Archivo de la etiqueta: 15m

Multas de hasta 600.000€ para silenciar los abusos policiales en las manifestaciones

El uso y la distribución de imágenes de policías supondrá una infracción “muy grave”, castigada con hasta 30.000€ de multa. Con ello el gobierno pretende evitar que los antidisturbios que cometen abusos y apalean ciudadanos en las calles, puedan ser denunciados públicamente. #Censuratotalitaria

Agencias/Kaosenlared

Insultar, vejar, amenazar o coaccionar a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado durante una manifestación será considerado como una infracción administrativa “grave” sancionada con entre 1.001 euros y 30.000 euros de multa. Esta es una de las principales novedades del Anteproyecto de Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana que Interior prevé llevar el viernes al Consejo de Ministros, según el Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz.

En el redactado también se contempla como infracción “muy grave”, sancionada con entre 30.001 y 600.000 euros, el uso y la distribución de imágenes de los policías, así como datos personales de los agentes con fines que puedan suponer un atentado contra su intimidad, su familia o que puedan poner en riesgo una operación.

Con esto se pretende evitar hechos acontecidos tras algunas concentraciones en las que asistentes fotografiaban a antidisturbios y luego difundían las imágenes en redes sociales, denunciando así actuaciones como las del 25S, el 15M en Barcelona, las Jornadas de las JMJ, la Primavera Valenciana, las diferentes huelgas generales de los últimos tres años y tantos otros casos de abusos y violencia policial contra la ciudadanía, en muchas ocasiones por mero capricho sádico del policía en cuestión o actuando contra menores de edad sin el menor miramiento. Subir públicamente las imágenes de tales acciones podrá salir muy caro a partir de ahora.

El estado quiere así garantizar la impunidad de aquellos que estarán encargados de reprimir al pueblo y velar por los intereses de las clases dirigentes a cambio de unos pocos miles de euros al mes, asegurando que estos podrán actuar con total libertad y la ciudadanía no tendrá siquiera derecho a denunciarlo públicamente, a través de las redes sociales u otro tipo de medios del estilo por el cual son habituales estas imágenes de denuncia de los abusos represivos. Lo propio, por supuesto, de todo estado totalitario: primero reprime y después actúa contra quien se atreve a denunciar y hacer pública, con pruebas, tal represión.

Objetivo principal: silenciar las protestas sociales 

En total hay 21 infracciones consideradas “muy graves” y la mayoría de ellas destinadas a preservar el orden público. En este punto la ley recoge lo ya adelantado por el ministro en el Congreso de los Diputados: las concentraciones frente a las instituciones del Estado como la Cámara Baja cuando éstas no hayan sido debidamente comunicadas y con independencia de que las Cortes se encuentren en ese momento reunidas. Esto también estará sancionado con hasta 600.000 euros y en ello se incluye, además de a los participantes, a quienes las convoquen, dirijan o presidan.

La perturbación del orden público en espectáculos, acontecimientos deportivos u oficios religiosos y demás actos públicos también se considerará “muy grave“, así como las manifestaciones sin autorización en torno a las consideradas infraestructuras críticas como, por ejemplo, una central nuclear –objetivo muchas veces de movimientos ecologistas– o un aeropuerto. Con este apartado se recoge entorpecer el funcionamiento de las mismas o incluso sobrevolarlas.

En el apartado del orden público, pero ya dentro de la infracciones graves, se contempla la participación en disturbios con capuchas, gorros, pañuelos o máscaras a efectos de dificultar la identificación por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Esto, no obstante, según el Ministerio, no quiere decir que no se pueda asistir a concentraciones autorizadas con este tipo de elementos, pero sí valerse de ellos para ocultarse a la hora de participar en disturbios. Levantar barricadas también será considerada una infracción “grave“.

Esta futura Ley supondrá la derogación de la denominada como ‘Ley Corcuera’ de 1992 y la Seguridad Ciudadana pasará de estar regulada con 39 artículos a contar con 55 y nuevas infracciones repartidas entre infracciones leves, graves y muy graves. Esta normativa se crea en paralelo a la reforma del Código Penal en la que desaparecen las faltas dividiendo las conductas punibles en delitos e infracciones Administrativas. De estas últimas se encargará esta nueva Ley de Seguridad Ciudadana.

Aquella ley ya fue anulada parcialmente por el Constitucional al violar derechos fundamentales. Con la nueva ley, posiblemente acabe ocurriendo algo similar. Salvo que el propio constitucional acabe decidiendo que ya es hora de acabar con toda ilusión de falsa democracia en el estado, y haya llegado el momento de dejar a la vista de todo el mundo su carácter represor y totalitario al servicio de los privilegios de una élite dominante, sin ocultaciones ni medias tintas.

Veremos…

 Información relacionada:

“Tienen miedo de que estemos donde debemos estar”

Raúl Rejón 

Parece una ley con destinatarios concretos y conocidos. Lo que ha trascendido de la futura Ley de Seguridad Ciudadana incluye el castigo endurecido de nuevas y viejas formas de protesta multiplicadas por la facilidad de comunicación de la era digital. En la red social Twitter se ha ganado la etiqueta de #leyanti15m.

Porque hasta hace un año nadie sabía lo que era un escrache y ahora puede salir por 600.000 euros de multa. En la Plataforma Antidesahucios entienden que este movimiento del Gobierno por criminalizarlo “demuestra que tienen miedo de que estemos donde debemos estar“. Tras conocer los planes de endurecimiento del código, Andrea Quinatoa, miembro de la PAH desde 2008, asegura a eldiario.es que “la conciencia ciudadana no se va a parar por más leyes que nos pongan encima”. La PAH, dice, se siente “legitimada” aunque concluye que incluir los escraches dentro de la lista de actividades con fuerte represión legal no es más que un “reflejo del temor que el Estado está desarrollando contra la ciudadanía cuando ejerce su protesta“. Cuestionada por el futuro de sus reivindicaciones, asevera: “Si mañana hay que hacer un escrache, se hará. Estamos legitimados”.

El texto, que presumiblemente irá al Consejo de Ministros del viernes, apunta con precisión hacia dónde quiere golpear. Las famosas acciones de protesta ecologista verán recrudecido su castigo. La asociación Greenpeace se distingue por llamar la atención sobre la protección del medio ambiente: “Porque no se defiende sólo”, suelen argumentar. Sus escaladas de edificios, vuelos reivindicativos o travesías marítimas no gustan a los redactores de la ley. “Estamos espantados”, cuenta a este diario María José Caballero, jefa de campaña de Greenpeace. “Llevamos 40 años protestando y consiguiendo así victorias”, explica la activista, al tiempo que se lamenta: “Nos retrotrae a épocas oscuras, sin discrepancia”.

Este martes un grupo de miembros de la asociación se ha descolgado de la fachada del edificio de la petrolera Shell en Madrid para pedir la libertad de sus compañeros apresados en Rusia. “Ahora estamos preocupados porque no sabemos dentro de poco si en lugar de a San Petersburgo tendremos que ir a Soto del Real”, ironiza Caballero. “Nosotros estamos cada dos por tres frente a procesos judiciales. Unas veces ganamos, otras no, pero siempre aceptamos las sentencias y pagamos las multas que ya se nos están poniendo, que a veces son muy altas”. Con este panorama, si las cantidades se multiplican, analiza Caballero, “nos podrían incluso estrangular desde el punto de vista financiero”. A pesar del horizonte más oscuro, la Greenpeace clama: “Si hay que descolgarse, nos seguiremos descolgando”.

“Lo dañino no está en la calle”, responde Camila Monasterio, de la Plataforma No Somos Delito. Monasterio cree que esta norma “responde al espíritu de la reforma del código (penal) y va a criminalizar la protesta social”. Según su análisis, estas medidas se toman “porque se ha comprobado que (las protestas) funcionan. Porque se ha desarrollado un apoyo entre colectivos que lo ha vuelto más efectivo”. Y opina que la respuesta “es totalmente desproporcionada. El daño a la sociedad hay que buscarlo en otros sitios”.

Preguntada por un análisis técnico, la abogada Verónica del Carpio pone el acento en cómo ha surgido: “Con lo que sabemos, no se puede opinar. Es un globo sonda. No obstante, hay indicios de que se pretende poner trabas a la protesta social, sea 15M o no”. En este sentido, Esteban Beltrán, presidente de Amnistía Internacional España, asegura que, a pesar de haber solicitado formalmente el texto del anteproyecto no lo ha recibido. Con todo, Beltrán ha querido recordar que es importante el “derecho de manifestación espontánea para el que no sería obligatoria la autorización de una protesta pacífica”. En ese sentido se opone a la restricción de las concentraciones frente al Congreso: “Las únicas restricciones deben imponerse únicamente cuando exista un riesgo para la seguridad pública”.

Desde Jueces para la Democracia entienden que un movimiento así apunta a “disuadir, desde una perspectiva autoritaria, formas de protesta”. El derecho de manifestación existe en la Constitución sin requerimiento de autorización y, según estos jueces, “el código ya regula los desórdenes públicos” por lo que endurecer las limitaciones de este derecho -por ejemplo ante edificios públicos sin que se altere su funcionamiento- “puede ser de dudosa consitucionalidad”. Y añaden que tomar la vía administrativa, en la que el Ejecutivo es juez y parte al colocar las sanciones, elude “las garantías del proceso judicial” que no habían visto delitos en casos previos de concentraciones o escraches ya juzgados.

http://www.eldiario.es/sociedad/ley_seguridad_ciudadana-reacciones_0_198430382.html

El PP instaura con su ‘ley mordaza’ el “derecho administrativo del enemigo”

Juristas, policías y movimientos sociales se han posicionado contra la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, ya denominada como “ley mordaza”

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL

“Para el Gobierno del PP el ciudadano que protesta es el enemigo”, afirma Joaquim Bosch, portavoz de Jueces para la Democracia. Así lo ponía de manifiesto el propio Jefe Superior de la Policía valenciana, Antonio Moreno, cuando mandó cargar duramente contra “el enemigo”, que en ese momento para él eran los jóvenes que protestaban en defensa de la Educación Pública durante la llamada Primavera Valenciana. Según Bosch, con la nueva Ley de Seguridad Ciudadanaque se anunció este lunes y que el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz llevará al Congreso, el ejecutivo está recurriendo al derecho penal del enemigo, aquél que en pos de la seguridad castiga al autor por el hecho de ser peligroso, es el enemigo, el que está fuera de la ciudadanía que sí se rige por las normas ordinarias. Pero la mayoría de personas que protestan no cometen delitos penales, por eso, para ellos, “se impone ahora el derecho administrativo del enemigo”.

Los temores de muchos se han cumplido. Según establece el anteproyecto, los escraches de la PAH frente a las viviendas de representantes políticas, las concentraciones no comunicadas cerca de instituciones tales como el Congreso de los Diputados o la grabación y difusión de imágenes de agentes de las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones serán consideradas infracciones muy graves y, por tanto, podrán ser castigadas con una multa de entre 30.001 a 600.000 euros. Ya empezado a denominarse como “ley mordaza“. O #LeyAnti15M, como ha sido bautizada en Twitter por miles de usuarios.

No ha tardado en despertar un aluvión de reacciones en contra. Margarita Robles, magistrada del Tribunal Supremo y vocal del Consejo General del Poder Judicial, entiende que esta ley queda dentro de la línea de “restricción de derechos” que lleva siguiendo el Gobierno conservador desde que ganó las elecciones hace dos años, éste sería “sólo un eslabón más”. De este modo, entiende que “hay que ponerla en el mismo rango del nuevo código penal, rezuma una gran demagogia populista”. Añade que lo que está intentando el PP es “poner el foco en ese tema y obviar otras cuestiones como los recortes en Educación y Sanidad”.

Margarita Robles (TS): “Esta ley rezuma una gran demagogia populista”Bosch es más rotundo: “Con el pretexto de la seguridad, y según una perspectiva autoritaria, el Gobierno criminaliza determinadas formas de protesta social que los ciudadanos usan para expresar su malestar con los recortes sociales”. El portavoz de Jueces para la Democracia explica, en declaraciones a Público, que el PP estaría intentando castigar a los ciudadanos que protestan fuera de las leyes penales, pues los tribunales no son tan contundentes como le gustaría, y utilizar para ello las faltas administrativas.

Un ejemplo serían los escraches, que el presidente del Tribunal Supremo llegó a describir como “un ejemplo de la libertad de manifestación“. Así, “el Gobierno saca de un espacio donde hay tribunales independientes la valoración de estas conductas y las lleva al ámbito administrativo. Además, cuando el ciudadano quiera defenderse ahí deberá pagar unas tasas desorbitadas“, que muchos no podrán pagar.

También entiende que en las medidas sancionadoras “hay claros elementos de desproporción”. Aunque valora que, efectivamente, hay una obvia situación de conflictividad social en el país en estos momentos, en su opinión un gobierno democrático debería convencer con argumentos en vez de castigar a quienes protestan. Y para él el argumento de la seguridad es sólo un pretexto “para restringir derechos”, pues “en nuestro país no hay ningún problema de seguridad. Las encuestas revelan que a la gente le preocupa la situación económica, el paro, la corrupción, pero no la seguridad ciudadana”.

De hecho, la criminalidad no ha parado de bajar durante los últimos años. Los delitos y faltas registrados en España en 2012 se han reducido un 0,7% con respecto al año anterior, lo que mantiene el índice de criminalidad en nuestro país como uno de los más bajos de la Unión Europea, según cifras del propio Ministerio de Interior. En cuanto al aumento de la conflictividad social, sí ha habido un aumento cualitativo y cuantitativo de las protestas. Sin embargo, en otros países de Europa en situaciones similares a la nuestra, como Grecia o Italia, hay una mayor cultura de confrontación en las calles con las autoridades. Si de algo ha sido símbolo el 15-M en España ha sido precisamente de la protesta pacífica y la desobediencia civil.

Policías y activistas, también en contra

José María Benito, secretario de Comunicación del Sindicato Unficado de Policía (SUP), el mayoritario en el cuerpo, ha negado que esta legislación vaya a mejorar la protección a los policías, ya que las agresiones o amenazas a los agentes ya estaban penadas en el Código Penal y la Ley reguladora del derecho de reunión y manifestación, informa Europa Press. Así, ha recordado que el Código Penal contempla incluso penas de prisión para algunas de las conductas ahora incluidas en la Ley de Seguridad Ciudadana. A su juicio, “bajo la apariencia de proteger a los policías”, el Gobierno sólo quiere proteger a “la casta política” y evitar los escraches en sus domicilios o las manifestaciones frente al Congreso de los Diputados.

José María Benito (SUP): “El Gobierno sólo quiere proteger a la casta política”Los diferentes colectivos y organizaciones de la órbita del movimiento 15-M consideran que con la nueva ley orgánica el Gobierno “criminalizar cualquier acto de protesta”. “Es una vuelta de tuerca. Intentan amedrentarnos e imponer la ley del miedo. Es una salida autoritaria. El PP tiene un problema con la democracia y los Derechos Humanos y lo están acreditando en la legislación. Es una ley mordaza para callarnos la boca”, ha asegurado en declaraciones a Europa Press el asesor jurídico de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Rafa Mayoral. Según este letrado, se trata de “una ley escándalo para cualquier persona que se considere democrática”.

En este sentido, el miembro de Democracia Real Ya Kike Castelló ha denunciado que la norma “recuerda a las peores épocas de la represión franquista” así como que supone “un ataque directo” a los modus operandi y las nuevas formas de protesta puesta en práctica por los movimientos sociales surgidos a raíz del 15-M hace dos años y medio, como es, por ejemplo, el uso que hacen de las redes sociales o las protestas en torno al Congreso. “Se criminaliza no solo la protesta sino también la difusión. Podría atentar incluso contra el derecho de manifestación. Quieren cambiar las leyes para que cualquier cosas que no sea votar al PP sea radical y violento”, ha sentenciado Castelló.

En esta misma línea, la Comisión Legal de la Acampada Sol, cree que la futura ley es una “muestra evidente del aumento de las políticas represivas para la ciudadanía”, así como una norma “hecha a medida de las protestas que han surgido desde el 15-M”. Y añade: “Plantea todas las protestas como ilegítimas”.

También desde la arena política han llegado las críticas. En una referencia a la actual Ley de Seguridad, de 1992 y conocida como Ley CorcueraJoan Coscubiela y José Luis Centella, portavoces del grupo parlamentario de la Izquierda Plural, han bautizado al anteproyecto de Fernández Díaz como “ley de la patada en la boca a la democracia”. Para ellos, ésta es una “evidencia que confirma que el PP está a punto de empezar una ofensiva brutal contra los derechos civiles”. Y, en nombre de los socialistas, Soraya Rodríguez la ha tildado de “un proyecto de represión ciudadana”.

Lo que dicen las leyes

Constitución Española

Artículo 21

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

Artículo 104

1. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, bajo la dependencia del Gobierno, tendrán como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana.

2. Una ley orgánica determinará las funciones, principios básicos de actuación y estatutos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión

Preámbulo

La Constitución española de 1978 recoge, entre su diverso contenido, el reconocimiento y garantía de los derechos fundamentales y libertades públicas, como uno de los pilares básicos, en el que se asienta el Estado social y democrático de Derecho.

El derecho de reunión, manifestación primordial de los derechos fundamentales, como derecho público subjetivo.

Artículo 1

2. A los efectos de la presente Ley, se entiende por reunión la concurrencia concertada y temporal de más de 20 personas, con finalidad determinada.

Artículo 4

1. Las reuniones, sometidas a la presente Ley, sólo podrán ser promovidas y convocadas por personas que se hallen en el pleno ejercicio de sus derechos civiles.

2. Del buen orden de las reuniones y manifestaciones serán responsables sus organizadores, quienes deberán adoptar las medidas para el adecuado desarrollo de las mismas.

3. Los participantes en reuniones o manifestaciones, que causen un daño a terceros responderán directamente de él. Subsidiariamente, las personas naturales o jurídicas organizadoras o promotoras de reuniones o manifestaciones responderán de los daños que los participantes causen a terceros, sin perjuicio de que puedan repetir contra aquéllos, a menos que hayan puesto todos los medios razonables a su alcance para evitarlos.

Artículo 5

La autoridad gubernativa suspenderá y, en su caso, procederá a disolver las reuniones y manifestaciones en los siguientes supuestos:

a) Cuando se consideren ilícitas de conformidad con las leyes penales.

b) Cuando se produzcan alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes.

c) Cuando se hiciere uso de uniformes paramilitares por los asistentes.

Artículo 10

Si la autoridad gubernativa considerase que existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibir la reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario de la reunión o manifestación. La resolución deberá adoptarse en forma motivada y notificarse en el plazo máximo de setenta y dos horas desde la comunicación prevista en el artículo 8, de acuerdo con los requisitos establecidos en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

http://www.publico.es/483307/el-pp-instaura-con-su-ley-mordaza-el-derecho-administrativo-del-enemigo

Anuncios

Procés Constituent o Revolució Integral?

fuente

En castellano aqui.

INTRODUCCIÓ:
ELS REPTES DEL 15M DOS ANYS DESPRÉS

El 15 de maig del 2011, com si es tractés d’un ruixat de primavera, centenars de milers de persones ens vam precipitar als carrers i vam inundar les places d’arreu de l’Estat espanyol. El descrèdit d’allò que es fa passar per “política”, el rebuig a la depauperació econòmica i la indignació envers la injustícia social van esclatar clamorosament mentre la genuïna activitat política reconqueria espais públics habitualment consagrats a la circulació de mercaderies. Salvant les distàncies, per primer cop d’ençà del maig del 68, una protesta massiva desbordà espontàniament els confins de la reivindicació i esdevingué un procés de reflexió col·lectiva, una trobada popular repleta de vívida comunicació, un assaig d’autoorganització democràtica massiva. Enguany es compleixen dos anys d’aquella memorable primavera. Remembrant l’efemèride, s’escau preguntar-nos: què n’hem après d’aquella experiència?; quins reptes va plantejar i com els estem encarant?; quins progressos i regressions s’han desenvolupat des d’aleshores?

Un dels aspectes més transcendents del 15M és que, implícitament, va posar de relleu alguns reptes històrics de cardinal importància i de candent urgència. Així, si el 15M va ser una temptativa precària, momentània i improvisada per recuperar la política (en el sentit genuí del terme, a saber, la deliberació i decisió de la ciutadania sobre els assumptes de l’esfera pública), el repte que tenim per davant consisteix en assolir una recuperació plena, permanent i institucionalitzada de la mateixa; si el 15M va ser una celebració efímera de l’esperit de comunitat, el repte del segle XXI consisteix en convertir la societat en una extensa comunitat de comunitats; si el 15M va girar entorn a les assemblees populars, el repte fonamental no és altre que aconseguir que aquestes siguin sobiranes. Aquella multitudinària mobilització va esclatar perquè estem patint intensivament i extensiva les conseqüències d’una profunda crisi multidimensional (econòmica, ecològica, social, ideològica i política) originada per les dinàmiques de concentració de poder i de creixement econòmic continuat inherents a les principals institucions del sistema actual: l’economia de mercat capitalista i l’Estat “democràtic representatiu; el gran repte consisteix, així doncs, en eradicar aquestes dinàmiques i substituir tals institucions, endegant un moviment alliberador massiu que doni llum a un nou sistema d’organització social basat en l’autonomia, la comunitat i la reintegració amb la natura (1).

Si bé l’efervescència multitudinària d’aquella primavera s’ha dissipat, moltes iniciatives de transformació social positiva han nascut o han agafat embranzida des d’aleshores i, d’aquesta manera, podem constatar i celebrar que en els darrers dos anys s’han dut a terme certs progressos qualitatius en el sentit d’assolir els reptes històrics abans esmentats. Entre aquests progressos hi podem comptar el desenvolupament de diversos projectes relacionats de forma implícita o explícita amb el concepte de “Revolució Integral, sobre el qual tindrem ocasió de reflexionar en la segona part d’aquest article. Tanmateix, malauradament, també s’estan desenvolupant algunes iniciatives que podem considerar regressives ja que no han encaixat les aportacions més innovadores i positives que va brindar el 15M. Així, per exemple, malgrat que aquella mobilització va posar de relleu que la “política” parlamentària suscita una àmplia desafecció i una justificada aversió, malgrat que milers de persones vam proclamar als quatre vents que “Ningú no ens representa”, recentment ha aparegut a Catalunya una proposta encaminada a canalitzar els anhels de canvi social cap a la fressada senda de la “democràcia representativa”. Ens estem referint, naturalment, al “Procés Constituent”.
PRIMERA PART:
PROCÉS CONSTITUENT

El Procés Constituent ha estat presentat per Arcadi Oliveres i Teresa Forcades com una proposta per “articular una candidatura al més àmplia possible per a les properes eleccions al Parlament de Catalunya amb l’objectiu de defensar la convocatòria d’una Assemblea Constituent per definir quin nou model d’estat i d’ordenació sòcioeconòmica volem”. Queda clar, per tant, que els seus promotors pretenen focalitzar l’atenció de la ciutadania envers els mecanismes i els agents de la “política” parlamentària amb l’objectiu últim de constituir un Estat català d’esquerres. El manifest inicial glossa deu reformes que pretesament es duran a terme gràcies a la conquesta electoral dels poders de la Generalitat de Catalunya i, més endavant, gràcies a la constitució del nou Estat Català.


Reflotar la socialdemocràcia?
La principal creença implícita en la iniciativa del Procés Constituent és que els mecanismes de lademocràcia representativasón un mitjà plausible per efectuar canvis socials positius i que senzillament aquells mecanismes s’han de complementar amb la mobilització i l’autoorganització de la ciutadania. Així doncs, malgrat la gran quantitat de falses promeses i de papers mullats que l’estratègia socialdemòcrata arrossega a les seves esquenes, els promotors del Procés Constituent intenten reflotar-la suggerint que aquest cop sí, que aquests partits sí que aplicaran les reformes que preconitzen.
Definim la socialdemocràcia com aquella tendència política que advoca per conquerir electoralment les institucions de l’Estat i des d’allà propulsar una sèrie de reformes que ens conduirien cap a una societat més lliure, justa i igualitària. Aquesta estratègia va fracassar al llarg de la passada centúria: si primer els partits socialdemòcrates perseguien reformes parcials del sistema com a passos graduals cap al socialisme, es van conformar després amb promoure el “benestar” i la plena ocupació dins del capitalisme i finalment, en les darreres dècades del segle XX, van acceptar la reducció gradual del primer i el fracàs total de la segona, convertint-se en part constitutiva de l’anomenat “consens neoliberal”. Però, què va provocar aquesta degradació històrica de la socialdemocràcia?
Aquells que, en la línia del Procés Constituent, pretenen reflotar la socialdemocràcia, de forma implícita o explícita consideren que la degradació històrica d’aquesta tendència es deu exclusivament al fet que les persones que representaven posicions d’esquerres en els òrgans de govern van abdicar els seus principis i van claudicar davant dels interessos i pressions de les elits dominants. Tanmateix, una anàlisi més profunda i global posa de manifest que aquesta claudicació va ser una conseqüència i no una causa de la degradació de la socialdemocràcia. La veritable causa rau en la pròpia idiosincràsia de l’estratègia socialdemòcrata, concretament en la seva connivència amb les estructures estatals i mercantils, les quals, implacablement, compel·leixen als professionals de la “política” per a que s’emmotllin a les dinàmiques oligàrquiques i als imperatius estructurals del sistema. Vegem-ho en més detall.
Per bé que la socialdemocràcia va aconseguir implementar la seva agenda en molts països durant l’“època daurada” del capitalisme (1945-1973), tals programes han esdevingut disfuncionals a mesura que ens hem endinsat en allò que podem anomenar l’“època crepuscular” de l’esmentat sistema (1973-2008). En aquest període, la internacionalització de l’economia s’ha multiplicat veloçment i el creixement econòmic s’ha convertit en una fita cada cop més difícil d’assolir a través de l’economia productiva, motiu pel qual grans sumes de capital s’han transvasat cap a l’economia financera i especulativa. Dit d’altra manera, els imperatius estructurals de l’economia de mercat capitalista (creixement, internacionalització, mercantilització i acumulació) han redoblat la seva pressió sobre el conjunt de la societat en les darreres dècades. És per això que les mesures socialdemòcrates han esdevingut cada cop més utòpiques en el sentit negatiu de la paraula: s’han convertit en incompatibles amb les necessitats del sistema que pretenen corregir i arreglar un sistema que es troba constret per creixents dificultats i esperonat per una desapiadada competència internacional. En aquest escenari, els professionals de la “política” de signe socialdemòcrata, en la mesura que han volgut mantenir la seva feina dins el partit i/o dins l’aparell estatal, han anat abandonant progressivament les idees socialdemòcrates per adaptar el seu programa polític a les exigències del sistema en el qual havien decidit participar (2).
La crisi sistèmica del darrer lustre, lluny de modificar aquesta situació, l’està refermant. Des del 2008 el capitalisme global ha entrat en el que podem anomenar la seva “època terminal”, un període històric marcat pel declivi econòmic provocat per l’esgotament dels recursos naturals. Per primer cop a la història la realitat ha corroborat allò que moltes persones havien pronosticat i advertit des de fa algunes dècades: a saber, que el creixement econòmic continuat a nivell global és impossible en un planeta amb recursos finits (3). S’han assolit definitivament els límits del creixement econòmic i això està provocant l’agonia del capitalisme ja que aquest és un sistema econòmic addicte al creixement. Aquesta agonia perdurarà almenys durant tot el segle XXI i farà que les mesures socialdemòcrates siguin, si això és possible, encara més utòpiques que en les dècades precedents.
L’Estat és part del problema, no de la solució
Les mesures que preconitza el Procés Constituent no només són un brindis al sol com hem vist en l’apartat anterior, sinó que, com argumentarem en aquest apartat, també resulten engalipadores ja que velen les veritables causes dels grans problemes contemporanis i fomenten la confusió sobre les seves potencials solucions. Resulta rellevant, en aquest sentit, el fet que es propugni la creació d’un nou Estat, donant a entendre que aquesta és una institució neutral que pot ser dissenyada, gestionada i dirigida per forces polítiques bones o dolentes i que, per tant, resulta desitjable esmerçar-se en instaurar un bon model d’Estat que sigui menat per persones honestes i responsables. En aquest context, pot resultar fructuós posar en clar la idiosincràsia de l’ens estatal i la seva història.
Com és sabut, l’Estat modern es va gestar durant el segles XV-XVII i es va imposar com a institució política fonamental arreu del món en les revolucions liberals dels segles XVIII i XIX. Des d’aleshores ha adoptat, segons les circumstàncies, formes parlamentàries o dictatorials, governs d’esquerres o de dretes, però la seva essència ha estat sempre la mateixa: una estructura marcadament jeràrquica i burocràtica, separada de la ciutadania i per damunt d’aquesta; un aparell de dominació i de coerció professional que es va instaurar soscavant i desmantellant les institucions realment democràtiques de la societat popular tradicional, com ara el Consell Obert i el Comunal a la Península Ibèrica (4).
L’Estat és un agent causal de primera importància en la crisi generalitzada d’avui en dia; la seva essència és destructiva, violenta i capciosa, tal com va posar de manifest el mateix Maquiavel. No hi ha un sol Estat al món que no estigui tacat de sang, farcit d’injustícia, erigit en base a l’engany i a l’explotació dels éssers humans i de la natura (5). Tanmateix, bona part dels defensors de l’Estat modern es dediquen a emmascarar i encobrir la seva perversa naturalesa; quantioses partides dels “fons públics” són atorgades a iniciatives “positives” que operen en explícita connivència amb l’Estat o que directament l’enalteixen com a possible solució dels problemes que ha contribuït a generar. Aquest és el cas de moltes ONGs així com d’entitats ecologistes i feministes que en les seves reivindicacions apel·len a la intervenció “protectora i benefactora” de l’Estat, sense tenir en compte que l’apel·lació al poder de l’Estat invariablement legitima i enforteix a l’Estat, amb el resultat que, en efecte, disminueix el poder del poble. El poder no permet cap buit en la vida pública. Tot el poder que l’Estat guanya sempre ho fa a expenses del poder popular. Al seu torn, tot el poder que el poble adquireix, sempre ho fa a expenses de l’Estat. Legitimar el poder de l’Estat és, per tant, deslegitimar el poder popular (6).
El Procés Constituent també contribueix a legitimar el poder de l’Estat ja que advoca inequívocament per a la creació d’un nou ens estatal. Es pretén que el poble de Catalunya, que compta amb una rellevant i encomiable tradició antiestatista, se senti partícip del procés de constitució d’un nou Estat i, d’aquesta maneta, se senti psicològicament més proper a aquesta nefasta institució, disminuint així la seva proclivitat a impugnar-la. Les “assemblees” que es pretenen realitzar per “definir la nova constitucióserveixen objectivament per imbuir la mentalitat estatista i reformista a la ciutadania de Catalunya. És per això que aquesta proposta i altres de similars reben el favor dels mitjans de difusió pro-sistèmics i el beneplàcit tàcit de les elits dominants: obnubilen la consciència de la ciutadania sobre les arrels estatals dels problemes socials fonamentals i canalitzen alguns dels anhels de canvi i algunes de les energies de lluita cap a uns plantejaments simplistes, superficials i fàcilment manipulables des de la cúspide de la piràmide social.
La “República catalana” propugnada pel Procés Constituent, en essència, seria només una nova expressió de la mateixa font de problemes: la dominació política en forma d’Estat “democràtic representatiu”. Si volem sortir realment de l’espiral de misèria en què es troba el món contemporani és menester que comencem a impugnar efectivament aquella dominació a través d’una política realment democràtica realitzada en el marc d’Assemblees Populars, en franca oposició a l’espectacle oligàrquic del Parlament, i sense pretendre participar en les seves estructures. Com veurem a continuació, sortosament, avui en dia comptem amb algunes propostes generals i algunes iniciatives concretes que apunten en aquest sentit.
SEGONA PART:
REVOLUCIÓ INTEGRAL
La “revolució” s’està posant de moda avui en dia de forma paral·lela a l’auge de la “crisi”: cada cop més persones pensen o intueixen que la primera és la única solució plausible de la segona. Ja en algunes manifestacions del 15M es va corejar una consigna plena de sentit: el problema és el sistema, la solució és la revolució. Tanmateix, algunes tendències polítiques i marques comercials estan emprant la noció i el vocable “revolució” d’una forma tergiversada, trivial i abusiva (7). Es fa necessari, per tant, aclarir en primer lloc el significat que li conferim a aquest terme.
En rigor, una revolució és una transformació profunda i generalitzada de la forma de vida, un canvi qualitatiu, substantiu i de gran abast en les estructures i valors que defineixen una societat. Així, si la matriu dels múltiples problemes del nostre temps és un sistema d’organització social oligàrquic, capciós, perniciós i malaltís, la revolució positiva que necessitem consisteix a eradicar els fonaments estatals i mercantils d’aquest sistema i reemplaçar-lo per noves estructures d’organització social. En altres paraules, si l’heteronomia, la separació, la competència, l’odi, la falsedat, el vici, la malaltia i la violència són inherents a les institucions i els valors que regeixen les societats contemporànies, la revolució consisteix en donar llum a una nova civilització en la qual l’autonomia, la comunió, la cooperació, l’amor, la veritat, la virtut, la salut i la pau siguin els eixos que vertebrin les societats i personalitats.
Per tal que aquesta Revolució tingui perspectives d’èxit, és menester que la majoria de la població esdevingui revolucionària, que posseeixi amplitud de mires i profunditat reflexiva, que prengui en consideració totes les grans qüestions del nostre temps, que aprofiti les lliçons que ens proporciona l’experiència, que desenvolupi la creativitat política i la vivesa intel·lectual. La gran transformació revolucionària que reclama el segle XXI passa per una síntesi i una superació de mètodes, perspectives i estratègies que hem esbossat i practicat en els darrers segles per tal d’escometre aquesta mutació societària i vital.
En aquest sentit, en els darrers anys s’han fet alguns avenços significatius en la promoció d’una nova consciència revolucionària potencialment capaç d’aplegar diversos sectors socials, projectes alternatius i lluites emancipadores sota un denominador comú: la Revolució Integral. Aquest concepte, encunyat pel pensador i historiador Félix Rodrigo Mora i utilitzat per projectes com ara la publicació Rebel·leu-vos o el centre Àurea Social, ha estat promogut recentment a través de “Integra Revolucio”, una crida encaminada a la constitució d’un Bloc Internacional per a la Revolució Integral, un espai polític i ideològic de confluència a partir d’unes bases comunes (8). A continuació reflexionarem sobre els tres trets cardinals que, al nostre entendre i atenent a l’esmentada Crida, podem atribuir al concepte de Revolució Integral.
Revolució virtuosa
La Revolució Integral ha estat definida com una “transformació radical de les estructures i dels valors que fonamenten una societat, una transformació que comprèn tots els elements que pot tenir per ser completa” (Integra Revolucio). No estem parlant, així doncs, d’una mutació merament política, ni tan sols en el sentit més profund i ampli del terme, sinó d’una transformació també psíquica i espiritual. En aquest sentit, la proposta de Revolució Integral suggereix una superació del fals dilema entre canvi social o canvi personal, ja que “la revolució interior, personal, ha d’avançar en paral·lel i al mateix ritme que la revolució exterior, social. La suma d’una i l’altra donen la Revolució Integral” (Félix Rodrigo Mora). Canviar-nos positivament a nosaltres mateixos ens condueix a voler canviar positivament la societat i, viceversa, la lluita per canviar radicalment la societat ens condueix a la ineludible necessitat i a l’ardent desig de transformar-nos a nosaltres mateixos, ja que aquella ha imprès en la nostra personalitat les seves indesitjables senyes.
La principal força motriu de la Revolució Integral no seran els interessos particulars, immediats i materials de les persones, sinó més aviat la qualitat moral i la riquesa interior d’aquestes. Tal revolució no serà fruit de les “lleis de la història” ni dels “interessos del proletariat”: si bé les circumstàncies històriques objectives poden condicionar el procés revolucionari, si bé els interessos de les classes oprimides naturalment poden estimular-lo, la força motriu i el factor decisiu serà la virtut de les persones, ja que, en definitiva només de la vivesa intel·lectual, de la valentia, de la fortalesa, de l’entrega desinteressada, de la capacitat per conviure, de la modèstia, de la frugalitat, de la solidesa de la voluntat, de la generositat, de la cortesia i de moltes altres virtuts, emergeix, al mateix temps, la comprensió profunda i àmplia de la realitat i la capacitat per dur a terme la seva transformació revolucionària. En aquest sentit, algunes persones estem començant a recuperar i reutilitzar un terme ètic de cardinal importància: la virtut, és a dir, la qualitat moral dels subjectes o, en altres paraules, la capacitat de ser feliços obrant degudament. Podem dir, així doncs, que la Revolució Integral que concebem és una revolució virtuosa.
Revolució democràtica
L’anàlisi radical de les crisis econòmica, política, social, cultural i ecològica revela que totes elles comparteixen una mateixa matriu, un rerefons comú: la concentració de poder que es reprodueix i s’acreix a través de les dinàmiques motrius del sistema estatal-mercantil i dels seus valors corresponents. Així, el fet que les crisis d’avui en dia, en conjunt, revesteixin una magnitud i una profunditat sense precedents s’explica lògicament pel fet que estem regits pel sistema oligàrquic més colossal, sofisticat i complex de la història.
Però si la concentració de poder (oligarquia) és la base del problema, naturalment, la redistribució equitativa del poder (democràcia) és la base de la solució; si el binomi dominació-subjugació ens imbueix la insània, el binomi alliberament-solidaritat és la fórmula de la guarició. L’única superació plausible dels grans problemes del nostre temps involucra un procés d’alliberament simultani de tots els àmbits de la societat (econòmic, polític, social, cultural i ecològic) a través de la construcció de noves estructures democràtiques i de la creació paral·lela d’una nova cultura basada en els principis de comunitat, autonomia i reintegració amb la natura.
Naturalment, en parlar de democràcia ens referim a un règim antitètic a l’Estat i al capitalisme, els quals, per molt que es disfressin de “democràtics”, constitueixen formes d’oligarquia política i econòmica respectivament. Recuperant el significat original del terme, concebem la democràcia com l’exercici directe de la sobirania per part del poble, a través d’Assemblees, les institucions fonamentals basades en la llibertat d’expressió, la fraternitat convivencial i la igualtat de poder. L’assemblea, com a forma de prendre decisions amb igualtat de veu i de vot, és la forma legítima d’organització de qualsevol comunitat, poble o col·lectiu, ja que és una condició necessària per a la llibertat (Integra Revolucio). Per això el nou sistema d’organització social que estem esbossant en fets i paraules pivota entorn d’una xarxa d’Assemblees i Confederacions d’Assemblees. Podem afirmar, així doncs, que la Revolució Integral apunta vers un sistema de Democràcia Integral o, el que és el mateix, un règim d’autogestió omnímode.
Un dels postulats d’aquest procés revolucionari és que “cal que els mitjans per realitzar aquesta transformació estiguin en concordança amb els fins que anhelem.” (Crida Integra Revolució). Es tracta, així doncs, d’impugnar les estructures del sistema de dominació establert (diners oficials, empreses capitalistes, administració estatal, etc.) i utilitzar-les només en la mesura que sigui necessari per tal de substituir-les per noves estructures autònomes, comunitàries i ecològiques. Particularment, cal tenir present que la Revolució Integral no es pot fer en connivència amb l’Estat, sinó només en contra del mateix, cosa que diferencia els plantejaments revolucionaris integrals dels “Processos Constituents” i dels partits d’esquerres que s’autoproclamen anticapitalistes però no impugnen la idiosincràsia oligàrquica del complement funcional del capitalisme, és a dir, l’Estat modern.
Revolució progressiva
Les principals corrents revolucionàries dels darrers segles (llibertaris, marxistes, situacionistes, etc.) han considerat que el canvi sistèmic desitjat passava necessàriament per un abrupte aixecament popular. Així, la noció de revolució social ha estat en general fortament connectada amb una estratègia eminentment insurreccional. Aquesta associació ha sigut una de les múltiples concauses que han portat al fracàs de les temptatives revolucionàries d’antany: no és realista pretendre canviar radicalment l’estructura i els valors de la societat a través d’un fulminant combat directe contra el sistema establert. Un canvi tan transcendent i profund requereix d’un enorme esforç col·lectiu que només pot florir a través d’un moviment de la població del món que vagi creixent progressivament durant tot un període històric. Per tant, per molt que anhelem vivament i que necessitem urgentment un canvi sistèmic complet, no seria convenient pretendre córrer més del compte i afanyar-nos a realitzar-lo immediatament, abruptament, impulsivament, ja que això podria resultar no només infructuós sinó fins i tot contraproduent.
La impugnació de l’antic sistema i la construcció del nou han de desplegar-se de forma gradual per transformar fermament les condicions institucionals i de consciència. Però el fet que concebem una revolució progressiva no significa que caiguem en el reformisme: les nostres lluites no impugnen el “mal funcionament” del sistema establert sinó la seva pròpia essència i les nostres pràctiques constructives no pretenen complementar-lo sinó substituir-lo. Per descomptat, el caràcter progressiu de la Revolució Integral tampoc ens ha de portar a encantar-nos: la quantitat de feina que tenim per davant és ingent i els temps que corren són crucials, de manera que hem d’aprofitar al màxim les nostres energies tot optimitzant les nostres estratègies. Finalment, cal tenir present que no seria bo excloure l’ímpetu insurreccional de la nostra estratègia: es tracta d’incorporar les accions insurreccionals d’una forma progressiva i assenyada, no abrupta i compulsiva.
Considerant que el procés de Revolució Integral durarà indubtablement més d’un segle, sembla apropiat dissenyar una estratègia general temporitzada en termes de dècades. Cada dècada hauria de tenir uns objectius clars i precisos. D’aquesta manera podríem visualitzar, en termes generals i sense excloure la improvisació, una concatenació de passos compassats i articulats arreu del món per tal que la nostra revolució sigui realment sòlida, consistent, assenyada, coherent i positiva. Però, quins poden ser els primers passos d’aquest procés?
Consciència, organització i acció
Moltes persones que participem en projectes de transformació social positiva ens estem adonant que el temps de la dissociació ha quedat enrere. Si durant anys ens hem focalitzat en preparar els diferents aspectes d’una gran tasca històrica, ara ha arribat el moment de complementar-nos mútuament per escometre-la conjuntament. El concepte de Revolució Integral pot esdevenir el nostre gresol, és a dir, el marc comú on confluïm, ens fusionem, ens aglutinem i renaixem. Però, com podem forjar aquest gresol? Com aconseguir que la Revolució Integral passi de l’actual estadi latent a un estadi incipient?
Probablement, la fita més important de l’hora present consisteix a dotar-nos de la solidesa ideològica i de la coherència estratègica necessàries per canviar el món de base. Hem d’escometre una gegantina labor d’innovació en el terreny de les idees i un incessant treball de desenvolupament moral i espiritual. Pensar, aprendre, dialogar i millorar són, així doncs, vectors imprescindibles per cultivar la Revolució Integral avui en dia. Formular i compartir una nova cosmovisió en sintonia amb els postulats de la Revolució Integral i un programa concret d’actuació per a les pròximes dècades, són tasques crucials del moment. Per fer-ho, necessitem organitzar-nos en una xarxa de Grups de Reflexió i Grups d’Acció arreu del territori.
Si diem que el procés de Revolució Integral es troba en un estadi latent és perquè encara no ha emergit un moviment pròpiament dit, però sí que existeixen molts substrats i diversos rudiments que apunten en aquest sentit. A les nostres terres comptem, per exemple, amb les contribucions de Félix Rodrigo Mora com a inspiració intel·lectual, amb les estructures de les Cooperatives Integrals com a base socioeconòmica i amb l’experiència del Grup d’Acció de Democràcia Inclusiva de Catalunya com a intervenció política. Aquests tres exemples conflueixen inequívocament en la línia de la Revolució Integral, un procés de transformació social mundial i històrica que, tanmateix, s’ha de nodrir de moltes altres aportacions (9).
CONCLUSIÓ:
En aquest article hem presentat, analitzat i sospesat dues propostes de transformació social que estan agafant forma avui en dia, dos anys després del 15M: la Revolució Integral i el Procés Constituent. Hem considerat que la primera representa un progrés respecte d’aquella mobilització, ja que proporciona una forma de confluència, d’expressió i de desenvolupament a les tendències més lúcides i innovadores de la mateixa. Considerem que la segona, en canvi, suposa una regressió, ja que constitueix una reiteració i amplificació de concepcions polítiques caduques i equivocades; concepcions que en el 15M, en bona mesura, van ser ignorades o, fins i tot, impugnades.
Ambdues propostes apunten a aplegar amplis sectors de la ciutadania políticament activa sota un estendard comú i uns objectius compartits. El Procés Constituent està avançant molt ràpid quantitativament, però com hem vist, compta amb uns postulats qualitativament deficients, mentre que la Revolució Integral està avançant lentament en termes quantitatius, però qualitativament se situa molt per davant del Procés Constituent. El Procés Constituent promet un seguit de solucions simples, fàcils i còmodes que són susceptibles de ser ràpidament recolzades per moltes persones, però no per això deixen de ser falses solucions. La proposta de Revolució Integral no enganya a ningú i afirma que els canvis realment valuosos, els canvis que estan a l’alçada de les circumstàncies, no provindran de cap Parlament, sinó només de l’esforç, la lucidesa, el valor i la tenacitat de cada un de nosaltres.
Blai Dalmau Solé
Membre del Grup de Reflexió per a l’Autonomia
Juny de 2013

NOTES

1- Per a un anàlisi general de la mobilització del 15M i dels reptes històrics que aquella va plantejar implícitament, vegeu: “Balanç del 15M amb mires a l’emancipació” (Blai Dalmau Solé, 2011). Per a una anàlisi més detallada, vegeu: “Pensar el 15M” i “Pensando el 15M, un año después” (Félix Rodrigo Mora, 2011 i 2012 respectivament).
2- Un exemple recent i fulgurant de la degradació de la socialdemocràcia és el fiasco de l’anomenada “revolució islandesa”. Després de fer volar coloms sobre els processos polítics d’aquella illa, ara molts socialdemòcrates guarden silenci al respecte, però exepcionalment alguns han reconegut que, una vegada més, la socialdemocràcia en el parlament ha traït al poble: “El que va succeir va ser un indicador més del desfasament entre els moviments socials que van tenir un enorme impacte en allò ocorregut en el període 2008-2009 i els partits polítics amb representació parlamentaria, incloent els d’esquerra, que van intentar canalitzar tals moviments. Aquest desfasament i distància explica que, un cop escollits, els partits governants d’esquerra (el Partit Socialdemòcrata i el Partit Verd), encara que fossin sensibles a algunes de les demandes dels moviments socials i de l’enorme moviment popular, van seguir polítiques diferents, i fins i tot oposades, a les que aquestes mobilitzacions havien exigit,  i van crear una gran frustració i decepció […]”  (¿Què paso en Islàndia?; Vicens Navarro; 2013). Per a un anàlisi global i detallada de les causes de la degradació històrica de la socialdemocràcia, vegeu el capítol 6 de “Crisi Multidimensional i Democràcia Inclusiva” (Takis Fotopoulos, 2007).
3- Sobre la fi del creixement econòmic, les causes profundes de la crisi sistèmica iniciada l’any 2008 i el seu presumible agreujament durant el segle XXI, vegeu: “Comentaris sobre el declivi energètic mundial i el “període especial” cubà” (Blai Dalmau Solé, 2013) i “La quiebra del capitalismo global: 2000-2030” (Ramón Fernández Durán, 2010)
4- Sobre les costums fraternals, les institucions democràtiques i el teixit comunitari del món rural popular tradicional, vegeu els capítols 3, 6 i 7 de “Naturaleza, Ruralidad y Civilización” (Félix Rodrigo Mora, 2008). Sobre com la instauració de l’Estat modern a la Península Ibérica va imposar-se violentament a despit de la voluntat popular i en contra de les institucions del Consell Obert i el Comunal, vegeu el Capítol 1 de “La democràcia y el triunfo del Estado” (Félix Rodrigo Mora, 2010) així com l’article “Los inicios del vigente orden de dictadura política: La revolución liberal espanyola, 1812-1874” dins de “Seis Estudios” (Félix Rodrigo Mora; 2010) i també en format audio produit per l’Euip Mizar.
5- “Rehacer la Sociedad: senderos hacia un futuro verde” (Murray Bookchin; 1990)
6- Fins i tot quan els Estats adopten una fraseologia “revolucionària”, com és el cas de l’Estat veneçolà en els darrers anys, la seva complicitat amb les elits dominants transnacionals i la seva connivència amb la ideologia del creixement econòmic i de la dominació política resulten patents a les mirades atentes i posen de manifest quina és la seva veritable naturalesa. Tanmateix, segons sembla, la hipocresia i la impostura d’aquesta “revolució bolivariana” no impedeix a Teresa Forcades ressenyar l’Estat veneçolà com a un referent per a la seva imaginada República Catalana. Per indagar en els simulacres, les incongruències i les misèries que constitueixen  la major part del règim chavista, consulteu l’esclaridor llibre “Venezuela: la Revolución como espectáculo. Una crítica anarquista al gobierno bolivariano” (Rafael Uzcátegui, 2010).
7- Es poden trobar alguns exemples de la trivialització del vocable “Revolució” en mans de la publicitat en l’article “Revolución como objeto de consumo” (Antonio Caro, Diagonal 12/06/13). Teresa Forcades se suma al carro de la publicitat en abusar, banalitzar i tergiversar aquell vocable tot caracteritzant com a “revolució pacífica” la proposta reformista del Procés Constituent. Igualment, els grans mitjans de difusió van qualificar de “revolucions” les mobilitzacions del nord d’Àfrica durant el periode 2010-2013, les quals no van donar lloc a cap canvi social estructural. Aquests casos són il·lustratius de com els agents i les institucions del sistema estatal-capitalista juguen en el sentit de redefinir, tergiversar i banalitzar el significat d’aquells vocables que poden ser emprats en la seva contra.
8-Integra Revolució” és una crida a constituir una espai ideològic i polític comú a nivell internacional que va ser llançada al març del 2013 per un grup d’activistes de Catalunya. Actualment s’estan constituint diversos “nodes locals” arreu del món, particularment a la Península Ibèrica, i alguns col·lectius preexistents estan manifestant la seva afinitat amb aquesta crida.
9- Sobre l’estratègia general i les propostes concretes que poden conformar el procés de Revolució Integral, ens remetem als tres exemples mencionats: 1) Les Cooperatives Integrals com a forma de promoure la construcció i la interrelació de projectes autogestionaris i el floriment de formes de vida alternativa a l’hegemònica; 2) Les aportacions reflexives de Félix Rodrigo Mora com a renovació ideològica, com a anàlisi profund i global de la societat contemporània i com a revelació de la història comunal i autònoma dels pobles de la península ibèrica; 3) La Intervenció política del Grup d’Acció de Democràcia Inclusiva de Catalunya, realitzada a través de grups d’estudi i de reflexió, conferències, trobades, publicacions i comunicats, com a primers passos per promoure una consciència democràtica integral i radical i d’aquesta manera catalitzar un nou moviment alliberador.
Adreces cibernètiques inserides en les Notes:

El gran momento de la reaparición de la democracia republicana

ENTREVISTA | LOS FILÓSOFOS MICHAEL HARDT Y TONI NEGRI EVALÚAN LAS RESISTENCIAS AL PROYECTO LIBERAL DE LA UNIÓN EUROPEA

“El 15M es el gran momento de la reaparición de la democracia republicana”

Invitados por la Universidad Nómada, Negri y Hardt estuvieron en Madrid para presentar su libro en común e informarse sobre el movimiento 15M.
Blanca Beatriz y Lola Matamala* / Madrid
Martes 1ro de noviembre de 2011.  Número 160
JPG - 62.7 KB
Foto: Olmo Calvo
ESPACIOS DE LO COMÚN. Negri y Hardt dialogaron con participantes del 15M en Madrid.

Toni Negri y Michael Hardt visitaron Madrid los días 6 y 7 de octubre para presentar su último libro, Commonwealth. Aprovecharon también para reunirse en el Centro Social Tabacalera con participantes del 15M y conocer a este movimiento.

DIAGONAL: En Commonwealth se refieren al concepto de gestión de lo común. ¿Cómo es posible llevarlo a la práctica?

MICHAEL HARDT: El agua es un buen ejemplo porque es un bien común, pero no se hace común de inmediato. Para hacerlo , hay que hacer algo. No es sólo construir una infraestructura física de distribución sino también un dispositivo político e intelectual para hacer de todos ese bien natural.

La Educación es otro ejemplo. Tenemos escuelas y universidades públicas que pertenecen al Estado y otras que son privadas. ¿Qué sería una educación común? Hay que inventarlo, crearlo. Hay proyectos para hacer común la educación, con autogestión, autoeducación. La Universidad Nómada es un ejemplo de un proyecto de autogestion de lo común que es la educación, el saber.

TONI NEGRI: Aunque también hay males comunes como la moneda. Es difícil imaginar un mundo en el que no existan medios de intercambio. Es sin duda algo que es común y puede ser apropiada: tiene dentro de sí los mecanismos mismos de apropiación. Pero son reapropiados o se ven reapropiados de manera fraudulenta por quienes emiten estos medios. De este modo se tornan métodos de endeudamiento para la construcción de la explotación. ¿Cómo reconquistar lo común en este terreno? Habría que reducir los procesos bancarios y financieros a una dimensión de puro control del intercambio, por ejemplo.

D.: Explican que las asambleas constituyentes deben servir para modificar las constituciones actuales por su falta de representatividad. En ese sentido, ¿siguen defendiendo la Constitución europea?

M.H.: La única parte positiva de la Constitución europea es que crea un espacio de lucha porque se definen las propuestas que hay que defender. Sirve para fijar el debate.

T.N.: Es difícil considerar como tal a la Constitución europea ya que es un acuerdo internacional que se verificó entre un cierto número de Estados europeos. Tiene la estructura de un acuerdo, no de una constitución, y en esamedida tiene todos los defectos de las constituciones sin tener ninguna de sus ventajas.

Ésta es una constitución fuertemente condicionada por las necesidades de acuerdos financieros para la construcción y cobertura de la banca europea, no tiene en cuenta la necesidades de la ciudadanía europea. Un ejemplo es la cuestión de la emigración, que se desarrolla sobre un acuerdo policial bastante reaccionario.

El único elemento positivo es el hecho de haber vuelto a dirigir la atención política hacia una nueva entidad, un nuevo espacio, que es adecuado, desde el punto de vista de los movimientos, a una reorganización plural en el ámbito global. Es probablemente el terreno en el que habrá que localizar en la próxima fase de este medir el desarrollo de las libertades en este mismo siglo. Es imposible pensarlo a nivel español, italiano, francés: será preciso pensarlo en el ámbito de la Unión Europea. Es importante porque vincula un espacio a una propuesta política, la cualifica diferencialmente y la determina, la hace concreta. Es evidente que los niveles nacionales, por lo menos en Europa, se han visto superados. Hay una cultura crítica europea que es un hecho común y que hay que asumir como tal.

D.: Sobre el Movimiento 15M ¿cuál creen que es el detonante para que haya surgido en estemomento?

T.N.: El 15M aparece en una fecha electoral determinada y tras una traición por parte de Zapatero. Él llegó al Gobierno a partir de un movimiento social que partió precisamente de ahí. Esa traición se la hace pagar el 15M. También creo que la historia de la República está detrás. Es el gran momento de la reaparición de la democracia republicana porque en España no ha habido una verdadera transición. De hecho, hay elementos republicanos dentro del 15M que son innegables. Por otro lado, en España la crisis ha sido particularmente fuerte. Es la crisis económica general y el no querer pagar sus deudas. En la construcción de lo común es cómo se les hace pagar.

En este movimiento el génesis es fácil de entender pero todavía no se ve hacia dónde se dirige y este es el problema político. En el encuentro en Tabacalera parecía que me hubiera caído en la marmita de Astérix. Me impresionó esta asimetría entre la propuesta política y lo político como sistema político. La gente está aquí pero no quiere ir hacia esa forma de hacer las cosas. Es un éxodo de la cultura política.

D.: Elogian la pérdida delmiedo que supone el 15M. ¿A qué miedo se refieren?

T.N.: Hay muchos tipos de miedo y se cualifica de diferentes maneras. Uno de ellos es cuando se pone el cuerpo. El terror estatal se apoya en la concepción del cuerpo. Pasando por él, la cabeza también puede ser condicionada a través de la tortura. Se ataca el cuerpo para hacerte cambiar el cerebro, para decir lo que quieren que declares, por eso el cuerpo es una parte fundamental. La traición filosófica de la vida consiste precisamente en declarar la existencia sólo a través del cerebro cuando se declara que se existe sólo si se piensa y no es cierto. Es la traición cartesiana a la vida, es la traición filosófica a la vida y en cambio, el cuerpo, se vuelve absolutamente fundamental. El dicho spinoziano es central: no sabéis lo que puede un cuerpo.

Otro gran miedo es superar el individualismo. Definirse como el entrelazamiento de singularidades. No somos esos seres pequeños con nuestro pensamiento, con nuestra pequeña alma. Somos algo que habla, que se expresa a través de la palabra y somos ésto. Este conjunto que luego se torna pintoresco con las tiendas en las acampadas: son el retrato de la potencia de la historia.

D.: Una última cuestión. ¿Los intelectuales tienen que ser observadores o participantes?

M.H.: y T.N.: ¡Participantes!

* Traducción: Raúl Sánchez

“LA TEMPORALIDAD LENTA AGREGA Y REÚNE”

DIAGONAL: ¿Qué es lo novedoso en el 15M en la escena política, en el activismo político, que no hubiera antes?

TONI NEGRI: Hay algo nuevo respecto a las luchas anteriores: ¿De qué manera podemos agregar los discursos? Antes había una dirección inteligente, no necesariamente sectaria pero con aceleración del discurso. Aquí es menos virulenta, hay una relación con el tiempo que caracteriza mucho al movimiento indignado. Hay una temporalidad lenta pero construída que agrega y reúne y que, por ahora, ha sido un elemento de fuerza. Me parece muy característico. Es casi una transformación del modo de hacer política: antes era muy acelerado, muy ansioso. Aquí existe esa reflexión sobre la temporalidad y es un elemento muy institucional, nítido, preciso, nada anárquico. A través de esa lentitud se va depositando la voluntad común.

Una mirada tecnopolítica sobre los primeros días del 15M. Javier Toret

Posted by ⋅ marzo 24, 2012 ⋅ Dejar un comentario

‘La crisis de la izquierda que se manifiesta en el retroceso político de las fuerzas organizadas del movimiento obrero y progresista es sólo el epifenómeno de un problema mucho más profundo: la crisis de la transmisión cultural en el pasaje de las generaciones alfabético-críticas a las generaciones post-alfabéticas y configuracionales. La dificultad de la transmisión cultural no se reduce a una incapacidad de transmitir contenidos ideológicos o políticos, sino en la imposibilidad de poner en comunicación mentes que funcionan según formas diferentes y a menudo incompatibles. Resulta indispensable comprender la mutación del formato de la mente post-alfabética. La primera generación que aprendió más palabras de una máquina que de su madre está hoy en escena’.
Franco Berardi, Bifo

1. Aclaraciones y puntos de partida

¿Qué formas de organización revolucionaria se van a dar en la sociedad red y el capitalismo financiero y cognitivo? ¿Cómo y de qué manera puede servirnos una politización del uso de las tecnologías de la comunicación para organizar el contrapoder en la sociedad red? ¿Cómo se propaga y produce una organización que crece exponencialmente en la era digital? ¿Cómo se pueden construir organizaciones en red, a escala masiva y a la altura de la potencia de las multitudes conectadas?

Este texto no pretende ser una visión global y exhaustiva sobre el acontecimiento y el movimiento #15m. Quiere ser una breve y particular aproximación desde una perspectiva de análisis que llamo tecnopolítica, que se puede definir por la articulación entre uso estratégico de las tecnologías de comunicación para la acción y organización colectiva. Desde esta perspectiva, parto de la importancia de las mutaciones en la subjetividad social en un ambiente cada vez más tecnologizado y conectado.

Quiero pensar la irrupción del #15m dentro de una sociedad inmersa en un devenir-cyborg, es decir por una transformación vertiginosa de los hábitos sociales y subjetivos debido a una profunda socialización en los mundos digitales interactivos, a nuevas capacidades que pueden expresar los cerebros y maquinas en red. La sociedad red vislumbra nuevas formas organizativas y de contrapoder gracias al crecimiento de capacidades tecnopolíticas de las multitudes conectadas. Es la emergencia de nuevas formas de organización, inteligencia y acción colectiva.

Comprender el ‘cómo’, las mentalidades, las capacidades y competencias colectivas del intelecto general aliadas a nuevas herramientas tecnológicas, puede crear nuevas formas de cambiar el mundo. La relación entre tecnologías y transformación social no es nueva, más bien lo contrario. Nos arriesgamos a plantear que solo cuando los movimientos o agentes de transformación se anticiparon o superaron la apropiación por los poderes de la comunicación y la tecnología se produjeron y aceleraron realmente los cambios sociales.

El texto parte de la propia vivencia dentro del movimiento, de un trabajo previo de investigación sobre las subjetividades en la sociedad red y las formas de acción política colectiva en la historia de internet. Y repito, solo se centrará en una parte muy reducida del sistema-red #15m, sobre todo en su gestación y sus primeros días y sus cuestiones más vinculadas al uso de la tecnologías.

2. Pre #15M: La gestación de la campaña #Democraciarealya para la manifestación del 15 de mayo

Un movimiento autoorganizado y postmedia se fue formando por miles de personas anónimas en la redes sociales entre febrero y mayo de 2011 en el estado español, bajo el nombre de Democracia real ya (DRY) y con el lema de ‘no somos mercancía en manos de políticos y banqueros’. Inspirados en las revueltas árabes, en la revolución islandesa y al calor de la crisis económica fue capaz de organizar una movilización colectiva y un acontecimiento distribuido en más de setenta ciudades españolas.

Empezamos a organizarnos creando un grupo en Facebook y pronto tomamos Twitter, Youtube y Tuenti (las redes sociales más utilizadas en el estado español) para extender el mensaje de la convocatoria, pero sobre todo para hacer fácil el paso de simpatizar con la campaña a formar parte de ella, rompiendo la frontera entre admirar un proceso e incorporarse activamente en él. Las personas que empezaban a unirse no se conocían entre sí, éramos de distintas ciudades. En apenas unos meses de trabajo en la red construimos una increíble energía cooperativa capaz de envolver a miles de personas en una campaña para la movilización del 15 de mayo.

Desde abril, la campaña de ‘Democracia real ya’, con los slogans ‘no somos mercancía en manos de políticos y banqueros’ y ‘toma la calle’ se extendió por la red como la pólvora, en un entramado de lazos humanos y digitales . Nuevas personas se fueron incorporando cada día a la participación, proponiendo, organizándose en sus ciudades o pueblos en grupos locales para preparar la movilización del 15M. Una ola postmédiatica subterránea, inapreciable para los grandes medios de comunicación y las instituciones, se gestó envolviendo a personas de toda condición y edad. Al mismo tiempo, cualquier persona que tenía un uso diario de internet y las redes sociales recibía información de las convocatorias, que llegaban por muchos canales distintos, por diversas fuentes y por redes de confianza entre iguales.

Los participantes de las diferentes localidades crearon eventos locales y grupos promotores para organizar la manifestación. También crearon espacios particulares de organización en red, con su correspondientes perfiles en Twitter y grupos-evento en Facebook. Esto facilitó la participación abierta y activa en espacios de trabajo online, además ayudó a las personas que se conocían sólo en internet a encontrarse presencialmente en las asamblea locales. Ese proceso hibridó e interconectó las posibilidades de cyberterritorio y del geoterritorio. Así aprovechamos todo el tiempo que pasamos online para organizar las capacidades, habilidades y recursos para crear ese acontecimiento distribuido.

Un grupo en red que se constituyó al mismo tiempo que se gestaba una campaña inclusiva, que apelaba a buscar lo que nos une, atacaba las separaciones identitarias que nos dividen y promovía un espacio para construir un común contagioso y abierto. De esta manera, creamos lugares para dar cabida a los malestares con el actual estado de las cosas y se dio forma a una campaña ciudadana que marcó su autonomía respecto a los sindicatos y partidos, declarándose apartidista y asindical. Las convocatorias articularon un discurso de reapropiación ciudadana de la participación política con una crítica directa al sistema de representación de los partidos políticos. Támbien se colocó en el centro de los ataques el expolio sistemático que sufrimos por el sistema bancario y financiero y se puso de manifiesto que ‘la crisis es una estafa’.

La manifestación pretendía vincularse a los movimientos emergentes en Europa, tales como ‘Uk uncut’ en Inglaterra contra los recortes sociales, ‘Generacao a rasca’ en Portugal contra la precariedad laboral o la tranformación política de Islandia conocida como ‘revolución silenciada islandesa’ que llevó a la cárcel los banqueros y políticos que llevaron a la quiebra al país. Pero si algo impulsó la convocatoria, fue la ‘primavera árabe’. La fuerza contagiosa de esas revueltas inspiró a muchas personas a creer que era posible rebelarse.

La campaña no era meramente una protesta contra el estado de las cosas, sino que también planteaba ocho reivindicaciones claras de carácter propositivo: eliminación de los privilegios de la clase política, control de la entidades bancarias, derecho a la vivienda, medidas contra el desempleo, servicios públicos de calidad, nueva fiscalidad, democracia participativa y reducción del gasto militar. Estas eran reivindicaciones de sentido común que reunían y transversalizaban las principales demandas sociales de colectivos y ciudadanos que se habían movilizado en los últimos años.

‘Democracia real ya’ (DRY) incluyó a algunos de los movimientos sociales de los últimos años, como por ejemplo la Plataforma de Afectados por la Hipotecas (PAH), Estado del Malestar, Juventud Sin Futuro, Anonymous, etc. Pero sobre todo, articuló a miles de blogs, grupos y personas que habían participado en las intensas luchas en internet contra la ley Sinde (reglamento coercitivo que pretende cerrar webs por enlazar contenidos). Una parte de ellas salieron desde la campaña #nolesvotes que instaba a no votar a los partidos que habían apoyado dicha ley.

La crisis económica y la gestión neoliberal, el empeoramiento de las condiciones de vida de gran parte de la población -expecialmente la joven, con tasas de desempleo cercanas al 50 por cierto- más la intensa crisis de representación de las institutituciones y de la ‘izquierda’ politica y sindical, facilitó la expresión colectiva de un enorme deseo de participación política social sin intermediarios, es decir, directa.

La campaña viral de DRY tuvo principalmente el mérito de construir un estado de ánimo colectivo, un clima de participación, de alegría contagiosa y envolvente que nos empoderó para sacar una manifestación en 70 ciudades y localidades, cosa totalmente inédita en los últimos 30 años en el estado español. Esta movilización rompió el estado de aislamiento, impotencia y depresión que la crisis económica habia extendido entre la población y logró transformar el miedo-ambiente en una potencia-ambiente. Esta situación trajo un nuevo aire que convirtió a la crisis económica y social en algo intolerable. La manifestación del 15 de Mayo modificó súbitamente la relación entre lo tolerable y lo deseable de la sociedad española.

El reto era sacar los movimientos que habíamos vivido en internet a la calle. Un umbral que muchos no creyeron que podría superarse, ya que pensaban que los movimientos online jamas tomarían las calles. La manifestación del 15 de Mayo lo consiguió con creces.

3. #15mani: La manifestación del 15 de Mayo y la posterior acampada en la puerta del Sol

Aquel 15 de Mayo la expectación era grande. Sabíamos que los mensajes habían circulado y se habían replicado mucho, pero no sabíamos a cuantas personas se podría movilizar ni cuánta gente aparecería o con que ánimos vendrían. El evento de Facebook de Barcelona superaba las 8.000 personas. El modo en el que había circulado la campaña y muchas otras señales nos hacían tener buenas vibraciones.

Habíamos visto crecer el monstruo en la red. Los miles de mensajes, mails, vídeos, la intensa extensión en Facebook y varios días de Trending Topic en Twitter ( #15malacalle, #15mpasalo, #alacalle15m, #tomalacalle o #15mmani) no nos hicieron atravesar el cerco mediático. Nuestra repercusión en la escena de la red había sido innegable, al mismo tiempo que los grandes medios, periódicos, radios y televisiones nos habían ignorado. A la rueda de prensa de Barcelona solo vino un medio local. Sin embargo, el ‘enjambre subterráneo’ de los meses anteriores -durante los cuales nos convertimos en un gran media distribuido, con una número considerable de seguidores en las redes sociales- había tenido un efecto multiplicador y viral. Miles de grupos y personas hicieron suya la convocatoria y así aparecieron en la manifestación.

A las 17.00 horas, las convocatorias empezaron a llenarse de una multitud curiosa e indignada que fue impregnándose y afectandóse con la marcha de una fuerza y un energía increíbles. No era una manifestación cualquiera. La conexión entre la gente que no se conocía era palpable. Sin banderas y sin identidades marcadas, se mezclaron en una movilización realmente potente. Unas 130.000 personas habían tomado la calle de todos los rincones del país haciendo temblar los cuerpos de indignación, rompiendo la atomización y la impotencia social. Manifestaciones masivas en muchas ciudades, sin sindicatos ni partidos políticos, demostraron que era posible tomar la calle de forma autonóma, ciudadana y autoorganizada.

En Madrid, al acabar la manifestación un grupo de unas cuarenta personas decidió autonómamente en un asamblea espontánea quedarse y acampar en la plaza de la Puerta del Sol. Rápidamente empezaron a organizarse para defender el derecho de permanecer allí. La energía desatada por la movilización, que aún estaba en aire, fue convertida por un grupo de ‘locos visionarios’ en una acampada que territorilarizó y dio cuerpo a la manifestación del 15M. Dentro de eso grupo, había algunos hackers y activistas de la comunicación, que rápidamente hicieron un cuenta de twitter llamada @acampadasol y empezaron a comunicar lo que allí estaba pasando. Ellos convocaron a la gente a dormir y solidarizarse desde la mañana siguiente. A pesar del acoso de la polícia, se quedarón en Sol a dormir.

Al mismo tiempo, muchos volvimos a casa y nos conectamos a la red para valorar lo que había pasado y ya circulaba que se había acampado en Sol. Un amigo hacktivista de Madrid, se conectó al chat y me dijo: ‘Hemos acampado en Sol, Democracia Real Ya es un virus y ha impregnado a la sociedad y nosotros vamos a quedarnos aquí y ya veremos que pasa’.

Los planteamientos básicos de la manifiestacion del 15 de mayo de DRY fueron la antesala, el background del movimiento del 15m, pero fueron las acampadas las que dieron cuerpo al movimiento y lo hicieron crecer exponencialmente. Un segundo enjambre colectivo se produjo súbitamente despúes del 16 de Mayo por la noche, cuando la acampada Sol fue desalojada por la policia.

El primer día solo se quedaron cuarenta personas, pero al día siguiente muchas más estuvieron en la asamblea. Támbien el día 16 se acampó en Barcelona y Valencia. Pero el salto de calidad para el movimiento se produjo ese día, cuando la policia por la noche decidió desalojar a unas 300 personas que estaban durmiendo en Sol. La particularidad de ese desalojo tuvo que ver con el hecho de que muchos de los presentes decidieron resistir pacíficamente y utilizaron sus smartphones y cámaras para obligar a la polícia a que tuviera que emplearse con cierta moderación, retrasmitiendo desde múltiples emisores lo que allí estaba pasando.

Las imagenes del desalojo de la gente que pacíficamente dormía o estaba en una plaza pública generó lo que se conoce en internet como ‘efecto streisand’, un efecto llamada de contagio y solidaridad que hizo que en la convocatoria del día siguiente (17 de mayo) a las 20.00 horas se multiplicara exponencialmente la asistencia. Miles de personas todavía conmovidas por la manifestación que habian vivido se vieron convocadas para reconquistar Sol, para hacer efectivo el derecho a estar en la calle protestando pacíficamente. Las decenas de miles de personas que participaron en la manifestación del 15M acudieron masivamente a tomar la Puerta del Sol, haciendo inútil el dispositivo policial que trataba de impedirlo.

La emoción de encontrarse, de tomar juntos el espacio público y de conquistar legítimamente la acampada provocó que otras ciudades tomaran ejemplo y ocuparan las principales plazas de gran parte de la ciudades del país. Posteriormente, el ejemplo de las acampadas también se extendió internacionalmente a una velocidad increíble.

Desde ese momento, el movimiento creció y se asentó en las plazas. Las acampadas se convertieron en el centro de cooperación y en un territorio colectivo. Nacieronn las comisiones y los grupos de trabajo. La vida se organizó como en una mini-ciudad, como un ágora de encuentro del movimiento. A partir de ahí, se empezó a construir la infraestructura tecnológica de las acampadas, sus webs, sus espacios en Facebook y en la red n-1.cc. Los perfiles oficiales de twitter crecierón muy rápidamente, facilitando el flujo de información e interacción entre distintas ciudades y personas.

Un conjunto de acampadas conectadas entre sí se tranformaron en un sistema vivo y autoorganizado gracias a los circuitos de información creados. Toda una arquitectura-red de la participación permitió lo que llamo un ‘contagio tecnológicamente estructurado’, es decir, una arquitectura lógica, que facilitó la reproducción del movimiento, como una malla en el espacio de la red que se correspondía con los espacios físicos.

Podríamos decir que las webs tomalaplaza.net y taquethesquare.net han sido el germen de una arquitectura lógica de extensión internacional de este movimiento. Pero fue el increíble flujo en Twitter y los streamings de las plazas lo que hizo a la ‘Spanish Revolution’ convertirse en tema del momento, al centrar la atención de personas de todo el mundo que se vieron afectadas por la impresión de esas formas de toma del espacio público y de irrupción social.

Los perfiles y canales de comunicación de las acampadas y DRY crecieron exponencialme en cuestión de días y llegaron a tener números seguidores realmente impresionantes en redes sociales. En Twitter los perfiles más grandes del movimiento son el de @democraciareal con más de 118.000 seguidores, @acampadasol con más de 67.000 y @acampadabcn con más de 40.000. En Facebook, Democracia Real Ya tiene más 427.000 seguidores. La utilización de estas redes sociales corporativas fue relevante, aunque en nuestra opinión es importante problematizarlas y a pesar de los problemas y riesgos que tienen, fueron reapropiadas para un uso político.

Es destacable también cómo las acampadas y DRY utilizaron herramientas creadas en base al software libre. La que sirvió para organizarse, además de los blogs de tomalaplaza.net, ha sido N-1.cc, una red social libre y autogestionada, que pasó de tener 3.000 usuarios antes del 15M a más de 30.000 en apenas un mes. Al mismo tiempo, el movimiento puso en pie una enorme cantidad de listas de correo, blogs y páginas. Otro punto realmente reseñable es cómo se crearon herramientas digitales como ‘propongo’, ‘stopdesahucios’ y ‘oiga.me’, realizadas en software libre y que planteron tanto la autonomía de las redes digitales dentro del movimiento, como la capacidad para inventar dispositivos tecnopolíticos que facilitarán las formas de decisión, organización y acción colectiva.

  1. cuestiones abiertas

El 13 Marzo del 2004 en algunas ciudades españolas miles de personas cercaron las sedes del Partido Popular (PP) para protestar, autoorganizadas a través de los mensajes de texto (SMS) vía teléfonos móviles. En aquella fecha, el actuar colectivo se produjo después del dolor y la conmoción por los muertos en los trenes después de los atentados con bombas del día 11 y por la indignación ante la mentiras sobre la autoría vertidas desde el Gobierno del PP. Aquellos enjambres ya vislumbraron esta potencia de las multitudes conectadas que el 15M ha llevado mucho más allá, ya que expresa la autocreación de un acontecimiento distribuido y la construcción de afectación colectiva de los cuerpos, a través de las redes sociales y la toma del espacio público alargada en el tiempo.

Los enjambres sociales pueden construirse, pueden crearse colectivamente, y no son meras reacciones a los acontecimientos externos, esa es una diferencia importante. Ahora, no basta con utilizar herramientas de nuevo tipo, o que las causas sean justas, hay una alquimía de factores que producen estos fenómenos de irrupción colectiva y distribuida. Yo destacaría dos: movilización afectiva en la psique colectiva y multiplicación de las interacciones en la tecnologías propias del momento. Esa irrupción que se produjo entre el 15 de Mayo y el 19 de Junio, no obvia que hay procesos de gestación y latencia, procesos de incubación de un malestar social, de gestación de un dispotivo-plan que facilita la articulación de una subjetividad colectiva enjambrada.

La mutación de la subjetividad social -vinculada a la utilización política y estratégica de las redes sociales para la acción coordinada- es la materia prima del #15m. Es decir, la capacidad tecnopolítica de las multitudes conectadas, conjugadas con dosis altas de transformación del malestar personal en proceso de politización colectiva, en medio de una enorme crisis de la representación social fueron el motor de inicio y la multiplicación de la irrupción del sistema red #15M.

El movimiento ha mostrado una nueva centralidad de las redes digitales interactivas que superan potencialmente la centralidad de los grandes medios de comunicación y de la hegemonía incuestionable del imperio televisivo y sus efectos de pasividad sobre la subjetividad.

Los habitantes de la sociedad red tienden cada vez más a consumir datos-experiencias a traves del computador y los dispositos móviles. El consumo pasivo televisivo se está tranformando en una segunda opción frente a las posiblidades de la red. Cuanto más baja la franja de edad mayor es la preferencia por internet y los dispositivos móviles frente a la televisión. Esto es todo un cambio de paradigma para las generaciones nativas digitales y para las personas que crecieron con Internet.

Vinculado a esto, la crisis de la hegemonía de las formas políticas de la modernidad y de la cultura de la izquierda basada en el razonamiento secuencial, lógico y unidireccional se ven sacudidas y puestas en entredicho por un mundo de interactividad de multiplicación de los mensajes, canales y sobre todo por un cerebro que ya no es pasivo, sino interactivo en la selección y producción de datos.

Los datos que circulan en la red a velocidad infinita no sólo comunican información sino también afectos y sensaciones. La gestación de un entramado de redes neuronales, sociales y digitales que movilizan los cuerpos y las mentes, en determinadas circuntancias, hacen posible que se creen estados de ánimos colectivos y que se trasmitan muy rápidamente.

La producción de una subjetividad fractal tecnologizada y extendida, con una conciencia red capaz de hacer cualquier cosa, emerge frente a emporios y monopolios industriales de la comunicación, de la cultura o de la politica, anclados en formás que ya no se corresponden con la socialización de una parte de la población.

El sistema-red 15M se ha insertado dentro de una mutación de la subjetividad colectiva, de una politización del devenir cyborg de la sociedad, de una socialización en un ambiente cada vez más tecnológico que ataca a los intermediarios.

Los cuerpos y cerebros siempre más inconfundibles con procesos de producción del trabajo vivo online, de información,de bits y de datos están profundamente conectados por sistemas de comunicación siempre más sofisticados. Por un lado, generan la nueva economía del capitalismo cognitivo, al mismo tiempo que pueden ser -como en la experiencia del #15M- capacidad de autoorganización, innovación y autonomía de la cooperacción común. Esa ambivalencia concierne a la potencia de trasnformación de la mentes conectadas en red, una transformación de los hábitos, de los usos de las herramientas digitales y canales de comunicación a partir del crecimiento, por momentos exponenciales de la autocomunicación de masas o autoorganización común del intelecto general.

Las multitudes conectadas del #15M, a través de su capacidad de desplazamiento del bloqueo de los grandes medios de comunicación de masas y del simulacro social del relato de la crisis, han sabido generar una increíble capacidad para extender los mensajes y convertirse en un movimiento político de comunicación distribuida e intelegencia colectiva.

La primera como una capacidad de creación de memes, virus y narraciones que atraviesan la realidad. La segunda como la capacidad de tomar decisiones ‘en caliente’, en momentos de riesgo que demuestran la posiblidad de una política multitudinaria que actúa como ‘un solo cuerpo y cerebro’. Momentos en que cada nodo, con su feedback, contagio y autoregulación genera un efecto de conjunto. Además, ella opera como supraorganismo que coordina autónomamente las inteligencias que se ponen en conexión, sorprendiendo y superando las capacidades de control de los poderes dominantes. La inteligencia colectiva concentra la atención y suma las capacidades singulares para una potencia-ambiente común.

Creemos interesante mirar la emergencia del #15M como un sistema-red, con una nueva gramática de acción colectiva, que tiene en su seno la capacidad para construir un sistema social tecnológicamente autoorganizado, en el cual se reduce el coste de la acción colectiva y comunicativa. Podemos decir eso sabiendo que la organización de la manifestación del #15M se hizo sin recursos previos, solo con la capacidad de las personas de organizarse en la red. Este efecto tiene que ver con la propia estructura reticular de los procesos de comunicación, con la estructuración vírica en la red y con la posibilidad de que cada persona pueda seguir un proceso social desde su propia casa.

La irrupción multitudinaria y común del #15M sitúa un nuevo protagonismo social. La capacidad de cualquiera de participar y seguir conectado a una dinámica social en código abierto a traves de la red ha sido clave en la extensión de esta enorme sinergia social. En sus mejores momentos, ha supuesto la complementariedad y complicidad de miles de singularidades que encontraron en el movimiento un común que los afectaba, movilizaba e involucraba. En un reciente estudio, se mostró que entre 7 y 8 millones de personas habían participado de alguna manera en el movimiento, lo que demuestra la enorme capilaridad y extensión en la sociedad y las simpatías que ha despertado.

El sistema-red #15M es un ambiente, un estado de ánimo colectivo, un goce de la potencia del estar juntos que ha balbuceado por unos meses una potencia política inaudita de nuevo tipo.

El movimiento ha tenido la capacidad de crear entidades sociales, identidades en red capaces de tranladarse a un agora social cobrando un nuevo protagonismo. Él fue capaz de cambiar los temas de la agenda pública y modificar también las voces o agentes de enunciación reconocidos. El #15M es la reconstrución de una parte de la sociedad que estaba dormida, pero también es un embrión de una futura democracia de red, una experiencia marcada a fuego en nuestros cuerpos y cerebros que dibuja horizontes sociales radicalmente distintos a los existentes y solo puede ser la antesala de nuevas olas de libertad porvenir.

Visto en http://civilsc.net/node/14

El 15M dice que los parlamentarios alemanes tienen más cultura democrática que los españoles

El 15M dice que los parlamentarios alemanes tienen más cultura democrática que los españoles

Los políticos germanos valoran la “solidez” de las propuestas de los indignados y “la amplitud de temas”, argumentan los representantes del colectivo

Política | 11/10/2012 – 18:39h
Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20121011/54352492815/el-15m-dice-que-los-parlamentarios-alemanes-tienen-mas-cultura-democratica-que-los-espanoles.html#ixzz297NoF4zd
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Madrid. (EP).- Los representantes de los diferentes colectivos del 15M que este jueves han mantenido una reunión con una delegación del Parlamento alemán han asegurado a su término que los parlamentarios germanos tienen “una cultura democrática más profunda” que los diputados españoles, con quienes, desde que surgiera el movimiento en mayo de 2011, todavía no se han reunido.

Según ha explicado el representante del colectivo Stop Desahucios, Juan Álvarez, aunque la reunión ha sido “insatisfactoria” en el sentido de que no han encontrado soluciones para los problemas por los que atraviesa España, sí ha quedado demostrado que los indignados no están “cerrados a dialogar con nadie, sea el Parlamento alemán o el español”. “Sólo hace falta un ofrecimiento”, ha destacado el portavoz para señalar que aunque no hayan llegado a acuerdos, el diálogo ha sido “fluido”.

“En Alemania hay una cultura democrática mucho más profunda que en España, por parte de la clase política”, ha remarcado. En este sentido, ha explicado que la reunión ha servido para mostrarle a los parlamentarios alemanes la visión de los diferentes colectivos del 15M a los que representan y darles la información que requerían.

“No esperamos nada, ellos vienen a informarse. No hemos sacado nada”, ha señalado. No obstante, durante el encuentro, en el que han participado por parte del 15M, además de la plataforma Stop Desahucios, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Democracia Real Ya, 15M para Rato o la Coordinadora Anti privatización de la Sanidad CAS, los indignados sí han tenido oportunidad de mostrarles las consecuencias negativas que, a su parecer, tienen las decisiones alemanas para España.

“Conversación francamente buena”

Por su parte, los parlamentarios alemanes, pertenecientes a una comisión de Trabajo y Asuntos Sociales que ha venido a España a recabar información tanto de partidos y sindicatos como de movimientos sociales, han asegurado al término de la reunión que la conversación con los indignados ha sido “francamente buena”.

“Nos llevamos mucha información que vamos a utilizar en nuestra labor. Creo que puedo hablar en nombre de todos en el sentido de que nos ha impresionado la amplitud de temas que nos han presentado. Nos los han presentado de una forma muy sólida. Les damos las gracias por esta información”, ha manifestado la diputada de Los Verdes Beate Müller-Gemmeke.

Además de Müller-Gemmeke también han participado en el encuentro dos diputados del partido de la canciller alemana Angela Merkel, el CDU/CSU, Max Straubinger y Dr. Carsten Linnemann; dos del SPD, Katja Mast y Ottmar Schreiner; uno del partido liberal, Erwin Lotter, así como el consejero de Asuntos Sociales y Laborales de la Embajada Alemana, Udo Pretschker.

Precisamente el diputado del partido de Merkel Carsten Linnemann ha manifestado que le parece “imprescindible” que una delegación como la suya “tenga oportunidad de hablar con todos” los colectivos de la sociedad, al tiempo que le ha deseado a España “todo lo mejor” y “mucho éxito a la hora de generar crecimiento económico”.

Informe sobre el 25S. Comisión de Análisis Sol 15M (parte 1/3)

Informe sobre el 25S. Comisión de Análisis Sol 15M (parte 1/3)

Por ANÁLISIS. 19 de septiembre de 2012.

 

image

—————————

Agradecemos su valiosa aportación a los participantes de dentro y fuera de la Comisión que han colaborado generosamente y a distancia en el seguimiento de prensa.

—————————

Qué fue/es

 Se trata en sus orígenes de una iniciativa de acción propuesta por un grupo reducido de gente cercana al 15M y otras organizaciones (DRY, PAH, Constituyentes,…)[1], que pasarán a llamarse Plataforma en Pie. En su Manifiesto evocan una corriente “de izquierda”, otra “anarquista”, otra “15M”, otra “antipatriarcal” y otra “ecologista” sin especificar quién es quién. Inician la difusión de la misma desde el anonimato y por Facebook inicialmente. Más tarde crean el blog de la Plataforma y una cuenta en twitter, pero evitan en todo momento decir quiénes son (en parte por miedo a la represión)[2].

En la actualidad y tras la presión ejercida desde el 15M, la iniciativa se ha abierto a la participación de más personas y, tras la creación de la Coordinadora 25S, ha cambiado su nombre y algunos de sus planteamientos iniciales.

Contexto

 Aparece en un contexto de cambio de escenario político, económico y social en España, caracterizado por: un recrudecimiento progresivo, cada vez más intenso y visible, de las consecuencias sociales de la crisis económica; un cambio de gobierno el 20N, que pone a la derecha en el poder, iniciándose una gran ofensiva de reformas neoliberales en muchos frentes simultáneamente; una creciente exigencia por parte de la UE, la Troika y el BE en la dirección de las políticas neoliberales de “austeridad” y recorte de derechos sociales, apoyada en la continua amenaza del “rescate” y aderezada con los altibajos de la “prima de riesgo”, y que redunda en una pérdida de soberanía económica y política.

Pero también, y a la vez, en un contexto de transformación interna del 15M -que no ha dejado de cambiar desde sus inicios-, caracterizado: (1) por un cierto “vaciamiento” de las asambleas, que ven reducirse el número de participantes desde mediados de 2011 y sobre todo después de las elecciones de noviembre, a la vez por motivos “materiales” (falta de tiempo, inadaptación del funcionamiento asambleario a las condiciones de vida de quienes trabajan o tienen responsabilidades familiares) o por motivos “ideológicos” (sectores moderados; sectores cansados de la horizontalidad y poca “eficacia” del movimiento, que experimentan una necesidad de “acción”, de “programas”, de “resultados”); (2) a la vez, por una cierta “radicalización” o giro a la izquierda del movimiento, fuertemente poblado de militantes, que redunda en la defección de sectores más “moderados” o “apolíticos” identificados con el “ni de izquierdas ni de derechas”.

image

 Apoyos y críticas

 A diferencia del 12M15M, el 25S no ha sido una convocatoria unitaria del 15M sino una convocatoria polémica organizada desde fuera del mismo, aunque por un grupo de gente que participa, participaba en él o era afín. Inicialmente, encuentra rápidamente el apoyo de personas y medios -como Iniciativa Debate- cercanas al 15M, pero en proceso de distanciamiento con respecto al mismo desde al menos principios de este año 2012[3], ya que lo ven como algo utópico, poco viable, paralizado/demasiado lento por las dinámicas asamblearias o poco eficaz para responder a la situación. En ese sentido, la iniciativa interpela fácilmente a aquellas personas que creen que hace falta “pasar a la acción” -como si la política asamblearia no fuera “acción”-, que hacen falta “acciones contundentes” para responder a la situación.

A la vez, la iniciativa toma en parte el relevo del intento inicial de crear un Grupo de trabajo Proconstituyente dentro del 15M para elaborar una nueva Constitución, aunque el grupo acabó desapareciendo al poco tiempo.

Las primeras críticas surgen desde el propio movimiento 15M (asambleas e individuos), antes de que el asunto tome relevancia en el espacio público. Entre estas críticas estarían: el desacuerdo con las formas, por no respetar el asamblearismo, la horizontalidad o la inclusividad, y por la falta de información y transparencia por parte de los organizadores; el desacuerdo con el contenido de la propuesta, por considerarlo poco realista, peligroso (porque podría provocar hechos violentos que refuercen la represión y criminalización de la protesta social[4]), poco concreto (en cuanto al cómo del proceso constituyente), o por privilegiar el aspecto “espectacular” y “eficientista” en lugar del trabajo asambleario o de barrio. No obstante, las posiciones dentro del 15M han sido diversas y matizadas: desde el rechazo y bloqueo total hasta el apoyo incondicional (pese la falta de información), pasando por el “no lo veo pero no bloqueo”[5] o las iniciativas de algunos sectores del 15M para “abrir” la iniciativa a una participación más amplia, más horizontal y transparente (esfuerzo que ha dado lugar a la Coordinadora 25S y al cambio de nombre a “Rescata el Congreso”), es decir, para reapropiarse la iniciativa.

DRY 2.0-asociación (Gándara y cia.) no lo apoya. DRY-15M-original no se pronuncia como organización y deja a cada asamblea local pronunciarse a favor o en contra, aunque ninguna se ha pronunciado en contra y sólo algunas a favor (ver organizaciones en el blog de la Plataforma). También Izquierda Anticapitalista se suma. Poco a poco, figuras señaladas de la izquierda (de IU) también van a apoyar la acción a título individual (Llamazares, Sánchez Gordillo…), mientras el gobierno, a través de la delegada Cifuentes, y los medios de derechas comienzan la tradicional campaña de deslegitimación y criminalización (“radicales”, “Golpe de Estado”…; ver noticia sobre las declaraciones de Cifuentes y su famosa lista).

 image

NOTAS DE ANÁLISIS:

Frente a una visión simplista que vería en el 25S una especie “expresión natural” del malestar social generalizado -que existe- o de las “necesidades” del movimiento 15M, u otra que vería en ello un intento de “manipulación” por parte de un grupo radical, conviene ver que el 25S entronca con ciertas tendencias existentes previamente en el 15M (tendencias “programáticas”, “constituyentes” -o más bien “constitucionalistas”- o “finalistas/eficientistas”), que no llegaron a imponerse y que han ido por ello rearticulándose en parte fuera del movimiento. Pero, al mismo tiempo, no es más que una respuesta posible y criticable a estas inquietudes, que a su vez ha creado otras. Es decir, ha hecho que el 15M se posicione -de diversas maneras- y manifieste sus tensiones internas.

El 25S se organiza inicialmente en torno a una serie de ideas o conceptos centrales, que empiezan a difundirse en el 15M: “proceso destituyente”, “proceso constituyente”, etc. La idea del proceso “constituyente” parece remitir directamente a la elaboración de una nueva Constitución (tomando en parte como inspiración el modelo histórico de las revoluciones liberales), que iría precedida de una “destitución” del gobierno actual. Estas ideas plantean una solución política-institucional a una situación global que difícilmente puede solucionarse con un simple cambio de marco constitucional. Además, parecen olvidar que en cierto sentido, el 15M ha tenido desde el principio un carácter “constituyente”, pero en un sentido más amplio: el de constituir relaciones sociales, vínculos, solidaridad, formas de vida, otras formas de hacer política…

Frente a una interpretación conspiranoica del 25S como una manipulación de las “masas” por parte de un grupo radical, conviene insistir en el hecho de que los iniciadores de la acción se han visto superados por el eco de su propuesta, que ha tenido gran éxito en las redes sociales, y su trayectoria posterior, en la que la presión de parte del 15M ha contribuido a redefinir la propuesta, abriéndola a más gente, suavizando los contenidos, cambiando las formas… Del mismo modo, es difícil de prever lo que pueda ocurrir el propio 25S en cuanto a participación real, actitud represiva de las autoridades (aunque los hechos recientes apuntan a una gran hostilidad por su parte y a la necesidad de tomar precauciones), eco mediático, etc.

 image

Las distintas posiciones en torno al 25S manifiestan una vez más una tensión fundamental entre un polo asambleario y otro programático, entre procesos y objetivos/resultados (como dice Amador y en la línea de lo planteado por Butler), entre quienes valoran el movimiento en sí mismo y quienes privilegian los fines conseguidos o a conseguir, aunque quepan posiciones intermedias y grados. Quizá sea el momento de analizar y buscar solución a este problema buscando integrar ambos polos en un movimiento común. El 25S puede ser una buena ocasión.

(…)

 

[continúa en parte 1/3]

Informe sobre el 25S. Comisión de Análisis Sol 15M (parte 2/3)

Informe sobre el 25S. Comisión de Análisis Sol 15M (parte 2/3)

Por ANÁLISIS. 19 de septiembre de 2012.

 

(…)

 

[viene de parte 1/3]

 

CRONOLOGÍA:

Pueden distinguirse varias fases en el desarrollo del acontecimiento:

1) Antecedentes (julio 2011-julio2012)

2) Aparición y difusión inicial de la propuesta (mediados-finales de julio)

3) Pronunciamientos del 15M y eco mediático y político (agosto)

4) Apertura y redefinición de la propuesta inicial (finales de agosto-principios de septiembre, creación de la Coordinadora 25S)

5) Represión y recta final (15S – …)

———————————-

1) Antecedentes (junio-julio 2011-julio 2012)

15 de junio de 2011: milesdeindignadosintentanimpedireldebatedelPresupuestodelaGeneralitatqueteníalugaresedíaenelParlament. La acción acaba con altercados violentos y la criminalización por parte de las autoridades.

8 de julio de 2011: el recién creado Grupo de Trabajo Proconstituyente del 15M difunde estetexto, proponiendounaAsambleaCiudadanaConstituyente”.

 10 de agosto de 2011: el grupo de trabajo Proconstituyente del 15M propone la celebración de un plebiscito:

“Los indignados que han promovido esta iniciativa, que no ha nacido del consenso, pretenden que se coloquen unas urnas al lado de las correspondientes a los comicios para medir el apoyo de la creación de una Asamblea Ciudadana Constituyente. La finalidad de esta asamblea (que sería elegida democráticamente en unas nuevas elecciones) sería la reforma constitucional o la elaboración de una nueva Carta Magna. […]

A pesar de que el consenso entre los integrantes del 15-M (que normalmente se alcanza en las asambleas generales o de barrios) es la base de las iniciativas de los indignados, esta no nace del acuerdo. La idea se ha debatido en diferentes reuniones, pero los participantes en el debate no llegaron a un punto en común sobre la celebración del plebiscito. “Tampoco se ha consensuado una actitud de cara a las elecciones ni el final de las acampadas; el grupo Proconstituyente asume la convocatoria”, explica Giraldo. Leal especifica que no todos “apoyaron la iniciativa, incluso se produjeron acalorados debates”. […]

Además, aseguran que “la necesidad de una reforma constitucional es esencial, por no decir inaplazable”.” (EP, 10/08/2011)

 Un texto anónimo en un blog vincula esta tendencia proconstituyente del 15M al Movimiento Ciudadano hacia la República Constitucional (MCRC) y a personajes como LorenzoAbadíaEscario y AntonioGarcíaTrevijano, y denuncia su infiltración en DRY.

 20 de noviembre de 2011: elecciones generales: cambio de Gobierno con mayoría absoluta del PP.

 junio 2012: el grupo promotor de la acción empieza a trabajar en ella (ver EntrevistadeJuanluSánchez)

2) Aparición y difusión inicial de la propuesta (mediados-finales de julio)

15 de julio de 2012: empieza a difundirse la convocatoria y comienza a generar comentarios en la red. El siguiente correo anuncia la acción, con el link de Facebook:

“¡Atención!, esta puede ser la próxima y definitiva movilización ciudadana a partir de la cual se inicie el proceso de cambio en el que se deje atrás el régimen vigente y se sienten las bases para una verdadera democracia.****

*La acción es clara y contundente:*****

El próximo 25 de septiembre se llegará a Madrid de forma masiva desde todas partes de España, con el fin de rodear el Congreso de los Diputados y permanecer allí de forma indefinida, hasta conseguir la disolución de las  cortes y la apertura de un proceso constituyente para la redacción de una nueva constitución, esta vez sí, la de un estado democrático.

Toda la ciudadanía está invitada a participar, ya sea a modo individual o a  través de asambleas, plataformas ciudadanas, etc. El cambio es necesario y va  a ser liderado por el pueblo.”

3) Pronunciamientos del 15M y eco mediático y político (agosto)

En los días siguientes se sucedieron los mails por parte de individuos, grupos y asambleas del 15M pidiendo aclaraciones y preguntando de dónde salía la propuesta y quién la apoyaba.

30 de julio de 2012: la Asamblea de Plaza Dalí desmiente su apoyo y participación en el 25S, tal y como decían algunos medios.

A lo largo de agosto las Asambleas locales empiezan a pronunciarse a favor y en contra (verrecopilacióndeAsambleaAustrias), a veces radicalmente, a veces con matices, y los medios de comunicación empiezan a dedicarle atención.

2 de agosto de 2012: Ocupa el Congreso convoca una Encuentro Intergrupos para el domingo 5 de ese mes, aunque con carácter “informativo” más que abierto a modificación:

“En este primer encuentro se hará una presentación de la propuesta, una puesta en común de dudas e ideas al respecto y se articulará un foro para trabajo común, en el que se estudiarán los aspectos estratégicos, tácticos y logísticos de la propuesta.”

4 de agosto de 2012: la Asamblea del Barrio de Malasaña consensúa “desvincularse” de la convocatoria y “no apoyarla”.

5 de agosto de 2012: Reunión/Encuentro Intergrupos en La Tabacalera. Un testimonio que llegó al correo de Análisis:

image

Reunión interestatal del 5 de Agosto

Reproducimos la parte esencial que un miembro del 15M Villa de Vallecas ha hecho público. La reunión se realizó en La Tabacalera de Madrid en medio de ciertas medidas de seguridad y secretísmo. Durante la reunión se expresó que ”que una movilización de este calibre implica una organización amplia, y por tanto, si desde el inicio existe esta desorganización poco se puede esperar de la acción como tal”.

La reunión transcurrió de la siguiente forma “Hace la presentación B de DRY de Santiago de Compostela, quien indica lo siguiente:

La “Plataforma en Pie” surge aproximadamente hace dos o tres meses atrás, de entre varios grupos de personas, que a través del trabajo de acciones de protesta cada uno en sus territorios se plantean la necesidad de una protesta contundente, estos grupos de personas pertenecen a varias organizaciones, que ante el estar de acuerdo con realizar una protesta contundente, inician una campaña de publicidad a través de las redes sociales y vía correos electrónicos, para ver la aceptación que podría  tener esta propuesta y analizar cómo “respiraba” la sociedad ante esto.

  Por tanto no hay ninguna organización detrás de la “Plataforma en Pie”, ya que, como se menciona anteriormente, se crea a partir de este grupo de personas afines con esta idea y que pertenecen a distintos conglomerados de la sociedad civil.

  Además, con las ideas plasmadas en su manifiesto, es garantía más que suficiente para decir que no hay nada ni nadie detrás de esta plataforma.

  Aquí toma la palabra N de DRY Madrid, quien manifiesta que los objetivos de la acción “TOMA EL CONGRESO 25S” son:

  El objetivo primordial, no se basa en pedir ni dar respuestas/soluciones a los problemas ya que esto debe hacerse entre todos y todas. Por tanto el objetivo máximo de la acción es sin más la disolución de las Cortes, el Congreso y del Gobierno.

  Una vez alcanzado esto, se iniciaría un proceso hacia un nuevo modelo. A partir de la disolución de las Cortes, el Congreso y del Gobierno, establecer un proceso constituyente, para lo cual es necesario definir “cómo se quiere trabajar” en este proceso y con esto presionar a los grupos de poder a cambiar el modelo actual.

Se quiere movilizar a toda la ciudadanía para rodear el Congreso, más no tomarlo, es decir permanecer alrededor del Congreso hasta la disolución de este y con él la disolución del Gobierno y las Cortes; la denominación “TOMA EL CONGRESO” es sólo simbólica, similar a la acción “Toma Bankia”, donde no se perseguía “tomar” literalmente Bankia sino estar ahí como medida de presión.

  La “Plataforma en Pie” y por tanto la manifestación “Toma el Congreso 25S”, es pacífica, más no pacifista, esto es que la plataforma respalda el concepto de “legítima autodefensa”.

  Proponen crear una plataforma de trabajo entre todos y todas, eso sí dejando fuera a grupos xenófobos, de ultraderecha, etc. que están identificados en el listado de exclusión presentado en la propuesta. Con ello, empezar a trabajar con reuniones presenciales, aunque dado el alcance nacional de la propuesta, hacerlo telemáticamente vía N-1 por poner un ejemplo, esto por la dificultad que tendría trasladar a todos los organizadores y grupos de trabajo a Madrid, por lo que la vía telemática es una buena opción.

  En este punto se insta a que cada persona se presente y diga a qué organización pertenece, empiezan por presentarse los convocantes:

 “Plataforma en Pie”: ( se omiten los nombres por no tener permiso de los interesados ) B – DRY Santiago de Compostela. N – DRY Madrid. M – DRY Murcia. D – Anonymous Sevilla. S – 15M Tenerife y del Grupo Constituyente Tenerife.

image

11 de agosto: La Asamblea Popular de Pedrezuela consensúa no apoyar la acción, por los siguiente motivos: “se ha realizado con unas premisas que no se corresponden con la forma de actuar de las asambleas integradas en el 15 M” (cita apertura, inclusividad, horizontalidad, transparencia); “tanto la acción en sí, como los comentarios de sus promotores y algunos defensores rezuman violencia no disimulada y la alientan” y “Es una provocación directa a las fuerzas del orden público y es mandar a las compañeras que asistan a que sean agredidas, encima legalmente.”

12 de agosto: La Asamblea Popular de Moratalaz decide no apoyar la acción.

15 de agosto: ElpartidoRegeneraciónylaPlataformadelasClasesMediassesumanal 25S. Jesús Posada, presidente del Congreso, defiende el blindaje policial del Congreso ante posibles “alagaradas callejeras” (en referencia al 25S) desde una lógica preventiva y sacralizadora de las instituciones vigentes:

”Es mucho mejor prevenir con fuerza suficiente para que no haya incidentes, a que haya incidentes y luego tener que intervenir” […]

“el Congreso es inviolable, especialmente cuando está reunido” […]

se ha mostrado convencido de que también en septiembre se tomarán las decisiones adecuadas “para que el Congreso continúe legislando sin presión de los manifestantes o de algaradas callejeras”. […]

“Y estoy seguro, no tengo la más mínima duda, que tanto ese día 25 como cualquier otro el ministerio del interior tomará las medidas para que eso no pueda ocurrir”” (ElMundo, 15-08-2012)

15-16 de agosto: La Sexta se hace eco de la convocatoria y le dedica espacio en el telediario y en el programa Al Rojo Vivo. SánchezGordillosepronunciaafavordelaaccióncalificandoalGobiernodeilegítimoportraicionarsuprograma.

16 de agosto: DRY-asociación decide “desvincularse completamente” de la acción (EuropaPress, 16/08/2012):

“la asociación DRY! explica que aunque considera que el Gobierno no es “legítimo” por no haber “cumplido los compromisos con los que se presentó a las elecciones”, cree que “forzar su dimisión, sin haber definido previamente un proyecto que acompañe a un futuro constituyente, no tiene sentido”.

“Nos consta que la preparación de la acción, a día de hoy, es escasa, y que sus impulsores no han definido el objetivo de la acción, más allá de hacer dimitir al Gobierno y establecer un proceso constituyente”, advierten en el texto difundido a través de su web, en el que tachan de “irresponsabilidad” convocar una movilización “tan arriesgada, sin tener un objetivo claro”. “Es necesario un trabajo más concienzudo y meticuloso, y alternativas reales y concretas”, aseveran.”

En esa misma noticia, un miembro de DRY-original dice que la propuesta es difusa y poco transparente, y “ha explicado que de aprobarse finalmente la participación en la iniciativa, su intención sería “reformular” la convocatoria para hacerla más “transparente”, más “segura” para los que participen en ella y más coherente en los contenidos.” Se habla de la adhesión, no obstante, de ramas locales de DRY a la propuesta como DRY-Mallorca.

Desde el PSOE, José Martínez Olmos (portavoz de Sanidad en el Congreso y ex-Secretario de Estado de Zapatero), se pronuncia claramente en contra de la iniciativa:

“la iniciativa de tomar el Congreso el 25 de septiembre, tal como está formulada es claramente la antesala de un golpe de Estado”

“Acampar dentro del Congreso como hizo Tejero (el 23F de 1981) o fuera, como ahora se pretende para el 25S, tiene idéntica finalidad: secuestrar la soberanía”

También su secretario de Organización, Óscar López, muestra rechazo: “no se puede paralizar ni se puede poner en tela de juicio el sistema democrático y el funcionamiento de la soberanía nacional”. (ABC, 16-08-2012).

Joan Tardá, de ERC, no se pronuncia claramente a favor ni en contra, pero critica la falta de referencia al derecho de autodeterminación y la “españolidad” implícita en la propuesta:

“Si los convocantes del 25-S anhelan un sistema nuevo, ajeno a corrupciones y tiranías, ¿por qué no defienden el derecho de las naciones?” (ElSemanalDigital, 16-08-2012)

17 de agosto: Llamazares da su apoyo en una entrevista a La Sexta: «Incluso siendo diputado yo estaré con los ciudadanos intentando participar en una movilización el 15, el 25 o el 22 de septiembre para que la política económica cambie y responda a los intereses de la mayoría de los ciudadanos»; “«Yo diría en vez de “Ocupa el Congreso”, “Libera el Congreso”, porque me siento ocupado desde dentro», ha denunciado, al tiempo que ha manifestado que le parece lógico «que en las actuales condiciones los ciudadanos se movilicen, defiendan sus derechos y lo hagan en la calle» y ha reconocido que «incluso» está de acuerdo «con muchas de sus reivindicaciones».” (ABC, 17/08/2012) También critica las declaraciones críticas con el 25S de Jesús Posada, Presidente del Congreso, y Pepe Martínez Olmos, diputado socialista.

19 de agosto: La Asamblea General de Sol “consensúa:

1.- Que nosotrxs no formamos parte del grupo de convocantes de esta acción.

2.- Que nos desvinculamos de la acción en sí, si bien no ponemos en tela de juicio los motivos que la han generado. No apoyamos la convocatoria por considerar que su procedimiento es contrario a nuestros consensos.”

20 de agosto: eldiario.es publica una entrevista de Juan Luis Sánchez a los convocantes de Ocupa el Congreso (NosomoslaultraderechaniqueremosasaltarelCongreso“, 20/08/2012), en la que se precisa:

●      que se trata de rodear masivamente el Congreso, no de “asaltarlo”;

●      que no hay “ultraderecha”;

●      que la acción “se plantea pacíficamente”;

●      que la intención es que no sea “una manifestación más”, sino algo que marque “la diferencia con otras movilizaciones anteriores haciéndonos fuertes, quedándonos allí hasta que forcemos la dimisión del Gobierno”.

image

El artículo de J. L. Sánchez distingue tres posiciones o actitudes hacia el 25S dentro del 15M:

“1. “No lo veo, pero no bloqueo”. Son aquellas personas que creen que la convocatoria del 25S se ha enfocado mal o que ha manejado el lenguaje de forma torpe, poco eficaz, depurando poco las ideas hasta llevarlas a conceptos que pueden ser percibidos como peligrosos para la mayoría. Y “si la intención es que la manifestación sea del 99%, el lenguaje debe ser inclusivo”, nos comenta un activista. Aún así, estas personas apuestan por dejar que cada uno convoque lo que quiera y no piensan deslegitimar la convocatoria solo por el hecho de que no haya sido diseñada por ellos.

2. Rediseñar el mensaje y relanzar otra convocatoria. Hay varios grupos que están trabajando para, con la fecha común del 25S, hacer una convocatoria que genere menos dudas y que esté planteada de forma “más inclusiva”. Así por ejemplo ha nacido @rodeaelcongreso  (tambiénenFacebook ). También se han planteado movilizaciones en otras fechas, como el 15 o el 22 del mismo mes, aún por cuajar.

3. “Si no te gusta, entra y cámbialo”. La tercera postura es la que pide un gesto de generosidad para los convocantes, un gesto de confianza. “Todavía queda tiempo para el 25S y si hay cosas que no nos convencen, podemos trabajarlas con ellos y cambiarlas con ellos”, nos dice una persona que ha empezado a ir a las reuniones con la plataforma ¡En pie!. “También es que hay algo de celos”, nos comenta otro activista del 15M medio en broma medio en serio, “como no hemos sido nosotros los que hemos dado con la tecla, pues a alguno le da hasta rabia”.”

Faltaría la posición de rechazo, que existe con distintos matices.

 21 de agosto: La Plataforma en Pie convoca una segunda Reunión Intergrupos para los días 25 y 26 de agosto, sin publicitar ni el lugar ni la hora:

En este encuentro se dedicarán las dos primeras horas a resolver preguntas y dudas que puedan existir entre diferentes colectivos sobre la acción. Después de esta primera parte, la reunión se centrará en los aspectos organizativos de cara a la estructuración de la propia Plataforma Intergrupos, así como de la acción del 25S y cuestiones anexas.

 22 de agosto: se hace pública la siguiente votación interna de DRY-original:

  • “Tras votación interna DRY como plataforma estatal ha decidido no apoyar la iniciativa#25S al no alcanzar la propuesta el 75% necesario
  • Cada nodo local de la plataforma DRY libremente apoyará o no la convocatoria#25s, pero como colectivo estatal no nos sumaremos.
  • A pesar de no haber consenso total, la convocatoria de #25s ha obtenido un 71,4% de apoyo que cada nodo local expresará individualmente.
  • Respetamos el disenso y la opinión de quien no está de acuerdo con el #25s y por eso dejaremos las adhesiones para nivel personal y de nodo.”

4) Apertura y redefinición de la propuesta inicial (principios de septiembre, creación de la Coordinadora 25S)

26 de agosto: tras el segundo Encuentro Intergrupos, el 25S parece “reinventado, abierto y redefinido”, “hackeado por el 15M” (eldiario.es, 26/08/2012):

  • se crea la Coordinadora 25S, en la que se integran la Plataforma en Pie y distintas personas del 15M a título individual.
  • se aclara que lo de “Ocupa el Congreso” es simbólico y que se trata más bien de rodearlo.
  • seformantresgruposdentrodelaCoordinadora: el Grupo de Comunicación y Extensión; el Grupo de Contenidos; y el Grupo de Logística y Acción.
  • se crea la webdelaCoordinadora, donde se van colgando las actas de forma pública, y las asambleas se publicitan y abren a quien quiera participar, incluidas Asamblea Informativas.

Se hace público el siguiente llamamiento de la Coordinadora, que atestigua el cambio de tono:

Llamamiento 25S:

El 25 de agosto de 2012 se ha constituido la Coordinadora 25S formada por distintas personas, organizaciones, plataformas, asambleas y colectivos, que habiendo analizado la injusta situación de pérdida de libertades y derechos (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Empleo, Vivenda,…) actual propone un proceso que nos lleve a un nuevo modelo social basado en la soberanía popular participativa.

Para lograrlo hacemos este llamamiento a toda la ciudadanía tanto a participar en la Coordinadora como en la acción concreta:

– Rodear el Congreso de Diputados hasta lograr nuestros objetivos.

– Apoyar e impulsar las iniciativas simultáneas a nivel estatal rodeando otros órganos institucionales.

Queremos que el 25S sea un día de acción y el punto de partida para que todas seamos partícipes en la construcción de nuestro futuro.

La coordinadora 25S quiere desmarcarse de cualquier individualidad, grupo u organización que no respete el espíritu de este llamamiento. Expresiones violentas, racistas, xenófobas, machistas, homófobas o fascistas quedan fuera de esta convocatoria

27 de agosto: Cristina Cifuentes hace declaraciones a Europa Press vinculando el 25S a grupos extremistas de izquierda y derecha, pese a reconocer su “heterogeneidad”, que quieren “desestabilizar el sistema democrático” y anuncia que se impedirá la acción:

“«Por tanto, en un caso como el del 25-S se da el caso de que los extremos se tocan y al final tanto la extrema derecha como la extrema izquierda están buscando la desastibilización del sistema democrático, con una acción tan simbólica como es la ocupación del Congreso», ha dicho. Eso sí, ha querido felicitar al 15-M por desmarcarse de este iniciativa.” (EuropaPress, 27/08/2012)

28 de agosto: La Plataforma en Pie emite un comunicado desmintiendo lo señalado en el artículo de Juan Luis Sánchez del día anterior y señalando que:

“mantiene intacta su identidad y sus objetivos iniciales, que es y seguirá siendo fiel a su Documento Base y Hoja de Ruta, cuyos principios son irrenunciables, y a la acción “Ocupa el Congreso” tal y como está planteada en dicho texto.

Que la Plataforma continuará impulsando la acción “Ocupa el Congreso” y manteniendo reuniones con diversos colectivos y organizaciones políticas y sociales afines, con el fin de hacer llegar la acción a los mismos, y sumar adhesiones, siempre que sea posible, a la acción tal y como está definida.

Que entendemos que esta iniciativa ha de ser plural y respetamos la idiosincrasia de cada grupo, por tanto invitamos a los distintos colectivos a sumarse a la acción construyendo juntos a partir de lo ya creado, e invitamos a que lo hagan convocando con su propio manifiesto y creando su propio evento, con la única petición de que enlacen en sus textos los canales de difusión de la Plataforma ¡En Pie!, y a crear espacios de colaboración para desarrollar diferentes áreas de la organización del evento.

Por tanto seguimos trabajando en la misma línea en la que lo hemos hecho hasta ahora para que el 25S sea una acción rupturista que nos lleve al cambio deseado.” (PEP, 28/08/2102)

Ello marca una distancia con respecto a la Coordinadora y expresa la voluntad, al menos de una parte de la Plataforma, por conservar la convocatoria inicial intacta frente a sus intentos de redefinición.

Se convocanreunionesdelosGruposdeTrabajo de la Coordinadora para los días 28, 29 y 30 de julio.

30 de agosto: El diario Público publica abundante material sobre la convocatoria. Cristina Cifuentes hace nuevasdeclaracionesdeslegitimandolaconvocatoria:

“el Congreso “es un lugar inviolable y está protegido por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado ante cualquier tipo de ataque”. “En mi opinión es un golpe de Estado encubierto y un acto delictivo. Quienes están detrás son grupos muy radicales, tanto de derechas como de izquierdas”, ha manifestado.

“Esto no va a pasar, no van a entrar en el Congreso se pongan como se pongan porque los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado van a hacer que se cumpla la ley”, ha advertido. Cifuentes está convencida de que la convocatoria no tendrá excesivo éxito “porque la gran mayoría de los españoles no tienen nada que ver con actuaciones radicales”.”

2 de septiembre: en la asamblea de la Coordinadora 25S celebrada en el Palacio de Cristal del Retiro se consensúa cambiar el nombre de la acción a “Rescata el Congreso” y se reformula el objetivo inicial de la acción (rodear el Congreso hasta que el Gobierno dimita, se disuelvan las Cortes y se inicie un proceso de transición):

“la intención no es que de la acción del 25S salga una Constitución aprobada, sino que es el punto de partida para iniciar el proceso de su elaboración. Un proceso que debe ser “participativo, articulado a través de asambleas” y que incluya “cambios jurídicos, instrumentos en la Carta Magna para que el pueblo pueda exigir sus demandas al Gobierno”.” (CuartoPoder, 3 deseptiembrede 2012)

Mientras tanto, La Razón publica unartículo que define al 25S como “la deriva más radical del 15M”, que lo vincula con grupos radicales y “extremistas”, e indirectamente con el chavismo. También recupera las declaraciones de Cifuentes y añade la referencia a la famosa lista:

image

“Los antisistema de siempre

Allí donde hay una protesta que se convierte en violenta están los antisistema de siempre. Según explicó la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, «es un grupo de entre 800 y 1.000 personas que están en todo y son los que provocan los incidentes».”

4 de septiembre: la Plataforma en Pie emite un comunicado en el que se desmarca de los últimos cambios en el planteamiento de la acción tras las jornadas de El Retiro, entendiendo que éstos la “suavizan” demasiado y le quitan su carácter original:

“Desde la Plataforma ¡En Pie! comunicamos que, por respeto a las personas y colectivos que han apoyado desde un principio “Ocupa el Congreso”, tal y como lo hemos planteado, como una acción contundente y rupturista, así como por nuestras propias convicciones, ya que consideramos que nuestra hoja de ruta e ideario son irrenunciables, continuaremos trabajando tal y como hemos hecho hasta ahora, de forma independiente y autónoma, cooperando en aquellos aspectos en los que la organización de la misma lo requiera, con grupos afines que decidan adherirse a la acción.

Por tanto hemos tomado la decisión de no integrarnos en ninguna plataforma o coordinadora que pueda implicar renuncias de cualquier tipo respecto a los contenidos en los que nos reafirmamos, y que han apoyado decenas de miles de personas.

No obstante, respetamos y valoramos positivamente como un éxito de la convocatoria y de la propia Plataforma ¡En Pie! el que distintos colectivos se organicen, desarrollen sus propios contenidos y participen de la acción haciéndola propia.

Por nuestra parte continuamos avanzando con determinación en el camino que hemos emprendido y trabajando por alcanzar los objetivos que nos hemos fijado desde un principio: dimisión del Gobierno, disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado, y la apertura de un proceso de transición hacia un nuevo modelo basado en la justicia y la libertad.”

Al día siguiente, Público habla de que “El 25Sseparteendos”.

7 de septiembre: La Coordinadora publica su Manifiesto: “Lademocraciaestásecuestrada. El 25Svamosarescatarla”, donde se desarrolla la idea de “rescatar el Congreso” y se rearticula en parte el discurso inicial de la Plataforma:

  • denunciando la pérdida de soberanía popular a manos de la Troika y los mercados con la colaboración de “la mayoría de los partidos políticos”;
  • definiendo la acción como un “salto en la movilización social” con el objetivo de “recuperar” “la soberanía y el poder ciudadano, es decir, la democracia”;
  • recuperando la negación de pagar la deuda;
  • conservando la idea de un proceso constituyente, añadiendo que se trata de un “proceso de participación directa abierto”, “sostenido y cuya definición colectiva comienza, pero no termina, el 25S” (idea del 25S como punto de partida).
  • añadiendo un llamamiento a “que se articulen y unan otros movimientos sociales” (funcionarios, mareas, etc.) y “buscar una salida colectiva”, mostrando un discurso más abierto e incluyente.

Público reproduce en un artículo las siguientes declaraciones de la Plataforma, que manifiestan las tensiones con el 15M y la Coordinadora: “El 15-M ha calado tanto que parece que quien no trabaja como ellos es un sectario“, lamentan desde la plataforma.” (Público, 07/09/2012)

9 de septiembre: Asamblea general de la Coordinadora 25S en El Retiro. Los Grupos siguen trabajando en la misma línea y los medios no se hacen eco, a pesar de que mientras tanto las Adhesiones se han ido multiplicando poco a poco (distintas asambleas de España, PCE, Ecologistas en Acción, Izquierda Anticapitalista, En Lucha, etc.).

14 de septiembre: en una entrevista digital en El País, Cifuentes responde a las preguntas de los lectores sobre la manifestación del 15S y sobre el 25S:

Hasta el momento, nunca se ha permitido a los manifestantes llegar al Congreso. ¿Que ocurriría si simplemente se les dejara llegar hasta la puerta? ¿Quemarían el edificio? Creo que al prohibírselo, solo se logra convertirlo en un objetivo mas llamativo…

El día 25 habrá sesión de pleno. El Código Penal prohíbe que en esas circunstancias haya manifestaciones en el entorno del Congreso de los Diputados. Las medidas preventivas tratan de evitar cargas policiales ante la posibilidad de que se quiera ‘tomar el Congreso’, como se da a entender en las redes sociales. Mi obligación como delegada es que se cumpla la ley y garantizar la integridad del Congreso.

¿Se va a prohibir la manifestación del 25S?

Es una manifestación no comunicada y por tanto no cumple los requisitos legales establecidos por la Constitución. El día 25 la Policía Nacional garantizará la seguridad ciudadana y el orden público. Nuestra legislación determina que no se puedan realizar manifestaciones, aunque sean pacíficas, mientras están reunidas las Cortes para “no violentar la libertad de los legisladores”. Se actuará en consecuencia.

¿puede definir en qué consiste ser antisistema?

Para mí es ir en contra de nuestra democracia y del sistema político que mayoritariamente nos hemos otorgado los españoles.

Hace unas semanas usted afirmó que había una lista “negra” en la que se identificaban entre 800 y 1.000 personas “violentas” en Madrid. Quisiera saber si soy una de ellas. ¿Dónde se puede consultar? Mi nombre es Patricia Horrillo (@patrihorrillo para más señas) y soy periodista. Gracias :-)

Yo jamás he afirmado eso. De hecho colgué literalmente la entrevista de la cual salió ese bulo para que no hubiera dudas. Como veo que usted, a pesar de ser periodista, no ha visto tal entrevista, se lo he vuelto a aclarar: no existen ni listas negras ni blancas, tan solo grupos y organizaciones (sin identificar las personas que los componen) que, según los informes policiales, participan de manera habitual en todo tipo de movilización que se efectúa en Madrid.

(…)

[sigue en parte 3/3]