EN EL GOLFO DE VALENCIA AL ESTE DE VINAROZ
Miguel de las Doblas, IGEO, CSIC-UCM, 19 de septiembre de 2013

Convenientemente advertido por el geosismólogo honorífico de la Torre (Antonio Ezú), me acabo de enterar de la reciente actividad sísmica en este sector “offshore” oriental de la Península Ibérica (100 seísmos en 6 días) y poco a poco voy atando cabos sobre su posible origen.

Vamos a intentar explicar en términos humorísticos lo que parece que se está “cociendo” en el subsuelo del Golfo de Valencia, ya que todos los comunicados “oficiales” aparecidos hasta ahora sobre el tema son de chiste, chirigota, pandereta, castañuelas, bandoleros, toros, faralaes y “jurgor”, típicos de nuestro patético Españistán.

Queda meridianamente claro que este enjambre sísmico es el resultado de la inyección forzada de gas en la corteza terrestre por la Plataforma CASTOR operada por la empresa Escal UGS (¡lo denominan gas “colchón”, ya que deben pensar que acomoda placenteramente al subsuelo para que tenga dulces sueños). Esta empresa está controlada por el mega lobby ACS del ínclito Florentino Pérez (¡que sorpresa, el Real Madrid atacando en todos los frentes!). La propia empresa ha reconocido en una nota de prensa que sus actividades son las que están provocando esta sismicidad y sugiere que ya lo tenían previsto y que forma parte de la “rutina habitual de este tipo de operaciones” (http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/castellon/la-inyeccion-de-gas-en-castor-provoca-21-miniterremotos-submarinos-frente-a-vinaros_835224.html). Con toda la tranquilidad del mundo el presidente de Escal UGS (Recaredo del Potro) y los “tiburones voraces” de ACS aseguran que se trata de “microseísmos inofensivos” sin riesgos para la población, 30 km al oeste en la costa de Castellón: ¡algunos alcanzaron magnitudes de 2.8 a 3.0! ¿Supongo que al señor Pérez no le gustaría experimentar uno de estos microseísmos en el subsuelo del estadio Bernabéu en plena Avenida de la Castellana de Madrid? Para colmo de prepotencia, sabiendo a ciencia cierta que sus actividades están generando una sismicidad potencialmente peligrosa en una zona con fallas activas, los “irresponsables” de estas empresas ávidas de petrodólares aseguran que van a empezar ahora con la inyección del gas colchón a plena potencia “como mínimo hasta finales de año”. ¿Responsables políticos, donde estáis para parar esta sinrazón? ¡Donde van a estar, al lado del empresario todopoderoso!: el ministro Soria aseguró en su momento que frenaría el Proyecto Castor y tuvo que dar marcha atrás para diseñar una norma a medida para que el acaudalado Florentino Pérez rentabilice la inversión y pueda salir del proyecto cuando quiera. (http://vozpopuli.com/empresas/31721-acs-comienza-a-inyectar-gas-en-el-castor-y-provoca-100-seismos-en-seis-dias-en-la-costa-de-valencia).

Debemos recordar que hace casi un año, yo mismo predije el riesgo sísmico que conllevaban estas prácticas de inyección forzada de gases en la corteza de esta zona marítima de la Península, y concretamente para la plataforma Castor emplazada en el Golfo de Valencia (http://antonioaretxabala.blogspot.com.es/2012/11/fracturacion-hidraulica-fracking-y.html). Como es habitual “predicaba en el desierto” de la transparencia y no me acordaba del atractivo de los abundantes sobres abultados que deben estar volando entre los despachos de la variada fauna de “Altos Cargos” de diferente pelaje de la administración y las empresas petrolíferas. ¡Poderoso caballero es Don Dinero!

En otra nota de prensa, la ciencia “oficial” nos deleita de nuevo con la novedosa interpretación (¡que hasta ahora no habíamos oído nunca, y menos en la Loma de Úbeda!) de que estos terremotos están producidos por “las tensiones entre las placas africana y eurasiática”: nuestros académicos “oficiales” son geniales porque les vale la misma receta para cualquier terremoto en la Península.
http://www.levante-emv.com/sucesos/2011/03/12/tensiones-placas-provocan-microseismos-c-valenciana/789889.html

INTERPRETACIÓN DEL IGN COMO GUINDA DEL PASTEL:

¡Para tranquilidad de la ciudadanía ibérica, por fin salió en los medios el inevitable comunicado del “Patrono de los Terremotos” en España (Emilio Carreño, IGN) acerca de estos enjambres enigmáticos, probablemente inspirada por el “Patrón de los Terremotos” de la Comunidad Valenciana (¡San Emigdio, que casualidad!). ¡Agárrense porque lo que viene a continuación es muy fuerte! Merece la pena diseccionar esta nota de prensa para no perderse nada de sus excelsos jugos:
http://www.levante-emv.com/castello/2013/09/12/instituto-geografico-reitera-31-seismos/1031930.html
1) GUINDA 1: “Desconocíamos que se estuviera efectuando ningún tipo de inyección de gas en esta zona….” ¡Como se puede afirmar esto públicamente, cuando hasta el último mono lo sabía porque se había publicitado ampliamente desde hace meses en todos los medios! Además, es la obligación del Director del IGN enterarse de todas estas operaciones exploratorias en el territorio nacional ya que son potencialmente generadoras de terremotos.
2) GUINDA 2: “…podemos corroborar que se trata de un SEÍSMO TECTÓNICO igual al que estamos detectando en otras partes de la península….. ¡Creo que esta frase es autoexplicativa! ¡Pero si la misma empresa que está inyectando el gas reconoce que los terremotos están provocados por sus actividades antrópicas! ¡Parece intolerable que el máximo responsable español en sismicidad no se entere de que va la película!
3) GUINDA 3: “Es un fenómeno como el que puede producir cualquier pequeña falla pero lo cierto es que se trata de una zona con escasa actividad sísmica y donde no suelen registrarse este tipo de fenómenos.”¡Si no es una zona sísmica se habrá reactivado por alguna razón, como por ejemplo la inyección masiva de gas en la corteza! ¡Estamos en buenas manos!
4) GUINDA 4: “Frente a las costas de Vinaroz no existe ninguna gran estructura de fallas (¡vaya redacción geológicamente deficiente!) que pueda generar seísmos de gran magnitud y ni siquiera de intensidad media…”¿Se ha molestado el señor Carreño en mirar los enjambres de terremotos publicados por su propio Instituto (IGN) donde se ve claramente que están alineados según una directriz NO-SE típica de fallas activas de la península? (ver nuestra figura adjunta).
5) GUINDA 5: “El Instituto Geográfico reitera que los 31 seísmos en Vinaroz no suponen riesgo” ¡Que tranquilidad nos aportan desde el IGN! ¡Todos a cubierto, porque dadas sus habituales interpretaciones lo que puede caer es gordo, y sino tiempo al tiempo!

NUESTRA INTERPRETACIÓN:

Basta observar la distribución de los enjambres de terremotos en el Golfo de Valencia para comprender que tienen una clara alineación según una de las directrices tectónicas más famosas de la Península Ibérica (ver figura adjunta): NO-SE o directriz de la Cordillera Ibérica. Esta directriz tectónica supuestamente “apagada” se ha reactivado por la inyección forzada de gases en una zona de la corteza inestable: otro caso de sismicidad inducida (reconocido por la propia empresa explotadora). Se trata de una directriz que contribuyó a la apertura del Golfo de Valencia a partir de finales del Oligoceno y principios del Mioceno, funcionando como “transfer fault” dentro de una tectónica extensional de detachments de bajo ángulo NE-SO buzando al SE (Doblas & Oyarzun, 1990, Marine Geology, 94, 155-163). En el Golfo de Valencia se puede hablar sin duda de que este enjambre viene condicionado por una falla del subsuelo, a diferencia de los enjambres de la Loma de Úbeda que eran subcirculares y respondían a un mecanismo de hidrosismicidad indudable como hemos demostrado en diferentes congresos, revistas y medios:

Organizaciones ecologistas piden explicaciones sobre el Proyecto Castor a la Comisión Europea

FUENTE

Varias organizaciones han enviado hoy una carta abierta al Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la Comisión Europea (CE) cuestionando el Proyecto Castor, financiado por una iniciativa de ambas instituciones. En la carta se destaca el impacto para el Medio Ambiente y para la seguridad pública que supone el proyecto y se advierte sobre los muy posibles costes que los contribuyentes tendrán que asumir con su cierre. Advierte sobre el peligro de arriesgar más dinero público en iniciativas empresariales blindadas frente al fracaso.

La carta, entregada esta mañana en Barcelona, pide “clarificaciones institucionales” sobre los intereses financieros y la financiación del proyecto. Un total de 14 organizaciones, entre las que se encuentra Ecologistas en Acción, figuran entre las firmantes.

El coste del Proyecto Castor de almacenamiento de gas está cuantificado en 1.634 millones de euros de inversiones y “se trata del primer proyecto financiado por la Iniciativa de Bonos para Proyectos Europa 2020, un mecanismo financiero destinado a captar fondos de los mercados financieros para generar beneficios privados con grandes proyectos de infraestructura [1]. Se caracteriza por usar fondos públicos para garantizar la rentabilidad o aumentar la atracción en forma de productos como garantías o préstamos, para crear condiciones más favorables a la participación privada”.

Las organizaciones recuerdan que la construcción del almacén de gas natural se enmarca dentro del plan de estimular los mercados de capitales para financiar grandes proyectos de infraestructuras (mediante bonos proyecto – conocida como “Europe 2020 Project Bond Initiative”) con el fin de crear nuevos activos financieros con los que la industria financiera puede especular y crear beneficios privados, al tiempo de comprometer a los Estados miembro de la UE a garantizar la puesta en marcha y el funcionamiento de estas infraestructuras.

El instrumento se puso en marcha este verano [2] y fue aclamado como un éxito después de lograr una emisión de deuda de 1.434 millones de euros en los mercados financieros de los cuales EUR 300 millones vinieron del BEI a través de la compra directa de bonos. El BEI aprobó además una línea de crédito de 200 millones más para dar liquidez adicional a los inversores (ACS y Dundee Energy).

Pero el proyecto tuvo que ser detenido después de la serie sísmica que dio lugar a 600 mini-terremotos, alcanzando 4,2 grados en la escala de Richter. Los firmantes de la carta exigen el cierre y desmantelamiento permanente del proyecto.

En caso de que el proyecto se cierre, los contribuyentes deberán asumir muy posiblemente el costo del proyecto en forma de deuda pública ya que el contrato con la empresa incluye una cláusula por la que el Estado español está obligado a hacerse cargo del valor neto de las instalaciones afectas al almacenamiento subterráneo, del operador del proyecto [3]. El gobierno intervino ante el Tribunal Supremo en un intento de eliminar esta cláusula, pero su solicitud fue rechazada recientemente.

“La iniciativa Bonos Proyectos Europa 2020 se ha promovido como una forma irresponsable y cortoplacista para financiar grandes proyectos de infraestructura pero a la hora de la verdad, los riesgos del proyecto Castor son asumidos plenamente por las arcas públicas , que ya están bajo presión extrema debido al rescate bancario y el endeudamiento público por las nefastas políticas económicas y financieras del Gobierno y de la UE. Al final, será nuevamente la ciudadanía quien pagará este coste inútil que incrementará la deuda ilegítima española La vieja historia con la que estamos tristemente familiarizados  desde el inicio de la crisis “, dice Mònica Guiteras del Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG).

“Venimos denunciando los riesgos ambientales y de salud para la población desde hace años. La serie de terremotos en una zona que cuenta con tres centrales nucleares y los riesgos denunciados de fugas de gas prueban que nuestras preocupaciones son reales”, dice Tom Kucharz de Ecologistas en Acción . “Nuestra pregunta a la instituciones europeas es ¿Cómo pueden -en tiempos de recortes sociales y políticas de ‘austeridad’, seguir gastando ingentes cantidades de dinero público en grandes infraestructuras inútiles y en contra del interés de las mayorías de la población?” añade Kucharz.

Elena Gerebizza, experta en financiamiento de infraestructuras por la organización italiana Re:Common y miembro de la plataforma europea CounterBalance: “Hemos estado advirtiendo de los riesgos financieros relacionados con la Iniciativa de Bonos Proyectos Europa 2020 desde que se lanzó la idea. Mecanismos como éstos no son beneficiosos para el interés público, ya que están especialmente diseñados para utilizar fondos públicos con el fin de limitar el riesgo de los inversores privados y proporcionar capital barato para el prestatario. El proyecto Castor demuestra que cuando las cosas van mal, serán los ciudadanos de la UE quienes toman el riesgo. Tememos escenarios similares para otros proyectos que serán financiados a través de la Iniciativa Europe 2020 Project Bonds [4]. Por lo tanto, hacemos un llamamiento a la Comisión Europea y al Banco Europeo de Inversiones para detener la fase piloto de la Iniciativa Proyecto Bond y cancelar este tipo de mecanismos”.

Notas:

[1] La Iniciativa Proyecto Bond funciona como un mecanismo de mejora crediticia de los bonos de un proyecto. Al ofrecer la garantía del BEI es capaz de mejorar la calificación crediticia de los bonos mal valorados con el objetivo de atraer a más inversores institucionales y reducir el ratio al que el promotor puede emitir deuda.

[2] Watercraft Capital S.A es la sociedad que se estableció en Luxemburgo con el propósito de emitir los bonos para refinanciar el proyecto Castor.

[3] El operador del Proyecto Castor es Escal UGS, propiedad de ACS de España y Dundee Energy del Canadá.

[4] Varios proyectos de transporte y energía están en la polémica lista de proyectos de interés común que fue lanzada por la Comisión la semana pasada y que se prevén financiar mediante la Europe 2020 Project Bond Initiative

Castor provocará más terremotos si sigue adelante, según el informe de los científicos

FUENTE

Según fuentes conocedoras de este proceso, este informe es técnico y, por lo tanto, no especificará si el gobierno debe o no paralizar de forma definitiva esta planta de inyección de gas situada frente al delta del Ebro.

Sin embargo, los científicos sí consideran que, si se vuelve a inyectar gas en el suelo marino, los micro-terremotos pueden volver a repetirse en esta zona costera entre Tarragona y Castellón, lo que técnicamente se llama “sismicidad inducida” y que, en el caso, del Proyecto Castor no se espera que estos movimientos sísmicos inducidos por esta actividad gasística superen los 3 grados en la escala Ritcher, es decir, que la mayoría no serían sentidos por la población del entorno.

Además, los expertos del IGME (el Instituto Geológico y Minero) también han localizado ya la falla que provocó el terremoto de cuatro grados en la escala Ritcher, que provocó la alarma entre la población. Se trata de una falla “pequeña” y, por lo tanto, los científicos no esperan terremotos de magnitud mayor. Sin embargo, este informe no descarta que la inducción sísmica provocada por el proyecto Castor pueda volver a “despertar” esta falla y, por lo tanto, que se puedan volver a repetir terremotos de 4 grados o más, que serían sentidos por la población del entorno.

Mientras tanto, por primera vez, la nueva ley de impacto ambiental que ha aprobado el Congreso incluye “la peligrosidad sísmica inducida”, pero no obliga expresamente a las empresas a realizar un estudio previo para analizar el riesgo de sismicidad de proyectos, como el Castor. Esta reforma legal todavía tiene que ser aprobada por el Senado, pero el PSOE denuncia que, de mantenerse así, permitirá la puesta en marcha de más proyectos peligrosos como el Castor

La paralización del proyecto Castor, tras registrarse unos 500 terremotos en el Delta del Ebro, sí ha obligado al PP a mover ficha: de momento, ha incluido “la peligrosidad sísmica inducida” en la ley de evaluación ambiental, pero de manera indirecta y no en el articulado sino en el anexo de carácter técnico.

Sin embargo, y en declaraciones a la Cadena SER, el diputado popular Guillermo Collarte, ha anunciado que están dispuestos a mejorar el texto de esta ley para impedir más desastres como el del proyecto Castor.

SISMICIDAD INDUCIDA POR INYECCIONES DE GAS EN EL GOLFO DE VALENCIA

PUBLICADO COMO “TEMBLORES” EN ABC Y OTROS MEDIOS
  FIGURA 1: 1-X-2013 5:32h (4,2 Mw) SENTIDO EN LAS POBLACIONES CERCANAS
Castellón era la provincia con menor actividad sísmica de todas las que asoman al Mediterráneo. Al mismo tiempo que se reconoce que los más de 350 terremotos registrados en menos de un mes frente a Vinaròs son provocados por la inyección de gas, se busca cómo achacarlos a la propia Naturaleza. 

Ahora, después de desatar la sismicidad, se pretende discriminar cuáles de esos seísmos podrían ser debidos a causas naturales y cuáles provocados, una tarea absurda conociendo los precedentes y los acontecimientos. Todos son provocados. Las pruebas circunstanciales son infalibles, el resto es querer negar la evidencia.
Después de haber detonado la sismicidad, y con carácter urgente, se paralizan las inyecciones y se solicita abarcar de manera acuciante el estudio sismológico y de impacto en la zona que no se consideró en su momento; ello a pesar de que las peticiones ya se habían presentado por parte de algunas asociaciones ciudadanas, ante las alegaciones al proyecto. También las empresas que en su momento explotaron el petróleo avisaron del riesgo.

Una vez más la investigación geológica se margina, la experiencia muestra una y otra vez que es la única vía para evitar la improvisación y que al final hay que afrontarla. El día 1 de octubre de 2013 a las 11 horas se activa el Plan de Riesgo Sísmico de la Generalitat en las localidades de Benicarló, Peñíscola y Vinaròs (situación 0).
1. INTRODUCCIÓN
1.1 LOS TERREMOTOS
En menos de un mes, desde que la empresa Escal-UGS a través de la plataforma Castor preparada para inyectar gas en el subsuelo, retomó la inyección de gas en aguas de Castellón, se han registrado frente a las costas de Vinaròs y Peñíscola más de 350 microseísmos (entre 0,8 y 4,2 M). El pasado día 24 de septiembre, de madrugada, se produjo uno de mayor magnitud 3,8 ML y el día 30 varios (más de 70) de hasta 3,9 Mw, uno a las 0:15h y otro a las 4:21h.
TABLA 1: LA ZONA NORTE DE LA COSTA DE CASTELLÓN HA REGISTRADO UN TOTAL DE 11 SEÍSMOS SENTIDOS POR LA POBLACIÓN DESDE EL DÍA 24 DE SEPTIEMBRE DE 2013. ESE DÍA FUE EN EL QUE COMENZARON A SER PERCIBIDOS, EL DÍA 1 DE OCTUBRE FUE EL MÁS ENÉRGICO (4,2 Mw), SIENDO LOS MÁS INTENSOS (IV) LOS DE LA MADRUGADA DEL DÍA 3 DE OCTUBRE. SIN EMBARGO HAN SIDO MÁS DE 350 LOS MICROSEÍSMOS REGISTRADOS DESDE QUE COMENZARON LAS INYECCIONES DE GAS EN EL SUBSUELO A 22 km DE LA COSTA.
El día 1 de octubre de 2013 se produce un episodio de casi un centenar de terremotos, a las 5:32 h se produce un impacto de 4,2 Mw con hipocentro a 3 km de profundidad; éste de la madrugada del día 1 de octubre es el más importante recogido por el Observatorio del Ebro desde 1975. Se reportan llamadas al 112 en Castellón capital y en las localidades situadas frente a la plataforma Castor, Vinaròs, Benicarló, Peñíscola, etc. La madrugada del día 3 de octubre se registran dos terremotos ambos de magnitud momento 4,1 Mw uno a las 1:06 h y otro a las 1:29 h; estos dos últimos terremotos alcanzan intensidad IV. En esta zona apenas hay actividad sísmica de origen natural, aunque veremos como ahora esa calificación será sometida a posibles cambios y un más que probable manejo por intereses no estrictamente científicos.
FIGURA 2: DIRECCIONES PREFERENTES DE LOS ACCIDENTES TECTÓNICOS DE LA ZONA A ESCALA REGIONAL. FUENTE: MAPA TECTÓNICO DE ESPAÑA (IGME)
El sur de Cataluña y norte de Castellón es la zona de colisión de dos grandes estructuras tectónicas: la cordillera Ibérica y la cordillera prelitoral costera Catalana. En esa zona (figuras 2, 3, 4 y 9) se observan dos grandes familias de fallas asociadas y de direcciones NO-SE y NE-SO. Estas fallas se pueden observar en superficie pero también progresan hacia el interior del mar donde desplazan unos bloques respecto otros de forma progresiva.
El fondo marino de la costa de Alcanar-Vinaroz estaría formado por una serie de bloques hundidos y dislocados procedentes de la actividad geológica en los últimos millones de años de estas fallas normales. Es en estos bloques donde se hizo inicialmente la extracción de petróleo que rindió en los años 70 y 80 del siglo XX, y es donde actualmente se desarrolla el proyecto Castor con inyección de gas en el almacén ‘natural’ situado a una profundidad de unos 1.750 m. La más conocida es la falla de Amposta de entre 50 y 60 km de longitud (figura 9).
Lo que sí hay que observar desde el punto de vista geomorgológico y tectónico es una marcada disposición de epicentros NO-SE y NE-SO (figuras 2, 3, 4, 9 y 12) que coincide con la dirección de las grandes estructuras tectónicas peninsulares y de esa zona en concreto, el mapa geológico de la zona de Alcanar (figura 3) es muy representativo del gesto físico global que las fuerzas tectónicas han esculpido en ese área. Muchas de esas fallas hoy detonadas por las inyecciones, no son muy grandes (pensemos en un modelo fractal), pero lo suficiente (10-15 km de longitud) como para provocar terremotos entre 5 y 6 de magnitud, éstas además continúan tierra adentro.
FIGURA 3: DISTRIBUCIÓN DE ACCIDENTES TECTÓNICOS Y CORTE GEOLÓGICO EN LA ZONA DE ALCANAR: IGME PROYECTO MAGNA 1:50.000
De algunas de las fallas estudiadas, se conoce su evolución con abundantes evidencias paleosísmicas de actividad cuaternaria reciente. Pueden considerarse por lo tanto fallas activas susceptibles de ser detonadas por cambios bruscos de presión (como es el caso) y de las condiciones tensionales del entorno. La asociación espacial y temporal de los fenómenos de inyección y sismicidad, indican lo infalible de dicha confluencia (figura 4).
FIGURA 4: DISPOSICIÓN EPICENTRAL A DÍA 1-X-2013 NO-SE Y NE-SO
Una vez más (y ya son varias) se demuestra lo necesario de ser seriamente considerado como prueba circunstancial desencadenante de la sismicidad; pero no por ello hay que buscar una justificación al hecho de que parte de los eventos sean de origen natural (informe a tal efecto independiente y ya pedido con carácter urgente por Escal-UGS), pues dependiendo de la perspectiva que se adopte todos lo son, pero también es verdad que todos son provocados. Ahora posicionarse en una u otra mirada puede ser ya una cuestión subjetiva o interesada. Muchos sabíamos que éstos se iban a producir y así lo adelantamos incluso en este blog en 2012.
El proceso mecánico que genera la sismicidad inducida por el ser humano consiste fundamentalmente en la relajación de tensiones acumuladas por cambios en la presión hidrostática y en la presión intersticial o de poros, como lo hace por ejemplo la hidrosismicidad natural, concentrando esa relajación de manera artificial y forzada en el tiempo y en el espacio. Haciendo de esta manera que eventos que se iban a producir de manera natural en el transcurso de cientos o miles de años, se den una cita espacial y temporal en una zona estimulada en un momento determinado, a partir de un detonante, en este caso, el cambio brusco en apenas unas semanas de las condiciones tensionales adquiridas durante miles de años.
1.2 LAS PERSONAS
 
En cuanto a la reacción de la población, las redes sociales se hicieron reflejo del fenómeno sísmico la madrugada del 24, pero explotaron en la del día 30 de septiembre, hubo personas que notaron perfectamente el movimiento sísmico, oyeron crujir sus casas y moverse objetos, así como temblar cristales, etc. Pero aún fue a más, el día 1 de octubre a las 5:32 h de la mañana un seísmo de 4,2 Mw impactó en las localidades frente a la plataforma Castor que inyectaba el gas; comenzó así lo que ya habíamos anunciado aquí en este blog en noviembre de 2012 (ver nota al final) cuando nos sugirieron hablar sobre fracking, inyecciones de gas y fluidos y sismicidad inducida.

Fue Miguel de Las Doblas, el geólogo que a sugerencia mía canalizando la petición de varios alumnos de la Faculta de Ciencias y personas vinculadas a asociaciones ciudadanas preocupadas por los efectos nocivos de la fractura hidráulica y las inyecciones de fluidos, quien describió en este blog lo que hoy sufren miles de personas, él se adelantó hace casi un año al fenómeno inducido y que hoy podemos comprobar cómo ha traído tanto desasosiego y ha creado incluso cierta alarma social.

FIGURA 5: EQUIPO DE GOBIERNO Y DIRECTIVOS DE ESCAL-UGS
PREPARAN UNA VISITA A LAS INSTALACIONES EN 2010

La Plataforma Ciutadana en Defensa de les Terres del Sénia presentó en 2010 un recurso de alzada contra la “Resolución de 7 de junio de 2010, de la Dirección General de Política Energética y Minas, por la que se otorga a Escal-UGS S.L. autorización administrativa y reconocimiento de la utilidad pública de las instalaciones y servicios necesarios para el desarrollo del proyecto de almacenamiento subterráneo “Castor” (BOE núm. 145 de 15/06/2010)”. 

En ella se decía que “El Observatorio del Ebro, considera que se debe estudiar la frecuencia y magnitud de la actividad sísmica incluyendo pruebas que aseguren que las presiones debidas a la inyección no causen fracturas en las rocas”, pues “no se ha incorporado estudio sismológico sobre el riesgo de una falla próxima a la plataforma marina que pudiera resultar un riesgo para la seguridad”. No hubo contestación (ver figura 9).

1.3 LA INDUSTRIA

La obra para inyectar gas en el subsuelo frente a Vinaròs, aprovecha la estructura geológica abandonada del antiguo yacimiento petrolífero de Amposta (Montsià), y ha sido posible gracias a una inversión de 1.300 millones de euros, aportados por un consorcio de 19 bancos internacionales, cinco de ellos españoles. En diciembre las obras de construcción del gran depósito subacuático de gas natural entraron en su recta final y la empresa promotora, Escal UGS (ACS, Florentino Pérez) informaba de que más del 90% de las obras ya estaban realizadas. Las inyecciones comienzan en septiembre (figura 6).

FIGURA 6: LA PLATAFORMA CASTOR

El pasado día 16 de septiembre de 2013, se paralizaron las operaciones de inyección, ya se habían terminado las reservas para esta primera tanda de inyección, días después la actividad sísmica continuaba y los terremotos se habían incrementado en magnitud. Algunas voces indican ya que la parlización fue debida a la “prudencia” al detectarse la sismicidad. Por ejemplo la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, ha asegurado que la decisión del Gobierno de pedir el cese temporal de actividad en el almacenamiento subterráneo de gas natural del Proyecto Castor, frente a la costa de Vinaròs (Castellón), es una medida “puramente preventiva y de precaución”.

1.4 EL MUNDO DE LAS FINANZAS
La agencia de calificación Fitch asegura que ACS les ha informado de que el Instituto Geológico ya ha iniciado un estudio sobre los motivos de los terremotos y que el Ministerio de Industria ha iniciado ya la auditoría de costes de Castor, un proceso imprescindible para recibir la autorización definitiva de operación financiera (1.400 millones de € emitidos en bonos). Recordemos que el presupuesto inicial era de 500 millones de € y el coste final de unos 1.300 millones. Fitch esperaba que esto se produjera en mayo de 2014.

Ahora la incertidumbre que abre esta situación geológica y ambiental puede incluso provocar el cierre de la instalación de confirmarse la relación entre los terremotos y el almacén de gas. Por ello el modelo geológico insuficientemente estudiado sobre el que se ha diseñado el almacén para gas colchón (como veremos más abajo en el punto 3.4) tiene unas consecuencias inesperadas que pueden afectar profundamente a la economía de todos los españoles. ACS podría renunciar a la concesión y pedir una indemnización.

EL PROYECTO CASTOR. ALMACÉN DE GAS NATURAL
 


2. EL ALMACÉN SUBMARINO

El almacén de gas submarino se encuentra a más de 1.750 metros de profundidad y 22 km de la costa. “Es una montaña bajo el mar, está sellada con arcilla y fango, lo que impide el escape del gas”, explica Recaredo del Potro, presidente de Escal-UGS. El proyecto Castor está formado por una plataforma marina fija desde la que se han perforado 13 pozos para poder inyectar primero gas natural y después poder extraerlo. También forma parte del proyecto una planta de operaciones terrestre situada en Vinaròs y un gaseoeducto de 30 kilómetros, 22 submarinos y 8 terrestres. La función del gaseoducto es conectar el depósito submarino con la planta de operaciones (figura 7 y figura 12).
FIGURA 7: LA SISMICIDAD ALREDEDOR DEL ALMACÉN SUBMARINO Y DATOS TÉCNICOS (FUENTE: elpais.com)
Para construir con precisión estas estructuras de dimensiones colosales, se desplazó hasta la zona la grúa flotante más potente y grande del mundo. La base del núcleo marino central del proyecto Castor se construyó en las instalaciones de Dragados Offshore (Cádiz); la plataforma de procesos, de 9.000 toneladas, se transportó desde el puerto Corpus Christi en Texas (EEUU). El denominado gas colchón debe estar a una presión mínima (cerca de 100 bar) para poder entrar en el preceso de conducción (figura 8).

FIGURA 8:ARRIBA: CROQUIS 3D DEL PROCESO DE INYECCIÓN Y EXTRACCIÓN, ABAJO: DISPOSICIÓN DE CAPAS Y ACCIDENTES TECTÓNICOS. FUENTE: ESCAL-UGS Y LA VANGUARDIA

3. LA PARALIZACIÓN


3.1 LA REITERADA DEFICIENTE INFORMACIÓN Y LAS CONTRADICCIONES 
Una vez más jugamos con medias verdades, afirmaciones contradictorias y con una opinión mediática manipulada, lo cual hace que estas prácticas vayan poco a poco siendo rechazadas, mal vistas y adquiriendo un carácter sospechoso como lo está siendo el fracking o la explotación de según qué minerales o recursos naturales, debido a la imprecisión, la sensación de no atender al bien general, etc.

Precisamente en este aspecto, el informativo, nuestras instituciones siguen practicando una pedagogía y divulgación bastante oscura y deficiente. No es la primera vez tampoco que esto ocurre con el Proyecto Castor. Algunas asociaciones vecinales ya se habían adelantado a las consecuencias que ello iba a traer cuando no existía un estudio sismológico dedicado que ahora habrá que realizar a posreriori y después de más de 350 terremotos.

El ministerio de Industria ordenó el día 26 paralizar la inyección de gas colchón al detectar que se habían producido demasiados seísmos en la zona. Según señalaron fuentes de la empresa Escal-UGS, a la agencia ACN de noticias, ahora los técnicos “…confían en que el informe que realicen en el IGN, confirme que los seísmos se producen porque la plataforma está construida en una zona de importante actividad sísmica…” . Hasta ahora en los círculos de expertos la zona era conocida por su escasísima actividad pero respetable potencial (decenas de miles de años de recurrencia, figura 9 c y fallas de decenas de km); si observamos la longitud de algunas de las fallas de la figura 9 a y b veremos ese “respetable” potencial. Por lo tanto, es chocante que se haya sugerido desde algunos departamentos el hecho de que podría tratarse de terremotos estrictamente naturales…
Recordemos que a este respecto, el director de la Red Sísmica Nacional corroboró que no hay motivo de alarma: “… Desconocíamos que se estuviera efectuando ningún tipo de inyección de gas en esta zona, pero podemos corroborar que se trata de un seísmo tectónico igual al que estamos detectando en otras partes de la península. Es un fenómeno como el que puede producir cualquier pequeña falla, pero lo cierto es que se trata de una zona con escasa actividad sísmica y donde no suelen registrarse este tipo de fenómenos…”. De uno u otro modo, confirmó que frente a las costas de Vinaròs “… no existe ninguna gran estructura de fallas que pueda generar seísmos de gran magnitud y ni siquiera de intensidad media que puedan ser percibidos por la población. Para que haya un gran o medio terremoto debe haber una gran estructura de fallas que en la costa de Castelló y de Vinaròs concretamente no hay; y los pequeños seísmos registrados no pueden cambiar ningún patrón ni aumentar el riesgo…”.  (Ver figuras 2, 3, 4, 9 y 12)
En el lado contrario tenemos a Protección Civil, que avanza en una nota de prensa: “… La actividad sísmica en esta zona se está produciendo en una falla en el interior del mar frente a la costa del Delta del Ebro y de Castellón, lo que evitaría un sismo de gran magnitud. Sin embargo, la zona es de un peligro sísmico no despreciable y, por tanto, tampoco se puede descartar una tendencia al crecimiento en la magnitud de los seísmos. Las herramientas actuales no permiten predecir la tendencia exacta de la serie sísmica, es decir, si se mantendrá o desaparecerá la actividad sísmica en los próximos días. Estos seísmos se producen en el entorno del almacén de gas natural Castor, frente a las costas de Vinaròs…”

FIGURA 9: ARRIBA: a) FALLAS ACTIVAS DE LA ZONA, ALGUNA DE ELLAS DE MÁS DE 60 km. FUENTE: IGME. PARA VER FALLAS ACTIVAS DE LA PENÍNSULA Y ALREDEDORES Y LOS ESTUDIOS TECTÓNICOS REALIZADOS PINCHAR AQUÍ.

AL MEDIO b): RELACIÓN ENTRE LA MAGNITUD Y EL MOMENTO SÍSMICO DE LOS TERREMOTOS Y LA LONGITUD DEL SEGMENTO DE FALLA QUE LOS GENERAN SEGÚN MATSUDA 1975 Y SHIMALAZKI 1986. MÁS ABAJO c) ALGUNOS DATOS SOBRE LA FALLA DE AMPOSTA.


3.2 EL PLAN DE EMERGENCIA SÍSMICA. RETOMANDO LA OPINIÓN GENERAL
El día 1 de octubre de 2013 a las 11 horas se activa el Plan de Riesgo Sísmico de la Generalitat en las localidades de Benicarló, Peñíscola y Vinaròs (situación 0) “seguimiento”.
Todavía hoy en día las actuaciones post-catástrofe y post-emergencia se orientan mucho más hacia una exigencia de recuperación de la situación igual a la anterior que hacia la posibilidad de impulsar nuevas políticas que favorezcan la resistencia futura y la resiliencia.
Recientemente un estudio de lo que opina la población en torno a estas imprevisiones y catástrofes pone sobre la mesa la falta de perspectivas futuras de mejora, y la prevalencia de la voluntad y el discurso de querer retomar situaciones pasadas.
Es de subrayar la muy minoritaria opinión (menos del 10%) que culpabiliza exclusivamente a los condicionantes naturales del territorio por el desencadenamiento de estas imprevisiones e impactos.

Sin duda se trata de un discurso vertical: si nuestros dirigentes insisten en sus grandilocuentes “soluciones definitivas” mucha gente (que no es especialista en estos temas) acaba adoptando esa visión como la única posible, una muestra más de la deficiencia pedagógica de nuestras instituciones y medios de comunicación de masas; en vez de divulgar soluciones resistentes y resilientes a medio y largo plazo. Y lo mismo vale para los terremotos que para las inundaciones, recordemos que a Murcia en dieciséis meses le tocaron ambos.


3.3 A LA ESPERA DEL INFORME SISMOLÓGICO DIFERENCIADOR
Castellón es la provincia de todas las que asoman al Mediterráneo con menor actividad sísmica; el plan autonómico únicamente prevé posibles riesgos de terremoto de intensidad VI y VII en un periodo de 500 años en cuatro municipios: Bejís, Xilxes, La Llosa y Moncofa. La empresa Escal UGS ha remarcado que lo que ha pedido el Ministerio de Industria es que se detenga el proceso de inyección pero que las tareas de mantenimiento del almacén Castor continúan con total normalidad. Escal-UGS ha querido manifestar que los controles sobre el gas colchón que ya hay en la planta son rigurosos.
Es verdad que ha sido la propia Escal-UGS la que ha actuado de manera transparente, ha avisado de los microseísmos al ministerio, a los medios de comunicación y a los consistorios de la zona, desde el papel de vigilancia como empresa adjudicataria del proyecto su responsabilidad es inmaculada.

Por ello es que la práctica totalidad de la población, al menos que se interese por estos temas, sí estaba informada de lo que sucedía en el Golfo de Valencia, de que se estaban ejecutando inyecciones y de que se iban a producir terremotos pequeños. Es por lo tanto sorprendente que algunas autoridades que velan por la seguridad sísmica del país hayan afirmado desconocer esas labores de inyección de conocido carácter sismogenético, entonces haber pretendido vincularlas a la intensa sismicidad inducida era tarea perdida de antemano.

Ahora, el informe encargado al Instituto Geográfico Nacional con carácter apremiante, distinguirá por orden los seísmos que se han producido de manera natural de los que ha provocado la inyección de gas, como si esta tarea fuese la que puediera dirimir a la Naturaleza o en su caso a la empresa ejecutora de las inyecciones de alguna culpabilidad, sentimiento por otro lado únicamente humano y vinculado a la petición de aquel estudio geológico, estructural y sismológico ambicioso que se pidió por ejemplo en 2010 por la Plataforma Ciudadana en Defensa de les Terres del Sénia. Alertaron entonces de la posible fractura de las rocas y de la activación de fallas cercanas.
El informe urgente discriminatorio se pide cuando todo el mundo sabe también que la sismicidad inducida es un proceso interactivo y el detonante de dicha sismicidad sea ésta etiquetada como natural o inducida, es el ser humano. La empresa ha añadido en informaciones a la prensa que “el informe se hará con técnicos ajenos, cosa que le dará una mayor credibilidad”.
Escal-UGS también ha manifestado que desde el principio del proyecto ha incorporado dos técnicos propios para reforzar la unidad sísmica del Observatorio del Ebro y llevar control sobre la inyección de gas. Se trataría de saber si se produce fractura hidráulica por la presión del gas como adelantaron las asociaciones ciudadanas o nosostros en este blog, y la cercanía de algún accidente tectónico (que como hemos visto en el epígrafe 1.1, podrían ser varios y potencialmente susceptibles de generar terremotos M > 4-5) que propicie que el fenómeno pueda incrementarse e incluso acarrear alguna desgracia.
FIGURA 10: ARRIBA REPORTE DEL SERVICIO GEOLÓGICO DE LOS ESTADOS UNIDOS EL DÍA 1 DE OCTUBRE DE 2013 MOSTRANDO LOS TERREMOTOS QUE SE PRODUCEN EN EL MUNDO, ENTRE ELLOS EL 4,2 Mw DE LAS 5:32 h (USGS). ABAJO UN ZOOM MEDITERRÁNEO PARA LOS DEL DÍA 3 DE OCTUBRE (LAS LEVES DIFERENCIAS EN LAS MAGNITUDES SON DEBIDAS AL USO DE ESCALAS ADOPTADAS POR CADA PAÍS, POR EJEMPLO EL emsc SUELE USAR ML Y EL IGN mbLg..
3.4 LA INSUFICIENTE INVESTIGACIÓN GEOLÓGICA Y LOS ERRORES DE SIEMPRE
Siguen siendo demasiadas las ocasiones en que se denuncian las deficiencias técnicas lógicas derivadas del hecho de no disponer de un modelo geológico fidedigno sobre el que poder interpretar comportamientos adecuados de toda obra de infraestructura. Y por lo visto y leído en las últimas noticias e informes de carácter público disponibles, seguimos en una situación de ir poco a poco conociendo el medio sobre el que se actúa, incluso después de abrir la caja de Pandora.
Este hecho da idea del grado de desconocimiento sobre un modelo fidedigno tridimensional, evolutivo y dinámico, y de la poca investigación en la modelización geológica existente sobre el aspecto más básico a la hora de enfrentarse a un problema de cambios tensionales bruscos cercanos a fallas inertes, pero también susceptibles de generar sismicidad por inducción, inestabilidad de laderas submarinas, y en definitiva la seguridad de la población y de los bienes cercanos afectados.
Por ello la confusión derivada de semejante carencia debiera corregirse. La sismicidad inducida por embalses, cambio climático, inyecciones, etc., sigue siendo considerada marginal en los ámbitos científicos oficiales (en España desgraciadamente es así, siendo algo que se toma muy en serio por ejemplo en EEUU, ver figura 10) hasta que finalmente un estado de inestabilidad y daños en el entorno, viviendas, infraestructuras, paisaje, economía local…, hacen retomar el hilo del conocimiento geológico insuficientemente considerado desde el principio y como en este caso, tristemente aún en proceso de análisis. Es una lección que sigue sin aprenderse, el modelo geológico sobre el que se actúa es fundamental.

Recortar en investigación sobre el medio que nos sustenta nos cuesta cada vez más y más y ello conlleva muchos perjuicios. Actuamos sobre nuestro territorio y hablamos de él como si fuéramos sus dueños. Una actitud muy moderna pero que encierra varios peligros. La Naturaleza al igual que en toda España también en Castellón es ya una cuestión social porque la hemos hecho social, cuando decimos nuestro “Patrimonio Natural” expresamos una actitud profundamente moderna, es verdad, pero también de apropiación de una dinámica que a duras penas comprendemos y menos aún podemos controlar; y peor todavía si seguimos evitando aportar fondos de investigación que deberíamos dedicar a la comprensión de esta frágil y estrecha interfaz (entre la atmósfera y la hidrosfera) en la que habitamos.

Impredecibles y destructivos, los costosísimos desastres sísmicos, siguen pesando sobre las vidas, las economías y las sociedades españolas que desoyeron o se olvidaron de esta realidad natural y cada vez más también artificial. El resultado como vemos en la costa castellonense y de Tarragona, es que al no valorarlo adecuadamente no se revela el riesgo a quienes toman las decisiones, los administradores y tampoco a las personas normales, a los ciudadanos. En Lorca no se lo esperaban, tampoco en Emilia Romaña. Ricos patrimonios perdidos, paisajes modificados de por vida, dramas personales incurables…, las comunidades que no le dieron importancia a la seguridad sísmica quedan tocadas y afectadas por años, por décadas, a veces para siempre.

Por eso no podemos dejar pasar estas oportunidades y lecciones que nos enseña la Naturaleza, deberemos repensar la aplicación de normas sismorresistentes, configuraciones arquitectónicas y urbanas contemporáneas en nuestro país. Hemos tomado medidas razonables aunque todavía mejorables cerca de las zonas de conocida sismicidad histórica, pero no en aquellas donde estamos cambiando el régimen hidrológico, climático, tensional, industrial.

Me decía John K. Costain (Virginia Tech EEUU) hace unos meses con motivo de la presentación de nuestro trabajo (Doblas et al.) sobre el factor antropogénico de la sismicidad desatada en Jaén: “… El público en general ha aceptado el hecho de que no podemos hacer nada frente a los terremotos asociados con la tectónica de placas. Además, creo que el público aceptará siempre la realidad de que no podemos hacer nada tampoco con respecto al clima. Pero en mi país hemos respondido bien, estableciendo normas de construcción sismorresistente en ambientes interplaca. Sin embargo, no hemos tomado las mismas precauciones en ambientes intraplaca. Tenemos que pensarlo cuanto antes y planificar en consecuencia. Ya no podemos asumir más que no se derivará daño alguno con la reducción y cambios de la capa freática, pensando de esa manera seguir con esas prácticas sin tomar medidas que se incluyan en las normas de construcción…”.
 
Deberíamos hacer caso a sabios como John e ir tomado nota…

FIGURA 11: 1-X-2013. 5:32h. 4,2 Mw INTENSIDADES (IGN)

4. EL OBJETIVO DE ESTE ARTÍCULO (ESTO NO ES SINO UN BLOG)

Lo que ha sucedido frente a las costas de Vinaròs, Alcanar, Peñíscola, Benicarló, etc., no es por lo tanto un problema puramente técnico o natural, ni siquiera ambos, si nos restringimos a las evidencias científicas (aunque una vez que el informe definitivo del IGN o independiente sentencie el porcentaje de seísmos inducidos y naturales parezca resuelto el dilema, el susto ya estará en la población para siempre). Lo que ha desatado la sismicidad no es otra cosa que un problema de actitud, un problema cultural y por ende humano y social.

Ahora, una vez analizada la escasa pero contundente información disponible, el propósito principal del material de este artículo es ayudar a entender físicamente, en contraposición a analíticamente (en breve habrá muchos datos numéricos), los efectos que pueden producir el uso de modelos geológicos insuficientes desviados de la realidad o que subestiman nuestra capacidad de interactuar con la Tierra, y erróneos por lo tanto; inadecuados entonces para tomar decisiones sobre ellos.

Despertar (si es posible) la inquietud en los profesionales involucrados en el diseño, construcción y mantenimiento de las obras de la infraestructura de inyección de gas (y otras), así como en los dirigentes y planificadores, para que se produzca el cambio de actitud que (ahora a posteriori) comienza a percibirse, hacia los problemas que pueden generarse por sus decisiones cuando no se tiene en cuenta el estado de conocimiento de una manera objetiva y natural, holística y participativa, y se fuerza a la realidad a ajustarse a modelos conceptuales teóricos (de ordenador en el mejor de los casos) sin reciprocidad ni encaje con la observación de los hechos que devienen, confundiendo ambas cosas. Nuestras decisiones siempre tienen respuesta.

Las ciencias de la Tierra son vistas cada vez más como una serie de disciplinas que practican científicos cualificados y avezados para dotar a la sociedad de armas eficientes con las que resistir los embates de la Naturaleza, adelantando propuestas efectivas para que el medio humano y la propia Naturaleza no lleguen a destruirse mutuamente; adelantándose también a los acontecimientos desde la idea de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe natural o inducida. Pero como hemos visto una vez más frente a las costas de Castellón y Tarragona, aún esa mirada no es suficientemente ejercitada por nuestras instituciones.
Antonio Aretxabala Díez
Delegado del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de España en Navarra 
Pamplona 2 de octubre de 2013


FIGURA 12: PERFIL SÍSMICO MOSTRANDO LAS FALLAS INTERPRETADAS DESDE EL NO AL SE, EN ROJO LA POSICIÓN DE LA PLATAFORMA EL CASTOR CERCA DE UNA DE LAS MÁS GRANDES. FUENTE: TESIS DOCTORAL, L’ESTRUCTURA DE LA CONCA CATALANO-BALEAR…’ (EDUARD ROCA, 1995)


PLATAFORMA CASTOR

5. EN LOS MEDIOS TRADICIONALES Y DIGITALES


LA SÈRIE SÍSMICA DE VINARÒS: NATURAL O INDUÏDA?
JOAQUIM ROSET PIÑOL
ARTÍCULO: SISMICIDAD INDUCIDA POR EL SER HUMANO

<br>

ENTREVISTA EN RADIO EUSKADI (LA MECÁNICA DEL CARACOL) (minuto 29)

MAQUETA DEL PROYECTO CASTOR DE 2012

 FRACTURACIÓN HIDRÁULICA (FRACKING) Y SISMICIDAD INDUCIDA
ARTÍCULO DE 2102 DONDE SE ADELANTABA EL PROBLEMA ASOCIADO

ENTREVISTA A JOSE LUIS SIMÓN
CATEDRÁTICO DE GEODINÁMICA DE LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA (VIA: EL PAIS) 


ALMACENAMIENTO SUBTERRÁNEO DE GAS NATURAL. PROYECTO CASTOR. ESCAL-UGS

 

ACS PUEDE RENUNCIAR A LA CONCESIÓN DE CASTOR Y EXIGIR UNA INDEMNIZACIÓN
EL DEPÓSITO DE GAS ESTÁ SOBRE UNA FALLA
EL RIESGO SÍSMICO DE LA FALLA SE DESPRECIÓ
DANIEL LACALLE, TERREMOTOS, INYECCIÓN DE GAS Y ALARMISMO
TODO EL PROCESO INDUSTRIAL Y GEOLÓGICO. FUENTE: EL MUNDO
EL MUNDO 4-X-2013
CUANDO LA MANO DEL HOMBRE HACE TEMBLAR LA TIERRA

EULALIA MASSANA
EULALIA MASSANA EN ONDA CERO: 

Extracto del artículo sobre FRACTURACIÓN HIDRÁULICA (FRACKING) Y SISMICIDAD INDUCIDA de Miguel de Las Doblas:

“… A partir de mayo de este año comenzaba a aplicarse a fondo el “Proyecto Castor” (operado por un consorcio hispano-canadiense) frente a la costa de Vinaròs en Castellón, consistente en la inyección subterránea masiva de Gas Natural con el objetivo de convertir el antiguo campo petrolífero de Amposta, en el mayor almacenamiento subterráneo de gas natural de España (Tierra y Tecnología, nº39, 3-8, 2011). ¿Nadie sabe que esta es otra zona sísmicamente activa de España? Aparentemente nadie ha tomado nota tampoco de una reciente investigación (Zoback & Gorelick, 2012, v. 109, nº26, Proceedings of the National Academy of Sciences de EEUU, p. 10164-10168) que denuncia claramente los peligros del almacenamiento subterráneo de CO2 a gran escala, desde el punto de vista de la sismicidad inducida. Como indican los autores de este estudio: “numerosas líneas de evidencia indican la existencia de fallas pre-existentes y con posibilidades de romperse en casi cualquier lugar de la corteza, a menudo como respuesta a incrementos muy pequeños de la presión. Es por esto que los lugares de almacenamiento deben ser cuidadosamente escogidos y los riesgos de posibles movimientos sísmicos deberían ser tenidos en cuenta”…

Miguel Doblas 
Madrid, 28 de noviembre de 2012
 

 

¿SON INDUCIDOS LOS TERREMOTOS DE EL HIERRO POR LOS DEL PROYECTO CASTOR?

FUENTE

Hace un par de días, en el mundo de la Actividad Sísmica Cíclica de la Tierra, ha ocurrido un hecho y fenómeno importante, que nadie ha dado importancia.

Que curioso, después de casi un mes de numerosos terremotos en el golfo de Valencia, debidos  a la mano del hombre en la caverna del Proyecto Castor, inundada de gas natural o sucedáneo gaseoso de relleno, y a presión elevada.
Y después que venimos analizando el origen de esos terremotos, que bien hubiesen podido ocurrir por:
1º.- Rotura de huecos de la corteza y superficie sólida de la caverna con pérdida de presión del gas.
2º.- Afloramiento de magma por la rotura de la superficie debida a la elevada presión del gas de la caverna, que evapora súbitamente aguas residuales de la misma planta o del mar, originado terremotos, pero sin pérdida de presión.
Resulta que la naturaleza y la Tierra nos da la contestación ella solita.
¿Y como lo hace?
Pues sencillamente, por la expresión de los fenómenos que ocurren dentro de ella.
Estos días ha aparecido de nuevo la actividad sísmica en la isla de El Hierro de Canarias, que teóricamente debería estar dormida, al estar la actividad sísmica cíclica en el área opuesta a la nuestra.
Esto es, en el área Oriental del Pacifico, de ahí algunos terremotos muy importantes estos meses, en América y Asia, como el de Pakistán con casi 300 muertos.
Ya se despertó con el tremendo terremoto de Lorca, Murcia, pero estos años ha respetado la inactividad en el semiperiodo de nula sobrepresión magmática, que va desde el 25 de Mayo al 25 de Noviembre y las semanas o algún mes más, que dura la caida o el inicio de la sobrepresión.
Por ejemplo, en la isla de El Hierro, puede haber terremotos desde Marzo o un poco antes, hasta principios de Julio, pero no son teóricamente posibles en Octubre o Noviembre como ahora.
Y en cambio ha ocurrido. El Hierro está tenido estos días terremotos pequeños que no superan los 2,2 grados, y está ocurriendo, cuando en el golfo de Valencia en Castellón, la mano del hombre ha provocado otros muchos, alguno de 4,2 grados en la escala Richter
¿Y que quiere decir esto?
Pues muy sencillo
1º.- Que en la caverna del proyecto Castor  existe afloramiento de magma que evapora de forma instantánea el agua que entra de la misma planta o del mar creando explosiones.
Este hecho solo, debería de bastar a nuestro gobierno ultracatólico (del Opus Dei y Legionarios de Cristo), mentiroso, corrupto y embustero, para desmantelar la planta del Proyecto Castor
2º.- Que entre el mar Mediterráneo, la península y las Islas Canarias, existe una comunicación de ondas de presión en el flujo de magma, sobre todo en el periodo sin sobrepresión magmática de otoño-inverno, que resulta muy sensible a las variaciones de presión externa y que puede expresarse en los puntos y zonas más débiles en cuanto a resistencia o incluso abiertas.
3º.- Que debido a las explosiones en la caverna Castor del golfo de Valencia (además de los terremotos allí), la presión de ésta, se transmite al flujo magmático en forma de ondas de presión, que llegan en forma de variaciones de volumen a los huecos llenos de agua del subsuelo de la corteza terrestre, bien dentro del océano, en la península o en el continente, como vemos que ocurre en el subsuelo de la isla de El Hierro, que es donde se originan ahora también los terremotos, y en este caso, debido a la actividad humana de unos cuantos y no a los ciclos de actividad sísmica de la Tierra.
Para que se hagan un idea aproximada de lo que ocurre, es como si estuvieran viendo el sifón de un inodoro de un centro comercial cualquiera, y alguien en ese momento, tirara de la cadena en otro mas allá.
Enseguida verían como oscila el nivel del agua del inodoro, simplemente por los pequeños cambios de presión en el sistema. Lo mismo ocurre con los flujos magmáticos.
Con el cierre de la planta, solo quedan las infiltraciones de agua de mar, que pueden seguir provocando algún que otro pequeño terremoto y es muy posible que desaparezca esa actividad sísmica de la isla, si la filtración es pequeña.
No se lo que hará con la planta Castor este Gobierno de mediocres, ultracatólicos, embusteros, mentirosos, corruptos y avariciosos, como el mismo Rajoy que sigue cobrando del Registro de Santa Pola y que pagamos los ciudadanos, pero a todas luces de la Ciencia Física Disidente, sería nefasto y peligroso ponerla de nuevo en funcionamiento y aumentar la presión del gas y seguir con el vertido de líquidos de la planta a la caverna, ahora que ya sabemos que en su interior aflora el magma a casi  2.000 ºC.
Pues como digo, ahora en nuestro área Occidental del Mediterráneo, la sobrepresión magmática natural es casi nula, pero no será igual entre Marzo y Junio del próximo año, que será máxima, y aumentará exponencialmente la probabilidad de terremotos en la zona.
Por lo cual, y si la planta Castor siguiera funcionando por esas fechas, la probabilidad que se originen terremotos importantes sería muy elevada, y si se dieran, podrían ser muy desastrosos, para toda la zona del golfo de Valencia, y podría afectar incluso, como se ve, por inducción ondulatoria a las mismas islas Canarias, y sobre todo a la isla de El Hierro.
Quedan casi 5 meses para esas fechas, y para tomar medidas definitivas, cuanto mas se retrase la decisión de cerrar Castor será mucho peor. Luego dirán que no sabían nada.
FCO MORENO MECO
Ingeniero, Científico y Experto en Física de la Materia y la Energía
CIENCIA FISICA DISIDENTE