Las consecuencias inaceptables de la extracción de gas de esquito y de veta de carbón

 FUENTE
Estas alegaciones reúnen pruebas de todas partes del mundo, en contra del uso del fracking en Nottinghamshire. Obviamente, las mismas razones valen para justificar la

prohibición del fracking en cualquier otra parte del mundo.

Alegaciones de la fundación Irlandesa FEASTA al Plan de Acción sobre recursos minerales del Consejo del Condado de Nottinghamshire

Lo siguiente es nuestra respuesta al Plan de acción sobre recursos minerales del Consejo del Condado de Nottighamshire. Trata sobre el desarrollo potencial de la producción de gas de esquisto y de metano en vetas de carbón en Nottinghamshire, que tendría importantes y serias implicaciones sobre la salud y el bienestar de los habitantes de Nottinghamshire y de Nottingham. En este alegato se recogen pruebas sobre ambas prácticas: desarrollo del metano en vetas de carbón, lo cual se ha propuesto en la parte noreste del país (el canal de Gainsborough), y el desarrollo del gas de esquisto en el sureste (canal de Widmerpool). Dado que no son exactamente lo mismo, he intentado relacionar las pruebas que ido recogiendo por separado para ambas prácticas.

Según el documento del Consejo «no hay razón justificada para separar el gas de esquisto del resto de modalidades de explotación de los hidrocarburos».
Dicha frase parece implicar que la fracturación del gas de esquisto es casi lo mismo que la extracción de hidrocarburos que se viene realizando a pequeña escala en el condado. Una idea totalmente equivocada. La extracción del gas de esquisto mediante la fracturación —y la extracción de metano en vetas de carbón— son técnicas mucho más agresivas y que tienen consecuencias mucho más importantes. Hay un montón de «razones justificadas»  y la prueba de ellas puede encontrarse en los informes publicados por o para los organismos competentes, como el Programa Medioambiental de las Naciones Unidas y de la Unión Europea —por no hablar de la cantidad de publicaciones científicas revisadas y de los reportajes, difíciles de ignorar, publicados en los periódicos de los EE.UU. y de Australia.
Así, cuando el Plan de recursos minerales declare su apoyo a cualquier medida de desarrollo de los hidrocarburos —«a condición de que éstos no tengan consecuencias inaceptables sobre el medio ambiente o el bienestar»—, deberá tener en cuenta la evidencia científica fundada sobre los siguientes «impactos»:

(1) Impactos inevitables. El Programa Medioambiental de las Naciones Unidas y los informes de la UE argumentan que algunos impactos «pueden ser INEVITABLES», incluso si el gas no convencional se extrae correctamente —aún peor si la extracción no se realiza correctamente.

«Aunque, según la teoría, el riesgo se puede reducir (IEA, 2011), en la práctica se producen con frecuencia muchos accidentes por fugas o malfuncionamientos, así como por malas prácticas. Esto puede deberse a la alta presión por abaratar costes o a una formación inadecuada del personal; o a fugas espontáneas que lleven a la contaminación del agua subterránea». [1]

Esto es particularmente pertinente para Nottinghamshire porque muchos estudios prueban que el rendimiento económico del gas no convencional en el Reino Unido es, en el mejor de los casos, marginal. Puesto que la rentabilidad es —con casi toda fiabilidad— marginal, lo más probable es que exista la tentación de buscar «atajos». (Prueba de esto, más abajo). Esto socava el argumento de que simplemente con una regulación adecuada las cosas saldrán bien. En todo caso, como demostraré aquí, la cantidad de regulaciones que serían necesarias representaría una demanda considerable de recursos, dado el grado de industrialización que el desarrollo de este tipo de gas supondría.

No sería una industria fácil de regular. Los informes de prensa de los EE.UU. muestran un importante número de violaciones de la normativa por parte de la industria del gas de esquisto.

Ya por agosto de 2010, existían 1.500 violaciones, solamente en Pennsylvania —entre las cuales, 100 eran violaciones de la Ley Estatal de corriente limpia, 268 por construcción indebida de embalses de aguas residuales, 277 por erosión leve y sedimentación durante la construcción de plataformas, carreteras y canalizaciones, 16 por prevención indebida de las explosiones y 154 por descargar la basura industrial (incluyendo aguas residuales de perforaciones que contenían productos químicos tóxicos) en el suelo o en el agua. [2]

(2) Escala de desarrollo. Gran parte de la razón de la dificultad a la hora de regular sería la propia magnitud de la escala con la que trabajan los sectores del gas de esquisto y del metano en vetas de carbón. Si la industria va más allá de la exploración y llega a desarrollarse, el avance del gas de metano en vetas de carbón y el de esquisto podría conducir a una mayor industrialización del paisaje.
Tomemos como ejemplo el metano en vetas de carbón, en primer lugar. Para los propósitos de la comparación contamos con el campo de la cuenca de San Juan, en Nuevo México —frontera con Colorado, donde la industria bombea 3 mil millones de pies cúbicos de gas natural a diario. Hacer esto requiere 3.000 compresores que compriman el gas de 23.000 pozos en alrededor de 2.160 millas cuadradas de tierra. Nottinghamshire cuenta con solamente 835 millas cuadradas en total y si asumimos que cerca del 10% del condado se desarrolle a esta intensidad, entonces nos juntaríamos con casi 900 pozos, más sus infraestructuras de canalización y aguas residuales, por no hablar de las 116 estaciones de compresión. Otra vez, para comparar, Dart Energy ha solicitado producir metano en vetas de carbón cerca de Airth (Escocia), Hace un año su objetivo final era de 600 pozos —su solicitud inicial era de 14 terrenos nuevos, 22 pozos nuevos y sus 20 kilómetros de tuberías.

En lo que concierne al fracking, para el gas de esquisto debe remarcarse que 8 pozos por milla cuadrada es lo común en EE.UU. y Australia [3].  En el Condado de Bradford (Pennsylvania), en un área 1.45 veces la de Nottinghamshire, se cavaron 2000 pozos de gas de esquisto en un plazo de 4 años [4]. Esto se traduciría en aproximadamente 1.300 pozos de gas si se extrapolase al territorio de todo el condado —y a, por lo menos, cientos de pozos desde el canal de Widmerpool hasta el sur de Nottingham, si el gas de esquisto se comenzase a explotar aquí. Como comparación, se están proyectando 800 pozos de gas de esquisto para Lancashire.

Simplemente el llevar un registro de tal número de instalaciones y canalizaciones ya sería una dura carga regulatoria, que en tiempos de recortes es más que inadecuada, aunque sea con la mejor intención del mundo.

(3) Industrialización del paisaje. Probablemente muchos pozos requieran de vías de acceso, cimentación, canales de iluminación y de vallados. Este patrón de desarrollo dividirá el campo, amenazará los derechos de paso y dañará y destruirá lentamente la belleza y la diversidad naturales del área. La vida salvaje y la biodiversidad estarán destinadas a desaparecer. Las estaciones de compresión serán una fuente de contaminación acústica y lumínica, así como de emisiones tóxicas. En la cuenca de San Juan, para facilitar el proceso de extracción del gas, se pusieron dos millas y media de carretera por centímetro de tierra, En Nottinghamshire, indudablemente, habría un masivo incremento en el volumen del tráfico —por ejemplo, a la hora de limpiar el barro y los residuos de territorios con camiones y buques cisterna. Una simple fracturación del gas de esquisto usa de 5 a 10 piscinas olímpicas, que son devueltas a la boca del pozo en camiones cisterna. Dejando de lado la consecuente y enorme alteración de la vida tranquila en las villas y aldeas situadas en torno al área de desarrollo, ello supondría un fuerte incremento en los costes de mantenimiento de las carreteras e instalaciones asociadas a la actividad.

(4) Incompatibilidad con la ganadería, la agricultura y el turismo. Según los informes de los EE.UU. para la cuenca de San Juan «existe un tráfico constante de transporte de agua y de camiones de mantenimiento, maquinaria pesada que horada las carreteras embarradas, que perfora y fractura las plataformas petrolíferas. Hay animales que salen heridos. Beben de los pozos temporales de reserva, de las cuencas de agua y de los charcos que contienen restos del proceso de producción del gas: metanol, glicol y anticongelantes usados para descongelar los canales de las tuberías» [5].

Investigaciones, revisadas por expertos, en revistas académicas y gráficos de múltiples casos de estudio muestran como la salud de los animales y del ser humano se resiente. El alcance total del impacto se inhibe con la realización de pruebas incompletas y con los acuerdos de confidencialidad sobre los productos químicos utilizados durante el proceso, ya que en los EE.UU. mucha gente paga sus gastos médicos o recibe compensaciones económicas por guardar silencio —una práctica para nada ética por parte de las compañías. Sin embargo, a partir de un estudio basado en entrevistas con 24 dueños de animales —que viven cerca de donde se llevan a cabo las operaciones de perforación—, publicadas en una revista de salud y seguridad ambiental, se probó la existencia de graves problemas para la salud en los animales de la granja, sus dueños y sus mascotas [6].

El estudio afirma: «Seis de los casos documentados en seis estados responden indudablemente a la exposición a operaciones de perforación de gas, que derivan en importantes efectos para la salud humana, el ganado y la vida salvaje… Dados estos aparentes efectos sobre la salud humana y la ganadería, la prohibición del fracking es esencial para preservar la salud pública» (Nótese que, aunque el gas de esquisto no es idéntico a la extracción del metano en vetas de carbón, en la práctica muchos de los problemas son los mismos).

(5) Aparte de la toxicidad, la extracción y el uso del agua podría crear conflictos con los granjeros locales. Debe de recordarse que no hace tanto tiempo desde que Nottinghamshire fue una de las numerosas áreas afectadas por la sequía [7]. La industria del fracking consume una cantidad enorme de agua del ciclo del agua y transforma agua limpia en contaminada, que debe ser tratada y desechada. En los EE.UU., las subastas de agua han llevado a granjeros a enfrentarse a las industrias del gas y del petróleo para conseguir agua. No es responsabilidad del ayuntamiento regular el agua, pero si los granjeros locales no pueden acceder al agua, el problema económico es mucho mayor. El problema latente lo encontramos en esta declaración de Water UK: «donde el agua escasea, quizá no haya abastecimiento de agua suficiente —pública o procedente del medioambiente— como para satisfacer las necesidades del fracking». [8]

(6) Efectos sobre la salud humana. Según el informe del Programa Medioambiental de las Naciones Unidas: «Cuando hablamos de regiones con una población densa, la producción de gas no convencional genera serias y determinadas amenazas para el bienestar. La mayor de ellas es el riesgo de explosión de los conductos que se construyen [9]. Otras consecuencias tienen un efecto más tardío, tal como la liberación de sustancias tóxicas en el aire, el suelo y el agua». Debe de recordarse que, para allanar el camino del gas no convencional en los EE.UU., se eliminó la protección legal del agua, para permitir así el desarrollo de la industria.

En un informe realizado para la Comisión Europea está incluido un resumen de la evaluación de los riesgos en las diferentes fases de desarrollo de la industria del fracking. La categorización de riesgo acumulado, a lo largo de todas las fases del proceso de desarrollo, es la siguiente: de riesgo elevado (contaminación del agua subterránea, del agua superficial, recursos hídricos, liberaciones en el aire, terreno ocupado, riesgo para la biodiversidad, ruido, tránsito…), riesgo moderado (impacto visual), riesgo bajo (sismicidad) [10].

En lo que concierne a las amenazas del agua contaminada para la salud pública, se puede tomar la experiencia del gas de veta de carbón en Queensland, a través de un informe del Syney Morning Herald. Dicho informe muestra como el gas de veta de carbón produce agua cancerígena —no necesariamente porque los agentes cancerígenos hayan sido aplicados por la tecnología, sino por la manera en la que el agua está «marinándose en la veta de carbón» durante tanto tiempo y porque, por medio de la tecnología, es trasladada a la superficie con todas las sustancias contaminantes en ella.

«El gobierno de Queensland está investigando un yacimiento de petróleo al oeste de Brisbane, después de descubrir restos de productos químicos cancerígenos en cinco perforaciones. Durante las pruebas rutinarias realizadas en 14 pozos —en los proyectos de extracción de Tipton West y Daandine, situados cerca de Dalby— para supervisar el gas de veta de carbón de la compañía, se encontraron benceno, tolueno y xileno, según las declaraciones de Arrow Energy del domingo. [11].

Estudios científicos revisados por expertos muestran como gente que vive cerca de pozos de gas no convencional está más expuesta al riesgo, como consecuencia de la contaminación atmosférica. Un estudio preliminar concluye: «Estos resultados preliminares indican que los efectos para la salud derivados de emisiones de aire provenientes de desarrollo del gas no convencional requieren de un estudio más amplio. Estudios posteriores deberán centrarse en los efectos para la salud asociados a la contaminación atmosférica.” [12]

En otra revisión de un estudio se encontró lo siguiente:

«El cloruro de metileno —un disolvente tóxico del que no se informa, pero usado en la perforación o fracturación hidráulica— se detectó el 73% de las veces; varias de ellas en alta concentración. Una búsqueda bibliográfica de los efectos para la salud de las masas de hidrocarburos no metánicos (HCNM) reveló que muchos tienen multitud de efectos para la salud, incluyendo 30 que afectan al sistema endocrino —susceptible a los impactos químicos incluso en concentraciones bajas, mucho mayores que las de seguridad impuestas por el gobierno. Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) se presentaban en concentraciones mayores a las que están expuestos al nacer niños que, según estudios rurales, tienen un desarrollo mental y un coeficiente de inteligencia menor. Los impactos para la salud humana y medioambiental de las HCNM, que son precursores del ozono, se deben examinar con más detalle, dado que la industria del gas natural hoy en día opera en estrecha proximidad con las residencias familiares y las tierras públicas» [13].

(7) Ruido.  Desde la exploración hasta que se abandona el territorio, se produce ruido por parte del tráfico de los camiones, la maquinaria pesada, las explosiones sísmicas, las plataformas de perforación, los motores con los que funcionan las bombas y los compresores del gas. Se generará un ruido constante de las bombas y de los compresores, con las consecuencias sobre la calidad de vida que esto tendrá para la gente, la ganadería y el ecosistema.

(8) Escapes en los pozos de gas de veta de carbón. Un informe de 2010 del Ministerio de Desarrollo Económico, Empleo e Innovación del Estado de Queensland —que consistía en la inspección de 58 pozos de gas en la región de Tara— desarrollados por el gas británico, dio como resultado que 26 de los 58 pozos tenían escapes: uno de ellos se encontraba por encima del límite de explosión del metano y 4 muy cerca de este límite [14]. Solamente el 9% de los casos se acercaban al límite más bajo de explosión. Si aplicamos este porcentaje a los hipotéticos 900 pozos de Nottinghamshire, nos daría como resultado 78 pozos. Pero lo que normalmente se ignora es que las fugas de los pozos de gas son tan antiguas como la industria misma. La compañía petrolífera Schlumberger estima que los escapes de los pozos de gas llegarán hasta el 60% en un plazo de 30 años [15].

La Sociedad Británica de Ingenieros Petroleros descubrió que el 34% del gas procedente de los pozos en el Mar del Norte presenta algunas cuestiones éticas [14]. La Agencia Federal de Protección Ambiental en los EE.UU. descubrió que de los 1.2 millones de pozos de petróleo y de gas en los EE.UU., 200.0000 no estaban instalados correctamente; y entre 40.000 y 50.000 pozos podían causar problemas de contaminación [17].

Lo importante de esto es que, tarde o temprano, TODOS los pozos de gas tendrán escapes —y los problemas causados por los pozos de gas durarán más tiempo, una vez que la industria se afiance— de hecho, incluso después de que las compañías dejen de existir. Ni siquiera una «regulación mundial» solucionará esto, especialmente si es una «regulación mundial» hecha con reducciones drásticas de plantilla [18] [19].

He aquí un video de YouTube de una fuga de un pozo de gas de veta de carbón en Australia:

(10) Gas de efecto invernadero/consecuencia climáticas. Algunas veces se dice que el gas natural —ya que cuando se quema emite menos CO2 que el carbón— es más respetuoso con el medio ambiente. De hecho, es un argumento muy recurrente de la industria de producción del gas de esquisto. Sin embargo, se olvidan de lo siguiente: En primer lugar, el metano tiene un efecto invernadero mucho mayor que el CO2 —100 veces peor en periodos de 20 años—, así que la existencia de emisiones fugitivas de los escapes de gas de los pozos y de las tuberías puede hacer que el gas efecto invernadero sea más perjudicial que el provocado por el carbón, dependiendo de la magnitud del escape. Las estimaciones de los índices típicos de fuga y de sus efectos varían (según la Agencia de Protección Medioambiental de los EE.UU. la media de fugas es de un 2.4% por año). Muchos expertos creen que el índice es mucho mayor. Por ejemplo, Howarth, Santoro e Ingraffea —de la Universidad de Cornell— lo estiman en un 8% por año [20]. Tom Wigley llegó a la conclusión de que, a menos que el índice de fuga se mantenga por debajo del 2%, sustituir el gas por el carbón no es una manera efectiva de reducir las emisiones de gas efecto invernadero [21].

Precisamente, 15 científicos norteamericanos actuales de Harvard, del NOAA, y del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley llevaron a cabo un estudio titulado «Las emisiones antropogénicas del metano en los Estados Unidos». Basado en «observaciones atmosféricas comprensivas del metano, conjuntos de datos espaciales extensos, y una modelización de alta resolución del transporte atmosférico» más que en datos proporcionados por la industria.

Los datos que usa la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) no son para nada precisos (podríamos preguntarnos si es debido a que usan los datos que les proporciona la industria) Así, los estudios de las Actas de la Academia Nacional de Ciencias —Scot Miller et al.—dan el inusual paso de criticar explícitamente a la EPA: «La EPA ha disminuido recientemente los factores de emisión de CH4 derivados de la extracción de combustibles fósiles y los ha dejado en un 25-30% (para el periodo 1990-2011), pero nosotros hemos llegado a la conclusión de que, según los datos de emisiones de CH4 en toda Norteamérica, es necesario, en cambio, un ajuste totalmente opuesto».

El estudio descubrió que las emisiones de gas efecto invernadero derivadas de la «extracción y procesamiento de combustibles fósiles (por ejemplo, petróleo y/o gas natural) son probablemente un factor de dos o mayores de lo citado en tales estudios». Particularmente, afirman, las «emisiones regionales de metano derivadas de la extracción de combustibles fósiles y su procesamiento podría ser entre 4.9 ± 2.6 veces más grandes que en el EDGAR, el inventario mundial más extenso del metano».

Esto sugiere que el porcentaje de fuga de metano derivado de la producción de gas natural, que la EPA ha reducido recientemente a cerca del 1,5%, sería en realidad del 3% o mayor. De interés en Nottinghamshire es el hecho de que la industria normalmente presenta porcentajes de fuga mucho mayores en determinados lugares. Por ejemplo, un estudio de 2013 realizado por 19 investigadores del NOAA afirmó que «las medidas demuestran que en tan solo un día de febrero, en la cuenca de Uinta, la fuga de metano fue del 6 al 12% del producido de media en el mes de febrero» [22]. Siguiendo, aun suponiendo que el caso que el gas fuese menos perjudicial que el carbón, esto solo ayudaría a reducir las emisiones de gases efecto invernadero si se sustituyese el gas por el carbón, no usándolo como complementario a este. En los EE.UU. la producción creciente de gas natural ha llevado a que una parte del carbón se exporte, en lugar de consumirse en el país —una parte ha ido a parar al Reino Unido, donde el precio barato del carbón ha llevado a los generadores eléctricos británicos a usar más carbón. La cantidad de carbón usada por los generadores británicos creció el año pasado a causa de esto. Por último, para evitar una catástrofe ambiental, el Panel Internacional sobre el cambio climático está negociando un «presupuesto de carbón» para impedir que la temperatura global llega a aumentos de más de dos grados. Esto implicaría una reducción del 6% por año en las emisiones de las décadas venideras. Para alcanzar este ritmo no solo es necesario reducir radicalmente el uso de la energía, sino directamente transformar el sistema energético en un sistema de energías renovables para no pasar por un proceso intermedio en el que usar combustibles fósiles presuntamente más ligeros y respetuosos con el medioambiente. De acuerdo con las investigaciones llevadas a cabo por el Instituto de Investigación de Grantham (bajo la dirección de Lord Nicholas Stern) «entre el 60 y el 80% de las reservas de carbón, petróleo y gas de las compañías enumeradas son ya ‘incombustibles’, si lo que se pretende es que el mundo tenga oportunidad de no sobrepasar un calentamiento global de 2°C” [23].

(11) Las «consecuencias», como los costes, deberían enfrentarse con las ventajas o beneficios del proceso de extracción del gas. ¿Pero cuáles serían estos beneficios y quién se beneficiaría de ellos?
(a) Se ha dicho que la extracción del gas de este tipo abaratará los precios del combustible para los consumidores. Debido al agotamiento en el Mar del Norte, Gran Bretaña ha sido un importador de gas natural desde 2006 y esto ha conducido al Reino Unido a fijar el precio del combustible en el mercado europeo. Para poder incidir sobre el precio del gas natural, debería extraerse metano en vetas de carbón (y otros recursos domésticos relacionados con el gas de esquisto) en cantidad suficiente —y a un coste lo suficientemente bajo— como para que Gran Bretaña crease un mercado independiente del europeo. Entonces Gran Bretaña sería autosuficiente en cuanto a gas y podría empezar a exportar el excedente resultante. Pero incluso bajo el escenario más optimista, esto no ocurrirá nunca —sobre todo porque es probable que la producción de gas en el Reino Unido sea mucho más cara en la extracción, que en los EE.UU., porque no disponemos de las infraestructuras ni de las técnicas necesarias en nuestro territorio. Prueba de ello aquí: Bloomberg New Energy Finance Research Team to the House of Lords [24].
(b) ¿Generará empleo LOCAL? Muchos de los puestos cualificados y de los trabajos técnicos necesarios para la industria no se rellenarán con habitantes de las zonas, sino con trabajadores que vendrán al área —o serán desarrollados a distancia, desde oficinas nacionales o internacionales. En los EE.UU., una afluencia temporal de trabajadores no locales durante la fase de establecimiento de la industria ha traído consigo clientes para los hoteles y los bares de la zona —pero también ha incrementado el coste por policía y otros servicios. La mayoría de los trabajos serán a corto plazo, mientras que la industria se establece —de 4 a 9 años como mucho [25].
(c) La magnitud de los beneficios dependerá también en el perfil de agotamiento del proceso de extracción. La extracción del metano en vetas de carbón que implica el fracking no es un proceso duradero y puede ser bastante breve.  La vida útil de cada pozo de metano es solamente de 2 a 5 años. El perfil típico de agotamiento para los pozos de gas de esquisto en el área de Barnet (EE.UU.) es del 61%, durante el primer año; 32% durante el segundo y 24% en el tercero. Y no duran más [26]. Después de algunos años, la industria se trasladará dejando tras de sí un terreno baldío, industrializado y contaminado —donde los primeros problemas empezarán a emerger cuando las compañías no estén. Por ejemplo, en un plazo de 15 años el 50% de los pozos de gas empezarán a tener escapes y sus estructuras de acero y cemento no podrán retirarse —permanecerán ahí, en la geología, pereciendo lentamente, un legado tóxico para las futuras generaciones que vivan en Nottinghamshire.
(d) Llegados a este punto, no es de extrañar que muchas de las compañías implicadas hayan quebrado. Hay estudios en los EE.UU. que sugieren que el boom del gas de esquisto es una burbuja promovida por Wall Street, que le reportará beneficios por medio de las fusiones y absorciones de compañías con poco futuro [27].

Hay beneficios que se fundan en engañar a la gente diciendo que hay una industria que tiene más que ofrecer de lo que realmente tiene —esto permite a las compañías de servicios continuar abasteciendo a la industria y también permite a los conocedores del sector salir de este vendiendo sus acciones a pringados que asumirán las perdidas. Mientras tanto, bancos e instituciones financieras aplican comisiones abusivas por transferencias en una industria que se derrumba y cae en las manos de estafadores. Pero para que esto ocurra debe mantenerse el espejismo el mayor tiempo posible. Mientras tanto, comunidades y entornos reales pueden sufrir importantes daños. En conclusión, el borrador del documento del Consejo del Condado declara su apoyo al desarrollo del gas de esquisto y del metano en vetas de carbón «siempre que no implíquen la aparición de consecuencias inaceptables». Por tanto, la aprobación y el apoyo significarían que las pruebas ya citadas de los distintos efectos destructivos son consideradas como «aceptables» por los habitantes de Nottinghamshire. No hay duda de que los políticos y las autoridades del Condado estarán deseando intentar llegar a algún tipo de acuerdo, ya que la política es siempre dar, recibir y compromiso. Probablemente se sentirán tentados a imponer condiciones rigurosas sobre la industria, incluso pedirán a esta un informe de las consecuencias medioambientales, para después dejarla correr y esperar que todo salga bien. En este caso, sin embargo, es necesario recordar que, como argumenta el estudio del Programa medioambiental de las Naciones Unidas, las consecuencias son inevitables. No se pueden mitigar llevándolas a un rango aceptable; e, inevitablemente, generarán un daño enorme a las personas y el entorno de Nottinghamshire. El condado no tiene los recursos reguladores necesarios para responsabilizar a la industria y, en cualquier caso, la industria no tiene la capacidad tecnológica para prevenir problemas emergentes, porque simplemente no está a la altura. Es de arrogantes pensar otra cosa. Hablamos de una industria con un largo expediente en alienar comunidades para después dejarlas destrozadas —en los EE.UU. y en Australia. Por tanto, ver los toros desde la barrera y las chapuzas de los políticos no son una opción, porque tras la barrera hay un espejismo devastador, concretamente el de la industria y sus Relaciones Públicas que quieren que todos nos creamos que pueden desarrollarlo todo con seguridad —cuando hay infinitas pruebas de que no pueden.

Esos son, inequívocamente, consecuencias inaceptables y el Consejo debería tener el coraje y la integridad para extraer las conclusiones apropiadas.

briadavey@googlemail.com

Referencias:

1. United Nations Environment Programme. Global Environment Alert Service Nov 2012. http://www.grid.unep.ch/products/3_Reports/GEAS_Nov2012_Fracking.pdf
2. http://www.post-gazette.com/environment/2010/08/03/Report-Well-drilling-violations-near-1-500-for-Marcellus-Shale/stories/201008030175
Read more: Read more: http://www.post-gazette.com/environment/2010/08/03/Report-Well-drilling-violations-near-1-500-for-Marcellus-Shale/stories/201008030175#ixzz2m1LvKiic
3. http://www.auroraoag.com.au/irm/content/development-plan.aspx?RID=219
4. http://www.bradfordcountypa.org/Natural-Gas.asp?specifTab=2
5. http://www.alternet.org/story/150853/an_inside_look_at_what_happens_when_gas_drillers_are_exempt_from_environmental_law
6. http://ia700801.us.archive.org/1/items/ImpactsOfGasDrillingOnHumanAndAnimalHealth/Bamberger_Oswald_NS22_in_press.pdf
7. http://www.bbc.co.uk/news/uk-england-17690389
8. http://www.water.org.uk/home/policy/positions/shale-gas/water-uk-shale-gas-briefing-paper-update-nov-2013.pdf
9. Rahm D (2011). “Regulating hydraulic fracturing in shale gas plays: The case of Texas”, Energy Policy, 39, 2974 -2981
10. http://ec.europa.eu/environment/integration/energy/pdf/fracking%20study.pdf
11. http://news.smh.com.au/breaking-news-national/carcinogens-found-in-csg-project-20110828-1jg77.html
12. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22444058
13. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/10807039.2012.749447?journalCode=bher20#.UphZo-KRRi4
14. http://mines.industry.qld.gov.au/assets/petroleum-pdf/tara_leaking_well_investigation_report.pdf (see page 4).
15. http://www.slb.com/~/media/Files/resources/oilfield_review/ors03/aut03/p62_76.pdf
16. http://www.spe-uk.org/Downloads/Aberdeen%20Section%20Past%20Presentations/Information%20to%20action%20-%20the%20pivotal%20role%20of%20accurate%20diagnosis%20in%20the%20ma….pdf
17. http://www.nytimes.com/1992/05/03/us/abandoned-oil-and-gas-wells-become-pollution-portals.html?src=pmLink
18. http://www.desmogblog.com/2012/11/14/gas-industry-attacks-scientists-after-research-finds-triple-normal-levels-methane-australian-gas-fields
19. http://www.dailyexaminer.com.au/news/methane-higher-in-csg-areas/1622910/ http://scu.edu.au/coastal-biogeochemistry/index.php/70/
20. http://www.acsf.cornell.edu/2011Howarth-Methane
21. http://www.springerlink.com/content/b430681263425q64/?MUD=MP
22. http://www.pnas.org/content/early/2013/11/20/1314392110.abstract
23. http://www.carbontracker.org/wastedcapital
24. http://www.telegraph.co.uk/finance/newsbysector/energy/oilandgas/9886981/UK-shale-gas-revolution-is-wishful-thinking.html
25. http://www.dailymail.co.uk/news/article-2462625/Fracking-Britain-create-just-THIRD-jobs-Cameron-predicted-according-energy-experts-advising-ministers.html
26. http://shalebubble.org/graphs/
27. http://shalebubble.org

Traducción de “The Unacceptable Impacts of Coal Seam Gas and Shale Gas Extraction” publicado el 10 de diciembre de 2013 por

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s