Europa se desentiende del Castor

El comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea ha remitido el control de Castor al gobierno de España. Janez Potocnik ha contestado a la pregunta parlamentaria presentada por Ramón Tremosa, del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa. En ella requería sobre si el proyecto Castor cumple con la Directiva marco sobre la estrategia marina y la Directiva del Hábitat 92/43/CEE. El comisario le ha recordado que “España consideró el proyecto Castor como un elemento potencial de presión que podía causar daños al medio ambiente”. Es por ello que atendiendo a la definición de buen estado medioambiental y a los objetivos ambientales a él asociados que fueron establecidos por España y comunicados a la Comisión en 2012, “es ahora responsabilidad del Estado miembro proceder al control de ese elemento específico de presión y de los efectos de él derivados”.
Ese control, detalla Potocnik habrá de tener lugar “no después del 15 de julio de 2014, una vez que su programa de seguimiento se haya establecido ya y haya comenzado a aplicarse. Asimismo, antes de que finalice 2015, España tendrá que tomar, en su caso, las medidas que sean necesarias al aplicar su programa de medidas”. Procediendo de esta forma, España garantizará la consecución o el mantenimiento del buen estado medioambiental que requiere la Directiva para antes de que finalice 2020.
El proyecto Castor, con una inversión de 1 200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1 750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días. Según reflejó Tremosa en su pregunta parlamentaria “al parecer, la inyección de gas ha provocado desde el pasado 13 de septiembre casi 300 seísmos, la mayoría de baja intensidad”.

El Ministerio de Industria ordenó el pasado 26 de septiembre el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona. La Generalitat Valenciana ha activado el Plan de riesgo sísmico en fase de seguimiento a los municipios de Peñíscola, Vinarós y Benicarló.
Los seísmos también han llegado a la costa catalana, especialmente a las Terres de l’Ebre, que es reserva de la biosfera por la Unesco. La zona, de 367 729 hectáreas de superficie, abarca el delta y la cuenca del Ebro y alberga «numerosos ecosistemas tanto interiores como costeros».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s