Archivo de la categoría: Europa

Los 6.500 lobbies (literal) que buscan influir en la política de Bruselas

¿QUIÉN LES PAGA? ¿DE DÓNDE SALEN?
Un trabajador colabora en el despliegue de una inmensa bandera de la Unión Europea en el Día de la UE, en Bucarest (Reuters).

    FOTO: Un trabajador colabora en el despliegue de una inmensa bandera de la Unión Europea en el Día de la UE, en Bucarest (Reuters).

Año 1985, Europa afronta graves problemas de competitividad, las reconversiones industriales están a la orden del día bajo el liderazgo de Margaret Thatcher, los países del sur europeo que salen de dictaduras no terminan de despegar… La CEE no puede competir con Japón, una potencia industrial y financiera en clara expansión, ni tampoco con los EEUU de Ronald Reagan, en su particular burbuja económica y financiera. La Comisión Delors decide actuar e impulsa la creación del Mercado Único, pero choca con los intereses nacionales de Francia, la Alemania federal o de España. Es necesario un empuje complementario.

Vicomte Étienne Davignon, Comisario de Industria del 1977 al 1985, ofrece la clave en el documental Brussels Business, de Friedich Moser y Matthieu Lietaert. “No había los suficiente contactos entre la Comisión y los actores económicos” explica el belga, que añade “decidimos crear un grupo de industriales, que terminaría llamándose el ERT, con la capacidad de escuchar a los Consejeros Delegados”. Estaba los Agnelli de Fiat, representantes de Phillips, de la sueca Volvo, las grandes químicas francesas o empresarios españoles… Cuando se encontraron con Delors vieron que compartían el mismo objetivo, reducir las trabas empresariales dentro del Viejo Continente, según reconoce David Richarson, secretario general de ERT durante 10 años.

La carta que envió el CEO de Phillps a los líderes europeos en 1985 ilustra el empuje complementario que ansiaba Delors: ‘Si no aprueban el Mercado Único quizás no nos dejen otra salida que sacar nuestro negocio fuera’. Es el origen de los lobbies en la UELa carta que envió el CEO de Phillps a los Jefes de Estado y Gobierno europeos en diciembre de 1985 ilustra el empuje complementario que ansiaba Delors: “Queremos que actúen de una forma u otra. Si no aprueban el Mercado Único quizás no nos dejen otra salida que sacar nuestro negocio fuera”. Amenaza o recomendación, juzguen ustedes, pero es el origen de los lobbies en la UE.

Tres décadas después, la European Round Table of Industrialists (ERT) es uno de los mayores grupos de presión en Europa, pero se refiere a sí mismo como un club donde se reúnen 50 grandes empresarios para analizar la realidad económica europea. La investigadora política de la American University en Washington, Maria Green Cowles, prefiere hablar de la primera vez que las multinacionales se organizan a propósito con fines políticos en Europapara influir en la política comunitaria.

¿Cómo trabaja un lobbista?

6.500 lobbies presionarían dentro de la UE en pro de los intereses empresariales, pero también para colectivos profesionales, representando a regiones europeas o apoyando legislaciones que defienden grupos de opinión. Esta cifra es la que muestra el Registro de la Transparencia lanzado en 2011 por la Comisión Europea y el Europarlamento. Un registro incompleto, según la Alianza para la Transparencia de los Lobbies y la Regulación Ética (Alter-EU), porque no incluye la actividad particular de grandes empresas en favor de sus intereses ni a firmas que deciden no inscribirse, porque aunque se aliente a ello con facilidades para trabajar en las instituciones, no es obligatorio.

Van Rompuy (C) y Barroso tras su encuentro en Bruselas con Shinzo Abe (Reuters).Van Rompuy (C) y Barroso tras su encuentro en Bruselas con Shinzo Abe (Reuters).Gigantes como Adidas, BBVA y Goldman Sachs, la minera Rio Tinto, Walt Disney o la empresa de defensa estadounidense Northrop Grumman no aparecen aunque las oficinas de asuntos corporativos de la Unión sí reflejen sus encuentros y actividades con legisladores, funcionarios o políticos.

Esta es la principal actividad de un lobbista, organizar reuniones con personalidades relevantes de la actividad política comunitaria o diseñar y celebrar eventos públicos, para discutir alguna materia de interés para sus representados. Una labor de constantes relaciones públicas según el lobbista Pascal Kerneis, del European Service Forum, no para tener una posibilidad, sino para crearla. El antiguo experto legal de la Comisión Europea afirma que “la gente piensa que los legisladores son las instituciones pero hay otro mundo por detrás sobre cómo influir, cómo redactar un texto, cómo acercar una buena idea”.

La gente piensa que los legisladores son las instituciones pero hay otro mundo por detrás sobre cómo influir, cómo redactar un texto, cómo acercar una buena ideaMartin Pigeon de CEO, el Observatorio Europeo Corporativo, reconoce que los lobbistas siguen de cerca el trabajo legislativo en la Eurocámara o la Comisión. Pero cree que el verdadero problema serían los grupos de expertos creados para analizar un sector, con presencia mayoritaria del mundo privado y exigua del académico y científico. “Se da la llave de las políticas europeas a estas personas porque la Comisión no tiene los suficientes expertos internos para hacerlo, un problema fundamental y que debe hacernos reflexionar todo el tiempo cuando hablamos de lobbistas, cuando vemos a los expertos, sobre de dónde vienen, quién los ha puesto y quién les paga”.

Tras el estallido de la crisis financiera, la Comisión Barroso lanzó un grupo de expertos para analizar la futura reforma del sector bancario y evitar las malas praxis. Su nombre, De Larosière Group, porque su presidente era Jacques de Larosière, antiguo Director Gerente del FMI y exgobernador del Banco de Francia. Una persona cualificada para dirigir la tarea pero que desde 1998 es asesor de BNP Paribas, entidad francesa que colocó miles de millones de euros en paquetes subprime por el sistema financiero global. El informe del Grupo de Expertos ha sido uno de los pilares para diseñar la unión bancaria que será efectiva en noviembre.

El lobby financiero juega sus cartas en la Unión Bancaria

Ninguno de los 30 grandes bancos europeos, los considerados sistémicos por el BCE (si quiebran pueden hundir el sistema financiero, como ocurrió en 2008 con Lehman Brothers), aparecen entre las 93 compañías que más gastan en actividad lobbista en la UE. ¿Significa que no presionan a los políticos en pro de sus intereses? El sistema financiero europeo diversifica sus demandas por una pluralidad de asociaciones, consultoras de representación y grandes bufetes de abogados.

Dentro de los 20 lobbies que más gastaron en 2013 en la UE están tres importantes asociaciones financieras. La Association for Financial Markets in Europe, con 10 millones de euros, es la quinta por gasto; AMICE (la Asociación de Mutuas Aseguradoras y Cooperativas de Seguros en Europa, en sus siglas en inglés) aparece un poco más abajo con 6 millones; en el puesto 15º está la todopoderosa European Banking Federation (EBF), que representa a más de 4.500 entidades con 2,3 millones de trabajadores. Son datos del propio Registro de la Transparencia de la UE, donde no está la European Financial Services Round Table (EFR).

Se da la llave de las políticas europeas a estas personas porque la Comisión no tiene los suficientes expertos internos para hacerlo, un problema que debe hacernos pensar, cuando hablamos de lobbistas, de dónde vienen, quién los ha puesto y quién les pagaEn marzo, con los debates al rojo vivo entre el Europarlamento y el Consejo Europeo sobre cómo quebrar bancos insolventes, la EFR sacaba su informe The Road Ahead (La ruta a seguir o El camino futuro, en una traducción no literal) con recomendaciones claras al respecto. Pedía queen el consejo del Mecanismo de Liquidación estuvieran representantes nacionales y que todo el poder no recayera en el BCE. Esos días de discusiones, los thinks-tanks de Bruselas celebraron conferencias sobre la nueva regulación bancaria. Representantes de las asociaciones del sector como ISDA, de derivados y futuros, o la EBF acudieron y difundieron su mensaje. Esta última asociación pedía revitalizar el mercado de valores, una referencia implícita a las limitaciones actuales para operar con ciertos derivados, los instrumentos que permiten invertir en acciones, deuda o mercancías pero sin comprarlas directamente.

Este mes de mayo, el BCE y el Banco de Inglaterra publicaban un documento conjunto donde pedían a la UE que redujera las restricciones para operar con los instrumentos financieros ABS, responsables de propagar la crisis subprime por EEUU y más tarde por todo el globo. Y la propuesta se está discutiendo en el G7. Bancos como Deutsche Bank emitían también un comunicado público apoyando la vuelta a la flexibilización de estas prácticas. Siete años después del inicio de la crisis subprime el lobby financiero parece que recupera para sus interesados el terreno perdido.

A por el nuevo maná energético: el ‘shale gas’

En la pasada cumbre entre la UE y EEUU celebrada en Bruselas, el presidente estadounidense Barack Obama ofrecía a la UE el shale gas, atrapado entre formaciones rocosas, que extraen las energéticas en el subsuelo de su país. Un ofrecimiento en medio de la crisis de Ucrania, bajo las amenazas de Moscú de una nueva guerra del gas y con la dependencia energética europea puesta de relieve. Lo hacía porque en Europa extraer shale gas es complicado por las trabas medioambientales nacionales y porque la UE está inmersa en una política de reducción de emisiones de CO2.

Una central de carbón cercana a la ciudad alemana de Neurath (Reuters).Una central de carbón cercana a la ciudad alemana de Neurath (Reuters).La creación de eventos es la estrategia fundamental que siguen desde hace años los lobbys energéticos europeos e internacionales para conseguir explotar el también conocido como gas de esquisto. En 2012, autoridades regionales, fundaciones públicas, entes gubernamentales… todos de Canadá,organizaron en torno a cien eventos en la UE para apoyar la explotación del shale gas y también del oil sand, crudo incrustado en la arena que exige un alto volumen de emisión de CO2 para su extracción y posterior producción. Sin contar los festivos y fines de semana, por todo el territorio comunitario había una conferencia, charla o presentación pública sobre esta industria cada dos días. Organizaciones como EUROGAS o Gas Infraestructure Europe estaban detrás de ellas.

Para organizar eventos en las instalaciones del Europarlamento debe existir la invitación de al menos tres legisladores europeos. El 20 de noviembre de 2012, en la sede de Estrasburgo, una exposición titulada en inglés ¿Cómo el shale gas transformará Europa? apostaba por el fracking (la inyección agua en el subsuelo para extraer hidrocarburos) y por ese tipo de gas. Contaba con la presencia de dos vicepresidentes de la Cámara, el español Alejo Vidal Cuadras y el polaco Jacek Protasiewicz, y de Herbert Paul, de la delegación alemana del PPE. La organizaba Citizens Coalition for Responsible Energy (Coalición ciudadano para una energía responsable), lo que apuntaba a su imparcialidad al presentar los beneficios económicos y los pocos costes medioambientales.

Este periodista ha podido acceder a un mail privado del europarlamentario Michéle Rivasi, de la Comisión de Medioambiente, dirigido a Protasiewicz  donde le explicaba quedetrás de esa supuesta iniciativa ciudadana están las energéticas polacas PGNiG, KGHM o LOTOS y le alertaba de las consecuencias para la salud de las personas y para la naturaleza que conlleva explotar el shale gas, según los informes del propio Europarlamento. La exposición se celebró igual.

La oportunidad de oro que pueden tener las energéticas mundiales para lanzarse a por el shale gas europeo son los nuevos tratados de libre comercio e inversión que se negocian con EEUU y Canadá. Antoine Simon, de la organización Friends of Earth Europe, señala que “sabemos que en el TTIP (La Asociación Trasatlántica para la Inversión y el Comercio, en sus siglas en inglés) con EEUU habrá un capítulo energético y por lo tanto las exportaciones de frack gas a Europa serán un asunto importante a discutir”. Pero no sólo hablamos de comprar productos foráneos sino también de los mecanismos legales que incluyen estos tratados. Permiten a las empresas denunciar a los Estados si consideran que sus legislaciones van contra estos supra-acuerdos. Antoine Simon explica “el lobby del shale gas quiere dar ese paso a nivel europeo dentro del TTIP para destruir las barreras nacionales al fracking”.

En 2012, autoridades regionales, fundaciones públicas, entes gubernamentales… todos de Canadá, organizaron en torno a cien eventos en la UE para apoyar la explotación del shale gas y del oil sand

Desde hace dos décadas, el Trasatlantic Business Council trabaja para sacar adelante esta versión 2.0 de los Tratados de Libre Comercio. Como destaca la publicación A brave new trasatlantic partnership de la red de organizaciones sociales ‘Seatle to Brussels Network’, el objetivo no es eliminar las tarifas arancelarias, que casi ya no existen. Ahora se “busca simplificar las regulaciones sanitarias, medioambientales, laborales o agrícolas”, según la propia Comisión Europea. Una afirmación que parece extraída de un documento de trabajo de un lobby.

Si este apoyo no fuera suficiente, en un evento reciente, Emma Marcegaglia, la líder de la patronal Business Europe y expresidenta de italiana Cofindustria, decía “tenemos miedos irracionales sobre el TTIP, creemos que es la mejor forma de crear empleos y de generar crecimiento. No sólo para las grandes multinacionales, también para las Pymes, porque un buen TTIP significa que puedan acceder a un mercado complicado”. Durao Barroso, presidente de la Comisión, estaba sentado detrás de la italiana. ¿Tomaría buena nota de las recomendaciones de la patronal de patronales?

La legislación comunitaria sobre los lobbies

Creado el 23 de junio de 2011 entre el Europarlamento y la Comisión, el Registro de la Transparencia alienta a las empresas, grupos de representación, asociaciones profesionales, federaciones sectoriales o firmas de consultoría o abogacía a que se inscriban para poder representar sus intereses ante la UE. Los beneficios que ofrece son poder acceder a las instituciones comunitarias, las bases de información y datos así como poder rastrear la legislación y los trabajos que se realizan en la Comisión y Europarlamento. Si no lo hacen no están penadas, pero deben buscar subterfugios administrativos, como figurar como periodistas, para acceder a los edificios de la UE.

El Registro divide a los 6.555 lobbies apuntados en 6 grandes grupos: Consultarías profesionales y Bufetes; Grupos de presión dentro de las empresas; Organizaciones no gubernamentales y Plataformas; Grupos de reflexión y académicos; Organizaciones con fines religiosos; y por último Organizaciones que representan a autoridades locales. El propio Registro explica las causas de la inscripción de los lobbies, porque “la relación de las instituciones europeas con asociaciones ciudadanas, ONG, empresas, organizaciones comerciales y profesionales, sindicatos, grupos de reflexión, etc., es constante, legítima y necesaria para mantener la calidad de la democracia y la capacidad de ofrecer políticas adecuadas a las necesidades y la realidad”.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Anuncios

La PAC no es cuestión de dinero, sino de sostenibilidad”

GENEVIÉVE SAVIGNY | DE CONFÉDÉRATION PAYSANNE

“La PAC no es cuestión de dinero, sino de sostenibilidad

La reforma de la PAC está provocando la creación de distintas redes y pequeñas movilizaciones en Europa que reivindican la solidaridad frente a la competencia.

- El futuro de la agricultura a debate

Izaskun Sánchez Aroca (Redacción)
Jueves 3 de noviembre de 2011.  Número 160

Geneviéve Savigny es agricultora, secretaria general del sindicato agrario francés Confédération Paysanne y representante de la coordinadora europea Vía Campesina. Ante un panorama europeo en el que la pequeña agricultura está seriamente amenazada, Savigny apuesta por favorecer lo local y permitir que sean los pequeños agricultores y agricultoras los que definan su propia política agrícola.

DIAGONAL: ¿Cuál es el posicionamiento de la Vía Campesina Europa frente a la nueva reforma de la Política Agraria Común (PAC)?

GENÉVIEVE SAVIGNY: Realmente desde Vía Campesina Europa no luchamos en contra de la PAC, sino por otra PAC, por otros modelos de política agraria en Europa, ya que el actual no es bueno para la pequeña agricultura ni para las consumidoras. El marco de la política agraria en Europa es el neoliberalismo. Un neoliberalismo que se centra en la competitividad de los precios, algo que enfrenta a los países. Creemos que hay que superar esa rivalidad y fomentar lazos de solidaridad y cooperación y luchar por unos precios justos y una agricultura sostenible.

D.: Parece que las reformas de la PAC han ido de la mano del neoliberalismo económico.

G.S.: Lo que están haciendo desde hace algunos años es suprimir todas las medidas de control de los mercados, con lo cual se fomentan las importaciones en vez de la producción local, que es lo que debería protegerse. Ahora uno de los mayores problemas es la volatilidad de los precios. Los agricultores y agricultoras ven muy difícil sacar adelante su producción ya que no saben cuánto les van a pagar. Pero la Comisión Europea, en cambio, afirma que no es bueno que los mercados estén sometidos a medidas de control, así que se centran en dar subsidios a la agricultura para compensar. Lo cual hace que todo sea mucho peor, ya que los subsidios además se reparten de manera muy injusta tanto entre los países como entre los agricultores y agricultoras. Si tienes mucha tierra recibes mucho dinero y si eres una pequeña agricultora casi no recibes nada. Así que queremos que la PAC cambie, que se cambien los mercados para que la pequeña agricultura pueda vivir de su producción, que haya unos precios dignos.

D.: Esta reforma llega además en un momento en el que la Unión Europea está firmando distintos Tratados de Libre Comercio. ¿Es algo casual?

G.S.: No, no es casual. Creo que la reforma ahonda más en ese liberalismo y que realmente no se quiere cambiar nada en la PAC a pesar de que se diga lo contrario. Es cierto que en la propuesta sí han incluido algunas medidas aparentemente más “verdes” pero es de cara a la galería, como res-puesta a una sociedad que parece que cada vez está más concienciada con el medioambiente. Estas medidas es cierto que pueden ser positivas pero son insignificantes en comparación con los verdaderos problemas como la sostenibilidad de una agricultura familiar, que además es de verdad muy beneficiosa para el entorno.

D.: En el Estado español, la PAC ha implicado la reconversión de multitud de cultivos, ha tenido consecuencias muy negativas en sectores como el lácteo y está provocando el abandono del campo, ¿ha ocurrido algo similar en Francia?

G.S.: Sí. En Francia por ejemplo en cuatro o cinco años de crisis se ha pasado de unas 120.000 personas que producían leche a 70.000. Y esto es algo que, efectivamente, se puede extrapolar a muchos otros sectores. En el campo francés está habiendo un éxodo increíble. Los pequeños agricultores y agricultoras no pueden mantener sus granjas, se ven obligados a venderlas y a buscar otro trabajo.

D.: ¿Estáis creando algún tipo de redes en Europa para reivindicar esa otra Política Agraria que comentabas?

G.S.: Claro. De hecho consideramos que es absolutamente necesaria la creación de redes que vayan más allá de las fronteras. Parece que en muchos casos los países sólo se preocupan por la cantidad de dinero que reciben y no por cómo éste se distribuye. Desde Vía Campesina Europa apostamos por crear esa red que luche a favor de la pequeña agricultura y por un sistema digno de producción y distribución. De hecho es algo que no atañe sólo a Europa, sino a todo el mundo.

D.: ¿Y os habéis reunido con algún representante de la Unión Europea?

G.S.: Estamos en conversaciones con la Comisión, el Consejo y el Parlamento europeo. Les llevamos nuestras propuestas. Además, en cada país, las organizaciones y sindicatos que forman parte de Vía Campesina se están reuniendo con los ministros o ministras de Agricultura, pero no siempre es fácil.

Declaración alimentaria europea

FoodSovCap es una red formada por más de un centenar de organizaciones internacionales y europeas cuyo eje de trabajo es la reforma de la PAC a través de los principios de la Soberanía Alimentaria. Así lo han plasmado en la Declaración Alimentaria Europea donde reclaman una Política Agrícola y Alimentaria Común “sana, sostenible, justa y de mutuo apoyo” en la que se tengan en cuenta entre otros, los siguientes principios: que se reconozca la alimentación como un derecho humano universal, y no simplemente como una mercancía, o que se garantice una agricultura y producción alimentaria libre de transgénicos.

El futuro de la agricultura a debate

LA REFORMA DE LA POLÍTICA AGRÍCOLA COMÚN PROMUEVE UN MODELO EUROPEO QUE ABANDONA LA PEQUEÑA PRODUCCIÓN

El 12 de octubre la Comisión Europea presentó en Bruselas la propuesta para la nueva Política Agrícola Común que, una vez más, favorece a la agroindustria.

- “La PAC no es cuestión de dinero, sino de sostenibilidad”

Grupo de Trabajo PAC (Ecologistas en Acción)
Jueves 3 de noviembre de 2011.  Número 160
JPG - 156.6 KB
Foto: Bontxi.

En los próximos meses los estados miembro de la Unión Europea debatirán sobre el futuro de la Política Agrícola Común (PAC) que entrará en vigor en 2013. La propuesta está marcada por distintas claves como la crisis económica, la aparición de nuevos actores debido a la ampliación de la Unión Europea a 27 Estados, la ralentización de las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) o la importancia de los nuevos tratados bilaterales de libre comercio. Esta reforma se enfrenta también a los debates globales emergentes sobre el cambio climático o a afirmaciones como la de la FAO, que asegura que en 2050 la demanda mundial de alimentos se habrá incrementado un 70%. Desde la Comisión Europea se habla de una nueva PAC que “asegure el suministro alimentario, la protección del medioambiente y el desarrollo sostenible en las zonas rurales” pero lo cierto es que las nuevas propuestas están más cerca de lo que ha sido la política agrícola hasta ahora, una apuesta por la agroindustria.

La PAC desde sus inicios ha fomentado el crecimiento productivo en detrimento de la calidad de los alimentos, ha causado impactos ambientales crecientes y la desaparición de millones de explotaciones: aquellas más pequeñas, que generaban empleo familiar y economías locales y que aprovechaban los recursos locales y conservaban la agrobiodiversidad. Por el contrario, los ingresos de las grandes empresas agroindustriales y de las proveedoras de insumos (semillas, fertilizantes, pesticidas, etc.) no han parado de crecer. De hecho, en los últimos años el 16% de los mayores perceptores de ayudas de la PAC en España recibieron el 75% del total de ayudas y entre ellos se encuentran muchas de las principales agroindustrias

40% del presupuesto

La PAC, creada en 1957, es la primera política unitaria de la Unión Europea, y aún hoy supone el 40% de su presupuesto total. En la Europa de posguerra, sus objetivos iniciales fueron incrementar la productividad agraria, garantizar un nivel de vida equitativo a la población agraria, estabilizar los mercados y garantizar el autoabastecimiento de la UE a precios razonables para el consumo. Para ello se establecieron tres principios básicos: creación y mantenimiento de un mercado único agrario; preferencia comunitaria frente a productos agrarios de fuera de la UE; y solidaridad financiera entre Estados “ricos” y “pobres”.

En estos 50 años, la UE ha incrementando la mecanización y el uso de agrotóxicos (fertilizantes y fitosanitarios), y se ha convertido en una potencia exportadora de numerosos cultivos, debido a los grandes excedentes generados. La gestión de estos excedentes ha paralizado o reducido los precios en origen de muchos productos, y ha generado importantes gastos, por lo que se ha tratado de limitar la producción por medio de cuotas (leche, remolacha, vino, algodón, etc.). Su política de subvenciones ha transformado el panorama productivo, introduciendo regadíos en secanos históricos (como el caso del maíz, la viña o el olivo); reduciendo la ganadería extensiva e intensificando la industrial; y concentrando las producciones en determinadas zonas para dirigirlas a los mercados globales.

Proteccionismo europeo

La PAC también ha implementado fuertes políticas proteccionistas y de financiación a la producción y la exportación por debajo de costes, que ha provocado el llamado dumping, bajando los precios internacionales de los alimentos y destruyendo así las economías agrarias del Sur, al ser más barato comprar productos de importación que locales. Los impactos ambientales de esta política en el Sur también han sido considerables, con la transformación de ecosistemas (sobre todo de forestales a agrarios) y la pérdida de biodiversidad por la implantación de monocultivos, para competir con los productos europeos subvencionados y satisfacer la creciente demanda de piensos para la ganadería intensiva y más tarde la industria de los agrocombustibles. Lejos de solventar estos problemas, la nueva propuesta de la UE pretende reducir los costes, sobre todo las aportaciones de los países más “ricos”, olvidando el principio de solidaridad entre Estados miembros al nacionalizar las aportaciones a la PAC. Además, parte de la hipótesis de un incremento sustancial de la población mundial, ante lo cual propone una mayor tecnificación de las producciones y más competitividad.

Sin embargo, hoy sabemos que otros modelos agroalimentarios, como la agricultura ecológica y la Sobe- ranía Alimentaria, pueden perfec- tamente alimentar el mundo, tal y como han reconocido la FAO y la ONU en numerosas ocasiones, sin deteriorar el medioambiente ni las economías locales. La modernización no mantiene el empleo agrario, ni produce alimentos de calidad. Genera graves perjuicios ambientales y no mejora la productividad agraria real en términos energéticos. La bajada de precios y los mercados globales hacen que los alimentos no lleguen a quien los necesita, y arruina las economías rurales en el Norte y en el Sur globales.

Desmontando los pilares de la PAC

- Seguridad alimentaria: Se ahonda en un modelo de agricultura industrializada basada en grandes producciones para abastecer a la agroindustria europea. Esto supone un modelo de alimentación también industrial, con alimentos de baja calidad y que en las últimas décadas ha generado un gran número de escándalos alimentarios.

- Medio ambiente: Se sigue fomentando una ganadería intensiva (18% de las emisiones directas de Gases de Efecto Invernadero en la agricultura) y dependiente de la importación de proteínas vegetales. El fomento de un manejo sostenible se relaja y se sigue fomentando el monocultivo. No se controla la contaminación de aguas ni suelos.

- Equilibrio territorial: Los 12 países que entraron en la UE a partir de 2004 (este y centro Europa) perdieron de media un 31% de los empleos agrarios entre 2000 y 2009. Los fondos de desarrollo rural podrían volver a la agricultura industrial, a la agroindustria, o a la producción de agrocombustibles, que no generan empleo ni riqueza en el medio rural.

Debate sobre el futuro del euro

FUENTE

Thanos Contargyris ( Attac Grecia) y Peter Wahl ( Attac Alemania )

Entrevistador Dominique Plihon (ATTAC Francia) en LES POSIBLES , revista del Comité científico de ATTAC Francia

Diálogo sobre la crisis del euro y el futuro de la moneda europea. Las críticas convergen en gran parte de la zona del euro. Sus análisis y propuestas para el futuro de la integración monetaria europea difieren en varios aspectos, lo que refleja la diversidad de pensamiento actual dentro del movimiento por la justicia global.

1 ) ¿Cuáles son las causas fundamentales de la crisis del euro ? La ” crisis de la deuda soberana ” es una causa o una consecuencia de la crisis?

Thanos Contargyris :

La crisis fue provocada por la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008. Este fracaso ha llevado a los inversores a buscar valores seguros y recurrir a los bonos del Estado. Pero la crisis ha dado lugar de forma simultánea al aumento de los déficits públicos y la explosión de la deuda soberana, como resultado de dos factores: el rescate de los bancos con problemas, y actividades de apoyo a las políticas para luchar contra la recesión provocada por la crisis en 2009.

Frente a esta explosión de la deuda soberana , sobre todo en la zona del euro y Estados Unidos, ha dado lugar a la especulación en el mercado de deuda pública , al atacar el eslabón más débil . Por muchas razones relacionadas con la cohesión y la capacidad de respuesta de las autoridades públicas frente a la crisis , la zona del euro se ha convertido en el blanco preferido.

Quedaba encontrar a los países de la zona del euro cuyo fracaso parecía más probable para desencadenar la especulación. Grecia apareció en 2009 como un objetivo ideal, a raíz de la revisión al alza de su déficit presupuestario . Las reacciones de griegos y europeos a los primeros ataques especulativos contra Grecia a principios de 2010 demostraron a los mercados que esta elección era buena. La crisis de la deuda soberana se ha convertido en la crisis del euro, debido a la incapacidad de la UE para tomar decisiones que hubieran podido repeler el ataque especulativo y circunscribir el problema griego para evitar su propagación rápida.
Peter Wahl :

La crisis del euro es compleja. Esta no tiene una sola raíz , sino varias raíces . En primer lugar, en la base de la crisis, existe una gran heterogeneidad de las estructuras económicas de la zona euro. Si usted pone sobre esta base una cubierta pesada de una moneda única , se hundirá gran parte del contenido común existente. Y al final , todo salta por los aires. La introducción del euro como tal era , por tanto, en sí misma un factor de crisis.

Mientras que Alemania ha logrado mejorar su competitividad – entre otras cosas por el dumping social – los países del Mediterráneo se han deteriorado. Resultado: profundos desequilibrios en las balanzas comerciales aparecieron, con un superávit en Alemania y un déficit en el Sur.

El edificio Europeo ya estaba podrido hasta los cimientos cuando se produjo el crac financiero de 2008. Una vez abandonada la soberanía sobre el tipo de cambio, y en ausencia de un prestamista de última instancia, es decir, que el banco central pueda funcionar como un bombero, una reacción en cadena de se activa . Los desequilibrios comerciales han supuesto mayor aumento de los déficits públicos, vinculados a los rescates bancarios y los programas de estímulo de la economía real. A continuación, la gestión de la crisis sobre la base de la disciplina fiscal y la austeridad, ha producido una depresión en los países en crisis, que aumentó de nuevo la deuda soberana. Esta explosión de la deuda pública es consecuencia de la mala construcción del euro, junto con el casino financiero y la quiebra, y la mala gestión de la crisis.

2 ) ¿Cuáles fueron los objetivos de las políticas de ajuste estructural impuestas por la troika a los países más endeudados ? ¿Cuáles son los principales beneficiarios de estas políticas?

C. Thanos :

Las políticas impuestas por la troika tenían un triple objetivo :

■ Salvar los bancos europeos haciendo pasar los bonos griegos que estos poseen a manos públicas (del Banco Central Europeo y los Estados de Europa ) .
■ Exigir que Grecia consolide su deuda a su valor nominal y qué el coste sea asumido por sus ciudadanos , rechazando cualquier intento de puesta en común de la deuda y cualquier idea de compartir el costo de la crisis entre Grecia y sus acreedores.
■ Hacer que se acepte la idea, cuestionable, que el aumento de los salarios griegos 2000-2009 fue la causa principal de la crisis , y que necesito reformas, así como una devaluación interna necesaria . Esta opción conduce a una redistribución de la renta y la riqueza de los pobres a los ricos.
Peter W. :

Esta política de la Troika pretende salir de la crisis y salvar el euro. Pero está condenada al fracaso porque se basó en un diagnóstico falso de que la falta de disciplina fiscal era el problema. Las autoridades europeas habían tratado el cáncer de pulmón como si fuera la gripe.

En cuanto a los beneficiarios de estas políticas en primer lugar figura Alemania, que, a pesar de su propia responsabilidad en los desequilibrios, tiene la imagen de la isla de estabilidad, con una tasa de interés de sus bonos cercano a cero. La crisis también ha reforzado las relaciones tradicionales de poder dentro de la Unión Europea. Alemania domina ahora la gestión de la crisis, con su ideología sobre la estabilidad y la austeridad.

Los bancos son también los ganadores de las políticas de ajuste. Es con dinero de los contribuyentes, arrancado al pueblo por la austeridad, que los bancos recaudan los intereses y amortización de la deuda pública.

De este modo, la crisis es utilizada por la élite como palanca para profundizar en la transformación neoliberal de la zona del euro. Al final, todos los actores que tienen un interés económico o político en esta orientación de las políticas, se benefician de la crisis.

3 ) ¿Cuáles habrían de haber sido las políticas alternativas de salida de la crisis para estos países?

C. Thanos :

Solo puedo hablar del caso griego, pero este caso extremo ilustra bien lo que habría podido haberse hecho para el conjunto de países afectados por la crisis del euro.

A nivel europeo, dos opciones fueron rechazadas:

■ La declaración de una garantía solidaria de la deuda soberana que, en febrero de 2010, habría interrumpido la especulación y no hubiera tenido coste ya que hubiera permitido a Grecia poder refinanciar su deuda en los mercados.
■ La adquisición de la deuda griega en el mercado secundario, y su regreso a Grecia a precio de adquisición que , entre abril y mayo de 2010, habría dado lugar a una reducción sustancial de la deuda , y se habría evitado la propagación de la crisis.

Del lado griego , dos opciones fueron rechazadas :

■ La puesta en marcha de un préstamo nacional (o la adopción de un impuesto especial sobre las grandes fortunas ) para re-comprar a bajo precio una parte de la deuda griega en el mercado secundario y  cancelarla; esta medida habría hecho pagar a los ricos griegos y a los bancos extranjeros , que eran los principales beneficiarios , una porción significativa de la deuda y habría dejado tiempo para reestructurar el estado y la economía griega , y a reducir el déficit sin tener que recurrir a una rigurosa austeridad , injusta y destructiva como la experimentada en 2009.
■ El cese de pagos y la recuperación del control de cambios, que habrían permitido una salida del euro y una devaluación eficaz ( de la deuda y de la nueva moneda ) . No obstante, dada la importancia del déficit en 2009 , esta opción hubiera entrañado una crisis interna muy violenta ya que de no pedir prestado , el gobierno griego no hubiera tenido capacidad para pagar las pensiones y los salarios , y las importaciones de productos de primera necesidad podrían haber resultado imposibles.

En vez de las políticas de austeridad impuestas por la troika que llevaron a la recesión, el empeoramiento de la deuda y la explosión de la pobreza y el desempleo, hubiera sido mejor poner en marcha una política de rescate de Grecia centrada alrededor tres niveles:

■ Un plan para reestructurar las finanzas públicas, que hubiera actuado contra la evasión fiscal y las rentas ocultas.
■ Un plan para reestructurar el Estado griego que hubiera racionalizado el gasto público ( reducción del déficit ) y eliminado la burocracia (para estimular la economía).
■ Un plan de reestructuración de la economía, que hubiera reorientado todas las fuentes de financiación – públicas y privadas – hacia la inversión en actividades que generaran entradas de divisas y la introducción de reformas dirigidas a hacer que estos sectores fueran competitivos .
Peter W. :

A corto corto plazo , el BCE habría de desempeñar plenamente y sin condiciones el papel de prestamista de última instancia. Además , un programa de recuperación de Europa a través de inversiones para promover la transición ecológica, para la investigación científica y técnica y el desarrollo de la infraestructura social, habría modernizado las economías y aumentado su competitividad.

Todo esto debería de ir acompañado de una reforma del sistema tributario para fortalecer su carácter progresivo.

El tercer pilar debería consistir en una reforma del sistema financiero, comenzando por la nacionalización de los bancos rescatados con dinero público, la participación de los acreedores en la reducción de la deuda, una reducción sustancial de la especulación, y la estricta regulación de los derivados y de la banca en la sombra del sistema. La rápida introducción de un impuesto efectivo sobre las transacciones financieras no sólo habría contribuido a la regulación del sistema, sino que también habría financiado una buena parte de los costos de la crisis.

4 ) ¿Fue un error para Grecia ingresar en la zona euro en el 2001?

Peter W. :

Sí, eso fue un error. Había un montón de economistas, no sólo heterodoxos, que habían advertido contra el riesgo de entrar en el euro. También se reconoció que el Gobierno griego había engañado – con la ayuda de Goldman Sachs – en cuanto a los criterios para la adhesión a la zona euro. Pero hubo muchos que fueron cegados por el dogma de que la integración europea era un proyecto progresista y emancipador en sí mismo, con la ilusión de una prosperidad automática.

C. Thanos :
Con los datos de entonces, la entrada de Grecia en la zona del euro podría estar justificada. Todavía había una dinámica europea, la moneda era un paso hacia la unión política que ofreciera seguridad, dando una ilusión de solidaridad, especialmente atractiva para los países pequeños . La idea misma de fracaso de un Estado en la zona del euro era inconcebible.

A pesar de las debilidades de la economía ( déficit estructural de su balanza de pagos, debilidad de las exportaciones y el tamaño de la deuda ) , la situación griega fue favorable en comparación con otros países de la zona euro:
■ Tasa de crecimiento;
■ Crecimiento demográfico ( país de emigración se convirtió en un país de inmigración )
■ estabilidad de la deuda;
■ Estabilidad de los déficits en porcentaje del PIB.
5 ) ¿Es posible considerar una salida negociada y ordenada de Grecia (y Portugal) de la zona euro? ¿En qué condiciones esta salida sería beneficiosa para las personas afectadas ? ¿Cuáles serían sus riesgos y costes?

Peter W. :

Una salida de Grecia o Portugal negociada y ordenada no es realista en la fase actual de la crisis. Las élites europeas han expresado su firme determinación de mantener la zona euro en su forma actual. Una salida unilateral y no negociada, haría caer a países pequeños como Grecia o Portugal, vulnerables y agotados por la crisis. Pero no se descarta que, bajo la presión de los problemas, una salida unilateral un día será aceptada por los principales grupos de interés de la zona euro. En este caso, la salida debería ir acompañada de un paquete de medidas, tales como la protección de la nueva moneda por el BCE contra la especulación , una reducción sustancial de la deuda de los países emergentes , un programa de inversiones con el apoyo de préstamos de tasa interés preferencial y transferencias financieras con cargo al Fondo Regional de la Unión Europea. Bajo estas condiciones, una salida del euro sería un mal menor. Pero en cualquier caso, sería un camino muy peligroso . Estamos en una situación en que cualquier elección es entre lo malo y lo peor.

C. Thanos :

Desde un punto de vista estrictamente económico, y si se considera la deuda de estos países soportable, salir de la zona euro tiene más inconvenientes que ventajas . En 2014 , una salida tal ya no tiene el interés que podría haber tenido en el comienzo de la crisis, sobre todo Grecia , porque :

■ la fuga de capitales, que se podría haber evitado en la recuperación del control de cambio, se ha producido ;
■ los efectos beneficos, justificando la devaluación que dejar el euro habrían permitido, ya no son de actualidad:
• El déficit público primario y el déficit de la balanza de pagos han desaparecido,
• La necesidad de crear márgenes de competitividad mediante la devaluación ya no existe, excepto para crear más miseria , estos márgenes se han restablecido por una devaluación interna muy doloroso,
• El aligeramiento de la deuda mediante una devaluación, se ha hecho imposible por las condiciones de los préstamos para refinanciar la deuda griega a los Estados y las instituciones europeas : la deuda se mantendrá en euros y con sujeción al derecho inglés, explosionaría en caso de devaluación. Por contra , desde el punto de vista político, la salida del euro debe ser seriamente considerada , al menos en Grecia, como un remedio extremo, aunque no es un escenario deseable. De hecho , Grecia con su nivel actual de deuda ( 175 % del PIB) no puede esperar salir de la austeridad antes de 40 años. Debido a la intransigencia alemana sobre cualquier reducción de la deuda griega (incluyendo el reembolso de la deuda alemana a Grecia, que Alemania nunca pagó desde 1953 ) , una solución negociable dentro del euro para reducir la deuda a un nivel sostenible no es posible. Así pues, cualquier inversor serio y cualquier joven griego sólo pueden huir del país , que en este escenario está condenado a la recesión, el desempleo , los bajos ingresos y la carga fiscal excesiva . Ningún gobierno griego puede, por mucho tiempo, dejar de considerar que este escenario va a continuar.

También podemos rechazarla, ya que la eliminación del déficit primario del presupuesto del Estado y el déficit de la balanza de pagos hace que el uso de los nuevos préstamos sea innecesario a la economía real: estos préstamos solo servirían para pagar la deuda y pagar intereses. Así que si durante las negociaciones, que comenzarán en junio de 2014 para un nuevo plan de austeridad a cambio de nuevos préstamos necesarios para pagar la deuda, el precio pagado por Grecia parece demasiado alto , se deberían rechazar nuevos préstamos y aceptar encontrarse ante la imposibilidad de pagar los intereses y el reembolso de los préstamos existentes. Grecia sería insolvente y no podía pedir prestado, pero podría sobrevivir a una situación de este tipo , al menos por algún tiempo, mejor que si aceptaba un plus de austeridad y mayor recesión. Por contra, la posibilidad de quiebra de un paíse del euro se reconoce que sería insoportable para la futura credibilidad de la zona euro. Tal escenario parece más creíble y convincente, además de que una solución negociada y la salida del euro ordenada aparecería como una solución viable y preferible, incluso si es muy arriesgada. Esta salida voluntaria (sólo posible) no será considerable para Grecia más que a cambio de una reducción sustancial de su deuda, en proporción a la devaluación de su moneda, con el fin de evitar un encarecimiento de la deuda restante, una vez reconvertida en dracmas devaluados. Esta salida y la devaluación resultante dará lugar a una nueva disminución en el poder adquisitivo de la población griega. Además, a pesar del hecho de que existen varios mecanismos para tal salida no causa daños inmediatos a otras economías europeas, existe el riesgo no obstante de ser un golpe fatal para el euro. ¿Cómo podríamos entonces evitar que otros países sigan el ejemplo griego y también dejen el euro? ¿A dónde nos llevaría este movimiento? ¿Antes o después, vendría la salida de Francia del euro?

En conclusión, una salida negociada del euro es posible, pero no deseable y por supuesto esmuy arriesgada, no sólo para los países que emergen , sino para todos los países de la zona euro, y por extensión para la UE en su conjunto.

6 ) ¿Hay que abandonar el proyecto de Unión Económica y Monetaria? ¿ Qué reformas de la UEM se deben considerar? ¿Es deseable y realista el paso de una moneda única a una moneda común? ¿ Hacen falta dos zonas monetarias Europeas, del Norte y el Sur? Estas soluciones ¿no implican el abandono de las políticas neoliberales ?

C. Thanos :

Según Luiz Carlos Bresser-Pereira, economista brasileño, ” Una moneda común sólo puede existir en un estado federal donde los estados tienen autonomía fiscal más limitada , o bien la deuda está controlada por el gobierno federal. ” En la medida que en la zona euro no se cumplan estas condiciones, el euro seguirá siendo una construcción inestable. Ya es demasiado tarde para un proyecto de unión económica y monetaria. Sólo una unión económica, monetaria, social, política y democrática tiene un sentido, si se quiere salir de la crisis actual. El problema es que, dadas las políticas nacionalistas que se persiguen para hacer frente a esta crisis, este tipo de unión parece políticamente menos posible de lo que lo era antes de la crisis, aunque sea más necesario cada día. En su defecto, política y económicamente, la idea de una unión económica, monetaria, social y política en el Sur y una en los países del norte parece más realista. Acompañado de la idea de que el euro sería entonces la moneda común para el comercio exterior con dos monedas únicas dentro de cada una de las dos áreas, incluso parece interesante , la perspectiva que después de un período de reajuste , necesaria para la convergencia de los dos bloques , la reunificación fuera posible. Sin embargo, para mantener un equilibrio entre los dos bloques sería necesario que Francia se uniera al bloque del Sur y ser capaz de proporcionar un liderazgo. ¿Está dispuesto a hacerlo? Por último , sería positivo si uno de los dos bloques , y sin duda el Sur, decidiera abandonar las políticas neoliberales, hacia las que el Norte está demasiado apegado , y pudiera demostrar que este abandono no sólo es posible ,sino también deseable y eficaz .

Peter W. :

La unión económica y monetaria tal como es concebida por las elites europeas significa la consolidación del giro neoliberal que se inició con el mercado único y el Tratado de Maastricht había veinticinco años . Es la piedra angular del proceso de institucionalización del neoliberalismo. Se excluye cualquier alternativa – al menos si uno quiere adherirse a los tratados existentes-. En cuanto a la relación de fuerzas entre trabajo y capital , la subordinación de la primera a la segunda se fija mediante un acto casi constitucional. La izquierda debe hacer todo lo posible para detener este proyecto.

En cuanto al futuro del euro, creo que su mantenimiento no es posible en el largo plazo. Para ver cómo funciona una moneda única , podemos tomar el ejemplo de la reunificación de Alemania . También hubo grandes diferencias entre la RDA y la RFA , cuando el marco alemán se introdujo en el Este. Pero la integración monetaria ha ido acompañada de la instalación de un sistema político único, en un solo estado nacional en un único marco legal, y todo ello con enormes transferencias de 60 millones de euros al año al Este para reconstruir la infraestructura social y física . Y dura hasta hoy, para una población relativamente pequeña de 17 millones.

Para el euro, no hay un estado común o transferencias entre los países, y es impensable que se cumplen estas condiciones en un futuro razonablemente previsible. De ello se desprende que una solución en breve plazo a la moneda única es necesaria, incluso si las élites no aceptaran ese resultado más que después de un período de estancamiento o, posiblemente de deflación, o como resultado de una explosión política.

La izquierda no debería esperar a ese momento, para discutir alternativas al mantenimiento de la moneda única a toda costa. Hay varias propuestas. Estos van desde una salida de la Alemania del euro, según lo propuesto por George Soros, a través de la propuesta de un euro del Sur y un euro del Norte. Otros proponen una moneda paralela, con una moneda flexible y divisas fuertes como el ” Goldmark ” ( Mark Gold ) , que se introdujo como consecuencia de la hiperinflación en Alemania después de 1923 para estabilizar la economía. El Banco de Inglaterra ha hecho una propuesta similar para la Unión Europea a principios de 1990. Otra idea es la de un euro exterior y un euro interior como defiende Frédéric Lordon en Le Monde Diplomatique. Oskar Lafontaine , ex ministro de Hacienda, propuso un proyecto similar: el retorno al sistema monetario europeo que precedió al euro con el ecu como moneda común y la posibilidad de devaluaciones y revaluaciones monetarias nacionales controladas.

En el otro extremo del espectro , hay un retorno a las monedas nacionales , propuesto en un artículo publicado por el Banco Nacional de Polonia , pero también por los economistas más a la izquierda, como Wolfgang Streeck , ex presidente del Instituto Max Planck en Colonia, o Jacques Sapir en Francia. Todas estas propuestas tienen implicaciones complejas y diferentes que deben ser discutidas para encontrar la mejor opción desde una perspectiva emancipatoria . Estas opciones no serían posibles sin un cambio de la orientación neoliberal.

Pero ninguna de estas opciones es políticamente realista en este momento, porque cada una requiere un enfoque de cooperación , si usted no quiere correr el riesgo de un caos incontrolable.  Un verdadero dilema , que solo es solucionable mediante un cambio de posición en la relación de fuerzas.

En estas condiciones , sólo un cambio de opinión de Francia y una alianza de París como mínimo con Italia y España pueden llevar a Alemania a aceptar un cambio en el sistema monetario actual .

7) ¿Cómo debería evolucionar la arquitectura institucional de la UE? ¿Una unión política democrática ( diferente del actual federalismo tecnocrático ) es necesario para hacer que el euro una moneda por derecho propio ?

C. Thanos :

Yo le respondí que sí, a la segunda cuestión planteada en la pregunta anterior, al tiempo que expresé dudas acerca de la posibilidad de hacerlo en el contexto actual. Hacer cambiar la actual arquitectura institucional es urgente en cualquier caso. En efecto, debe establecerse una democracia más directa a nivel europeo, que debe de surgir de la idea de los intereses y temas comunes más allá que de las diferencias nacionales, que guíen las decisiones políticas europeas democráticamente, cosa que no se da hoy. Esto requiere de una verdadera constitución, redactada por una asamblea constituyente y respaldada por un único referéndum a nivel europeo ( no por país ) , y de elecciones al Parlamento Europeo con las listas de políticos europeos (no nacional ) se puede imaginar. Para la representación de los intereses nacionales, un senado elegido por voto directo o indirecto sobre listas nacionales.

Peter W. :

Con la transformación neoliberal desde hace un cuarto de siglo, la Unión Europea ha agotado toda credibilidad como proyecto emancipador . Y no es por casualidad o debido a circunstancias excepcionales. Los tratados se construyen de modo que la orientación neoliberal se cementa para siempre con un estatus casi constitucional. El presupuesto de “regla de oro “, en adelante anclado en las constituciones nacionales es sólo la parte visible del iceberg. El capitalismo neoliberal está protegido contra cualquier cambio sustancial en el futuro. Incluso si hay una mayoría de gobiernos de izquierda, sería poco realista creer que podíamos obtener la unanimidad necesaria entre veintiocho miembros, para un cambio de los tratados .La Europa social y democrática con la que sueña la izquierda, es posible sólo a través de una ruptura con los Tratados actuales.

También significa decir adiós a una unión política que llevaría los Estados Unidos de Europa. La experiencia de integración muestra que la centralización, la uniformidad de las recetas (la misma configuración para todos) conduce a lo contrario de los resultados deseados. La consecuencia de la integración neoliberal y la crisis es que las tendencias centrífugas son más fuertes que nunca. El nacionalismo, chovinismo, la xenofobia y otras ideologías anti- humanistas progresan en todas partes.

Una ruptura con los tratados no significa que la alternativa haya de ser una vuelta al siglo XIX, como pretenden los euro -optimistas . Al contrario, la arquitectura de una Unión Europea alternativa debe hacerse de forma más flexible. Se necesita pensar mucho más en términos de redes que de Estado supranacional. Se debe facilitar la formación de coaliciones de voluntarios, de grupos y sub-grupos que quieran cooperar en ciertas demarcaciones, pero que tengan también la opción de no participación. Sería una combinación de integración y desintegración selectiva. Básicamente, el concepto de ” cooperación reforzada “, que es proporcionada por la normativa de la Unión , podría servir de modelo , por supuesto, debe ser más flexiblilizado y simplificado considerablemente, hecho menos restrictivo. Son la diversidad y la pluralidad las que constituyen la fuerza de Europa.

Al mismo tiempo, esta cooperación europea podría ser más abierta a las regiones vecinas, el norte de África , Oriente Medio, Europa del Este y Rusia . En la era de la globalización, la comunicación y el comercio mundial, la construcción de un nuevo súper-estado tiene algo de anacrónico . Después de todo, el lema del internacionalismo no era “proletarios de la zona del euro,uníos! ”

Pero para un debate productivo, la izquierda debe liberarse de la sacralización de una integración siempre mayor como la única opción de integración emancipadora. Debe estar libre de esta lógica binaria, simplista y maniqueo por la que cualquier alternativa a la integración siempre superior sería un paso hacia atrás. Y debe estar libre del pathos europeista, y acordarse del sentido de la crítica y las luces, esas virtudes realmente europeas.

Esto llevaría al mismo tiempo a salir de la sombra de la socialdemocracia, del del Nuevo Laborismo y los Verdes, y poder así desarrollar un nuevo modelo para dar una respuesta a una de las cuestiones políticas más importantes de nuestro tiempo.

8 ) ¿Cómo reformar el Banco Central Europeo ? ¿Hace falta reducir su papel, que no ha dejado de aumentar con la crisis, o más bien poner su independencia en tela de juicio? ¿Hace falta hacer evolucionar el sistema de bancos centrales y dar más poder a los bancos centrales nacionales para llevar a cabo políticas monetarias más descentralizadas, tomando en cuenta las diferencias nacionales?

Peter W :

Como parte del sistema del euro, el Banco Central Europeo no puede ser separado del futuro de la moneda. Cualquiera sea el sistema monetario, un banco central debe tener las siguientes tres características básicas:

■ debe realizar la función de prestamista de última instancia ;
■ su mandato debería incluir no sólo la estabilidad monetaria , sino también el empleo y el crecimiento sostenible;
■ Debe haber un control democrático sobre sus orientaciones políticas.
C. Thanos :

En cualquier caso, si el banco central o los bancos son prestamistas de última instancia de los Estados, su independencia del poder político se reduce, y su independencia frente a los poderes financieros se fortalecerá. Por otra parte, no es realista seguir restringiendo el mandato de los bancos centrales en la lucha contra la inflación, es imperativo que su mandato incluye explícitamente la lucha contra el desempleo y la pobreza. Por último, asignar un papel dominante a los bancos nacionales sería una regresión importante para todos los países de la zona euro. Tal situación no es deseable, ya que significaría una renuncia definitiva del proyecto europeo.

 

Traducido por: Antonio Fuertes

LA NACIONALDEMOCRACIA, O DEMOCRACIA DE LOS CACIQUES

FUENTE

Por O COLIS

Desde el fin de la II Guerra Mundial las grandes corporaciones internacionales y sus representantes políticos y financieros han ido cebando (como se ceba a los animales para comérselos después), planificada y minuciosamente, una cierta idea de democracia occidental. Para ello necesitaron y contaron con la ayuda indispensable de la llamada socialdemocracia, ya que el objetivo era poder disfrutar de sus privilegios de clase en un mundo democrático inclusivo que les permitiera participar con voz y voto en el orden comercial y la planificación bancaria, como siempre, pero con aceptación social. Aunque la única idea o nueva percepción y sentimiento estructural que ha animado este aparente convencimiento democrático de las clases dominantes, es el deseo de un nuevo advenimiento de la redistribución de la tasa de ganancia del capital en general, y la restauración de su poder de clase a través de medios democráticos. Medios democráticos basados fundamentalmente en el sufragio, el consumo y el mercado “libre” para un mundo de personas devenidas en ciudadanos electores y fundamentalmente deudores.
Por eso no creo que ni los dirigentes occidentales internacionales, ni el Gobierno español, yerren en sus políticas socioeconómicas, ni les confundan los resultados ni los desastres sociales evidentes que provocan. Actúan de la misma forma que el pescador deja que la trucha atrapada crea que es libre y que escapa nadando en dirección contraria al anzuelo con que la ha pescado, y cuando la siente débil y cansada de huir a ninguna parte tira del carrete, la saca del agua y se la queda.
El capitalismo pescador hibernaba estacionalmente (ciclos del capital) en el nicho democrático que le acondicionó la socialdemocracia y despierta ahora en la primavera de su fuerza en la figura de los nuevos caciques –como los señala y distingue José Manuel Naredo– que por el poder de la palabra “democracia”, estructuralmente ya sentida y asumida por todos, se presentan y se les admite como neoliberales.
Por su fuerte endeudamiento, al gran capital español (tan globalizado e intervenido) el juego de la recesión y la inflación combinadas, la stagflation, le conviene, incluso lo promoverá en el momento oportuno porque le dará esplendor de clase y nuevas oportunidades de negocio, una vez desvinculadas las pensiones y en buena medida los salarios, de la evolución de los precios. Porque la actual baja inflación es sólo una cuestión de táctica económica impuesta por los acreedores centroeuropeos.
Para que pareciera que esa ilusión de conquistas sociales era real y tenía futuro –ilusión con visos de bienestar social progresivo que el capitalismo ha consentido con paciencia estratégica durante décadas– necesitaba entreverarse en la lucha democrática partidaria para dotarse de un sistema que avalaran dirigentes de partidos de indudable o aparente honestidad. Se les pondrían a éstos innumerables dificultades económicas, claro, por supuesto, se les combatiría cínica y dialécticamente en los foros de opinión (generalmente suyos) sólo por parecer iguales en algún denominador común, y cuando fuera necesario se compraría a sus líderes implotados y corrompidos por la aspiración de cuotas de poder (ilusorio), se dispondría del servicio de la Ley y de la Justicia, tan suyas de toda la vida, y se pondría especial empeño en confundir al ciudadano (piel social de la persona) dividiéndolo, haciéndole sentirse cada vez menos persona y más deudor, más desorientado, desprotegido y solo en esa libertad democrática consentida por las clases dirigentes, mucho más solo e insolidario que en la clandestinidad en la que era valiente, fuerte, luchador y por ello resistía esperanzado.
Como esperaban los urdidores, los sindicatos de trabajadores convertidos ya la mayoría de los sindicalistas en tradeunionistas sin otro objetivo que el convenio, decepcionarían a todos, avergonzarían a todos, especialmente a los suyos, que son los nuestros. Porque precisamente los partidos de “izquierda” y los sindicatos (carentes de autocrítica efectiva, complacidos de sí mismos en su eterno rol de oposición institucional representativa, como revolucionarios institucionales liberados), actuarían de garantes de la democracia burguesa, funcionando como actantes promovidos por el guión de la clase dominante que implementa paso a paso su sistema combinado de sobres y papeletas, considerando simplemente cuándo es momento oportuno para volver el carrete hacia atrás, tirar de la caña y quedarse con las truchas.
Quizá nuestra única oportunidad inmediata es engañar al pescador, hacernos fuertes en donde cree que somos débiles o estamos cansados.
Les da igual a quién votemos, ellos dirigirán su cotarro de todas formas a través de representantes interpuestos, lo que les preocupa es que sus valedores de izquierda se organicen en contra suya haciéndolo contra el sistema en el que están infiltrados, que les escrachemos y denunciemos, que escandalicemos a los que están hartos o tienen miedo (hasta de no votar) de que la democracia esté en peligro. El apoyo casi general a los Pactos de la Moncloa estaba basado en ese mismo miedo de ahora mismo.
Les preocupa también que no formemos grupos de opción representativa; que no nos identifiquemos con cargos representativos, sino que lo hagamos a título personal (de personas), y rechacemos a los que se erigen en líderes dentro de nuestros propios movimientos; que no votemos (sobre todo que excedamos en número a los que votan). Temen a los divulgadores del antisistema, de su posible poder de convicción en comunidades de intereses (como sucede por ejemplo con la propuesta de Bildu y la Udalbiltza –acrónimo de Euskal Herriko Udal eta Udal Hautetsien Biltzarra–, Asamblea de Municipios y Electos Municipales de Euskal Herria), es lógico, porque fuera de su sistema no son nadie, porque el poder de su dinero y de sus proyectos está en la aceptación de la mayoría “nacionaldemocráta” de que también ellos tienen derecho al juego político, como si las truchas aceptaran motu proprio el derecho del pescador a sacarlas del agua y comérselas.
De momento nuestra fuerza está en el modo o los modos que ellos no pueden adoptar porque entonces perderían sus privilegios, los que les proporciona la caña.
Y no nos engañemos, no pidamos (porque no es posible) que el pescador deje de mentirle a la trucha, ni tampoco es lógico que le dé de comer para que esté fuerte y escape, o que la deje vivir libre para que se organice fuera de su alcance y provecho. El pescador es pescador, su pulsión natural es pescar. Pero nosotros no somos truchas o, al menos, no somos sus truchas.

ZonaiZquierda

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

¡Asilo para Snowden!

FUENTE

He profesado siempre una profunda admiración a George Orwell. Mi lectura de Homenaje a Cataluña en los años sesenta del siglo que dejamos atrás me descubrió a un autor cuyo firme compromiso con la justa causa republicana durante nuestra Guerra Civil no excluía el estricto respeto a la verdad: la denuncia del acoso y eliminación del POUM por los estalinistas y de la anarquía reinante en el campo de los defensores de la legalidad. Años después cayó en mis manos 1984 con su visión premonitoria del Gran Hermano. En nombre de una programada felicidad futura, el Poder se arrogaba el control absoluto de la vida de los ciudadanos mediante la sujeción de la sociedad entera a un programa global de espionaje: una quimera ideológica que el desarrollo ilimitado de las nuevas tecnologías ha convertido en una silenciosa e inadvertida realidad.

Si evoco aquí la siniestra utopía orwelliana lo hago a propósito del escándalo a escala mundial provocado por las revelaciones del exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense Edward Snowden desde su huida el pasado mes de mayo con lo que fue calificado por entonces por algunos como “botín de guerra”. El epíteto de traidor del que fue objeto podía tener algún fundamento en la medida en que dicho “botín” era susceptible de ser entregado a los enemigos estratégicos de su país aun prescindiendo del hecho que su refugio moscovita era producto de las circunstancias y no de una elección personal. Según informes filtrados a la prensa, el objetivo del exanalista era acogerse al asilo de algún país de Hispanoamérica a falta de una opción europea mejor y el episodio rocambolesco del avión en el que viajaba el presidente boliviano Evo Morales obligado a aterrizar en Viena por el cierre del espacio aéreo de la Unión Europea por presiones norteamericanas (lance muy poco glorioso para los países que se prestaron a ello, incluida la Marca España) sustenta la verdad de dicha información.

Las revelaciones a cuentagotas de las últimas semanas indican con todo que los datos interceptados por las redes mundiales de fibra óptica sacados a la luz por Snowden no concernían tan solo a los enemigos estratégicos de Washington como Rusia, China o Irán (lo cual era perfectamente previsible y entra en el orden normal de las cosas puesto que lo recíproco también existe y los ataques informáticos sufridos por Estados Unidos dan buena cuenta de ello), sino también a países amigos (Brasil, México) e incluso fieles aliados en el nuevo orden mundial configurado por el derrumbe de la Unión Soviética y la guerra asimétrica contra el terror tras el monstruoso atentado a las Torres Gemelas. Si el intercambio de informaciones entre los diversos servicios e inteligencia occidentales sobre la amenaza que representa la nebulosa de Al Qaeda responde a un desafío de índole existencial, ¿cómo justificar el rastreo de centenares de millones de comunicaciones telefónicas, mensajes de texto y correos electrónicos de Alemania, Francia y España y el pinchazo al móvil de Angela Merkel?

Las explicaciones confusas de la Administración de Obama no escapan al dilema entre lo malo y lo peor. Si el presidente estaba al corriente de ello resulta cuando menos chocante; si no lo estaba, la gravedad de la falta de control de la NSA pone en evidencia que esta se sitúa por encima de todos los poderes y vulnera los principios fundamentales de su Constitución.

Las manifestaciones de enojo y agravio de los líderes europeos (tajantes en el caso de la espiada canciller y más bien para la galería en el de François Hollande y Rajoy), así como la indignación de la Eurocámara (que llegó a proponer la suspensión del intercambio de datos bancarios con EE UU) muestran que el mensaje, esto es la violación masiva de los derechos individuales en los países concernidos por el espionaje, llegó a sus destinatarios, pero ni Gobiernos parlamentarios ni políticos europeos han expresado la condigna gratitud al mensajero. Denunciar los abusos de la NSA, y nos hallamos ante un caso flagrante de ello, no constituye ningún delito desde un punto de vista ético y Snowden no es un delincuente por mucho que Berlín, París, Madrid y Bruselas miren a otro lado y se desentiendan de su suerte. El amor a la verdad debe prevalecer sobre los sentimientos y deberes patrióticos. En términos morales la actuación del exanalista me parece irreprochable y aun admirable dado el carácter quijotesco de su empresa.

Resulta en verdad bochornoso que quien ha dado la voz de alarma ante un atropello de tales dimensiones en el seno de unas sociedades que se precian de ser democráticas, se vea forzado a acogerse al asilo de un régimen autoritario como el de Putin (el sangriento represor de la rebeldía chechena y encubridor de su virrey Ramzan Kadírov tras el asesinato de la periodista Anna Politkóvskaya), dándole así la oportunidad de presentarse como el paladín de los derechos y las libertades.

¿Qué dicen los defensores de las causas justas ante semejante despropósito? Si exceptuamos el diputado alemán de Los Verdes que se entrevistó con Snowden en Moscú e hizo pública su solicitud de testimoniar ante el Parlamento germano y de acogerse al derecho de asilo de su país, ni parlamentarios ni políticos europeos han elevado la voz. Ello no puede sorprendernos de la parte del partido de Rajoy, pero ¿qué opinan Izquierda Unida y el principal grupo de oposición, un PSOE que tiene mucho de español, pero muy poco de socialista y menos aún de obrero? Su discreción en el tema confirma su creciente distanciamiento de una sociedad duramente golpeada por la crisis y, lo que es peor, de los principios en los que inicialmente se basaba y eran su razón de ser.

El titular de Der Spiegel: “¡Asilo para Snowden!”, indica por fortuna el creciente apoyo de la opinión pública a una exigencia tan justa. Quienes contemplan las cosas sin prejuicios y se sublevan contra el espionaje del Gran Hermano previsto por Orwell tanto en el caso de las dictaduras y regímenes autoritarios como en el de las tecnocracias de Occidente, deben hacerse oír y hacer suya la consigna del semanario alemán.

Juan Goytisolo es escritor.

Europa se desentiende del Castor

El comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea ha remitido el control de Castor al gobierno de España. Janez Potocnik ha contestado a la pregunta parlamentaria presentada por Ramón Tremosa, del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa. En ella requería sobre si el proyecto Castor cumple con la Directiva marco sobre la estrategia marina y la Directiva del Hábitat 92/43/CEE. El comisario le ha recordado que “España consideró el proyecto Castor como un elemento potencial de presión que podía causar daños al medio ambiente”. Es por ello que atendiendo a la definición de buen estado medioambiental y a los objetivos ambientales a él asociados que fueron establecidos por España y comunicados a la Comisión en 2012, “es ahora responsabilidad del Estado miembro proceder al control de ese elemento específico de presión y de los efectos de él derivados”.
Ese control, detalla Potocnik habrá de tener lugar “no después del 15 de julio de 2014, una vez que su programa de seguimiento se haya establecido ya y haya comenzado a aplicarse. Asimismo, antes de que finalice 2015, España tendrá que tomar, en su caso, las medidas que sean necesarias al aplicar su programa de medidas”. Procediendo de esta forma, España garantizará la consecución o el mantenimiento del buen estado medioambiental que requiere la Directiva para antes de que finalice 2020.
El proyecto Castor, con una inversión de 1 200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1 750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días. Según reflejó Tremosa en su pregunta parlamentaria “al parecer, la inyección de gas ha provocado desde el pasado 13 de septiembre casi 300 seísmos, la mayoría de baja intensidad”.

El Ministerio de Industria ordenó el pasado 26 de septiembre el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona. La Generalitat Valenciana ha activado el Plan de riesgo sísmico en fase de seguimiento a los municipios de Peñíscola, Vinarós y Benicarló.
Los seísmos también han llegado a la costa catalana, especialmente a las Terres de l’Ebre, que es reserva de la biosfera por la Unesco. La zona, de 367 729 hectáreas de superficie, abarca el delta y la cuenca del Ebro y alberga «numerosos ecosistemas tanto interiores como costeros».