La Alta Velocidad Española. Un ferrocarril movido por el interés

Añade tus pensamientos aquí… (opcional)

Polémica

Esteban GUIJARRO

AVETras el accidente del Alvia el pasado 24 de julio en Santiago se ha abierto el debate sobre las medidas de seguridad, sobre las repercusiones en el cada vez más esperpéntico proyecto de la «Marca España». También es momento de analizar las motivaciones e intereses que nos han llevado a convertirnos en el país con la red ferroviaria de alta velocidad más extensa de Europa y el segundo del mundo después de China. 

En sus orígenes, los sistemas de transporte nunca se orientaron por una finalidad social, ni aquí ni en ninguna parte. Los intereses que movieron su desarrollo fueron principalmente comerciales, industriales o aristocráticos: las rutas marítimas son un ejemplo no menos claro que las dos primeras líneas férreas de nuestro territorio, la industrial Barcelona-Mataró o la Madrid-Aranjuez, que unía dos de las residencias de la monarquía. Tampoco hay que pasar por alto la necesidad de…

Ver la entrada original 2.753 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s