Los aforados

FUENTE

En estos tiempos que corren es normal oír en los medios de comunicación casos de si tal o cual político presuntamente culpable de algún delito es aforado polemizando sobre si ello supone o no un privilegio. Este mes vamos a ver que significa el término “aforado” o “el aforamiento”. El artículo 71, de la Constitución establece que los diputados y senadores estarán sometidos por una jurisdicción especial y que no podrán ser acusados formalmente sin el permiso del Congreso y Senado respectivamente.
El artículo 102 de la Constitución extiende la protección al presidente y al resto de miembros del Gobierno y la Ley Orgánica del Poder Judicial también estipula el aforamiento para los magistrados de los órganos superiores de Justicia, fiscales, miembros del Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo. En cuanto a la Monarquía, el único aforado es el Rey. Los Estatutos de Autonomía han ampliado la condición de aforado a los cargos de sus instituciones como son Presidentes y Diputados e incluso otros miembros de los ejecutivos y en algunos casos a los defensores del pueblo regionales o funcionarios policiales. En definitiva que hay algunos que hablan de 10.000 aforados y otros de 250.000 aforados en España dependiendo de si se computan o no algunos cargo, lo que sí es seguro es que resulta en cualquier caso un número excesivo. La figura del aforamiento en otros países se ve limitada a los Presidentes del Gobierno (Francia, Portugal e Italia) y en ocasiones miembros del gobierno (Francia) o es inexistente (Reino Unido, Alemania, estados Unidos).

Por tanto y como opinión personal lo que ocurre en España es a todas luces un exceso. Algunos opinan que el aforamiento es perjudicial para el imputado porque se da notoriedad al ciertos asuntos que pudieran ser intrascendentales (una falta) al ser Juzgado por el Tribunal Supremo o Tribunal Superior de Justicia, además se les priva de poder recurrir las decisiones como al resto de los ciudadanos ante una instancia superior. Otros opinan que el aforamiento vulnera el principio de igualdad y el derecho al libre acceso a los tribunales de Justicia y por tanto no debería existir. D. José Luis González Armengol, portavoz de la Asociación Francisco de Vitoria y juez decano de Madrid opina que “ Hoy en día carece de sentido”; D. Joaquin Bosch , portavoz de Jueces para la democracia afirma que “se tendría que repensar la protección para determinados cargos públicos y que ésta sea proporcionada a lo que se pretende con la misma”, y D. Álvaro Marín, de la Asociación Profesional de la Magistratura cree que “en el caso de los políticos, la figura parece excesiva en algunos supuestos”.
Las tres asociaciones mayoritarias de Jueces en España coinciden a mi juicio en que lo que subyace aquí es la desigualdad. Opinan que “si el ciudadano de a pie se enfrenta a la administración de una forma general y sin ningún privilegio, lo razonable es que en el resto de casos, salvo motivos que justifiquen el aforamiento, se prescinda de él”. “Son excepciones al régimen general que afecta a cualquier ciudadano, y por tanto cualquier desigualdad de trato debe estar justificada y debe resultar proporcionada… hay muchos supuestos en los que no toda actuación de cargo público debe ser protegida. Se tendrían que acotar de una manera precisa cuáles son esos supuestos, tanto en el ámbito de las conductas delictivas como en el ámbito temporal al que se somete la protección.”, “quiebra el principio de igualdad ante la ley. La tendencia en todos los sitios, y también en el derecho español, es reducir al máximo todo el ámbito de privilegio procesal, porque bajo mi punto de vista los privilegios de los políticos no tienen ninguna justificación”.
En definitiva no son contrarios al aforamiento siempre que sea una excepción, deber ser justificado y fundamentado y sujeto a conductas determinadas fuera del ámbito personal y debe reducirse y estar circunscrito a ciertos cargos. Se debe revisar y acotar quién o quiénes pueden ostentar la condición de aforados de lo contrario solo hay que acceder a la condición de aforado para obtener un trato distinto al del resto de los ciudadanos de a pie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s