La sombra de Gürtel sobre Teconsa y Begar

FUENTE

Las compañías Teconsa (del grupo Martínez Núñez) y Begar (controlada por el empresario José Luis Ulibarri) tienen en común su negocio (mantienen intereses en los sectores de construcción, inmobiliario, concesiones y medios de comunicación), su situación actual de concurso (en el caso del grupo Begar ha sido su filial Begar Construcciones la que ha solicitado concurso de acreedores) y su área de influencia (realizan la mayor parte de su actividad en Castilla y León). Y también que ambas compañías se han visto envueltas en la supuesta trama de financiación ilegal del Partido Popular conocida como Gürtel, lo que dificulta la gestión de sus respectivos procesos concursales.

José Luis Ulibarri, el presidente de Begar, figura como uno de los 71 imputados en la parte madrileña del caso Gürtel, según el auto del magistrado Antonio Pedreira, que la pasada semana levantó ya parte del secreto del sumario y del que ayer se hicieron públicos nuevos datos. Y según un informe de la Brigada Policial de Blanqueo publicado ayer por El País, la constructora Teconsa habría pagado miles de euros en comisiones a Francisco Correa (líder de la supuesta trama). Directivos de ambas compañías consultados por este diario rechazan cualquier vinculación de las empresas con la supuesta trama.

Se trata de dos compañías con obras comprometidas en la realización de hospitales, colegios, tramos de vía férrea y carreteras; con viviendas por vender o construir, suelos que desarrollar, periódicos y televisiones locales y de cuya actividad dependen miles de puestos de trabajo.

Begar Construcciones, la empresa del grupo Begar que ha entrado en concurso, facturó en 2007, último año sobre el que la empresa ha presentado sus cuentas, 441,4 millones de euros. Teconsa facturó en el mismo ejercicio 426,9 millones. La incursión de los dos grupos en negocios inmobiliarios justo antes de que explotara la burbuja inmobiliaria en España y la financiera mundial ha ido mes a mes, desde 2008, ahogando las finanzas tanto de Begar Construcciones como de Teconsa.

En 2009 Ulibarri y Martínez Núñez se encuentran ya negociando la refinanciación de sus respectivas deudas. Entonces salta a los medios de comunicación la implicación de ambos en la presunta trama. El pasado mes de junio Begar Construcciones solicitaba su entrada en concurso y en septiembre Teconsa hacía lo mismo.

De los dos grupos ha sido Begar quien más claramente ha achacado a su implicación en el caso Gürtel el empeoramiento de su situación financiera. En la documentación entregada por la compañía al juez que ha declarado el concurso voluntario, Begar señala la “extraña forma de proceder de Adif” al no conceder al grupo la obra de un tramo del AVE entre Palencia y León a mediados de este año.

Begar destaca que la decisión de Adif de retirar un concurso, por valor de 36 millones, que la compañía preveía ganar, “curiosamente coincide en el tiempo con la aparición en diversos medios de comunicación de una serie de noticias que vinculaban a D. José Luis Ulibarri Cormenzana, con el denominado caso Gürtel”.

La compañía señala que a raíz de esas publicaciones “los bancos y cajas de ahorro acreedores de la sociedad habrían visto una manifestación de desconfianza por parte de las administraciones públicas, principales clientes de la empresa”. Lo que, concluye Begar, habría provocado que las entidades financieras decidieran a finales de mayo “no continuar adelante con las negociaciones para la reestructuración financiera de la sociedad”.

Begar termina la memoria aportada al juzgado de Valladolid en el que presenta su solicitud de concurso que es su intención “continuar con su actividad constructora, con unas dimensiones más conservadoras, necesariamente adaptada a las circunstancias actuales del sector”.

Una elevada deuda con empresas participadas

La viabilidad futura de Begar Construcciones dependerá “de la capacidad de devolución de las deudas que las empresas del Grupo Begar mantienen con la empresa constructora, que representan más de un 60% de los créditos pendientes de cobro que tiene la empresa”, considera José Martínez Carrera, director general de Gesico, despacho que representa los intereses de más de un centenar de acreedores de Begar y Teconsa por una cuantía superior a los 15 millones. Begar solicitó concurso con una deuda cercana a los 300 millones por lo que, según las estimaciones de Gesico, unos 170 millones corresponderían a deudas contraídas con empresas del grupo Begar o participadas por José Luis Ulibarri.

Sobre el proceso concursal en el que se encuentra inmerso Teconsa, fuentes jurídicas llaman la atención sobre el cambio de administrador realizado en la empresa al tiempo que ésta entraba en concurso. En lugar de José Martínez Núñez ahora figura como administrador de la compañía Ángel de Cabo Sanz. Las mismas fuentes vinculan a éste con la empresa valenciana Nuevas Formas y Diseños, especialista en entrar en la administración de empresas en serias dificultades financieras. Sin embargo desde la empresa valenciana administrada por Ángel Olmos Maldonado se niega cualquier vinculación con Teconsa. Fuentes cercanas a la compañía del grupo Martínez Núñez aseguran que el cambio de administrador es normal en empresas en concurso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s