Archivo de la etiqueta: Mariano Rajoy

Martín Beaumont asegura que Rajoy quiere “sentenciar” a Fabra El periodista logró 13 TDT con la mediación del Consell y colaboró en Canal 9

 

FUENTE

s. pitarch valencia El periodista Antonio Martín Beaumont aseguraba ayer en su periódico digital que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió a mediados de julio(2013) en la Moncloa a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, para proponerle que sea la candidata a la Generalitat en 2015 porque ya no confía en Alberto Fabra. Martín Beaumont no es un informador cualquiera: fue diputado autonómico del PP en Castilla-León y es padre de María Martín Revuelta(Asesora parlamentaria en Congreso de los Diputados)  , que concurrió a las elecciones generales de 2011 con el PP por la circunscripción de Valencia. Martín, hija, ocupó el duodécimo lugar de la lista, pese a no tener vinculación valenciana, y se quedó a dos puestos de ser diputada. Ahora trabaja de asesora en el Grupo Parlamentario Popular.
Martín Beaumont, que fue tertuliano de Canal 9 y accionista del grupo Mediamed (Tele 7) del imputado por la trama Gürtel José Luis Ulibarri, revela una supuesta reunión secreta entre Rajoy y Barberá que “sentenciaría” a Alberto Fabra. Según el periodista, el presidente de la Generalitat “tiene el partido manga por hombro fundamentalmente por su carencia de autoridad”.
Pero ahí no acaba el repaso de este informador al también presidente del PPCV, al que critica por “seguir metiendo el dedo en el ojo de los suyos”. “Y lo peor para el barón valenciano ya no es morir políticamente, sino que como siga haciendo enemigos en Madrid y Valencia nadie le llevará flores”, concluye.
Martín Beaumont es uno de los periodistas de la capital de España que mayor relación tiene con el diputado y vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons. De hecho, fuentes populares vinculan esta amistad a que su hija fuera en la lista que el propio González Pons encabezó en 2011, pasando por delante de personas con “pedigrí” popular como Sergio Montaner, ganador de las elecciones municipales en l’Eliana, feudo del senador socialista Josep Maria Ángel, que mantuvo la alcaldía por un pacto con EUPV.
Según explican las mismas fuentes, su presencia en la candidatura causó estupefacción en el partido porque no es de Valencia y la lista ya incluía un diputado “cunero” como Ignacio Uriarte, también impuesto por la dirección nacional. Tal era su desconocimiento sobre María Martín Revuelta que el PPCV ni pasó su currículum a la prensa.
Aunque el puesto duodécimo no era de salida, sí que es un lugar suficientemente codiciado. Habitualmente la lista suele correr cuando los diputados de los primeros puestos son llamados a menesteres en el Gobierno. El problema que tuvo Martín es que Rajoy no ha confiado en muchos valencianos para estas responsabilidades. Eso sí, pudo ser recolocada como asesora del Grupo Popular en el Congreso.

Socio y accionista en Tele 7
Antonio Martín Beaumont fue tertuliano de Canal 9 durante la etapa de Francisco Camps en la presidencia de la Generalitat. Además, fue accionista minoritario y consejero de la quebrada Mediamed, la empresa liderada por José Luis Ulibarri, imputado en el caso Gürtel, que consiguió 13 licencias de Televisión Digital Terrestre en la Comunitat Valenciana.
Como contó este periódico, Mediamed (operaba con la marca Tele 7) consiguió las 13 TDT gracias a la presión ejercida por el Consell sobre otras empresas de comunicación que participaban en el concurso. El Gobierno conminó a estas sociedades a asociase con Mediamed y cederle el control de la mayoría del capital social. La empresa de Ulibarri, Martín Beaumont y otros socios fue constituida meses antes de que Esteban González Pons resolviera el concurso para el reparte de la televisión digital terrestre en la Comunitat Valenciana un 31 de diciembre de 2005.
Tele 7 iba a ser un televisión cercana al PP valenciano y que tenía permiso para emitir en 13 de las 14 circunscripciones locales.
Tras el estallido del caso Gürtel, Ulibarri fue imputado y cayó en desgracia. La situación de la televisión se complicó y la fuerte crisis económica acabó por espantar a todos los accionistas y acabar con su entrada en concurso de acreedores en 2011 y su liquidación en junio de este año.

El Consejo de Europa considera que la ‘Ley Fernández’ es “desproporcionada”

FUENTE

La Ley de Seguridad Ciudadana que propone el Ejecutivo de Mariano Rajoy es “desproporcionada” y va en contra del derecho de reunión y manifestación. El comisario de derechos humanos del Consejo de Europa -la organización que agrupa a España y a otros 46 países europeos-, Nils Muiznieks, ha manifestado su “seria preocupación” por el impacto que podría tener la nueva ley en los derechos fundamentales de los españoles.

“Quiero que alguien me convenza de que una multa de 600.000 euros por manifestarse delante de las instituciones gubernamentales sin autorización, es equilibrada”, ha declarado Muiznieks, que asegura no entender cuál es el propósito del Gobierno español al elevar el importe de las sanciones. El comisario está al corriente de las quejas de abogados y jueces sobre la medida y se suma a las críticas que ya hicieron la oposición y diversos actores sociales. Estas réplicas consiguieron la semana pasada que la sanción por manifestarse sin autorización ante los edificios institucionales pasara de “muy grave” a “grave”, lo que se traduce en una bajada del importe de la multa de 600.000 a 30.000 euros.

El comisario espera que Interior “no vaya más allá” en la limitación del derecho de manifestación y “deje de culpar” a la población de los problemas sociales que se derivan de la crisis económica. Muiznieks ha avisado de que seguirá “muy de cerca” la evolución de la ley en el Parlamento español, porque la libertad de expresar “el desacuerdo con las medidas de un Gobierno” debe ser respetada y protegida por la justicia.

No es la primera vez que el Consejo de Europa censura las prácticas del Gobierno en cuanto a la represión de las manifestaciones. El pasado octubre, la organización publicaba un informe sobre el estado de los derechos humanos en España, en el que alertaba sobre el “desmesurado” uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad a la hora de controlar las manifestaciones contra la austeridad. En la publicación, Muiznieks llamaba la atención sobre la impunidad con la que la policía cometía “malos tratos” sobre los detenidos y pedía el fin de esta “larga práctica”.

 

Jaume Matas, amigos y favores

FUENTE

Jaume Matas reconoce que ha tenido que “pedir favores” y avales a “terceros” para no ir a la cárcel, es decir, para pagar los tres millones de euros de su fianza. Pero no ha identificado a esas amistades que han comprometido por él su patrimonio. “Todas las personas relacionadas conmigo hoy están perjudicadas”, dijo en su única entrevista, en la televisión balear IB3, que él creó y está siendo investigada por un supuesto soborno de 250.000 euros de José Luis Moreno al ex presidente balear.

Matas cultivó una poderosa red de apoyos entre magnates del turismo mientras fue ministro de Medio Ambiente y presidente de Baleares, entre 1996 y 2007. Estableció una relación de confianza con grandes hoteleros isleños con negocios por todo el mundo: Escarrer, Barceló, Fluxá, Ramis. Todos le ayudaron en su campaña para llegar al poder y cuando lo dejó, en 2007, quiso rentabilizar su capacidad de influencia. “Me usan para abrir puertas, porque yo abro muchas”, aseguró al juez José Castro, que le imputa seis delitos de corrupción.

En Baleares repartió la tarta, negocios urbanísticos y de infraestructuras con su ex aliada, también caída por los escándalos de corrupción, Maria Antònia Munar, de Unió Mallorquina. En este contexto crecieron los inversores Cabotá, Cursach, Grande, Nigorra, Sastre o Ferrero con los apoyos de las cajas de ahorros tuteladas por el PP. En los yates de la mayoría de esos muy ricos isleños embarcaron invitados de Matas: José María Aznar, Mariano Rajoy, Eduardo Zaplana, José María Michavila… Hoy, sólo Zaplana le apoya. El mallorquín pensó que también podía confiar en Rajoy, pero este lo ha dejado a su suerte.

Siendo ministro de Aznar, midió las grandes magnitudes, que luego trasladó a Baleares: enormes autopistas, macro hospitales y el gran velódromo Palma Arena, una pirámide que es su tumba política. Al calor de la burbuja inmobiliaria programó las mayores obras públicas de la historia. Se hizo amigo de Florentino Pérez, de ACS, con quien intercambió frecuentes SMS a cuenta del Real Madrid, una pasión compartida. También trató de proyectos locales con El Pocero y la entrada social de la inmobiliaria Astroc. Además, quiso crear un circuito de Fórmula-1 en el paseo marítimo de Palma, negociando con el yerno de Aznar, Alejandro Agag.

El paraguas de Matas cubría a un selecto club de profesionales y ex altos funcionarios, abogados, asesores financieros, decoradores, arquitectos y empresarios de prensa que dispararon las contratas públicas. Matas se exhibió como gran anfitrión de vips, libró contratos millonarios a Michael Douglas, Claudia Schiffer o Boris Becker, con residencia o fincas en Mallorca. Poderosos financieros españoles también recurrieron a él. El ex presidente compartió arquitecto, asesor legal personal y decorador con varios de ellos.

Entre sus amigos figura el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, con su piscina en zona de dominio público en la Costa de los Pinos, Mallorca. Matas acudió en Son Servera a un acto de apoyo al periodista después de que éste hubiera sido vilipendiado en una marcha contra su piscina. Tiempo atrás le cedió un coche oficial cuando buscaba mansión en Mallorca y en la agenda conocida de Matas constan anotaciones de fincas en venta de su interés. En época de Matas la polémica televisión IB3 (con 160 millones de deuda), El Mundo TV obtuvo contratos por unos nueve millones de euros, según la contabilidad analizada por los actuales gestores.

El 85% de las licencias de radio y TV quedó en manos de acólitos. En aquella época el director de La Gaceta, Carlos Dávila, e Isabel Durán tenían un programa semanal en IB3. Y Bartolomé Beltrán, amigo y asesor de Matas, fue un referente de la programación. Beltrán figura en el sumario del caso Palma Arena por compras de obras de arte para él. El ex presidente balear generó un polo político-periodístico alrededor del PP y Pedro J. en la Costa de los Pinos, con torneos de pádel y tertulias en el golf de S’Era de Pula de Romeo Sala, regado con subvenciones de más de 4 millones al año.

Fue gentil con las amistades y hostil con todo el que no se mostró adicto. Lo explican empresarios turísticos, del transporte, editores críticos. Matas les leía la cartilla en actos públicos. A un ex presidente de la caja de ahorros Sa Nostra le montó desde el PP una campaña de derribo. Cuatro de los cuestionados han explicado su caso a este diario. Uno se sintió amenazado en un acto público en Berlín. Otro, ofendido, le plantó en su despacho. Otros dos detallan que Matas solía tirar de carpetas para recordar reproches. Ahora tendrá que buscarse la vida. Paga dos hipotecas en Mallorca, un alquiler en Madrid, los intereses del crédito de la fianza, dos abogados. No tiene sueldo desde que, imputado y sin pasaporte, tuvo que dejar su trabajo de asesor en la consultora PriceWaterhouseCoopers en Nueva York.

Al dejar la presidencia balear, cobró del Gabinete de Estudios Jurídicos y Procesales de Madrid tras obtener éste adjudicaciones de su Gobierno. “Fui a ofrecerle mi colaboración, yo no pido trabajo”, espetó al juez. El PP le abonó una pensión de 5.000 euros al mes. Tiene plaza de funcionario del cuerpo superior de técnicos de Baleares, pero desea establecerse en Madrid para trabajar por su cuenta. Mientras, espera juicio y comparece cada 15 días en un juzgado.

41 millones de euros para que el Gobierno nombre a dedo a 837 asesores

FUENTE

Los políticos tienen libertad para elegir a quién de su confianza seleccionan como asesor durante el desempeño de funciones públicas. Esos trabajadores eventuales son de “confianza o asesoramiento personal” y también un cuerpo que engrosa la Administración Pública de manera opaca, ya que la legislación no obliga a publicar los nombres de los cargos elegidos a dedo.

El Gobierno –incluidos ministerios y agencias– tiene un total de 837 trabajadores designados a dedo que cuentan con un presupuesto de 41,46 millones de euros. Sin embargo, nadie sabe a ciencia cierta quiénes son los benefactores de esa partida. Hasta agosto de este año, Mariano Rajoy ha gastado un 8,8% más en este tipo de contrataciones frente al 2,1% de caída que sufrieron los funcionarios de esta Administración.

El presidente dispone de un total de 245 asesores designados a dedo bajo el paraguas denominado “personal eventual”, que se define como aquel que, “con carácter no permanente, sólo realiza funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial”. Rajoy tiene 53 asesores directos más que José Luis Rodríguez Zapatero, que contrató a 192 trabajadores de este tipo.

El Gobierno no tiene que dar explicaciones sobre estas contrataciones en las que se incluye a personas que no poseen ninguna titulación académica. Los Presupuestos Generales del Estado de 2013 apuntaban que 68 asesores del presidente no tenían graduado escolar. El Ejecutivo se defendió alegando, en una respuesta parlamentaria dirigida a UPyD, que para el nombramiento del personal eventual “no se exige el requisito de estar en posesión de titulación alguna”.

La Fundación Ciudadana Civio ha lanzado una petición en la que solicita a Mariano Rajoy que los nombramientos del personal eventual se publiquen en el BOE. Civio expresa que se debe dar a conocer también el currículum de estos empleados que “trabajan para nosotros”. “Tenemos derecho a saber quiénes son”, argumenta la plataforma, que recuerda que sí se publican los nombramientos de altos cargos mientras que los ciudadanos no pueden saber quiénes asesoran a sus representantes, ni el tiempo en el que lo hacen, ni si están preparados para ello.

Los nombramientos opacos de personal eventual no son exclusivos a nivel estatal: las comunidades autónomas y las corporaciones locales tampoco tienen la obligación de dar a conocer quiénes están trabajando en la Administración por ser de la confianza de los representantes públicos.

El sindicato de funcionarios CSIF calcula que existen unos 19.000 puestos de trabajo con estas características, de los que 16.000 forman parte de las corporaciones locales. El salario medio de estos empleados asciende a 50.000 euros, lo que conlleva un gasto público de 1.000 millones de euros, según publicó ABC.

Civio pone como ejemplo a Ángel Carromero, el líder de Nuevas Generaciones del PP condenado en Cuba por el homicidio de dos disidentes en un accidente de tráfico, que es uno de los 213 asesores en los que Ana Botella se gasta un total de nueve millones de euros.

Algunas comunidades autónomas son algo más transparentes y muestran cuántos cargos eventuales tienen y su dedicación, como La Rioja, aunque no desvela los nombres de sus miembros de confianza, que ascienden a 46. Cataluña se lleva la palma en grado de transparencia al tener un portal dedicado a esta información: publica el nombre, el cargo y el salario anual de los altos cargos y del personal eventual

A dos años de Gobierno de Rajoy: más desempleo, más pobreza y más desigualdad

FUENTE

A este ‘paquetazo’ de recortes sociales habría que añadir una trama de corrupción que salpica a la cúpula del gobernante Partido Popular (PP) y que ha destapado pagos de dinero negro en sobres, cuentas millonarias en paraísos fiscales y donaciones de grandes empresarios a cambio de favores por parte del Ejecutivo.

Y es que los datos del propio Ministerio de Empleo español muestran una realidad muy cruda: 4,8 millones de desempleados en octubre de 2013. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) confirman que en el tercer trimestre de 2013 la tasa de paro se encontraba en un 25,98 por ciento.

Por su parte, organizaciones caritativas como Cruz Roja o Cáritas lanzaron la alarma en el mes de octubre sobre el aumento de la pobreza en España, que se ha duplicado desde 2007 con 3 millones de personas en ese estado, mientras que los salarios de los españoles siguen cayendo animados por la reforma laboral del Gobierno y el crédito no llega a los hogares y pequeñas y medianas empresas a pesar de las millonarias ayudas públicas para sanear la banca.

36.000 millones regalados a la banca

El estatal Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) admitió a finales del mes de julio que los bancos y cajas que recibieron dinero público no devolverán las millonarias ayudas, una cifra que en total supera los recortes presupuestarios en sanidad y educación.

En el mes de octubre del año pasado el presidente Mariano Rajoy anunció un préstamo del Estado a bancos quebrados. En aquel entonces se habló de la cantidad de 40.000 millones de euros. Rajoy aseguró en el Parlamento que el Estado nunca renunciaría a este dinero y que los bancos y cajas tendrían que devolverlo ‘de todas todas’.

Nueve meses después el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria ha hecho públicas sus cuentas y asume que, de los 52.000 millones de euros que finalmente dieron a las entidades financieras, 36.000 los da ‘por perdidos’, es decir, que no los recuperará.

Con esta decisión, los bancos ya no están obligados a devolver el dinero al Estado. De esta manera, el Gobierno ha regalado a estas entitadades una cantidad que supera la de los recortes en educación y sanidad.

España, campeona en recortes en Educación

Según un informe publicado a finales de octubre por la Comisión Europea (CE), España se encuentra entre los países de la Unión Europea (UE) que más ha recortado la inversión en Educación Pública, un hecho que ya había sido denunciado por profesores, padres y alumnos.

El documento señala que el presupuesto público en educación en España cayó de 5,1 en 2009 a 4,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2011, por debajo de la media europea de 5,3 por ciento. Y la asignación presupuestaria total para educación disminuyó un 4,1 en 2012 y un 7,3 por ciento en 2013, de acuerdo con el estudio.

En el mismo mes de octubre tuvo lugar una jornada de Huelga General de la Educación Pública que cerró con masivas manifestaciones en distintas ciudades de todo el Estado español, en las que profesores, alumnos y padres mostraron su rechazo a los recortes en el sector y exigieron al Gobierno de Mariano Rajoy un sistema educativo de calidad, laico y universal.

Las políticas de recortes sociales impuestas por el Ejecutivo de Rajoy, que han supuesto la reducción de hasta el 50 por ciento en partidas como la Sanidad, la Educación o la Investigación, han desencadenado un promedio de 27 manifestaciones diarias.

LibreRed

Una sociedad que avergüenza

FUENTE

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de ATTAC España

La sociedad española parece tener un buche en el que cabe todo. Engulle lo que le echen en tales proporciones que pronto habrá de habilitar esófago, estómago e intestinos para seguir almacenando lo que ingiere. El saco de la suciedad soportable se ha ido llenando al punto que ya desparrama fuera sus excrementos como lo hizo la basura de Madrid. Hasta las más inmensas tragaderas tienen un límite de espacio, no parece en el caso español. Estamos dando como pueblo un espectáculo deplorable.

Los poderes nos suministran porquería prácticamente a diario. Y la mayoría la ingiere sin mirarle el diente. Es la sentencia del Prestige, que deja la catástrofe sin culpables tras 11 años de dilación para alimentar el olvido. El chapote que sí existió tizna a la justicia y a la propia sociedad complaciente. Son los 45 diputados del PP valenciano –de los 54 electos– firmando una petición de indulto para que no entre en prisión el colega que prevaricó en Torrevieja, según condena judicial –que alguna hay–. Siguen la estela, por cierto, del magnánimo Gobierno central, presto a eximir de la cárcel a toda suerte de corruptos y estafadores de altura, torturadores, y hasta a homicidas al volante que hayan tenido la previsión de contratar los servicios del bufete adecuado. La podredumbre de la vida política actual nos entronca con los periodos más negros de nuestra historia.

Hemos visto cosas que no creeríamos. No hasta ese punto y con tanta frecuencia. Cada uno de los escándalos desvelados hubiera costado el puesto, la caída del Gobierno incluso, de forma fulminante; la aglomeración parece diluirlos. El aire se enturbia cada día más, lo viene haciendo a golpes continuos de hollín hasta haber llegado al nivel de irrespirable. Mientras, los autores del desastre caminan, erguidos y suficientes, como si nada fuera con ellos.

Cuando supimos, publicado en prensa y confirmado por él, que todo un presidente del Gobierno intercambiaba SMS de ánimo con su extesorero imputado por corrupción vinculada a su partido, pensamos que todo habría de estallar necesariamente. Sueldos, sobresueldos –hasta en A, que son casi igual de flagrantes–, donaciones al partido de las mismas empresas que reciben el contrato público de cuanto se gestiona y construye en España. Y a las que la justicia no ve relación punible porque no han firmado un escrito en el que diga: vale por un cohecho. Borrado de ordenadores comprometedores que tampoco merecen sospecha judicial. Privatizaciones cuyo tufo atruena. Finiquitos diferidos. Recibís que se firman sin que medie la recepción del dinero, según se atreven a declarar. Ni el más surrealista de los autores de ficción osaría escribir un guión tan zafio e inverosímil. Interpretado, además, por un elenco de actores de tan ínfima categoría que parecen reclutados en un desguace. De Botella a Montoro, pasando por González, Báñez, Mato, Soria, Fabra, Camps, Barberá, Bauzá, Floriano, Cospedal o el propio Rajoy, encabezando la interminable lista.

¿Nos toman por idiotas? Puede ser, pero sin duda por mansos, o moldeables. Porque, siguiendo la triste tradición de nuestro país, a quien protesta se le acalla. Por el método que sea. Saben –y ése es su triunfo– que mientras no estalle eso que llaman en términos elogiosos su “mayoría silenciosa”, sumisa, hay margen. Y, si no, se construye el entramado legal y judicial ad hoc. El Código Penal de Gallardón o la nueva Ley de Seguridad Ciudadana de Fernández Díaz en Interior, altamente represora. Para cortar reclamaciones molestas o ante cualquier eventualidad, María Dolores de Cospedal avanza ante las NNGG que el PP piensa poco menos que sacar a España de la jurisdicción de los tribunales Internacionales. Y ni se inmuta al decirlo. Ni la sociedad al escucharlo.

Asistimos al patético episodio de ver en el mismo escenario, al presidente del PP y del Gobierno –que solo habla ante quien le aclama y le corea– aplaudirse a sí mismo por sus imaginarios éxitos, al cumplirse la mitad de su mandato. Tan encantado con su labor está, que promete persistir en ella: nos seguirá empobreciendo y aumentando la desigualdad social con sus “reformas”. Él y los suyos están mejor que hace dos años, no el resto. Sin duda.

La lista de irregularidades es tan larga que la mayoría la olvida entretenida en su labor de embuchar hasta sapos con púas. Cierto que tanto golpe seguido, tanta desfachatez andante, puede terminar por anestesiar. Si se está enfermo; una sociedad sana no lo toleraría. En ningún país serio seguiría en la presidencia del Gobierno una persona que ha mentido desde la primera a la última de sus palabras y que se halla circundado por SMS y cuentas turbias. No continuarían ni un minuto más en su puesto los 45 diputados valencianos. Ni los órganos de la justicia que alojan en sus estómagos sentencias como la del Prestige y todas las que se avecinan, dando una insufrible sensación de impunidad. No se aguanta esta batería de desafueros en otros países aunque no sean un dechado de virtudes. Se echa a los corruptos. Se van ellos, incluso. Antes incluso del proceso judicial; la sospecha fundada, tanta sospecha fundada mancha.

En el llamado “escándalo de los gastos parlamentarios” de 2009 en el Reino Unido, se penó el robo de cantidades que aquí son calderilla. La sensible diferencia es que todos ellos fueron obligados a dimitir. Que sus partidos se mostraron férreos con eso. Y que en las calles de Londres la ciudadanía evidenció su enorme rechazo, su irritación, su determinación irrevocable de castigar estas prácticas. Vengan de donde vengan. Aquí no ocurre. Ni por asomo.

Hace meses que la prensa internacional se pregunta hasta dónde va a aguantar la cuerda a Mariano Rajoy y su partido. En julio decía The Economist: “La corrupción es la piedra de molino del señor Rajoy. ¿Va a hundirlo? La combinación de una mayoría parlamentaria absoluta, una inexplicable tolerancia a la corrupción entre los votantes españoles, escándalos similares que golpean la oposición socialista y un sistema judicial lento significa que probablemente no lo hará”.

Esa “inexplicable tolerancia a la corrupción entre los votantes españoles” que los medios extranjeros resaltan duele y avergüenza profundamente a los españoles decentes. A los que aún arriesgan su dinero y su trabajo para defender, por ejemplo, la sanidad pública, ahuyentando a los buitres que vienen a comer lo que han convertido o quieren convertir en carroña de la que lucrarse. A los que han dejado unos días la basura en la calle –como metáfora– para no emporcar más los salarios y condiciones laborales de los españoles. A quienes no quieren ser identificados con la España corrupta.

¿Cómo ha podido convertirse en normalidad esta inmundicia? ¿Qué puede germinar en esta mugre? Sea cual sea su papel en la obra, protagonista o secundario, si usted es de los que tiene tan empachado el buche que ya se le confunde con el intestino, mírese al espejo y reflexione si ve en él a un ciudadano o qué ve. Sinceramente.

Publicado en eldiario.es

El Periscopio

Rajoy aleja la crisis de Gobierno y trata de disipar el fantasma Bárcenas

FUENTE

Durante meses, Mariano Rajoy hizo como si Luis Bárcenas no existiera. Hasta que no pudo aguantar más la presión, y el 1 de agosto pronunció su nombre en el Congreso y admitió el error de haber confiado en él. Ayer, en el arranque del curso político, el presidente dejó claro que eso es todo lo que piensa conceder. Ha vuelto a su estrategia de fingir que su extesorero y los escándalos que acarrea no existen. Y lo hizo saber.

“Por más que algunos se empeñen, nada ni nadie nos va a distraer de nuestra tarea esencial, que es la salida de la crisis. Esto es lo que quiere la gente, un Gobierno que se ocupe de lo fundamental y supere la crisis. Nadie me va a distraer”, clamó en Soutomaior (Pontevedra), aunque el presidente se empeñó en llamarlo “Sotomayor” con esa costumbre suya de no pronunciar jamás una sola palabra en gallego.

Rajoy tiene tantas ganas de hacer como si nada pasara que incluso despejó la hipótesis de una crisis de Gobierno con la que especula prácticamente todo el PP. “Estoy muy orgulloso de todos y cada uno de los miembros de mi Gobierno”, dijo el presidente sin que nadie le preguntara —nunca se permite en este tipo de actos—, lo que evidencia que quería lanzar ese mensaje. La excusa perfecta sería el adelanto de la elección del candidato a las europeas, puesto para el que se apunta a Miguel Arias Cañete, pero Rajoy no parece tener prisa.

El presidente ha citado mañana al Comité Ejecutivo del PP en una reunión que ha generado expectación pero su discurso público apunta de momento a un arranque de curso sin cambios. Su mensaje era el contrario: las cosas van mejor, se ha conseguido superar el riesgo de rescate, él está dispuesto a aguantar lo que haga falta y tiene una mayoría sólida que le permite resistir.

Rajoy sabe que en su partido hay mucha inquietud por el caso Bárcenas, y esta es su respuesta: hay que aguantar. “No vamos a abdicar de nuestra responsabilidad como gobierno porque nos la han dado los españoles. Tenemos una mayoría sólida, un Gobierno estable, y el apoyo de una gran fuerza que es el PP. Contra viento y marea vamos a culminar con éxito esa tarea. La victoria siempre acompaña a los que más luchan por ella”, cerró su discurso.

Blindaje para evitar imágenes de abucheos

El presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, lo dejó claro desde el principio: “Quiero agradecer a las fuerzas de seguridad el trabajo que hacen para que el PP pueda realizar este acto con normalidad”. Un impresionante dispositivo de seguridad impidió a los manifestantes —pocos, medio centenar— afectados por las preferentes acercarse a Rajoy. La policía los retuvo a un kilómetro del castillo de Soutomaior. Llegar allí fue muy complicado, incluso para los militantes. Algunos dirigentes se excusaban después en los corrillos con la gente. “Gracias por venir, no es fácil llegar, lo sentimos, es por los de las preferentes”, insistían. “Gracias por estar aquí. Sé que no es fácil dar la cara por este partido”, les dijo Louzán.

Uno de los logros que más destacan en privado los fieles de Mariano Rajoy es que el PP ha logrado, dicen, hacer reformas muy duras sin un gran estallido social similar al de Grecia. Tal vez por eso el equipo del presidente lleva meses tratando de evitar a toda costa la imagen televisiva de Rajoy abucheado. De momento lo han logrado con dos estrategias unidas: el presidente reduce al mínimo sus actos públicos y la seguridad aleja siempre muchísimo a los manifestantes para que las televisiones, su gran obsesión, no capten esa temida imagen. Y ayer de nuevo lo lograron desplegando seguridad, incluso la noche anterior, para que nadie se colara en este espacio público —fue comprado por la Diputación de Pontevedra precisamente cuando Rajoy la presidía, hace 30 años— pero ayer limitado a militantes del PP y prensa.

Rajoy, visiblemente descansado, con buen color y buen ánimo, se dio un baño de besos y abrazos en su tierra en uno de sus momentos más bajos de popularidad. Las señoras se lo comían. Los señores le insistían en que aguante, conscientes todos de la dificultad del momento en especial por el caso Bárcenas, al que nadie nombra en su presencia. A todos les contaba que está muy bien, con la mente despejada después de un verano tranquilo y con muy buen tiempo en Galicia —“no hemos visto ni una nube”— comentaba. Rajoy insiste, con unas u otras palabras, en presumir de que él es un líder rocoso y nadie lo va tumbar. Y como ejemplo de que se pueden ganar elecciones en muy malos momentos puso a Feijóo, que arrasó hace un año en plena crisis y amenaza de rescate.

Su partido y su Gobierno están muy inquietos por los escándalos que genera Bárcenas y su relación con el PP. El último es el borrado de los ordenadores del extesorero, donde había datos importantes sobre la contabilidad b del PP, según su abogado. Dirigentes, militantes y miembros del Gobierno se desesperan por la interminable ruleta de escándalos y se preguntan qué se puede hacer para frenar el deterioro de imagen. A todos les inquieta un desastroso resultado en las europeas de 2014 y sobre todo la posibilidad de hundirse en las locales y autonómicas de 2015, donde se juega el poder real del PP. A todos les dio Rajoy una respuesta en su estilo indirecto pero entendible para los políticos. Solo hay una solución, les vino a decir: esperar a que la recuperación económica, que ya ve iniciada, les haga volver a ganar las elecciones. Porque eso, la crisis, el paro, es lo que realmente preocupa a la gente, y no Bárcenas, se señala en el entorno del presidente. Y si eso empieza a solucionarse, todos los errores se perdonarán, insisten. El tiempo, su gran aliado siempre y su apuesta estratégica histórica, es la solución para todo en su visión. Y lo tiene porque no hay elecciones clave a la vista, según se encargó de recordar Alberto Núñez Feijóo, presidente gallego, que sin embargo dejó caer el ambiente interno que se vive en el PP al pedir de manera un tanto críptica que el partido haga “autocrítica” y que los políticos sepan estar “a la altura de las circunstancias”.

Rajoy seguía a lo suyo, a tranquilizar a su partido: “Hace un año os dije que este año estaríamos mejor. Y así ha sido. España ha levantado cabeza. No podemos cantar victoria pero podemos estar orgullosos de lo que se ha conseguido en tiempo récord. ¿De qué se hablaba hace un año? Del rescate de nuestro país. Hoy ya nadie habla de rescate. Las cosas aún no están bien pero están mejor que hace un año. Cuando volvamos aquí el año que viene las cosas estarán mucho mejor”.

El presidente, que tiene encima de la mesa las encuestas que detectan un durísimo desgaste del Gobierno, trató de animar a los suyos con uno de los asuntos que más polémica interna genera: los impuestos. Pero lo hizo con un truco. Prometió que el año que viene irá Soutomaior a anunciar una bajada de impuestos, y fue muy aplaudido. Sin embargo, en realidad el presidente estaba confirmando la decisión clave de los últimos meses: la bajada de impuestos, en teoría prevista para 2014 —la subida “temporal” del IRPF en teoría era solo para 2012 y 2013— se retrasa a 2015, año electoral. Y eso es lo que prometió Rajoy: que dentro de un año, en 2014, anunciará una bajada de impuestos para 2015. Así que de momento parece que Rajoy vuelve con pocos cambios en la cartera. Aunque con él no tiene mucho sentido hacer previsiones.<NO1>Quedan muchos meses para saber qué profundidad tendrá esa bajada y la gran reforma fiscal que Rajoy le ha prometido a la UE.

Guía para seguir ‘la versión’ de Rajoy

Publicado en: El País (31.07.2013)(blog ‘Micropolítica’)

1. Bárcenas. ¿Mariano Rajoy citará expresamente al extesorero de su partido? El innombrable está en boca de todos, menos en la suya. Este tema se ha convertido en un bastión político y semántico, y en el símbolo de la estrategia defensiva y evasiva de Mariano Rajoy. Si no lo cita, Rajoy se enrocará y el desgaste será mayúsculo. Si lo cita será un indicador clave de que quiere abordar (e intentar ganar) la batalla de la percepción pública, explicando sus relaciones (también su amistad y confianza) y las actuaciones del que fuera antes un profesional irreprochable –durante más de 20 años- y, hoy, un delincuente también para el PP. Hoy sí que toca hablar de lo importante. Le van a pedir que dimita… y deberá argumentar por qué no lo va hacer. Será interesante observar a quien se dirige Mariano Rajoy, si a los partidos y líderes presentes en el Congreso o a los ciudadanos.

2. Estrategia. Rajoy llega acorralado y sin aliados. La evidencia de que comparece contra su voluntad es muy clara… Sus errores al confundir la mayoría parlamentaria con inmunidad política le han llevado a un callejón sin salida. Cada rueda de prensa era un calvario… y la amenaza de la moción de censura ha impedido el escapismo. Convertir una obligación (comparecer) en una oportunidad dependerá de la estrategia a seguir: ¿Defensa o ataque? Si ataca puede hacerlo asumiendo dos posiciones: acusar a la oposición de farisea (quien esté libre de culpa que tire la primera piedra) o bien asumir las equivocaciones, delimitar su daño y pasar a la ofensiva en el terreno de los hechos y de su determinación para combatir la corrupción suceda donde suceda (también en su partido). Rajoy debe decidir si “su versión” (en sus propias palabras) será una rectificación, una acusación o una explicación clara y convincente frente a la “alarma social creada” tras las recientes declaraciones de Bárcenas al juez. Hemos pasado de los papeles en los medios (en blanco y negro o color) a los testimonios en sede judicial.

3. Palabras clave: perdón, error, verdad, falsedad. ¿Rajoy pedirá perdón por la imagen mostrada (la suya, la del PP)? ¿Esto será el paso previo para asumir errores (de confianza personal y política), y de gestión, también? Y, a partir de aquí ¿mostrar la determinación de liderar una ofensiva regeneracionista contra la corrupción en la política? Cómo utilice estas palabras, y en qué contexto, será clave. Así como si emplea los conceptos de verdad y falsedad en relación a lo publicado o declarado. Esto es determinante. En las últimas comparecencias en prensa, Rajoy no ha utilizado estas palabras. Rajoy se enfrenta a un reto de comunicación, a un desafío político y a una crisis de credibilidad. Y todo esta relacionado. ¿Hablará de un chantaje ‘al Estado’?

4. Tiempo verbal. ¿Utilizará el primero del singular? ¿El primero del plural? ¿Será un discurso en primera persona o utilizará un plural mayestático o inclusivo? Este punto es importante para ver el grado de cohesión y complicidad de Rajoy con su grupo… y si decide asociar la suerte del PP a la suya… o si bien mantiene alguna distancia que permita tener todas las opciones abiertas: desde continuar hasta el final o empezar a diseñar un relevo. ¿Citará a alguien en su discurso?

5. Gobierno y PP. ¿Centrará el debate en el PP… o en lo que ha hecho el Gobierno? Las citaciones recientes del juez Ruz a dirigentes del PP para mediados de agosto son un poderoso marco que pone el foco en la posible financiación irregular del PP. Lo más probable es que niegue cualquier relación que implique falta o posible delito (incluso si ha prescrito), aunque pueda asumir “irregularidades” o deslealtades. También dirá probablemente que el PP está colaborando con la justicia para aclararlo todo, y que la transparencia es importante en su gobierno, haciendo una referencia a la Ley y al Informe de la Comisión que el día antes habrá aprobado el texto que seguramente llegará al pleno para ser votado en las próximas semanas.

6. Hemeroteca (y videoteca). Rajoy ha hablado poco del caso… y, paradójicamente, ha evidenciado mucho sin decir. Sus silencios han sido elocuentes, a su pesar. En su intervención, el pasado mes de febrero, en el Comité Ejecutivo Nacional del PP (la célebre “rueda de prensa del plasma”), dejó muchas afirmaciones que ahora deberán ser contrastadas con la realidad. ¿Mintió Rajoy entonces? ¿O no dijo toda la verdad? ¿Se reafirmará en lo dicho, o lo matizará? Cuando dijo, días después, que era todo falso, “salvo alguna cosa”… ¿a qué se refería?

6. Corrupción. El 20 de febrero, el presidente del Gobierno presentó en el debate sobre el estado de la Nación un listado de propuestas legales contra la corrupción, como burladero político en pleno escándalo sobre Luis Bárcenas, tras haber publicado EL PAÍS los papeles del extesorero. Con esas propuestas se elaboró una resolución que fue apoyada por casi todos los grupos, y el 13 de marzo se constituyó la comisión para poner en marcha medidas contra la corrupción. Seguramente, esta mañana Mariano Rajoy haga referencia de nuevo a esta comisión. Sin embargo, hay que recordar que en cinco meses, esta comisión solo se ha reunido en una sola ocasión.

7. Munición. Rajoy puede optar por guardarse datos (y respuestas) en función de cómo vayan las intervenciones de los grupos… o bien hacer un discurso muy contundente y que le permita llevar la iniciativa y refugiarse en él en cada réplica parlamentaria. Veremos.

8. Audiencia global. Esta comparecencia ha despertado un interés global, a pesar del tedio estival y el agotamiento de la ciudadanía sobre la política de partidos. Los medios de comunicación internacionales van a analizar, también, los escenarios que se abran de esta comparecencia. Todos los indicadores sensibles estarán alerta. La credibilidad internacional de Rajoy es, en buena medida, la credibilidad de España.

9. El tiempo. La distribución del tiempo será muy interesante de analizar. ¿Cuánto tiempo a corrupción y cuánto a la economía? ¿Cómo relacionará estas dos realidades? Lo más probable es que el Presidente hable de la recuperación económica y de la necesidad de unidad, minimizando la corrupción y pidiendo calma. Ayer, el vicesecretario general del PP, Esteban González Pons, ya dejó claro que el Presidente Rajoy condicionará el escándalo Bárcenas a la recuperación económica, y ha advertido que “los españoles no perdonarían que los escándalos políticos frustraran esa recuperación”.

10. Las redes y la sede. Rajoy debe intentar ganar en el hemiciclo y en las redes, auténtico foco de creación de opinión compartida y en la que el PP no ha conseguido ninguna posición competitiva desde que estalló el escándalo. Por el momento, los socialistas han creado una campaña en redes sociales, con dos vídeos acusando a Mariano Rajoy. Atentos a la tribuna de invitados y también a la comunicación no verbal de los diputados y algunos grupos que puedan explorar formatos de comunicación no convencionales. Mañana es un día serio, de competencia personal y de competitividad política entre grupos y oradores, también.

FUENTE

En negrita, algunas frases del discurso sobre el caso Bárcenas de Mariano Rajoy.

 

Mariano Rajoy: “No es la primera vez que hablo de esta materia. Ya lo hice en una comparecencia abierta para todos los españoles a principios del pasado mes de febrero”

Falso. Aquella “comparecencia abierta para todos los españoles” fue su famoso discurso a través de una pantalla de plasma. En aquella ocasión, ni siquiera se atrevió a pronunciar la palabra “Bárcenas” ni tampoco quiso cuestionar la actuación de su extesorero, a pesar de que ya entonces habían aparecido sus millones en Suiza.

“En numerosas ocasiones y en diversos escenarios se me ha preguntado sobre el mismo. Otra cosa es que mis explicaciones no gusten.”

Falso. El problema no es que sus explicaciones no gusten. El problema es que no ha dado ninguna. Decir “la segunda ya tal” no es dar explicaciones. Decir “todo es falso salvo algunas cosas” no es dar explicaciones. Manipular las pocas preguntas que permite a la prensa para poder leer un papel como respuesta no es dar explicaciones. Y comparecer ante los diputados como ha hecho hoy, sin permitir un debate parlamentario más fluido y evitando a cambio la habitual rueda de prensa de verano no es dar explicaciones.

“No comparezco por ninguna otra razón, Señorías, y mucho menos porque me inquiete en lo personal esa irreflexiva Moción de Censura, de la que hablaré luego y que yo tendría especial gusto en debatir, si ello fuera gratuito para España. “

Falso. Su intención inicial fue irse de vacaciones sin acudir antes al Congreso; por eso su partido rechazó las peticiones de otros grupos para que hablase allí. Solo lo ha hecho después de que la oposición amenazase con una moción de censura para obligarle a comparecer, después de que la prensa internacional cuestionase sus silencios y después de que sus propios votantes den más veracidad a la palabra del imputado Bárcenas que a la suya.

“Ésta es una historia que comenzó hace más de cuatro años, a principios de 2009, cuando, un buen día, nos enteramos de que al tesorero del Partido Popular lo habían imputado por el llamado “caso Gürtel”.

Falso. Esta es una historia que comenzó mucho antes, hace más de dos décadas, cuando el caso Naseiro quedó cerrado en falso y el PP echó al jefe pero mantuvo en el puesto a los demás hombres de la tesorería, incluido Luis Bárcenas. ¿O es que acaso el presidente del PP, que lleva lustros en cargos de dirección, quiere hacernos creer que no sabía absolutamente nada sobre cómo funcionaba la financiación de su partido?

“El juez Garzón, que era el instructor, acusaba al señor Bárcenas de haber cobrado comisiones ilegales. Poco después supimos que la operación judicial había venido acompañada de una cacería en la que, entre otros, participaron el juez instructor y el entonces ministro de Justicia, que tuvo que presentar la dimisión por este episodio.”

Falso. El ministro de Justicia dimitió por cazar sin la licencia adecuada para la comunidad autónoma en la que estaba, no por coincidir en público –junto con decenas de personas más– con el juez Garzón. Si Bermejo quisiera conspirar con Garzón habría hecho lo que ha hecho el actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que se ha reunido en secreto con uno de los abogados de los procesados en la Gürtel.

“Estaba muy reciente un episodio en el que una persona que hoy, con toda justicia, se sienta en el banco azul, el ministro de Industria, Energía y Turismo, había experimentado en carne propia una injustificada persecución por acusaciones que después se revelaron como totalmente falsas.”

Falso. Las acusaciones contra el ministro José Manuel Soria no se relevaron falsas. Lo que pasó fue algo muy distinto: que el presunto delito de cohecho había prescrito.

“Aún bajo el anterior Gobierno, en julio de 2011, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid archiva la causa contra él y en octubre de ese mismo año ratifica el archivo.”

Falso. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid depende en gran medida de la Asamblea de Madrid, que era y sigue siendo del PP. Además, el juez Pedreira retiró la imputación a Luis Bárcenas después de innumerables presiones por parte del PP, tras varias gestiones de su intermediario, el abogado Trías Sagnier, y bajo la solapada amenaza de acabar como Baltasar Garzón por no haber rechazado las escuchas en prisión que sirvieron para sacar de la Audiencia Nacional al juez que destapó la Gürtel.

“Cuando tras varios recursos sobre la competencia del Tribunal el sumario vuelve a la Audiencia Nacional, el instructor en ese órgano jurisdiccional, en marzo de 2012, decide reabrir la causa contra el ex tesorero. Es decir, bajo el Gobierno anterior se archiva la causa y bajo este Gobierno se le vuelve a imputar.”

Falso. No fue el juez: fue la sala. Y lo hizo porque las evidencias eran palmarias, como después se demostró.

“La Justicia ha actuado en este caso sin interferencia alguna del poder político.”

Falso. Las presiones del PP sobre el caso Gürtel han sido innumerables y bastante obvias. No solo sacaron de la carrera judicial al juez Garzón, después de cuestionar a cada paso su investigación. No solo presionaron al juez Pedreira hasta que retiró la imputación a Luis Bárcenas. No solo se personaron como acusación popular en el caso para, desde dentro, torpedear la investigación e intentar que la justicia retirase las acusaciones contra el extesorero. No solo cambiaron al fiscal en cuanto llegaron al poder, y también a la cúpula antifraude que investigaba el caso. No solo el propio Rajoy llamó por teléfono al presidente del CGPJ para interesarse por el tema un día antes de que Barcenas acudiese a testificar. Es que las “interferencias” continúan hoy para apartar del caso al titular del juzgado número cinco, Miguel Carmona.

“Di crédito al señor Bárcenas, Señorías. Era una persona de confianza en el partido. No fue tesorero más que un año, pero desde mucho antes había tenido responsabilidades importantes como gerente.”

Falso. Luis Bárcenas estuvo oficialmente como tesorero un año, pero extraoficialmente continuó llevando las cuentas del PP un año más.

“Creí en su inocencia. Lo hice hasta el momento en que, a los cuatro años de iniciadas las investigaciones, llegaron datos que confirmaban la existencia de cuentas millonarias en Suiza, no declaradas a la Hacienda Pública, a nombre del señor Bárcenas.”

Falso. El apoyo de Mariano Rajoy a Luis Bárcenas no terminó cuando el presidente supo de sus millones en Suiza. El Gobierno tuvo noticia de esas cuentas a finales de noviembre de 2012 y el extesorero siguió con secretaria, despacho, coche oficial, sueldo y abogados pagados por el PP hasta que se fue de la lengua, y aparecieron sus papeles en El País. Es más, al día siguiente de que se publicasen en prensa los detalles sobre la cuenta en Suiza, Mariano Rajoy siguió mandando abrazos y su apoyo por SMS a Bárcenas. “Se fuerte”, decía Rajoy.

“¿Me equivoqué al confiar en una persona inadecuada? Sí. Cometí el error de creer a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un presunto culpable.”

Falso. Las maniobras para proteger al presunto culpable siguieron después de aparecer el dinero en Suiza. Y también es falso que Rajoy encubriese a un falso inocente. Solo aplicó el protocolo del partido, lo mismo que sigue haciendo, por ejemplo, con Carlos Fabra.

“¿Se han pagado sueldos? Sí. ¿Se han pagado remuneraciones complementarias por razón del cargo? Sí. ¿Se han pagado anticipos o suplidos a justificar por gastos inherentes al desempeño del cargo? También, como en todas partes.”

Falso. En “todas partes” no se pagan esos “suplidos a justificar por gastos inherentes al desempeño del cargo” que el resto del país llama sobresueldos. La mayor parte de los partidos no pagan sobresueldos a sus cargos públicos. Lo normal en muchos de ellos es justo lo contrario: que los cargos públicos aporten un porcentaje de su sueldo al partido, en vez de duplicar o triplicar el sueldo público gracias al partido (cuyo dinero es también público). La diferencia es que no todos los partidos, o casi ninguno, nada en la abundancia, como el PP.

“Declarar los ingresos privados a Hacienda ya es una responsabilidad individual. De eso, ni el señor Bárcenas ni nadie que no sea la Hacienda Pública sabe nada”.

Falso. No se sabe “nada” porque sus principales dirigentes han incumplido un compromiso que el propio Rajoy asumió: mostrar sus declaraciones de la renta. Y pagar en negro es un delito doble: del que no lo declara y del que lo utiliza.

“Mis declaraciones de renta y de patrimonio de los últimos diez años están a la vista de todo el mundo, Señorías, y me parece que tienen bastante más valor que un renglón escrito al vuelo en un papel arrugado.”

Falso. Lo que el presidente define como “un renglón escrito al vuelo en un papel arrugado” es una prueba sometida a investigación judicial en la Audienca Nacional. Y los peritos que han evaluado esa prueba han concluido que el papel es original y que se escribió a lo largo de 20 años. Además, gran parte de los “renglones” están avalados por otra documentación, empezando por las propias cuentas oficiales del PP depositadas en el Tribunal de Cuentas.

“Lo que sí sabemos es que el único hecho probado hasta hoy es el del dinero que ha aparecido en las cuentas del señor Bárcenas en la banca suiza.”

Falso. También está probado, entre otras cosas, que Luis Bárcenas trabajó durante más de dos décadas en la cocina del PP y que nunca tuvo responsabilidad directa en ninguna adjudicación ni recalificación. Y que, por tanto, es muy difícil que pudiese robar un solo euro sin la ayuda de más gente del PP.

“Ése el único hecho cierto hasta ahora, como es cierto que desde hace cuatro años el señor Bárcenas ya no es tesorero del Partido Popular y que desde hace más de tres no ostenta ninguna representación política, ni siquiera militancia en ese partido.”

Falso. El único hecho cierto sobre la relación de Luis Bárcenas y el PP que hasta hace solo cinco meses cobraba el segundo sueldo más alto del PP. No está mal, para no ser siquiera militante.

“Nosotros no presentamos imputados en las listas electorales”

Falso. De hecho, ahí está el grupo parlamentario Gürtel de las cortes valencianas para demostrar que es mentira.

“Dejemos que los jueces trabajen, Señorías. Una vez que la especie está lanzada, lo único sensato que se puede hacer no es agitarse, ni amplificarla, sino dar tiempo a que el juez resuelva lo que proceda.”

Falso. Lo único sensato que se puede hacer es dimitir.

Rajoy sale por la puerta de atrás por una protesta de 200 personas

EUROPA PRESS. MADRID    

  • La mayoría eran funcionarios concentrados en la puerta principal de la Cámara Baja

Actualizada 11/07/2012 a las 19:04

Alrededor de unas 200 personas, la mayoría funcionarios, se acercaron de manera espontánea ante la puerta principal del Congreso de los Diputados, la fachada de los Leones, para protestar por los últimos ajustes anunciados este miércoles por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Enseguida comenzaron a llegar más de una docena de furgones del Cuerpo Nacional de Policía con agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP), así como una decena de agentes a caballo, para acordonar la Plaza de las Cortes y evitar que los manifestantes cruzaran la Carrera de San Jerónimo.

La ley prohíbe manifestarse ante el Congreso cuando el Pleno está reunido, un precepto que en ocasiones anteriores ha justificado que la Policía cortara con anticipación la Carrera de San Jerónimo, algo que esta vez no se hizo.

A la concentración se fueron sumando ciudadanos que pasaban por la Carrera de San Jerónimo y a también se adhirieron los diputados de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA). Eso sí, los gritos de los manifestantes no discriminaban formaciones políticas: “Ladrones”, “El próximo parado, que sea un diputado”, “Ahí está la cueva de Alí Babá” (por el Congreso), fueron los gritos más coreados.

También se pudieron escuchar gritos famosos del movimiento del 15-M, como los ya clásicos “No nos representan” o “No hay pan para tanto chorizo”, y otras consignas como “Rajoy dimisión”, “Esto nos pasa por un Gobierno facha” y “Menos corrupción, más inspección”.

RAJOY, OBLIGADO A SALIR POR LA PUERTA DE ATRÁS

Alrededor de 40 agentes de la Policía Nacional trataron de convencer a los participantes para que abandonaran las inmediaciones del Congreso. En ese contexto, tanto el presidente del Gobierno como otros ministros de su Gabinete tuvieron que abandonar la sede parlamentaria por la puerta de atrás, en la calle Zorrilla, una salida poco habitual para las autoridades.

A su salida los informadores preguntaron al jefe del Ejecutivo si esperaba mucha respuesta en la calle ante los nuevos ajustes que va a llevar adelante su Gobierno. “Hasta luego”, se limitó a responder Rajoy, despidiéndose.

Los diputados de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), con Cayo Lara al frente, que habían acudido al Congreso ataviados con camisetas en apoyo a la marcha minera, salieron para apoyar a estos ciudadanos apostados frente al Congreso y aprovecharon para criticar nuevamente los recortes que afectarán a los funcionarios decididos por Rajoy dejando claro que “el problema no lo han creado los trabajadores públicos ni la mayoría de la gente”.

EL PRESIDENTE LES VIENE A LLAMAR “VAGOS”

Por su parte, el excoordinador de IU y diputado por Asturias Gaspar Llamazares, denostó que el Gobierno haya adoptado estas medidas “que no estaban contempladas en su programa electoral” y justificó su apoyo a los concentrados señalando que “ante todo es ciudadano y que está con los ciudadanos”.

Por último, el diputado de ICV, Joan Coscubiela, lamentó que con los nuevos ajustes lo que Rajoy está diciendo a los empleados públicos es que son unos “vagos” y, además, está pretendiendo que éstos lo asuman “con resignación”.