Los bonos de Castor sufren su propio terremoto en los mercados financieros

FUENTE

El proyecto Castor hizo historia a finales de julio de este año. En ese momento, fue la excusa para inaugurar un nuevo mercado en Europa: el de los bonos emitidos con garantía del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para financiar un proyecto concreto –project bonds-. Los impulsores de la infraestructura, la española ACS y la canadiense Dundee Energy, aprovecharon la iniciativa europea para captar 1.400 millones de euros con la colocación de bonos con vencimiento en diciembre de 2034. Esos bonos y ese dinero sólo tenían una misión: financiar el proyecto Castor.

Ayer, esos títulos sufrieron su particular terremoto: la peor sesión desde su lanzamiento. Según los datos recogidos por la agencia financiera Bloomberg, su cotización cayó un 4,1%, hasta el 101,4%. Con todo, aún cotizan por encima del precio de colocación, puesto que se emitieron a la par -100%-.

Por tanto, ya ha empezado a dejarse sentir la incertidumbre que envuelve a Castor -y, por extensión, a los bonos vinculados a este proyecto-, después de que el Gobierno suspendiera su actividad el pasado 26 de septiembre y de que se siga a la espera de conocer los informes que dictaminen si podrá volver a funcionar. En la medida en que la situación actual se prolongue, las dudas con respecto al proyecto crecerán y con ellas la posibilidad de que la cotización de los bonos continúe cayendo.

El descenso de la cotización en la jornada de ayer provocó, a su vez, que su rentabilidad -que sube cuando el precio baja- escalara del 5,303 al 5,638%. De este modo, se amplió su brecha con respecto a los títulos que se tomaron como referencia en el momento de la emisión, las obligaciones soberanas españolas con vencimiento en julio de 2025. En julio, se adjudicaron con un diferencial de 100 puntos básicos -o un punto porcentual-: el cupón de los bonos de Castor ascendió al 5,756%, frente al 4,65% de los títulos del Tesoro. Ayer, el repunte del rendimiento en el caso de los bonos de Castor provocó que la distancia entre ambos títulos creciera hasta los 121 puntos básicos, la mayor desde la llegada al mercado de los project bonds.

En guardia 

A la espera de saber el contenido de los informes científicos, las agencias de calificación también se han puesto en guardia tras la paralización del proyecto. El pasado 1 de octubre, Fitch, que otorga a los títulos una calificación de BBB+ -tres escalones por encima del bono basura-, situó su rating en “vigilancia negativa”. Tres días después, Standard & Poor’s (S&P) mantuvo la nota crediticia sobre los bonos de Castor en BBB, pero también con una perspectiva “negativa”. Es decir, las dos calificaciones que recibe la deuda del proyecto se encuentran en cuarentena.

La empresa gestora de Castor, Escal UGS, que está participada en un 66,6% por ACS, emitió los project bonds en julio con BNP Paribas, Crédit Agricole, CaixaBank, Natixis, Santander y Société Générale como entidades colocadoras de la operación. Según se precisó en el momento de la emisión, fue suscrita en más de un 80% por inversores extranjeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s