La vicepresidenta toma ‘cartas en el asunto’ de los terremotos de Castor

FUENTE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha decidido tomar cartas en el asunto Castor, un terremoto en el Delta del Ebro que ha generado otro en los despachos. Industria convocó a las 19 horas de este miércoles una reunión de seguimiento del asunto en la que, además del titular del ministerio, José Manuel Soria, participa, por primera vez, la número dos del Gobierno. La reunión viene provocada por la crisis suscitada a raíz del último temblor de 4,2 grados en la escala de Richter registrado frente al Delta del Ebro y que ha hecho saltar todas las alarmas dentro del Ejecutivo.

El Gobierno circunscribe la reunión dentro de la serie de encuentros que técnicos de Industria han venido manteniendo, según Moncloa, desde hace tres meses para seguir este caso. Hay que recordar que este depósito de gas subterráneo en Vinaroz (Castellón) ha sido la causa de otros 250 temblores registrados desde el mes pasado frente a las costas y que han ido aumentando en intensidad y en frecuencia.

Lo cierto, sin embargo, es que, la de este miércoles ha sido la primera de todas estas reuniones en la que ha participado la número dos del Gobierno de forma directa. De hecho, según ha confirmado este diario, este jueves tendrá lugar otra reunión, también en la sede del ministerio, ya sin la vicepresidenta, en la que participará el director general de Protección Civil y Emergencias, Juan Antonio Díaz, para evaluar los efectos de la sismicidad en la zona y estudiar posibles planes preventivos, informa José María Olmo.

Entre otros cometidos, el Gobierno quiere certificar si existen o no estudios geológicos que avalen este proyecto de depósito de gas en un antigua cavidad petrolífera ahora vacía. El Gobierno teme que estos estudios puedan no existir, una sospecha que se extiende también a la Generalitat catalana y entre los funcionarios de Medio Ambiente.

Como ya explicó este diario, la Conselleria de Territorio de la Generalitat, que encabeza Santi Vila, también ha pedido al Ministerio de Industria ese estudio geológico que avaló el proyecto de Castor. En 2007, cuando se aprobó esta infraestructura de gas subterráneo, la Generalitat ya presentó alegaciones pidiendo un informe geológico que avalase el proyecto. Dicho informe, sin embargo, nunca se entregó a la Administración catalana.

Vista al fondo, de la plataforma ubicada en el Delta del Ebro del proyecto Castor. (EFE)La crisis originada por los crecientes seísmos salpica también a ACS. La constructora presidida por Florentino Pérez y propietaria del 66% del depósito de gas subterráneo Castor y que ha circunscrito estos temblores dentro de la normalidad. Una versión que no termina de tranquilizar al Ejecutivo que ha decidido, de momento, paralizar las operaciones de inyección de gas para evitar males mayores.  La orden de parar la extracción del “gas colchón” fue ordenada por Industria el pasado 26 de septiembre, aunque desde la planta se informó de que desde el día 16 de septiembre, día de los primeros temblores, esa actividad ya había cesado debido a su planificación normal de trabajo.

Técnicos de Industria verifican la relación con Castor

Técnicos del Ministerio de Industria han visitado este miércoles las instalaciones del Proyecto Castor, tanto las terrestres como la plataforma marina, según han confirmado a EFE fuentes de la empresa, con el fin de determinar si los seísmos están relacionados con la extracción de gas.

Los técnicos han recabado información para tratar de determinar si el aumento de la actividad sísmica en el Golfo de Valencia, en el entorno del Proyecto Castor, guarda relación con esta infraestructura, que el pasado 14 de junio comenzó los trabajos para el llenado de “gas colchón” con casi un año de retraso sobre los plazos previstos inicialmente.

El aumento del número e intensidad de los seísmos en el entorno del almacén subterráneo motivó el martes que la Generalitat valenciana activara el plan de riesgo sísmico y que la catalana anunciara posibles acciones legales.

El proyecto Castor, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días, pero, al parecer, según han advertido diversos colectivos, la inyección de gas ha provocado el aumento de la actividad sísmica. ACS, por su parte, se juega mucho en este proyecto: la inversión de Castor suma 1.200 millones de euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s