Aquel Sanchís tesorero que yo conocí

FUENTE

Durante aquellos tiempos en los que los periodistas de mi generación bebíamos agua (que generación más gafe), nos creímos a pié juntillas lo de la Constitución y lo de Europa como bálsamo para todos los males de la vieja y maltrecha patria. Jorge Verstrynge, a la sazón secretario general de Alianza Popular, nos convocó a un almuerzo  en una marisquería cercana a la calle Silva, donde Manuel Fraga había establecido el cuartel general de aquella inexistente “derecha sociológica franquista” en los primeros años de la Transición.

Apareció el entonces imberbe número dos de don Manuel acompañado de un señor levantino que se veía que mandaba mucho. Rápidamente descubrí el motivo: era el que pagaba. Ángel Sanchís, simpático y dicharachero hasta el paroxismo, se sacó el cinturón de cuero cuando trajeron la dolorosa, abrió una cremallera incorporada y sacó unos cuantos billetes de diez mil pesetas. Sin pudor alguno. Alucinados quedamos un servidor y otro colega de la agencia Europa Press que había acudido a la cita informativa.

Sanchís, fiel hasta el final al viejo patrón de Villalba, tuvo que abandonar la política activa tras el estallar el ‘caso Naseiro’, aunque ello no significa que se haya mantenido ajeno a lo que acontecía en el PP, partido que considera su “casa”. Sinceramente, no puedo decir que me haya sorprendido la imputación que le acaba de endosar el juez Ruz, lo que no significa tampoco que vaya a pillarle finalmente.

Listo y con un olfato típico de anguila salteña, Sanchís ha venido organizando en su casa de La Moraleja encuentros al más alto nivel, casi siempre con Fraga como punto referencial, y a los que asistieron Felipe González, Santiago Carrillo, grandes empresarios del IBEX (Botín, FG, Villar Mir o Florentino). El hijo predilecto de Perbes -donde descansa en un humilde nicho- solía recurrir a Angel Sanchís para mandar mensajes urbi et orbi.

Tengo para mí que tras el episodio de su imputación va a saltar por los aires la ancestral buena relación que ha existido entre los tesoreros del PP y, muy especialmente, con el siempre mentado Luis Bárcenas. ¡Aquí se va a montar la mundial! Le fastidia mucho a Sanchís que alguien diga que La Moraleja (argentina) es de otro que no sea él. Incluido el condenado expresidente Carlos Menem. Sigan atentos a la pantalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s