La Generalitat ha invertido en la Ciutat de les Arts 1.184 millones y debe otros 711 en préstamos

FUENTE

El Consell ha aprobado desde 1992 catorce inyecciones de capital, la mayoría por pérdidas, por 1.059 millones, y también 17 subvenciones por 125 millones

Juanjo García Gómez Los últimos movimientos del Consell, propietario al 100 % de la empresa Ciutat de les Arts y de les Ciències (Cacsa), ponen de manifiesto la precaria situación de la mercantil pública que gestiona el complejo de ocio. Un emblema de Valencia que es también una losa para una Administración rescatada por el Estado y con 3.800 millones en facturas pendientes. El Ejecutivo se ha visto obligado a aplicar una drástica reducción del capital social de la firma, de 481 millones, con el fin de reestablecer el equilibrio patrimonial y así eludir la causa de disolución legal de la sociedad. Una reducción del capital que no se producía desde 2004, cuando se minoró en 145,9 millones. Con la decisión, el capital pasa de 903 a solo 421 millones. Y ello después de una inyección pública de fondos, desde la creación de Cacsa, de 1.184 millones, a los que hay que sumar parte de los 711 millones en préstamos a los bancos que arrastra el complejo, según los últimos datos disponibles al cierre de 2011.

En total, un coste para la hacienda pública que podría llegar hasta los 1.896 millones, si bien no toda la deuda ha financiado la construcción sino que también ha servido para sufragar el funcionamiento, sueldos y gastos corrientes para mantener la persiana levantada u ofrecer las deficitarias representaciones operísticas. Por este motivo, esta cifra es muy superior al coste de construcción computado por la Sindicatura al cierre de 2011, de 1.301 millones, que incluye solo la obra. Una cifra que otras fuentes elevan hasta 1.400 millones. La inversión en ladrillo es un 300 % más que el diseño inicial, con menos elementos, que presentó Zaplana sobre el proyecto original de Lerma, que se cifró en 330 millones.

Deudas con proveedores, aparte
De los 1.184 millones que ha puesto el Consell, 1.059 millones corresponden a aportaciones de capital a Cacsa. La última de ellas fue el 21 de noviembre de 2012, por 42,14 millones. En total, el Ejecutivo ha realizado 14 inyecciones de capital para mantener viva la empresa y financiar sus actuaciones. En 2007 se llegaron a poner 116 millones (casi 20.000 millones de las antiguas pesetas). El resto de fondos invertidos han sido vía subvenciones de capital, 67,3 millones, y subvenciones corrientes, otros 58,3 millones, hasta diciembre pasado. En total, 17 subvenciones. Estos 1.184 millones son el dinero sin retorno puesto por el Ejecutivo, al que suman los citados 711 millones en préstamos, 494,8 a largo plazo y 216,7 a corto. A estos se añadirían las deudas con los proveedores.

La última operación de Cacsa anula la reducción de capital aprobada inicialmente para 2011, de 381 millones, por las pérdidas hasta ese año, para ampliarla a los citados 481 millones a 2012. Con todo, el dato del capital social actual no cuadra con la información oficial vía Síndic o «DOCV», salvo que la entidad no llegara a completar la aportación de 73,6 millones en 2011, anulando 10,14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s