De recortes estériles y negocios fértiles (I)

FUENTE

Hoy la cita de rigor la extraemos de su propio blog. Una página, sin duda, que “hará las delicias” del respetable…

“Es el momento de repensar la gestión de nuestro Sistema Nacional de Salud y apostar por las reformas, el cambio y la innovación”.

Alberto de Rosa. Director General de Ribera Salud.

Di que si Alberto, di que si. ¡Figura!
Bueno, poco a poco se van cumpliendo los presagios que LPR hizo en su momento (es en este momento cuando nos regocijamos en nuestra poltrona oficial y mientras nos llevamos un bombón de foié a la boca, mascullamos entre dientes un “yoyalodije…”). Nuestro Sistema Nacional de Salud, y en especial su rama “valensiana” tiene una deuda galopante y preocupante, el “apocaeclipse” sanitario otrora en ciernes ya se encuentra entre nosotros dispuesto a hacer de las suyas y nuestros gestores sanitarios (los mismitos que nos metieron en este berenjenal dicho sea de paso) se hallan inmersos en una vorágine de medidas y contramedidas cuyo único fin es “salvar el Sistema” mientras el resto de los mortales susurra aquello de “virgencita, virgencita, que me quede como estoy…”

Podríamos detenernos en analizar la más que grave situación de nuestros vecinos de arriba (los Catalufos), los cuales se despiertan día si y día también con una nueva cafrada ideada por el Govern del Molt Honorable. Más que nada por aquel viejo dicho de “cuando veas las barbas de tu vecino afeitar…” y todo eso. Y les aseguro que daría para mucho. Pero esto es La Paella Rusa y no La Botifarra amb Mongetes, y lo que pase más allá de Vinaròs como que nos la bufa. Por lo tanto adoptaremos la tan “valensiana” costumbre del meninfotisme y proclamaremos a los cuatro vientos eso de “Que cada borratxo es mesure el seu guitarró”.

Artur Mas, siempre dispuesto a combatir fuegos a hachazos a falta de manguera

Nos hemos levantado refraneros, la verdad. Pero vayamos al grano. Como habrán podido constatar todos aquellos que son usuarios de la Agencia Valenciana de Salut, la cosa no ha llegado a los niveles de nuestros odiados/amados vecinitos. Los tan cacareados recortes sanitarios todavía no se han manifestado claramente o al menos el usuario no los ha sufrido en carnes, el personal sanitario todavía no se ha declarado en huelga y ni nuestro bienamado President (el Sr. Fabra, sí, ese, el que apenas dice nada) ni el Conseller Rosado han soltado prenda acerca de los hipotéticos “ajustes” que se nos vienen encima en materia sanitaria.

El Conseller Rosado, una simpática ausencia espectral de la que nada se sabe desde que tomó posesión

El hecho de que todo este asunto se haya llevado sin llamar mucho la atención no quiere decir que no se haya movido ficha. Tal vez la proximidad de las elecciones del 20 – N y el miedo a que una mayor publicidad de estos ajustes fuera motivo de un descenso del número de votos del PP en la Comunidad (venga, va, no se rían, que esto va en serio) sean alguna de las causas de que las primeras medidas de contención del gasto aplicadas por la Conselleria apenas hayan trascendido. Porque alguna cosita si se ha hecho…

Así a principios de Octubre se cerraron 262 camas hospitalarias en la Comunidad Valenciana en los hospitales públicos, con el objetivo prioritario de ahorrar un montante total de 84.460 €/día (euro arriba, euro abajo). Les adjunto gráfica molona donde se detallan los respectivos cierres:

Hospital Camas
Hospital General de Alicante 51
Hospital de Elda 35
Hospital General de Elche 26
Hospital de Orihuela – Vega Baja 16
Hospital de la Vila Joiosa 16
Hospital de Sant Joan 15
Hospital Clínico Universitario Valencia 53
Hospital de la Plana 30
Hospital General de Castelló 20
TOTAL 262

El mayor número de camas cerradas se dio en la provincia de Alicante, unas 160 (principalmente en el Hospital General de Alicante y Elda), seguido de Valencia, donde inexplicablemente todos los cierres de la provincia se los comió el Hospital Clínico Universitario, unas 53 aproximadamente. El nuevo “Buque Insignia de la Sanitat Valensiana” (La Fe) no cerró ni una sola siendo el Hospital con mayor número de camas de la provincia (¿extraño, no?). Castellón se comió el resto. Como se pueden ustedes imaginar ni uno solo de los Hospitales con modelo de gestión privada (Alzira, Torrevieja, Elx – Crevillent o Manises) cerró ni una sola cama. Les recordamos que su modelo basado en el pago capitativo + pago por procesos no contempla ni de lejos cerrar una cama. Si no, se les acaba el chiringo. Y pronto.

La secretaria autonómica de Sanidad, Nela García, vendió el asunto como un Plan de Optimización de Recursos, explicando que “tras el cierre de pabellones hospitalarios en verano y ante las buenas temperaturas que se estaban produciendo a principios de otoño no hacia falta activar la capacidad de todos los centros”. De manera coyuntural y transitoria, dado que el coste aproximado de una cama/día no quirúrgica es de unos 300 € aprox., el cierre de las 262 camas (el tamaño de un Hospital comarcal, por cierto, como el Lluís Alcanyís de Xàtiva) supondría un ahorro mensual de 2,6 millones de eurazos según sus datos.

Como pueden constatar, los criterios de cierre de camas han sido consensuados, proporcionales y representativos. Per la banda dels collons. Y ahora viene la pregunta del millón, que a todos nos debe estar rondando (o debería) por la cabeza. ¿Se ahorra dinero cerrando camas? Vamos a intentar darle respuesta, aunque conociendo a esta página y al que suscribe ya pueden hacerse una idea de cual será la respuesta.

Vamos a partir de la base de que el número de camas por habitante no es el indicador más relevante a la hora de medir la solidez de un Sistema de Salud. Tener muchas camas de hecho no es un sinónimo “exacto” de tener un buen sistema. ¿¡Cómorrrr!? Pues va a ser que si. La ciencia avanza que es una barbaridad y en materia de cirugía mayor los procesos postoperatorios son mucho más cortos que antes y ya no precisan del ingreso de un paciente durante más de una semana tras su salida del quirófano. Si a eso sumamos el gran número de intervenciones de cirugía menor que han pasado a no requerir un ingreso, siendo realizadas en el mismo día, podemos afirmar que más que el “número de camas”, el mejor indicador de eficiencia sería el “recambio de pacientes por número de camas”. O la cantidad de veces que puedes usar tu cama en un período de tiempo asignado en relación a las camas que tienes. Creo que han cogido la idea, ¿no?

Esto tendría su lógica si usted viviera en un país como Finlandia o Noruega, con camas de sobra y listas de espera quirúrgicas cuasi nulas, pero les recuerdo que vivimos en Marruecos del Norte, y es más, en la región con menor tasa de número de camas/1.000 habitantes del Estado, esto es, Lo Regne de Valensia, donde este numerito se sitúa en 2,5 camas/1.000 habitantes frente a los 4,5 de nuestros bienamados vecinos del norte (si bien ellos tienen mayor porcentaje de camas pertenecientes a Centros Privados que nosotros) o las 5,7 camas/1.000 habitantes de la media entre los 27 países de la UE más Turquía, Islandia, Noruega y Suiza. No deja de ser paradójico que con las abultadas listas de espera para ser operado que nos gastamos y con el Plan de Choque que la administración tiene concertado con instituciones privadas a tal efecto (y que a todas luces nos resulta más caro que si las intervenciones se realizaran en Hospitales Públicos por las tardes) nos permitamos el lujo de ir cerrando camas. Vamos, digo yo.

¿Pero se ahorra? Poquito la verdad. Lo entenderán con el siguiente razonamiento. El coste de toda cama hospitalaria incluye tres conceptos (grosso modo) que pasamos a explicar.

  1. Costes de personal. Aproximadamente el 60 – 70% del coste. Aquí incluimos a las “personitas humanas” que velan por su salud, esto es, enfermería, personal facultativo, auxiliares, etc. durante su ingreso. Si usted va a cerrar camas pero no va a despedir a nadie (mejor no les damos ideas), las nóminas las tendrá que pagar igualmente, por lo que en este capítulo su ahorro va a ser de cero patatero.
  2. Coste general imputable a cada cama. Un 20% del coste. Aquí se incluyen los gastos de los Servicios Centrales que porcentualmente paga cada cama: administración, mantenimiento, limpieza, cocinas, lavandería, etc…Como los gastos se siguen produciendo más o menos en igual cuantía, ahorrar lo que se dice ahorrar, poquito.
  3. Coste de la atención concreta a enfermos. Entre el 10 – 20% del coste. Aquí metemos los medicamentos, las pruebas de exploración (radiografías, endoscopias, electrocardiogramas, etc.) y de Laboratorio (analíticas). Este capítulo esta sujeto a variabilidad en función de la gravedad del enfermo y de las necesidades asistenciales. Este concepto se ahorrará integro, por supuesto. Pero también se ahorraría en el caso de que la cama estuviera abierta y disponible pero sin ocupar.

Ojo: Si algún enfermo no puede ser ingresado en su Hospital de referencia y hay que trasladarlo a otro centro con camas, tenemos que computar el gasto de desplazamiento del enfermo (ambulancia medicalizada) más los posibles pagos por procesos que hubiera que pagar si este es transferido a un hospital modelo “Alzira”…que baratitos ya le aviso que no son. Y les recuerdo que estos no han cerrado ni una sola cama…

Ahorrando en habitaciones hospitalarias con cama en el General de Alicante

En la práctica, el grueso de las camas cerradas ha correspondido a camas de especialidades quirúrgicas. Por lo que al final de la corrida lo que estamos es demorando las operaciones a realizar. Si enviamos a estos pacientes a Hospitales Privados para que sean operados en un plazo aceptable mediante el Plan de Choque, difícilmente ahorraremos dinero ya que tenemos que pagarles por procesos y ya hemos dicho que esto barato no sale. Por el contrario, si sencillamente hacemos esperar a los pacientes unos meses más tampoco es que hayamos mejorado mucho, ya que la faena pendiente va a seguir ahí…es más, estos pacientes puede que empeoren dificultando la operación posterior. Taparnos los ojos no hace que el problema desaparezca…no se si me explico.

Conclusión. ¿Se ahorra uno un durillo cerrando camas? Hombre, algo se ahorra. Pero viene a ser prácticamente “el chocolate del loro”. ¿Entonces, a que se debe esta puesta en marcha? Como siempre dos opciones:

A) Nuestros gestores no han pensado las cosas dos veces y son un poco “zotes”. Creen que pueden modular la demanda y por tanto el gasto actuando como si gestionaran un “parque de atracciones”, esto es, “si cerramos las atracciones nadie podrá subir en ellas y no ahorraremos el gasto de mantenerlas”. Desgraciadamente esto no es “Terra Mítica” y la única manera de gestionar la demanda en materia sanitaria en un Sistema Público es a través de políticas de prevención o de “curar en salud” (procurar que tu población no enferme o no lo haga gravemente). Esto por lo general es difícil de poner en marcha, complejo en su ejecución y da resultados a medio y largo plazo. Vamos, proyectos ideales para nuestros gestores…

B) O bien (lo que nos olemos desde la LPR) es que a día de hoy la Consellería de Sanitat está tan “canina” en cuanto a dinero se refiere que le vale incluso con esas migajas para ir rascando unos eurillos. Esta segunda opción de “tota pedra fa marge” o “al pobret tot li fa” es mucho más preocupante, obviamente y demuestra hasta que punto la cosa está muy pero que muy malita.

¡Daaaaaaaaame aaaaaaaaaaargo!

Aun así todo esto del cierre de camas es pecata minuta comparado con la que se nos viene encima o con la que ya está cayendo en todo el tema de pago a las Farmacias o a Proveedores de Material Sanitario. Les iremos informando de la evolución del “Apocaeclipse” a medida que tengamos más información…

Avance de la Parte II…”De negocios fértiles”: ¿Qué le parece que el 20% de la Sanidad Valenciana esté gestionada por un fondo de capital riesgo británico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s