El millonario luso Amorim se lanza a comprar ‘joyas’ empresariales en España

FUENTE

Una de las mayores fortunas de Portugal busca oportunidades en España. El multimillonario portugués Américo Amorim, primer accionista individual de Banco Popular y de la petrolera Galp, ha entrado en capital riesgo con la creación de Amorim Global Investors (AGI), sociedad que gestionará un primer fondo de cien millones de euros; destinado a adquirir joyas empresariales españolas y lusas.

 

“España y Portugal tienden a integrar sus mercados. Nos interesan empresas con presencia a ambos lados de la frontera”, explica Pedro Pinto Coelho, consejero delegado de AGI.

Sin una asignación fija preestablecida para cada uno de los dos países, el periodo de inversión del primer fondo de AGI durará entre tres y cinco años, e irá orientado “a compañías consolidadas y a sectores anti-cíclicos”, explica Coelho.

Ambiente propicio
“Pese a tener un enfoque generalista, nos gustan el sector industrial, el energético y el outsourcing en España”, añade. Coelho, uno de los banqueros de inversión lusos con más experiencia, confía en que la crisis les permita localizar buenas inversiones. “Muchas empresas van a necesitar financiación y habrá oportunidades de spin offs (desinversiones de filiales por multinacionales)”.

Aunque la horquilla por inversión oscila entre los 5 y 15 millones de capital propio, “en caso de oportunidades excepcionales, podemos invertir hasta 50 millones de euros en virtud de nuestros acuerdos de coinversión con las empresas del grupo Amorim e inversores institucionales”.

La familia Amorim atesora intereses en inmobiliaria, energía, banca, turismo y telecomunicaciones. Una presencia que, según Coelho, “será de gran utilidad para el fondo”.

Para Américo Amorim, presidente del grupo, “la creación de AGI ilustra nuestro compromiso y confianza en la economía a largo plazo. Esperamos crear un grupo de empresas que obtengan posiciones líderes en su mercado dentro de una nueva etapa económica de estabilidad”.

Con la entrada en capital riesgo, Amorim sigue la senda de otros empresarios millonarios europeos que han irrumpido en esta actividad, como Bernard Arnauld, propietario del emporio del lujo francés Louis Vuitton, a través de su sociedad L Capital.

En España, Casa Grande de Cartagena, Inveravante y Omega Capital, family offices de la familia del Pino, Manuel Jove y Alicia Koplowitz, respectivamente, participan en fondos como Gala Capital, firma propietaria de empresas españolas, como Coronel Tapioca o el fabricante de antivirus Panda.

Alianza ibérica
Existe una amplia relación entre firmas de capital riesgo españolas y portuguesas. Mercapital mantiene una alianza para coinvertir a ambos lados de la frontera con el fondo luso Explorer. Junto a él, participa en empresas como la cadena española de gimnasios Holmes Place.

Sin embargo, el que ha llevado más lejos su condición ibérica ha sido Magnum, la firma fundada, entre otros, por Ángel Corcóstegui, ex consejero delegado de Santander Central Hispano.

La entidad, que gestiona el mayor fondo de private equity para España, dotado con más de 850 millones de euros, participa en la empresa de alquiler de maquinaria industrial Vendap, y el mes pasado adquirió la mayor empresa eólica de Portugal, Enersis, por 1.200 millones de euros.

En esta última inversión, le acompañaron el empresario local Antonio Parente y ECS Capital, fondo fundado por el ex ministro luso de Finanzas Luis Campos y un ex gobernador del Banco de Portugal, António de Sousa.

El ‘Rockefeller’ de Portugal
Américo Amorim ha hecho del corcho un imperio. Partiendo de un pequeño taller fundado por su abuelo en 1870 en Oporto, este empresario luso cuenta con 18 fábricas en Portugal y delegaciones en más de cien países. A partir de ahí, ha diversificado sus inversiones, con la entrada en empresas forestales y agrícolas, el petróleo, el negocio textil o la banca.

Sus lazos con España son estrechos desde hace muchos años. Galp, de la que tiene el 33,34%, es ya una de las primeras petroleras del mercado español. Su participación del 7,8% en Banco Popular le convierte en el primer accionista individual de la entidad.

Además, Amorim ha invertido en otras empresas españolas, como bodegas (Arco) o inmobiliarias (división que vendió al grupo Chamartín). Su presencia en banca no es casual. No en vano, fue uno de los fundadores del Banco Comercial Portugués y del angoleño Banco Internacional de Crédito.

Diversificación en tiempos revueltos
– Los fondos de capital riesgo toman participaciones en empresas para apoyar al resto de accionistas y a los gestores, y desinvertir en cinco años con plusvalías.

– Grandes patrimonios españoles, como la familia del Pino y Manuel Jove, invierten en fondos de capital riesgo como estrategia de diversificación.

– Magnum, fundada por Ángel Corcóstegui, es la firma española de ‘private equity’ con mayor presencia en Portugal. Ha adquirido la eléctrica Enersis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s