Archivo de la categoría: Vivienda

La Caridad la nueva Política Social de la derecha española

La crisis y los medios de comunicación: humillación y Caridad Aupada a Politica de Estado

29/12/2012
Pascual Serrano/
La crisis y los medios de comunicación: humillación y caridad

 
 
Hace unos años me escandalicé cuando vi un concurso en una televisión privada venezolana en el que el premio consistía en la cobertura sanitaria para la intervención quirúrgica por alguna enfermedad grave que padecía el concursante o un familiar del concursante. Entonces me pareció -como era lógico- una humillación que un derecho universal como la salud, e incluso la vida, fuera motivo de concurso en atracción televisiva. Han pasado cinco años y voy comprobando cuántos derechos humanos, indiscutibles y cubiertos en Europa hasta ahora, se convierten en objeto de subasta, concurso y humillación para los ciudadanos. Así podemos encontrar cómo una asociación de comerciantes de un pueblo de Pontevedra1 coloca carteles por toda la localidad anunciando el sorteo durante las navidades de un contrato de trabajo a tiempo parcial de seis meses de duración. Y como todo puede ser peor, un colegio privado de Granada que todavía no está en funcionamiento cobra 190 euros por valorar el currículum de los aspirantes a un puesto de trabajo en el citado colegio2.
Los ejemplos no dejan de aparecer. Las madres de los alumnos de un colegio valenciano han editado un calendario donde se exhiben en ropa interior para recaudar los fondos que la Administración ha retirado y con los que se pagaba el autobús que trasladaba a sus hijos al colegio3. Y al puro estilo del caso venezolano con el que comenzábamos este texto, en un concurso de la cadena Cuatro de televisión, los niños ganadores consiguen el dinero para arreglar el tejado de su colegio. Avanzamos hacia el abismo y hasta se permiten entretenernos con él sentados en nuestro sofá viendo la televisión.
No faltara quien argumente que muchos de estos casos nacen más con vocación de denuncia que como intento de solución del problema, pero no por ello, en mi opinión, resultan menos humillantes para la ciudadanía. Por otro lado optar por posar en ropa interior en un calendario o concursar en una televisión supone un triste nivel de resignación más que de combate y reivindicación. Qué tiempos aquellos en los que el jornalero, al recibir la petición de su voto por el latifundista devenido en candidato a diputado a cambio de unas monedas, le respondió: “en mi hambre mando yo”.
Los medios también se dedican a presentar como admirables propuestas que son patéticas y trágicas. Un joven de 29 años que debe sobrevivir sacando cada noche la basura de sus vecinos por cincuenta céntimos. Y dice el periódico: “Jesús Pardel es un producto de la crisis, un emprendedor a pequeña escala, un almacén de ingenio desesperado”4. O esta otra noticia que se presenta como “un parado de 33 años pone en marcha una web para encontrar trabajo en la que da consejos e información. En tres meses ha recibido 15.000 visitas y se han puesto en contacto con él cientos de personas a través de Linkedln”5. Pero la información es pura charlatanería, la verdad es que el hombre, con dos carreras universitarias terminadas con matrícula de honor, abrió la web para encontrar trabajo y siguen sin tenerlo. Sus miles de visitas no son ningún éxito, es la desesperación de otros miles que, como él, buscan un empleo.
Por otro lado, asistimos a la apología de lo que el líder de ATTAC, Carlos Martínez, considera la receta de la derecha y sus medios de comunicación para afrontar el recorte de servicios públicos y el empobrecimiento de las clases populares: la caridad.6
Observamos un bombardeo mediático de campañas de donaciones de juguetes, recogida de comida no perecedera, aplauso a los comedores sociales y bancos de alimentos. Los medios celebran el aumento de cifras de recogida de alimentos, en lugar de preocuparles el aumento de usuarios de esos alimentos procedentes de la caridad. El objetivo es presentarnos como buenas noticias una realidad dominada por las malas. La caridad, patrimonio de las religiones, es aupada a política de Estado y principio rector de la sociedad. Así encontramos administraciones públicas, como la Diputación de Granada, que, mientras despide a los trabajadores sociales, convoca una recolecta de juguetes para niños pobres. Los bancos que no dudan en echar a la calle a las familias que no pueden pagar su hipoteca instalan cajones a la salida de los grandes almacenes para que los clientes dejen allí alimentos donados a comedores sociales.
Vale la pena observar la estrategia de los medios públicos españoles de ir incorporando la idea de la caridad y la beneficiencia como modo de afrontar las necesidades sociales e ir ignorando las obligaciones del Estado. Así encontramos noticias en la televisión pública (TVE, 1-12-2012) donde las monjitas cuentan lo contentas que están de tantos productos que les llegan solidariamente del banco de alimentos y lo agradecidos que se encuentran los desgraciados que deben sobrevivir gracias a los comedores sociales. O ese otro programa sobre beneficiencia (RNE Radio 5 el 8-11-2012), con música new age de fondo, donde cuentan un sistema que pone en contacto vía correo electrónico a personas para que unas cubran las necesidades de las otras. Un organizador de este sistema explica cómo había una persona que necesitaba una silla de ruedas, y por este mecanismo de contacto “a los pocos días recibió tres o cuatro sillas de ruedas”. El Estado, por supuesto, nunca hace falta para ellos.
 
Conceden el premio Príncipe de Asturias de la Concordia a la Federación Española del Banco de Alimentos. No deja de ser cínico que la institución que más simboliza el privilegio y la desigualdad se permita premiar en nombre de la preocupación por el hambre de los más desfavorecidos. Durante la ceremonia de la entrega, Radio Nacional emite en directo (RNE Radio 5 26-10-2012) y al llegar el momento del premio de la Concordia, dice Felipe de Borbón: “[…] así trabaja la Federacion Española del Banco de Alimentos, ofreciéndonos un permanente ejemplo de qué es la Civilización”. El que se necesite la caridad de un Banco de Alimentos donde tengan que recurrir para alimentarse personas capacitadas para trabajar es un ejemplo de la vergüenza y criminalidad del capitalismo, no de civilización.


Todos los actores responsables de la crisis y encargados de su solución se desinteresan de su verdadera función para apuntarse a una caridad que ni si siquiera ejercen ellos, sino que nos invitan a los demás a ejercerla. Como señala Carlos Martínez, “tal vez el año que viene volvamos a ver la campaña de los años cincuenta y sesenta de ‘siente un pobre en su mesa’ perfectamente denunciada en una de las mejores películas de cine español, ‘Plácido’”. “Volvemos a la España fría gris y triste de los años sesenta, incluido el autoritarismo y la hipocresía de la burguesía y las clases medias altas. Volvemos a la Campaña de Navidad y Reyes de la OJE (la organización juvenil franco-falangista). Volvemos a campañas de radio en favor de caritativas monjas y las damas de los roperos. Vivimos unas navidades perfectamente neo-franquistas, rematadas con el mensaje de su patético heredero”, añade el portavoz de ATTAC.
Una vez más, los medios se muestran como el principal ariete de la ideología que quiere sembrar la resignación. Para ello sus cartas son la apología de una caridad con sonrisas y aplausos que reniega de la justicia social, y el entretenimiento y la frivolidad ante el atropello de derechos humanos fundamentales.

  Isabel Mayor Roda .” LA GALLINETA”

El hambre no es un problema social, es un crimen mundial
Anuncios

Los jueces responden al escrito de la PAH y empiezan a suspender procedimientos

FUENTE.

By pin on December 19, 2012

Hoy se ha sabido que el Juzgado de Primera instancia número 38 de Barcelona ha dictado Auto por el que suspende el proceso de ejecución hipotecaria hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentencie si la normativa española en materia hipotecaria vulnera la normativa europea de consumo. El pasado 27 de Noviembre lo hizo el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Azpeitia (Guipuzkoa), suspendiendo el procedimiento hipotecario instado por la Caja Rural de Navarra. También hemos tenido noticias de autos similares en Terrassa, El Ejido, Chiclana…

Estos autos recogen las peticiones formuladas en el escrito de suspensión redactado por los letrados de las PAH, al que se adhirió el Consejo General de la Abogacía Española, en el que solicitaba la paralización de los procedimientos hipotecarios a raíz del Informe de la Abogada General Julianne Kokkot del Tribunal de Justicia de la Unión Europea así como jurisprudencia del mismo, en la que se aprecia que la normativa procesal española en asuntos hipotecarios vulnera la Directiva 93/13/CEE en materia de protección a consumidores.

El escrito y los autos referidos fundamentan la suspensión afirmando que las personas físicas no pueden obtener una tutela jurídica efectiva para ejercitar los derechos de los consumidores ni en el propio procedimiento de ejecución hipotecaria ni en un procedimiento judicial separado, lo que contraviene la Directiva 93/13 de la Comunidad Económica Europea. En consecuencia y dado que ya se ha planteado una cuestión prejudicial ante el TJUE -a iniciativa del magistrado J.M.Ferández Seijó del juzgado de lo mercantil nº3 de Barcelona en el caso Aziz, sobre si la normativa española vulnera la europea, los jueces estiman que resulta procedente suspender el trámite hasta que recaiga resolución por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Estos argumentos se suman a otros ya conocidos, como la consideración de que las normas han de interpretarse según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, antecedentes históricos y legislativos y a la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, ya que no hacerlo supondría aplicar una justicia anacrónica de espaldas a la sociedad en perjuicio de los más débiles que deben soportar los excesos de los más poderosos, quienes han llevado, en definitiva, a la presente crisis económica.

En virtud de los referidos argumentos, los jueces suspenden el proceso ejecutivo y lanzamiento pendientes, a las espera de la nueva regulación hipotecaria y a la decisión definitiva que se adopte en el TJUE sobre si la normativa española vulnera la normativa europea dado que la no suspensión supondría unas consecuencias personales y materiales al ejecutado de reparación imposible.

Una vez más, desde la PAH destacamos que la sociedad civil y ahora los jueces están dando la respuesta que el Gobierno sigue sin dar al problema de las ejecuciones y los desahucios. Mientras el Gobierno, cediendo a la presiones de las entidades financieras, se limita a aprobar moratorias insuficientes que excluyen al grueso de la gente afectada, las PAH siguen paralizando cientos de desahucios y forzando a las entidades financieras a conceder cientos de daciones en pago. Exigimos el cambio inmediato de la ley y la regulación de la dación en pago retroactiva, la moratoria de todos los desahucios de vivienda habitual y el alquiler social de las viviendas vacías en manos de entidades financieras, tal y como recoge la Iniciativa Legislativa Popular que ya ha entregado más de 750.000 firmas y que finaliza en enero. Mientras el Gobierno persista en ignorar el clamor popular, le hacemos directamente responsable del grave sufrimiento causado a las miles de familias víctimas de la estafa hipotecaria.

La ‘Aznaromics’ o el ‘milagro del dopaje’ económico español

¿Qué hay de malo en Aznar?

FUENTE.

ERNESTO EKAIZER 14/12/2010 08:30

En un artículo publicado ayer por todas las ediciones de The Wall Street Journal, el ex presidente del Gobierno José María Aznar cuenta que allí donde va la gente siempre le hace las mismas preguntas: “¿Qué hay de malo en España? ¿Cómo es posible que en sólo unos cuantos años mi país haya pasado de ser el milagro económico’ de Europa a ser el problema económico’ de Europa? ¿Qué ha pasado con la economía que hace pocos años crecía a más del 3% año tras año, incluso cuando Alemania, Francia e Italia tenían crecimiento cero? Es ahora la única economía de las cinco más grandes de Europa que aún experimenta crecimiento económico negativo”.

¿Y qué responde Aznar? Todo estaba bien hasta que “en 2004, Madrid cambió de dirección”. Según explica, ese cambio tuvo lugar en dos planos: el político y el económico. En el primero, “el Gobierno rechazó el acuerdo corporizado en la Constitución de 1978 y rompió la integridad del Estado español”. Y “en el terreno económico, el Gobierno [de Zapatero] abandonó su compromiso con la estabilidad presupuestaria y el proceso constante de reformas necesario para seguir siendo competitivos en los mercados globales”.

Gato por liebre

Como toda ilustración, parece Aznar quedarse tan ancho vendiendo gato por liebre al repetir, sin referirse a fecha alguna, fuera del tiempo y del espacio, que “hemos visto también un crecimiento sin precedentes del crecimiento de los gastos del gobierno y en subidas de impuestos generalizadas”.

En esta ocasión, el propósito político de Aznar es bien preciso. Intenta salir al cruce de los recientes elogios que The Wall Street Journal ha dirigido a Zapatero en los últimos meses, entre la visita que el presidente del Gobierno realizó a su equipo editorial en Nueva York, el pasado mes de septiembre, y el golpe de autoridad contra los controladores aéreos.

La burbuja de la economía española se inicia durante los mandatos de Aznar

El Journal es no sólo una publicación que respaldó a Aznar durante su etapa en la Moncloa. El diario es propiedad del conglomerado mediático News Corporation perteneciente a Rupert Murdoch, quien, junto con su esposa, fue invitado estelar en la boda de Ana Aznar con Alejandro Agag. Fue Murdoch quien, en 2006, nombró a Aznar miembro del consejo de administración de su grupo, al que un año más tarde, en julio de 2007, añadiría la cabecera del influyente periódico norteamericano.

Pero Aznar quiere contrarrestar también el reciente apoyo muy explícito del Eurogrupo (ministros de Finanzas de los países de la eurozona), de Jean- Claude Trichet, presidente del BCE, de Angela Merkel ,y del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, a la conversión de Zapatero, a su compromiso con las llamadas reformas. El mensaje “institucional” que dirige a los mercados el ex presidente Aznar respecto al presidente en ejercicio Zapatero es muy claro: no os debéis fiar. O dicho de otro modo: ¡No tengáis dudas, está justificado que pidáis tipos de interés más elevados sobre los bonos públicos españoles!

La crisis

Aznar falsifica la realidad no sólo porque omite toda referencia a la crisis económica internacional y europea, que ya es mucho decir, sino porque presenta la crisis española como un incumplimiento del “compromiso de estabilidad presupuestaria”. Manipula sobre algo que es sabido: el déficit se disparó de manera espectacular. Pero miente al omitir su causa: la crisis. Es decir, la gran depresión española, propulsada por la burbuja inmobiliaria y el extraordinario endeudamiento de familias, empresas y bancos, llevó al Estado a relevar en 2008 y en 2009, a una economía privada en situación de coma. Y ello en el contexto en el que la Unión Europea y el G-20 apoyaban esa intervención pública de estímulo.

La falsificación busca ocultar que el “milagro económico” español, o la burbuja inmobiliaria y de crédito, que se inicia durante los mandatos de Aznar, y que la política económica de Zapatero continúa hasta el pinchazo, ha resultado ser lo más parecido a un “dopaje” legal. El dopaje puede mejorar los resultados a corto y medio plazo, pero es un modelo que ha resultado ser potencialmente devastador.

La vivienda-mercancia: Etapas, tópicos y oportunismos

FUENTE: inSurGente.org
Entre la Ley del Mercado Hipotecario, la primera Ley de Arrendamientos Urbanos posterior al Decreto Boyer, la definitiva liberalización del suelo entre otras medidas aplicadas por los gobiernos del PP, o el reciente Plan de Vivienda 2005-2008 de la ministra Trujillo, existe una continuidad lógica y coherente, una política de estado

Por Antón Corpas

InSurGente

I. Etapas

La Ley del Mercado Hipotecario de marzo de 1981 que acompañó a los Pactos de la Moncloa, abría el melón jugoso de los productos bancarios en materia de vivienda, y convertía el margen de ahorro y el derecho a la vivienda de la población, en capacidad de endeudamiento y margen de explotación financiera a partir de un bien de primera necesidad. Según el Foro USA/España sobre financiación de la vivienda y el transporte, el volumen de crédito manejado por las entidades financieras pasó 12.921 a 342.202 millones de euros entre diciembre de 1981 y junio del 2002 (“Visión general del mercado hipotecario español”, Washington noviembre 2002). Los créditos hipotecarios, que en 1986 suponían un 30% del gasto familiar, quince años después, en el 2001, alcanzaban el 60%.

El Decreto Boyer de 1984 elimina los contratos de alquiler indefinidos y su subrogación familiar (transmisión del mismo contrato de padres a hijos o parientes cercanos), y fomenta una primera desregulación de los precios. El argumento, típicamente liberal, es que la rigidez de la ley y los precios mantiene millones de pisos vacíos. La desregulación ofrecería a los propietarios vías y perspectivas de negocio, y permitiría sacar a la superficie las viviendas vacías para generar un mercado de alquiler. A la larga la realidad es que el parque de alquiler que en 1960 era del 40%, en 2001 se había reducido al 15%, y se calculan 3.100.000 pisos vacíos en todo el estado español.
“De 1985 hasta 1991 los contratos de alquiler tenían una duración de un año después del cual el propietario podía rescindir el contrato según su antojo; la LAU del 1994 aumentó la duración de los contrato a cinco años e incorporó la posibilidad de tanteo a favor del inquilino, pero como contrapartida permitió aumentos ilimitados de alquiler y agilizó los procesos de desahucio por impago” (Dossier sobre la violencia urbanística e inmobiliaria, “Algunos apuntes sobre la especulación y violencia inmobiliarias”, Coordinadora contra la Especulación del Raval -Barcelona-).

Se abre el paso del derecho a la vivienda a la vivienda-mercancía. Un derecho inalienable hasta entonces relativamente protegido, pasa a ser un objeto de consumo, compra-venta o inversión. La normativa hipotecaria no establece cortapisas globales ni particulares que eviten que el crédito hipotecario usurpe, invada o imposibilite el ejercicio del derecho a la vivienda. Por su parte, el Decreto Boyer establece la progresiva liberalización de los precios y la paulatina desprotección de los inquilinos.

A la vez que la Vivienda Protegida comienza a ser borrada del mapa y se dibuja el rostro del sector y la futura mafia del ladrillo, el precio del metro cuadrado pasaba de 50.000 a 175.000 pesetas entre 1986 y 1991.  Una vivienda de 90 m² que en 1982 costaba unos 3 años de un sueldo medio, en 1993 ya eran 6 años.

Inaugurando una tradición de payasadas reservadas por rango y cargo a los Ministros de Economía, Carlos Solchaga, que como veremos mas adelante sería secundado con los años por Rodrigo Rato, coronaba esta época: “no hay otro país de Europa en donde se pueda ganar más dinero en menos tiempo”.

La nueva Ley del Suelo de 1997 ya con el gobierno Aznar, establece la definitiva  liberalización del precio de los solares y la desregulación casi absoluta de la planificación urbanística y territorial. Como ejemplo, la nueva Ley del Suelo da a los Ayuntamientos la potestad sobre el significado de “zona verde”, de manera que plazas duras, parkings o procesos de edificación encubierta, pueden figurar en los planes urbanísticos con esa definición,, ahorrando trámites de recalificación, y desarmando aún mas las posibilidades de control de los escasos movimientos vecinales capaces de afrontar procesos judiciales.
Según un informe de CCOO (“Una nueva cultura para afrontar el creciente problema de la vivienda en España” – 2005), el precio del suelo se ha multiplicado en un 614% desde 1987. Desde 1985, cuando suponía un 25% del precio final, en el 2004 un el precio de los solares es un 55% del total de la vivienda terminada.

Este aspecto, fuente de ingresos fundamental de los Ayuntamientos, los implica definitivamente como beneficiarios directos de la dinámica especulativa, a pesar de que el oscurantismo sistemático de la práctica totalidad de los municipios en torno a los beneficios de la venta de suelo, impide conocer realmente su repercusión en las arcas de los ayuntamientos.

El nacimiento de la mafia del ladrillo En este tiempo el sector de la construcción de capital español se convierte en el primero de Europa con cinco empresas entre las diez primeras de la UE. El crecimiento de la bolsa de dinero negro (según el Banco  de España los billetes de 500 euros son el 35,22% del dinero en circulación), repercute mayoritariamente en el detergente de la construcción y la propiedad inmobiliaria, y de manera directa en la costa mediterránea que sufre la segunda invasión inmobiliaria. Desde el parlamento de Madrid al Ayuntamiento de Barcelona o la costa andaluza son interminables los casos, pruebas e indicios de la estrecha relación entre el mercado inmobiliario y de la construcción, y la casta política e institucional.

En una ciudad como Barcelona, en el 2001 se producían 3.675 deshaucios, 10 diarios; y en general en las grandes urbes, los casos de violencia y acoso inmobiliario, se convierten en una práctica habitual de inmobiliarias e incluso de empresas institucionales o mixtas. Un urbanismo agresivo basado en la destrucción y reconstrucción permanente de bloques y calles, sin contar con las consecuencias sociales, económicas e históricas, se convierte en el dogma generalizado de los gabinetes de planificación urbanística o territorial. El precio de la vivienda crece hasta un 150% de 1997 a 2004, y el endeudamiento familiar que alcanza el 90% de los ingresos, de los que un 60% corresponde al gasto en vivienda.

Al actual jefe del FMI, por entonces Ministro de Economía, le corresponde retratar la época, en noviembre del 2003, en respuesta a la subida del 16,7% del precio de la vivienda en un año: “Todos los pisos que se construyen se venden… La causa primordial, sin duda alguna, es que en España hoy se construyen 700.000 viviendas y se venden”.

II Tópicos y oportunismos

Datos y tópicos (población, demanda y tipos de interés)

En cambio, El País, en un editorial y en las conclusiones de un artículo de Enrique Gil Calvo, no nombra uno solo de los precedentes que citamos aquí, ni la legislación vigente que ayudaría a entenderlo.
En el editorial titulado Pisos y sus hipotecas (9/1/05), cita el periódico una cifra preocupante: “Los precios de la vivienda nueva subieron en 2005 un 10% menos que el año anterior (14%) pero el triple que el índice de precios o IPC”. Para el editorialista las “causas conocidas” son “la presión de la demanda por el aumento de la población” y “los bajos tipos de interés”.
Los bajos tipos de interés son un factor que influye en la voluntad de compra, pero que como dato parcial y aislado, no explica de ninguna manera la realidad global.

En cuanto a esa enorme demanda, el informe de CCOO citado mas arriba, señala la perversión que supone confundir demandantes de vivienda con inversores en vivienda, sobre todo sí tenemos en cuenta que ciertos mecanismos especulativos como la sucesión de compra-ventas de un mismo inmueble o edificio en un corto espacio de tiempo, juegan precisamente a inflar los precios inflando la demanda.
El mismo informe señala que el aumento en el aumento de un 20,9% de viviendas de nueva construcción en el periodo 1991-2001 “ha cuadriplicado la evolución de la población española en el mismo periodo (+5%)”.
En general, esta mezcla de población-demanda-tipos de interés, responde a la pretensión de despolitizar los hechos en economía, y representar los datos, las causas y los efectos, como fenómenos económico-climáticos, que conllevan de una u otra manera condenarse a la fatalidad obviando las responsabilidades políticas.

Oportunismo, cuestión nacional y vivienda

Pero lo más llamativo del editorial, es un argumento novedoso por lo menos para el que escribe, y que introduce el dedo en el actual debate en torno a la cuestión nacional, o como prefieren llamarlo el debate territorial: “El nuevo Ministerio de Vivienda intenta contribuir a un equilibrio entre esos factores contradictorios mediante planes de construcción de viviendas de protección oficial y de estímulo del mercado de alquiler con el fin de aliviar la presión sobre el mercado de venta de vivienda. Hasta el momento con un escaso éxito, entre otros motivos porque las competencias esenciales en la materia están transferidas”.

En la misma línea, Enrique Gil-Calvo, en un artículo dedicado al Estatut, culpa al estado de las autonomías de la rapiña urbanística, con un argumento que a la derecha españolista mas acérrima no se le hubiera ocurrido: “Al dividir por 17 las competencias urbanísticas se ha producido una catarata de efectos perversos (boom de la construcción, espiral especulativa inmobiliaria, hipertrofia urbanizadora, destrucción de la costa mediterranea…). Tanto es así que hasta Bruselas se ha visto obligada a intervenir, pero solo para constatar su impotencia, pues no puede obligar más que a los Estados nacionales, y el español ya carece de competencias en la materia”.
En el mismo artículo, recurre Gil Calvo a otros argumentos que embarullan conceptos y espacios: “cuando un espacio público carece de regulación común se ve sometido a una lógica de intensificación explotadora que concluye inexorablemente con su agotamiento, según la tragedia de los bienes comunales que Garret Hardin describió ya en 1968 (Science, 162). Es la tragedia del confederalismo que, de momento, está destruyendo el suelo español”.

Además de confundir de manera interesada bien comunal con propiedad estatal y centralismo político, legislativo y administrativo, el editorialista de El País y el propio Gil Calvo, dejan de lado que son leyes estatales las que han generado las condiciones y las prácticas del desarrollo especulativo. Olvidan también, que las autonomías o los propios ayuntamientos, además de disponer de la referencia y la cobertura de la LAU o la Ley del Suelo, no son entidades metafísicas que trampean los bienes comunales, sino que son gestionadas en su mayoría por PP o PSOE, al igual que la mayoría de los ayuntamientos del estado español.

Finalmente, sí efectivamente el tripartito en la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona son fieles a la misma política aplicada por Chaves (PSOE) en Andalucia o Camps (PP) en el País Valenciá; el tripartito vasco, formado por PNV, EA y una Ezker Batua que con sus deficiencias no se pliega al estatalismo de la dirección federal de IU, es el único gobierno autonómico que en los últimos años ha elaborado una propuesta de Ley sobre Suelo y Urbanismo mínimamente progresista en sus objetivos: “Siempre decimos que es una ley con un principio y dos objetivos. El principio es hacer prevalecer el derecho a una vivienda a precio accesible frente al derecho a la propiedad privada. Y los objetivos son luchar contra la especulación y disponer de un parque de vivienda protegida importante que satisfaga la necesidad que existe en el País Vasco. Queremos llegar a las 10.000 VPO dentro de unos años y que se promuevan más viviendas protegidas que viviendas libres” (El Mundo, “El gobierno vasco contempla expropiar terrenos”, 24/9/04, suplemento Su Vivienda número 362). Dicha ley establece medidas contra el uso especulativo del suelo, como la expropiación de terrenos si en un año no se ha iniciado la edificación, la reserva del 60% de las áreas urbanas a vivienda protegida o la expropiación de viviendas vacías.

De hecho, el Viceconsejero del Gobierno Vasco y miembro de Ezker Batua, Javier Dean, fue la única voz institucional que rechazó el Plan de Vivienda 2005-2008, previendo que su aplicación supondrá un aumento del 53% del beneficio empresarial en la Comunidad Autónoma Vasca. Mientras, medidas similares a las del plan vasco propuestas para el Plan sobre el Derecho a la Vivienda de la Generalitat, eran automáticamente descalificadas y desautorizadas, tanto desde las filas del PSC como por la ministra Trujillo, justo durante la celebración del macroencuentro del mercado inmobiliario Barcelona Meetting Point.
En cualquier caso, además de necesidades coyunturales o estratégicas respecto a los mas que previsibles fracasos de las medidas de María Antonia Trujillo o cara a la negociación del Estatut catalán u otros, ese planteamiento es también una expresión de la mentalidad jacobina del nacionalismo español de izquierdas, que no desaprovechará la oportunidad de culpar a los nacionalismos de cualquier mal.

Esta labor de guardagujas que trata de desviar la atención, no puede ocultar en estos momentos dos hechos elementales.
Uno es que en el programa actual del gobierno Zapatero, no figura ni una sola reforma sustancial que afecte a la LAU, la Ley del Suelo o el mercado hipotecario, y que el Plan Trujillo, finalmente, no ha hecho sino ceder a las pretensiones de los constructores, llegando a admitir la subida de hasta un 60% de las viviendas de protección oficial.

La otra, es que el recorrido por la evolución del mercado inmobiliario y los hitos de la economía especulativa en lo que toca al suelo y la vivienda en el estado español, indica una relación inseparable entre la legislación estatal y las prácticas empresariales y financieras.
Entre la Ley del Mercado Hipotecario, la primera Ley de Arrendamientos Urbanos posterior al Decreto Boyer, la definitiva liberalización del suelo entre otras medidas aplicadas por los gobiernos del PP, o el reciente Plan de Vivienda 2005-2008 de la ministra Trujillo, existe una continuidad lógica y coherente, una política de estado, que afila las aristas mercantiles que dificultan el acceso a la vivienda, que empeoran las condiciones de compra y alquiler, que abandonan el ejercicio concreto de un derecho a las condiciones del mercado, y multiplican los beneficios financieros y empresariales.

Peligros  10/1/06  —  21.26

Copyright © por inSurGente.org Derechos Reservados.

Publicado en: 2006-01-12 (2243 Lecturas)

Así fue el milagro económico de Aznar

FUENTE.

jueves, 30 de abril de 2009


Aznar no sólo dice que, con él, la actual crisis no habría ocurrido en España. También tiene la cara de decir que él sacó ya a España de una crisis en 1996. ¿Pero por qué no dice que cuando él llegó al poder ya se había empezado a salir de la crisis de 1991-1993 2 años antes y que el mundo vivía un periodo extraordianrio de crecimiento económico?

Pero LO MÁS IMPORTANTE: ¿Cómo consiguió Aznar liquidez para la maltrecha economía en 1996? Se debió a los ingresos que tuvo con la venta de compañías públicas rentables (Telefónica, Repsol, Endesa, Argentaria,…) y al dinero que no gastó en Educación ni en Sanidad, ya que fomentó el sector privado. Además, España, ahora contribuyente de la UE, disfrutaba entonces de ingentes fondos europeos conseguidos por el “pedigüeño” Felipe González.

Aznar, además, dice saber la solución a la crisis del ladrillo. ¿Pero olvida que él provocó, con su Ley del Suelo, una burbuja que los pisos triplicaran su precio? Por último, Aznar dice que el Gobierno sea austero. ¿Pero es que no sabe que el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Gallardón y Ana Botella (su mujer), es el municipio que presenta más déficit de toda Europa?

Basta ya de demagogia.

El otro Rato

Fuente.

Rodrigo Rato lleva practicando yoga desde hace 30 años.


Su maestro destaca que, últimamente, Rato se ha dedicado más a cultivar la “espiritualidad” y la “meditación“, gracias a las cuales, esun político reflexivo y claro en sus acciones“.


Los demás entendemos que ello no implica ser responsable ni compasivo.


Su maestro afirma que, a Rato, el yoga mental le ha dado “ecuanimidad en todos los aspectos“…


Contorsionismo


Cualquiera diría que se ha liado, y ha terminado en una postura contorsionista.


Rato también estudió con los jesuitas, y les favorece con asiduidad, pero no significa que ejerza la caridad para con los demás.


Porque Rato es “un hombre de negocios“.


Para eso se preparó.


La historia de los Rato tiene lugar en la trastienda de la política.


Su familia forma parte de las élites que gobiernan el país desde hace 200 años, con una base de contactos y lazos familiares.


Su familia ha estado presente, a lo largo de 2 siglos, en los consejos de administración de la minería del carbón, la siderometalurgia y la Banca de Asturias.


Ratos


Uno de sus bisabuelos fue alcalde de Madrid y ministro con Alfonso XIII.


Su padre fue un joven emprendedor que se entusiasmó con el ambiente de la Alemania nazi, como plasmó en libros de juventud muy reveladores.


De hecho, participó en el arranque de Radio Nacional de España en Salamanca, y montó la Rueda de Emisoras Rato, después de conocer el funcionamiento de la propaganda nazi a través de la radio en Alemania.


Se reunía con Don Juan de Borbón, el padre del Rey y su entorno, junto a Manuel Fraga, a quien ayudó económicamente a fundar Alianza Popular, luego convertida en el Partido Popular (PP).


Quiso ser también ministro de Hacienda de una monarquía restaurada, y uno de los grandes banqueros del país.


No logró ni lo uno ni lo otro.


Rato, el resplandor


Pero Rodrigo Rato, sí.


Su padre y su hermano fueron encarcelados por evasión de impuestos, dejando 2 bancos en quiebra.


A pesar de ello, o precisamente por ello, Rato estudia primero Derecho.


Pero su padre quiere vengar la humillación; su mayor ilusión es que su hijo favorito, Rodrigo, llegue a restaurar el honor de la familia convirtiéndose en gobernador del Banco de España.


Así que Rodrigo da el salto a la economía sin ser economista, gracias a un mero programa máster de administración de empresas en la Universidad de Berkeley, EEUU.


Por eso, cuando Rato presidió Caja Madrid, y luego Bankia, algunos pensaban que, además de cumplir los sueños de su padre, había logrado el objetivo de limpiar el mal nombre que dejaron tanto su padre como su hermano al quebrar 2 bancos en los 60′.


Ajá.


Rato en Berkeley


Con 30 años recién cumplidos, Rato era un niño bien.


Mejor dicho: un niño mal de familia bien.


Rico, listo y seductor.


Viajado y con idiomas.


Vestido a medida.


Aficionado a los deportivos y los caballos.


Regular estudiante.


Como abogado, nunca ejerció.


Su porvenir eran el imperio familiar y los sueños de su padre.


El padre de Rodrigo Rato y Franco


Cuentan que, una mañana de 1979, éste lanzó la chequera sobre la mesa de su amigo Manuel Fraga y le dijo: “Manolo, mi chico quiere ser diputado“.


Y añadió: “Seamos claros. Si tú pones a mi hijo Rodrigo el primero o el segundo de una lista, te doy el apoyo de mis emisoras. Si no, olvídate“.


La cercanía tanto al régimen franquista como a los sectores monárquicos, y las generosas aportaciones financieras, propiciaron que entrase sin problemas en política de la mano de Fraga en el continuísta partido conservador Alianza Popular.


Los viejos del lugar recuerdan a Rato como un señorito.


Un yuppie exuberante y expansivo.


Se siente seguro.


Le respaldan decenas de empresas familiares.


Rato desembarca con otros empresarios en la derecha española


El joven diputado se erige en defensor ideológico del sector neoliberal, y es nombrado portavoz de temas económicos en el Congreso de los Diputados.


Es designado interlocutor de la patronal CEOE para la defensa en el Congreso de las propuestas legislativas más relevantes para el empresariado español.


Por raigambre y necesidad de epatar, nadie mejor que él.


Es uno de los diputados jóvenes de su partido más activos del Congreso.


Algunos históricos de la CEOE todavía le recuerdan llegando en Vespa para hacerse con los puntos relevantes de las propuestas de la patronal.


Poco después, era el primer diputado que acudía al Congreso con un Porsche, y bromeaba con lo “caro” que resultaba echarle gasolina.


Reagan en Madrid


En mayo de 1985, el presidente de EEUU, Ronald Reagan, dio una conferencia en la sede de la Banca March de Madrid.


La atalaya perfecta para mostrar el camino a la “tierra prometida” a 200 personajes de la vida política, el periodismo, la Banca y la empresa post-franquistas.


Un mensaje parahombres y mujeres con ideas nuevas y con la tenacidad necesaria para hacerlas florecer“.


El título de la conferencia: “Democracia y economía“.


A la cabeza política de los asistentes, y por delante de José María Aznar , estaba Rodrigo Rato.


Es el más indicado para portar la bandera neoliberal, con su dominio del inglés, sus estudios en Berkeley, su hambre de fortuna y su sed de redención.


Reagan repasa los principios neoliberales enseñados por la Escuela de Chicago:


– La regulacion y supervisión estatales coartan la sabia libertad empresarial. “Contra el dirigismo estatal, libertad económica.”
– Los impuestos deben ser menores para los que más tienen. En consecuencia, el estado comienza a extraer los tributos directa y mensualmente de las nóminas de los trabajadores.
– Los recursos públicos son privatizables a bajo precio si previamente se consigue endeudar al estado, aunque el origen de la deuda sea privado.




Actualmente, el neoliberalismo se sintetiza en la palabra “neofeudalismo“, y en la frase “privatizar los beneficios pero socializar las pérdidas”.


Por entonces, y viendo el terreno abonado, Reagan se limitó a la frase: “Me siento en España, en Madrid, como en mi propio rancho“.


No en vano, Reagan declara su satisfacción por el ingreso de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), antecedente de la Unión Europea (UE).


Reagan muestra a la élite post-franquista, de viva voz, las “oportunidades” del neoliberalismo.


La gran “oportunidad” para hacer dinero y carrera.


Rato del 86'


Desde ese momento, Rato aporta la “nueva” ideología neoliberal al partido, y consigue imponerse para que la redefinición ideológica de Alianza Popular sea simplementeLiberalismo económico a ultranza“.


El franquismo da paso a una etapa de Transición Económica, que no Democrática, por no haber un relevo real en el poder.


Rato asiste a cócteles y recepciones de la embajada de EEUU, y a las reuniones Bilderberg anuales.





Simultanea su actividad neoliberal económica, con la militar en el seno de la OTAN.


En 1987, es elegido vicepresidente de la Comisión de Defensa y Seguridad de la OTAN, y reelegido en 1988; ese mismo año es nombrado miembro del Comité Especial de Estrategia y Control de Armamento, y en 1993 es nombrado portavoz de la comisión política de “Seguridad en el Mediterráneo” de la OTAN.


Y eso que, por difícil de creer que parezca, por entonces, su partido no gobernaba.


Daba visibilidad exterior a una ya polifacética pero sólida trayectoria “neoliberal“, que en su momento fue recompensada con apoyos para dirigir el FMI.


Rato utiliza el Instituto de Estudios Económicos (IEE) que dirige Cristóbal Montoro, para cimentar un entramado de asesoramiento y tráfico de influencias, y posicionarse en el entorno de Aznar.


Rato de celebración


Tras la victoria del PP en las elecciones de 1996, se convierte en el arquitecto y ejecutante de la burbuja inmobiliaria en España.


Al mejor estilo neoliberal, la crea en privado y la niega en público.


Trae millones de inmigrantes para construir la burbuja. No les pide papeles: sólo que consuman y que inviertan en ladrillo… Cuando la burbuja explota, ejecuta los desahucios y se desentiende de los suicidios.


Saca a la luz leyes para expoliar el suelo público, y exprimirlo como urbanizable.


Legitima las participaciones preferentes para que la gente financie la aventura inmobiliaria de la Banca.


Modifica una ley “de tapadillo” en el Senado, para excluir del control del Ministerio de Economía a las entidades de inversión en bienes tangibles, y dejarlas en manos de las autoridades autonómicas de consumo, pese a la oposición general y a las advertencias de una ministra de su propio partido… Y, tres años después, 350000 familias quedan afectadas por el timo filatélico de Fórum y Afinsa.


Pero no toca la Ley Hipotecaria, no persigue los delitos bancarios, no hace política fiscal redistributiva, no lucha contra la evasión de impuestos, no actualiza los precios de la vivienda, no pide responsabilidades penales por las tasaciones fraudulentas, no ataca los intereses usureros…


Ni siquiera es capaz de autonegarse una financiación barata para una empresa privada de su familia, durante su mandato como ministro de Economía, dejando que su fiel Jaime Caruana lo oculte desde el Banco de España (BdE).


Aunque el banco que le financie sea el mismo que financia a los timadores del escándalo Gescartera, Rato considera que es algo “sin trascendencia política alguna“… Pues resulta curioso, al menos. Especialmente, cuando algunos aseguran que Gescartera era su lavadora de dinero negro para el partido.


No ve inconveniente en ejercer de diputado, ministro o vicepresidente del gobierno, a la vez que mantiene intereses en decenas de empresas privadas.


Boicotea los consejos, advertencias e investigaciones internas del FMI sobre los efectos de la burbuja.


Al frente del organismo, es muy duro con los países emergentes, pero muy complaciente con los países ricos, en especial con EEUU.


Le parece muy oportuno formar el conglomerado Bankia para salvar las cajas de ahorro del PP, con cargo al erario público, aunque eso signifique empujar al país hacia una espiral de deuda.


Tampoco se arredra para financiar, siendo presidente de Bankia, al Grupo Intereconomía, pese a ser accionista del mismo.


Ni se sonroja al animar a las entidades financieras españolas a aprovecharse de las “oportunidades” que genera toda crisis.


No duda en apoyar la pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora a base de impuestos y de reformas laborales esclavistas.


Las finanzas de su partido quedan a salvo con Bankia.


Rato se parte


Su trayectoria no es un cúmulo “errores garrafales“.


Es un triunfo.


Un triunfo, cimentado en la falta de piedad.


Es la maldad inmisericorde de quien está envenenado por el dinero.


Pertenece a una familia adinerada, pero algunos de sus propios allegados reconocenenfermiza e insana” su obsesión por el dinero.


Para eso se preparó.


Por eso tiene esa trayectoria.


Un Rato Zen


Una persona que, descalza, con una camiseta deportiva, se sienta en posición de loto, como uno más, para recibir enseñanzas de yoga y meditación.


Una persona de ojos sagaces, de fuego, que pasa a transmitir una mirada serena y a mostrar distensión facial tras el viaje interior de la relajación.


Esa persona reúne fuerzas.


Cada día.


Porque esa persona persigue aumentar su currículum.


Porque es la misma persona que edifica ilegalmente, que deseca el cauce de un río y que desvía toda el agua al molino decorativo que construyó en su casa.


La misma persona que, en calidad de ministro de economía, lleva a cabo la mayor privatización de empresas del país: Argentaria, Tabacalera, Telefónica, Endesa, Repsol


La misma que, en calidad de presidente de Caja Madrid, accede a la vicepresidencia de Iberia y avala la fusión entre Iberia y British Airways, jugando contra los intereses de la operadora española.


Rato prologa sobre yoga


Esa persona, prologa el libro de su maestro de yoga, diciendo:


Ordene sus emociones y su mente; si consigue hacer de ello un hábito, irá avanzando paso a paso por la senda de la atención y la armonía.
Sus instrumentos son su respiración, su mente y su yo.
Su hábitat es usted.
Piense que usted está siempre consigo mismo.
No se huya.





Mira que su maestro ya avisó.


Afirmó que la gente debería desconfiarcuando se mezclan yoga y religión“.


Y, ¿cómo detectarlo?… “Con el discernimiento y sentido común es suficiente.


Por supuesto, también están los hechos.


Y entendemos que la mezcla de un jesuíta yuppie con el yoga, trae yugo.




Cuídate De Rato


Pero, siguiendo su filosofía orioccidental, las crisis pueden ser una oportunidad.


En efecto, no hay mal que por bien no venga, y Rato va a tener la oportunidad de recordar y aplicar sus olvidados estudios de Derecho.


Tendrá que preparar sus juicios y apelaciones para evitar 15 años de prisión.


Por si acaso, él y los demás imputados han blindado su defensa contratando a ex-magistrados del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo.


Cárcel para Rato


Rato será el último miembro del consejo de administración de Bankia que declare como imputado.


Su línea de defensa ya la esbozó cuando compareció en comisión parlamentaria: la culpa la tuvo “el ciclo económico“, que lo ha “deteriorado todo“.


Para Rato, un balance de 306 millones de euros de beneficios que acaba transformándose en uno de más de 3000 millones de pérdidas, se justifica diciendo: “No existe un agujero: son cambios de criterios contables”.


Quizá no tenga razón, pero tiene precedentes.


Hace 30 años, el ex-presidente autonómico Jordi Pujol estuvo imputado en la quiebra de Banca Catalana, el estado la rescató, y él se libró pese a haber llevado a cabo “una gestión imprudente e incluso desastrosa“.


Y, ante un inesperado veredicto de culpabilidad, Rato siempre podrá esperar el consabido indulto del gobierno a ex-banqueros.


De Rato meditatio


Rato lleva más de 30 años haciendo meditación y yoga.


Su postura favorita es la “postura del sastre“.


¿Sastre… o desastre?


En fin… A la “postura del sastre” también se la conoce como “postura fácil“.


Lo sospechábamos.


Se sienta sobre sus piernas, y se ilumina.


Se siente de nuevo en la niñez.


Y recuerda cuando, en su colegio de jesuitas, durante el curso 1965-1966, mostró su talento, dirigiendo “Melocotón en almíbar“, de Miguel Mihura.


La obra de teatro va de una familia de ladrones que quieren fugarse con el botín (qué coincidencia), pero al final son descubiertos y se quedan sin nada.


Hasta otro Rato.

EMPIEZA EL CAMBIO CON EL PP: UN 21,8% DE LOS ESPAÑOLES EN LA PROBREZA

Rajoy lleva a la pobreza al 21,8 % de los españoles

fuente: http://www.lavozdegalicia.es/notici…07G30P18991.htm

La ONU acusa a Rajoy de llevar a la pobreza al 21,8 % de los españoles
Naciones Unidas alerta de que uno de cada cuatro niños viven en familias sin recursos

quote:


Los recortes del Gobierno y la envergadura de la crisis en España han encendido todas las alarmas en Naciones Unidas. El último informe del Comité de Derechos Económicos y Sociales y Culturales (CDESC) de la ONU critica sin ambages los ajustes aprobados que, denuncia, «perjudican de forma desproporcionada» a los más desfavorecidos. El estudio es anterior al último paquete de recortes aprobado por Rajoy.
El comité asegura estar «preocupado» por la «reducción de los niveles de protección» provocada por «las medidas de austeridad». Recortes que están «perjudicando de forma desproporcionada» a «los grupos desfavorecidos y marginados», entre los que cita a mujeres, niños, personas con discapacidad, «los adultos y los jóvenes desempleados», las personas mayores, los gitanos, los inmigrantes y los solicitantes de asilo.
Según el estudio, se está produciendo un incremento «considerable» del índice de personas en riesgo de pobreza, hasta el punto de que el 21,8 % de la población vive ya por debajo de ese umbral. Y uno de cada cuatro menores de edad pertenecen a ese grupo.
Alarmas encendidas
La ONU muestra especial inquietud por los altos niveles de paro, que se está cebando, señala, de nuevo, en los sectores más débiles. El comité, ante esta perspectiva, hace un llamamiento al Gobierno para que «evite cualquier retroceso» en la «protección de los derechos laborales de los trabajadores».
Alarmas encendidas también por el deterioro de las condiciones de los que sí tienen trabajo. Señala la ONU que el salario mínimo interprofesional tiene «un valor que no permite un nivel de vida digno». La institución, en ese punto, reclama con urgencia que se «ajuste periódicamente al costo de la vida» ese sueldo, así como las pensiones.
Los tijeretazos en educación, investigación y sanidad son criticados con dureza. El informe constata que el recorte de derechos de acceso de los inmigrantes en situación irregular a los servicios públicos de salud va contra las convenciones internacionales firmadas por España.


Pulsa para ver a tamaño real